Utre­ra

En pri­me­ra lí­nea

deViajes - - Escapadas -

La geo­gra­fía no le ayu­da­ba es­pe­cial­men­te –la lo­ca­li­dad se en­cuen­tra en ple­na cam­pi­ña se­vi­lla­na– pe­ro, aún así, Utre­ra con­si­guió es­tar en el cen­tro de to­das las mi­ra­das du­ran­te el si­glo XVI has­ta el pun­to de que, sin te­ner cos­ta, se con­vir­tió en el se­gun­do puer­to más im­por­tan­te del país, des­pués de Cá­diz, y en un cen­tro cru­cial pa­ra los aven­tu­re­ros que par­tían ha­cia Amé­ri­ca.

La bo­nan­za eco­nó­mi­ca se man­tu­vo has­ta el si­glo XIX, cuan­do las tro­pas es­pa­ño­las se con­gre­ga­ron aquí pa­ra lu­char con­tra los fran­ce­ses en la ba­ta­lla de Bai­lén. Utre­ra es­ta­ba de mo­da en­tre la al­ta bur­gue­sía y sus ideas ilus­tra­das, jun­to al flo­re­ci­mien­to de la in­dus­tria, fa­vo­re­cie­ron la pues­ta en mar­cha de una de las vi­si­tas que más te sor­pren­de­rá: la Es­ta­ción de Fe­rro­ca­rril, por don­de cir­cu­la­ban las dos lí­neas con que con­ta­ba la ciu­dad.

BAMBINOY MON­TO­YA

Si ca­mi­nas ha­cia el cas­co an­ti­guo, de­jan­do atrás la pla­za de Es­pa­ña y el Cas­ti­llo –ára­be, del si­glo XIII–, lle­ga­rás a la igle­sia de Santiago el Ma­yor –gó­ti­co isa­be­lino; no te pier­das la puer­ta del Per­dón–, el Hos­pi­tal de la San­ta Re­su­rrec­ción y el Con­ven­to de las Car­me­li­tas.

Dis­fru­ta la pa­sión por el fla­men­co, con es­ta­tuas de­di­ca­das a sus gran­des –Bam­bino, Ber­nar­da y Fer­nan­da de Utre­ra, En­ri­que Mon­to­ya…–, y sor­prén­de­te por su for­ma de ta­ñir las cam­pa­nas, don­de uno ti­ra de la cuer­da y otro sal­ta en­ci­ma has­ta ha­cer­la so­nar.

Pa­no­rá­mi­ca de Utre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.