PA­SIÓN VIAJERA

El ac­tor ma­dri­le­ño es un es­pí­ri­tu li­bre, pe­ro con una gran cohe­ren­cia vi­tal. Nos ha­bla de los via­jes y de sus nue­vos re­tos pro­fe­sio­na­les, que nun­ca son po­cos.

deViajes - - SUMARIO -

El ac­tor ma­dri­le­ño Hu­go Sil­va nos con­fie­sa su de­bi­li­dad por Co­lom­bia, país en el que es­tu­vo vi­vien­do, y su amor por Cá­diz y For­men­te­ra, la is­la don­de sue­le es­ca­par­se.

Hu­go Sil­va siem­pre tie­ne al­go que con­tar. Salta de un ro­da­je a otro sin des­can­so, por eso no dis­po­ne del tiem­po que qui­sie­ra pa­ra ayu­dar en cau­sas solidarias co­mo la cri­sis de los re­fu­gia­dos, que le con­mue­ve y con la que es­tá muy im­pli­ca­do. Ha si­do nom­bra­do em­ba­ja­dor del Seat Ate­ca y pro­ta­go­ni­za su spot.

¿Qué te gus­ta del Seat Ate­ca?

El mo­tor. Ro­dan­do el anun­cio pu­bli­ci­ta­rio lo pro­bé y tie­ne muy bue­na pin­ta. Me atra­jo que in­cor­po­ra cá­ma­ras en los la­dos, de­lan­te y de­trás, con vi­sión 360º, así que re­sul­ta per­fec­to pa­ra apar­car.

El co­che tie­ne un buen ha­bi­tácu­lo, ¿has pro­ba­do si va bien pa­ra tu ta­bla de surf? Sí, lo he cal­cu­la­do. Ha­ce años se ave­rió mi fur­go­ne­ta y al­qui­lé un Seat To­le­do por el es­pa­cio tra­se­ro. La ta­bla ca­bía per­fec­ta­men­te, así que en el nue­vo Ate­ca mu­cho me­jor, por­que es más am­plio.

¿Cuál es el tra­yec­to más lar­go que has rea­li­za­do por ca­rre­te­ra?

Re­cuer­do una ru­ta con­du­cien­do du­ran­te 19 días por Es­ta­dos Uni­dos. Em­pe­cé en San Die­go y con­ti­nué has­ta Los Án­ge­les. Lue­go, fui de Las Ve­gas al Gran Ca­ñón. Subí ha­cia la zo­na 51, cru­cé el Death Va­lley has­ta el Par­que Na­cio­nal de Yo­se­mi­te. Aca­bé en San Fran­cis­co, ba­jan­do to­da la autopista de la Cos­ta Oes­te pa­ra vol­ver a Los Án­ge­les. To­do es­to es­ca­lan­do, ha­cien­do surf y vien­do leones ma­ri­nos. Lle­gué con las ma­nos que­ma­das por el sol tras con­du­cir du­ran­te tan­tas ho­ras a tra­vés del desierto de Ari­zo­na.

Pa­sas­te un tiem­po por Co­lom­bia, ¿qué nos re­co­mien­das ha­cer en es­te país?

Es un des­tino ma­ra­vi­llo­so, y uno de los via­jes de mi vi­da, pues des­cu­brí mu­chas co­sas. He te­ni­do la suer­te de tra­ba­jar aquí un par de ve­ces y es­tu­ve yen­do y vi­nien­do du­ran­te un año. Gra­bé una road mo­vie y co­no­cí la pro­vin­cia de La Gua­ji­ra, en­tre Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la. Es una zo­na muy du­ra, de­sér­ti­ca, don­de ha­bi­ta la et­nia wa­yúu, que tie­ne sus pro­pias le­yes y hay que res­pe­tar­las. Jus­to en­tre la Sie­rra Ne­va­da de San­ta Mar­ta, que es un par­que na­tu­ral, y Río Ha­cha, que es la pri­me­ra

Me en­can­ta­ría ha­cer un via­je so­li­da­rio, pe­ro aho­ra ten­go mu­cho tra­ba­jo

ciu­dad de La Gua­ji­ra, es­tá Pa­lo­mino. Es un pue­blo muy chi­qui­ti­to que tie­ne una playa don­de al­qui­lan ca­ba­ñas de ma­de­ra sin elec­tri­ci­dad. Una se­ño­ra co­ci­na pa­ra ti y no tie­nes que preo­cu­par­te por na­da, aun­que si quie­res to­mar al­cohol o be­ber al­go es­pe­cial has de lle­var­lo tú mis­mo. Es per­fec­to, vi­ves y duer­mes en la playa, al la­do es­tá la desem­bo­ca­du­ra del río. Tam­bién me­re­ce la pe­na ir a Chía – se pa­re­ce a la Sie­rra de Gre­dos–, ya que en la mon­ta­ña hay ríos con aguas ter­ma­les. Rue­das aho­ra en Ar­gen­ti­na El efec­to

Kos­her, ¿te has afi­cio­na­do al ma­te ? Es­tu­ve ha­ce tiem­po en es­te país y mi ma­dre me pi­dió que le tra­je­ra una ma­te­ra. Pro­bé el bre­ba­je y me he en­gan­cha­do. Sien­ta bien, me en­can­ta y me gus­ta más que el efec­to del ca­fé. Ade­más, aca­bo de ro­dar en Ma­drid una pe­lí­cu­la con Lu­cas Figueroa, un di­rec­tor ar­gen­tino, que se su­po­ne que es­tá am­bien­ta­da en Bue­nos Ai­res. Con él he des­cu­bier­to que el ma­te se pue­de mez­clar con otras hier­bas y lo to­mo con re­ga­liz, to­mi­llo u oli­vo. Des­de pe­que­ño has vi­si­ta­do las pla­yas de Cá­diz, ¿có­mo han evo­lu­cio­na­do? Cam­bia­mos no­so­tros, no la esen­cia del des­tino. Mis raí­ces es­tán aquí, el sen­ti­do del hu­mor y la for­ma de en­ten­der la vi­da con­tras­ta con el res­to del mun­do. Via­jo to­do lo que pue­do, pe­ro mi ca­sa es Cá­diz. Aho­ra eres ha­bi­tual de For­men­te­ra, ¿qué te ofre­ce es­ta is­la sin olas? Soy asi­duo a Ibi­za, por­que to­dos mis ami­gos del ins­ti­tu­to tra­ba­jan aquí. Cuan­do es­toy sa­tu­ra­do me es­ca­po a For­men­te­ra, que es otra co­sa. Eres muy so­li­da­rio, ¿có­mo ayu­das? Siem­pre que me lla­man echo una mano des­de mi fa­ce­ta de per­so­na­je. A ni­vel per­so­nal, ten­go una cuen­ta con Ac­nur y to­dos de­be­ría­mos apor­tar nues­tro gra­ni­to de are­na, ca­da uno lo que pue­da, así da­ría­mos una lec­ción a los ges­to­res y go­bier­nos. Hay mu­chí­si­mas más cau­sas, pe­ro Eu­ro­pa tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de con los re­fu­gia­dos. Es una in­jus­ti­cia tan gran­de que cla­ma al cie­lo.

Ten­go va­rias ideas pa­ra di­ri­gir, dis­fru­té mu­cho rea­li­zan­do el cor­to ‘Su­per­cool’

El ac­tor es em­ba­ja­dor del Seat Ate­ca.

Desem­bo­ca­du­ra del río Pa­lo­mino, en Co­lom­bia.

con Pa­cino, su Hu­go Sil­va es­tá fas­ci­na­do se­rie El Mi­nis­te­rio del per­so­na­je en la exi­to­sa ase­gu­ra que via­ja­ría Tiem­po (La 1), y sin du­dar­lo años 80 en Es­pa­ña. con él pa­ra re­vi­vir los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.