Cas­tri­llo de los Pol­va­za­res

Cuan­do re­sue­nan los ecos del pa­sa­do

deViajes - - Escapadas -

Es­te re­co­le­to pue­ble­ci­to leo­nés pre­su­me de Con­jun­to His­tó­ri­coAr­tís­ti­co des­de 1980. Son pre­cio­sos sus mu­ros te­ñi­dos de ro­jo, los ca­se­ro­nes con fa­cha­das de gran por­te y sus sor­pren­den­tes pa­tios in­te­rio­res de­co­ra­dos con ape­ros de los arrie­ros que po­bla­ron la zo­na. La co­mar­ca de La Ma­ra­ga­te­ría fue cu­na de es­tos an­ti­guos trans­por­tis­tas de tex­ti­les, sa­la­zo­nes y al­fa­re­ría, que por­ta­ban es­tos pro­duc­tos a lo­mos de mu­los y ca­ba­llos en su trán­si­to ha­cia Ga­li­cia.

La im­por­tan­cia de es­te po­bla­do se afian­zó du­ran­te si­glos por ser lu­gar de pa­so pa­ra los pe­re­gri­nos del Ca­mino de Santiago, aun­que hay ves­ti­gios cel­tas por la pro­xi­mi­dad a los cas­tros de Teso de la Me­sa y San Mar­tino.

Pre­pa­ra tus pier­nas pa­ra abor­dar su tra­za­do, atra­ve­sa­do por la im­po­nen­te ca­lle Real, que te lle­va­rá has­ta rincones obli­ga­dos co­mo la Igle­sia de San Juan Bautista o la an­ti­gua fuen­te.

AQUÍ SE CO­ME AL RE­VÉS

No es un jue­go de pa­la­bras. El pla­to por ex­ce­len­cia es el co­ci­do ma­ra­ga­to, y tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de que se em­pie­za por la car­ne. Al pa­re­cer, la cos­tum­bre vie­ne de los arrie­ros, que lle­va­ban el morcillo en fiam­bre­ras, y cuan­do lle­ga­ban a una fon­da in­ge­rían pri­me­ro es­tas vian­das, pa­ra lue­go so­li­ci­tar una so­pa o le­gum­bres que en­to­na­ran el cuer­po.

Tras la in­ges­ta ten­drás que que­mar las ca­lo­rías. Prue­ba una ru­ta a ca­ba­llo des­de las cua­dras del Cen­tro Ecues­tre El Tre­chu­ro (☎ 696 29 66 87), aun­que tam­po­co es ma­la idea pla­ni­fi­car una caminata por el cam­po que ro­dea Cas­tri­llo.

Cal­za­da de pie­dra y ca­sas arrie­ras tí­pi­cas de la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.