Des­fi­la­de­ro de ci­ne

deViajes - - RUTA -

El con­ce­jo de Amie­va es el más oc­ci­den­tal de los seis as­tu­ria­nos que for­man el Par­que Na­cio­nal. Y el que obli­ga a una apro­xi­ma­ción en co­che más exi­gen­te si­guien­do la N-625 des­de Ria­ño, en León, por la ver­tien­te sur de Pi­cos.

El Par­que Na­cio­nal de Pi­cos de Eu­ro­pa es el más an­ti­guo de Es­pa­ña: fue crea­do me­dian­te ley en 1918 tras los mu­chos in­ten­tos ca­pi­ta­nea­dos por Pe­dro Pidal y Ber­nar­do de Qui­rós, mar­qués de Vi­lla­vi­cio­sa, quien tam­bién fue pio­ne­ro en su­bir al mí­ti­co Urrie­llu, es de­cir, el Na­ran­jo de Bul­nes.

Por el con­ce­jo de Amie­va dis­cu­rre en par­te uno de los tres pro­ta­go­nis­tas flu­via­les de los Pi­cos de Eu­ro­pa: el río Se­lla. Y lo ha­ce atra­ve­san­do la par­te fi­nal de otro de los ac­ci­den­tes más ca­rac­te­rís­ti­cos del ma­ci­zo ca­li­zo: la foz o des­fi­la­de­ro de Los Be­yos, un ki­lo­mé­tri­co an­gos­ta­mien­to por el que As­tu­rias se co­mu­ni­ca con los mu­ni­ci­pios leo­ne­ses de Ose­ja de Sa­jam­bre y Po­sa­da de Val­deón.

La ru­ta co­mien­za, pues en te­rri­to­rio leo­nés del Par­que Na­tu­ral, en el Puer­to del Pon­tón, fren­te a un pai­sa­je pé­treo. En Ose­ja de Sa­jam­bre –mi­ra­dor y pa­so– pue­des re­po­ner fuer­zas en el hos­pe­da­je Les Be­du­les y en el Me­són El Ar­ce­diano, que se apos­tan a am­bos la­dos de la N-625.

La ca­rre­te­ra, que se abrió en el si­glo XIX, sus­ti­tu­yó la sen­da que el Ar­ce­diano de Vi­lla­vi­cio­sa, Pe­dro Díaz de Ose­ja, man­dó cons­truir en el si­glo XVII. Son 20 km de foz es­pec­ta­cu­lar: do­ce en la mu­ga leo­ne­sa y el res­to en el Prin­ci­pa­do. En la Ven­ta de Agüe­ra ten­drás la pri­me­ra pa­ra­da.

Des­de aquí y pe­ga­da al cau­ce del Vi­bo­li as­cien­de la ca­rre­te­ra ha­cia otra foz, la co­no­ci­da co­mo de los An­da­mios que, lue­go, tras 18 zig­zag en el as­fal­to, lle­ga a Ca­sie­lles, en el Par­que Na­tu­ral de Pon­ga. La pa­rro­quia se si­túa a 740 m de al­ti­tud y de­pa­ra unas vis­tas ex­cep­cio­na­les de Los Be­yos y de las cum­bres que cir­cun­dan el ve­cino con­ce­jo de Amie­va. Mo­men­to pa­ra com­par­tir fo­to en las re­des so­cia­les.

Ha­brá que des­an­dar el ca­mino –ojo si tie­nes vér­ti­go– y vol­ver a la Ven­ta de Agüe­ra y la N-625 en di­rec­ción a Can­gas de Onís. Unos ki­ló­me­tros más ade­lan­te se sal­va el Se­lla por el Puen­te Vi­do­sa. Al fren­te, em­bos­ca­dos en una la­de­ra, aso­man los te­ja­dos ro­jos de San Ig­na­cio de los Be­yos (Pon­ga), fi­na­lis­ta al pre­mio de Pue­blo Ejem­plar de As­tu­rias en la edi­ción de 2001.

En Puen­te Vi­do­sa se pue­de dis­fru­tar de un vis­to­so sal­to de agua, la cas­ca­da de Agua­sa­liú que, se­gún la épo­ca del año, es es­pec­ta­cu­lar y a la que se sube por un sen­de­ro que hay de­trás del ho­tel.

UN PUEN­TE SO­BRE EL DOBRA

A la al­tu­ra de Ce­ne­ya na­ce la ca­rre­te­ra que con­du­ce al co­ra­zón del con­ce­jo de Amie­va. El pai­sa­je, aco­da­do ba­jo la es­pi­na ca­li­za de las cum­bres de Cor­nión, es bu­có­li­co.

En­tre Amie­va y San Román es­tá el mi­ra­dor de La Co­lla­da. No de­jes de pa­sar tam­bién por la igle­sia de San­ta Ma­ría de Mián: ya en el año 926 Ra­mi­ro I la nom­bra­ba en unas do­na­cio­nes.

Re­gre­sa a la N-625 por Sa­mes y Pre­cen­di. El río Dobra desem­bo­ca en el Se­lla en­tre Co­ri­gos y San­tia­nes de Tor­nin. Jus­to en el pun­to de en­cuen­tro na­ce la Ru­ta de la Olla de San Vi­cen­te, ideal pa­ra ha­cer con ni­ños, que sal­va el Puen­te Vie­jo de la Sen­da del Ar­ce­diano. Más ni­vel re­quie­re la Sen­da de La Jo­ci­ca, por la cen­tral de Res­ta­ño.

Puen­te Vi­do­sa, so­bre el Se­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.