En la van­guar­dia

deViajes - - RUTA -

La ma­yo­ría de los cru­ce­ros no in­clu­ye las ex­cur­sio­nes. Con Pull­man­tur pue­des con­tra­tar­las an­tes de par­tir o una vez en el bar­co y ele­gir en­tre di­fe­ren­tes ti­pos de ac­ti­vi­da­des, que ellos agru­pan en tres ca­te­go­rías (Co­no­ce, Des­cu­bre y Sien­te) de­pen­dien­do del ma­yor o me­nor nú­me­ro de in­te­gran­tes en el gru­po y el gra­do de per­so­na­li­za­ción de la mis­ma. Tan­to si eli­ges su­mar­te a al­gu­nas de ellas, co­mo si quie­res re­co­rrer por tu cuen­ta ca­da ciu­dad del iti­ne­ra­rio, Ta­llin es uno de los lu­ga­res im­pres­cin­di­bles que no de­be­rías per­der­te

La ca­pi­tal es­to­nia, si­guien­te es­ca­la del cru­ce­ro, es un lu­gar más abar­ca­ble, per­fec­to pa­ra ca­lle­jear y va­gar sin rum­bo fi­jo, aun­que eso es den­tro de la par­te amu­ra­lla­da. Pue­des em­pe­zar la vi­si­ta cer­ca del puer­to, dan­do una vuel­ta por el ba­rrio de Ro­ter­man­ni, el más moderno de la ciu­dad, don­de pa­sea la gen­te gua­pa y se mez­cla la ar­qui­tec­tu­ra in­dus­trial con edi­fi­cios de nue­va fac­tu­ra y lí­neas ca­si im­po­si­bles.

En la mis­ma es­té­ti­ca, pe­ro al­go más re­ti­ra­do, en el ba­rrio re­si­den­cial de Ka­driorg, es­tá el KUMU Art Mu­seum ( www.kumu.ekm.ee) don­de po­drás en­tre­te­ner­te un buen ra­to con­tem­pla­do el ar­te contemporáneo es­to­nio (6 €). De vuel­ta al cas­co an­ti­guo, des­cu­bri­rás que Ta­llin con­ser­va gran par­te de sus mu­ra­llas y sus to­rres me­die­va­les re­ma­ta­das por un te­ja­do có­ni­co que le da ese as­pec­to de cuen­to.

AR­TE­SA­NÍA CON CA­FÉ

Tam­bién si­guen en pie las an­ti­guas ca­sas de la mis­ma épo­ca me­die­val, le­van­ta­das por los ri­cos mer­ca­de­res de la Li­ga Han­seá­ti­ca. Al­gu­nas son pri­va­das pe­ro otras se han con­ver­ti­do en ho­te­les, res­tau­ran­tes, mu­seos o tea­tros… o en to­do eso a la vez, co­mo es el ca­so de la ca­sa del Tea­tro Mu­ni­ci­pal de Ta­llin (Lai, 23), que al­ber­ga la re­crea­ción mu­seís­ti­ca de la man­sión, un tea­tro y un ca­fé.

Des­de aquí pa­sa a la ca­lle Pikk (ca­lle Lar­ga), don­de en­con­tra­rás tien­das de ob­je­tos de di­se­ño y ar­te­sa­nía, ga­le­rías de ar­te co­mo la Draa­ko­ni Ga­le­rii, y el ca­fé más an­ti­guo de Es­to­nia, el Maias­mokk, don­de pue­des sa­bo­rear un ca­puc­cino por 3 €. Na­ció en 1864, en un mo­men­to en que la gen­te so­ña­ba con is­las mis­te­rio­sas y con vo­lar has­ta la lu­na, co­mo cuen­tan ellos, y jun­to al ca­fé aco­ge una tien­da de ma­za­pán don­de es­te pro­duc­to se pin­ta a mano. Kü­lli es la se­ño­ra que se en­car­ga de ello fren­te a los clien­tes y los cu­rio­sos. Fi­gu­ras tra­di­cio­na­les de pa­ja­ri­tos o más mo­der­nas co­mo la del oso Mis­ha y mu­chas otras des­fi­lan ba­jo su pin­cel y es­pe­ran en las es­tan­te­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.