Los No­bel

deViajes - - RUTA -

Ylle­ga­mos a Es­to­col­mo, la ciu­dad de los 84 mu­seos, 14 is­las y 57 puen­tes. Si del res­to de ca­pi­ta­les te han que­da­do mu­chos rin­co­nes por des­cu­brir, en Es­to­col­mo esa sen­sa­ción se mul­ti­pli­ca­rá, a pe­sar de los dos días que con­tem­pla el cru­ce­ro pa­ra co­no­cer­la. ¿Lo me­jor? Ha­cer­se un plan­ning y no ago­biar­se.

Co­mien­za a lo gran­de en el Mu­seo Va­sa ( www.va­sa­mu­seet.se), el más vi­si­ta­do (13 €). No te ex­tra­ña­rá cuan­do veas lo que con­tie­ne: un enor­me bar­co de gue­rra del si­glo XVII. El ga­león se hun­dió na­da más zar­par y es­tu­vo tres­cien­tos años su­mer­gi­do en el la­go so­bre el que se asien­ta Es­to­col­mo. Co­mo en es­tas aguas no cre­cen mo­lus­cos que se ali­men­ten o ata­quen la ma­de­ra, el bar­co se con­ser­vó años en per­fec­to es­ta­do. Hi­cie­ron fal­ta ca­si vein­te pa­ra de­jar­lo tal cual, con los tra­ta­mien­tos que

Com­pra di­se­ño sue­co, vi­si­ta el Mu­seo AB­BA o ad­mi­ra un gran bar­co de gue­rra

se le dio a la ma­de­ra y el tiem­po que se in­vir­tió en sa­car­lo del fon­do y vol­ver­lo a mon­tar. Pe­ro ¡ahí es­tá! Y es im­pre­sio­nan­te.

El mu­seo se cons­tru­yó ex­pre­sa­men­te pa­ra la na­ve y jun­to a su his­to­ria se pue­de se­guir la del país y otras in­fra­his­to­rias, es de­cir, to­do aque­llo que pa­sa des­aper­ci­bi­do en los gran­des re­la­tos, co­mo la ma­ne­ra de cons­truc­ción y de­co­ra­ción de es­tos bu­ques o el día a día de los ma­ri­ne­ros y los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad, en­tre otros mu­chos as­pec­tos.

Da­te una vuel­ta por el cas­co an­ti­guo, en la is­la del mis­mo nom­bre (Gam­la Stan), y des­cu­bre tien­das de di­se­ño es­can­di­na­vo, co­mo E.Torn­dahl ( www.etorn­dahl.se) o Char­lot­te Ni­co­lin ( www.char­lot­te­ni­co­lin.com), una ar­tis­ta que se ins­pi­ra en la na­tu­ra­le­za pa­ra crear di­ver­ti­dos ob­je­tos co­mo ta­zas (24 €), co­ji­nes (43 €) o lá­mi­nas. Por úl­ti­mo, vi­si­ta el Ayun­ta­mien­to –pa­ra co­no­cer el lu­gar don­de se ce­le­bra la ce­na y el bai­le los Pre­mios No­bel– y dis­fru­ta un pic­nic fren­te al Pa­la­cio Drott­ning­holm, re­si­den­cia de la fa­mi­lia real.

Di­se­ños de Char­lot­te Ni­co­lin.

Es­to­col­mo des­de el Ayun­ta­mien­to.

Mu­seo AB­BA.

Pic­nic an­te el pa­la­cio Drott­ning­holm.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.