48 ho­ras en MÚ­NICH

Te­rra­zas aba­rro­ta­das y es­pí­ri­tu la­tino. Es lo pri­me­ro que ve­rás en el Al­ts­tadt, la al­men­dra cen­tral de la ca­pi­tal bá­va­ra.

deViajes - - TENTACIONES - TEX­TO Y FO­TOS: Car­men R. Pi­nos

El ai­re de­sen­fa­da­do y un tan­to ca­na­lla no le pe­ga con su nom­bre –Mú­nich de­ri­va de Mu­ni­chen, el lu­gar de los mon­jes, en ale­mán an­ti­guo– pe­ro és­ta es jus­ta­men­te su pri­me­ra se­ña de iden­ti­dad: la na­tu­ra­li­dad con que mez­cla lo tec­no­ló­gi­co y lo an­ces­tral, la mis­ma que te per­mi­te ver a un mu­ni­qués ata­via­do con el Trach­ten –tra­je tra­di­cio­nal bá­va­ro– ha­blan­do con el úl­ti­mo mo­de­lo de smartp­ho­ne. Jun­to a es­te es­pí­ri­tu cos­mo­po­li­ta, otros fac­to­res mar­can su his­to­ria –Mú­nich tu­vo que ser re­cons­trui­da tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, fue se­de del na­cio­nal­so­cia­lis­mo de Hitler…– pe­ro el ca­rác­ter la­tino y vi­tal pue­de con to­do. Aquí se ha­bla al­to, se tras­no­cha y se dis­fru­ta. El ta­lan­te in­dus­trial se mez­cla con el ar­tís­ti­co y crea un rit­mo úni­co en la ciu­dad, la ter­ce­ra más im­por­tan­te del país des­pués de Berlín y Ham­bur­go.

Una de las ma­ris­que­rías de Vik­tua­lien­markt.

Pa­sean­tes en Karls­platz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.