La faz ocul­ta de la

deViajes - - Ruta -

Am­be­res es­con­de sie­te pa­sa­di­zos sub­te­rrá­neos que se fue­ron cons­tru­yen­do cuan­do las dos gue­rras mun­dia­les azo­ta­ron es­ta ciu­dad cen­troeu­ro­pea. Re­pa­sa es­te ca­pí­tu­lo his­tó­ri­co ba­jan­do por las es­ca­le­ras me­cá­ni­cas de ma­de­ra de la pla­za de Sint-Jas­vliet. Es una fa­bu­lo­sa obra de in­ge­nie­ría que ha cum­pli­do un si­glo y sal­va los 30 m de pro­fun­di­dad que dan pa­so al lar­guí­si­mo Tú­nel de San­ta Ana.

La cu­rio­si­dad via­je­ra te lle­va­rá des­pués has­ta la Ca­te­dral de Nues­tra Se­ño­ra, la más gran­de de Bél­gi­ca. Su pe­cu­liar to­rre mu­ta una ba­se cua­dra­da ha­cia un for­ma­to oc­to­go­nal, que re­ma­ta la es­truc­tu­ra con un po­lie­dro de 16 ca­ras. Las vi­drie­ras per­mi­ten que sea muy lu­mi­no­sa pa­ra ad­mi­rar un par de cua­dros de Ru­bens y un púl­pi­to ri­ca­men­te ta­lla­do, so­ber­bio ejem­plo del na­tu­ra­lis­mo ba­rro­co.

Con­ti­núa tus pa­sos por Maal­de­rijs­traat has­ta lle­gar a Gro­te Markt, don­de ob­ser­va­rás la co­ne­xión flamenca con Es­pa­ña en la fa­cha­da del Ayun­ta­mien­to, que lu­ce el es­cu­do de Cas­ti­lla y dos fi­gu­ras de la Vir­gen. En­fren­te, hay una es­ta­tua del fun­da­dor de la vi­lla Sil­vius Bra­vus sos­te­nien­do una mano in­men­sa que, al pa­re­cer, per­te­ne­ció al ven­ci­do gi­gan­te An­ti­goon. El nom­bre de Ant­wer­pen (Am­be­res) se re­la­cio­na con es­ta le­yen­da, pues sig­ni­fi­ca en neer­lan­dés "lan­zar la mano".

EN EL BA­RRIO DE LA MO­DA

Es­tás si­tua­do en una zo­na co­ol, con ta­lle­res de mo­dis­tos y es­tu­pen­das bou­ti­ques que, cu­rio­sa­men­te, an­tes era co­no­ci­da co­mo el Ba­rrio de la Mi­se­ria. Pa­sea ha­cia la pla­za Vrij­dag­markt, si es vier­nes ob­ser­va­rás las peculiares subas­tas pú­bli­cas de pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias, he­ren­cias

Am­be­res es ar­qui­tec­tu­ra, bri­llan­tes, di­se­ño y uno de los tem­plos de los maes­tros cer­ve­ce­ros

o an­ti­güe­da­des. Aquí se ubi­ca el in­tere­san­tí­si­mo Mu­seo Plan­tin Mo­re­tus (www. mu­seum­plan­tin­mo­re­tus.be), que es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad y una re­li­quia de las ti­po­gra­fías uti­li­za­das ha­ce 400 años. El rey es­pa­ñol Fe­li­pe II dio or­den a es­te edi­tor fran­cés de im­pri­mir la Bi­blia Re­gia, en cin­co idio­mas, y el La­za­ri­llo de Tor­mes.

Ya es ho­ra de to­mar una ca­ña. Muy cer­ca, en Pel­grims­traat, los cer­ve­ce­ros tie­nen su me­ca: De Va­gant (www.de­va­gant.be), que ate­so­ra dos cen­te­na­res de va­rie­da­des em­bo­te­lla­das. Al la­do, se en­cuen­tra el ca­lle­jón Vlaai­kens­gang, muy pin­to­res­co por su­po­ner una su­ce­sión de pre­cio­sos pa­tios que con­ser­van in­tac­ta la es­truc­tu­ra me­die­val.

CON MU­CHO SEXY

Si te de­ci­mos que es una ru­bia equi­li­bra­da, con un to­que aca­ra­me­la­do, aro­ma in­ten­so y do­ta­da de un ca­rác­ter au­tén­ti­co, se­gu­ro que te ape­te­ce­ría co­no­cer­la. Pues es­ta­mos des­cri­bien­do la Tri­ple D'An­vers, una de las cer­ve­zas que de­gus­ta­rás en el cen­tro ex­pe­rien­cial de De Ko­ninck (www.de­ko­ninck.be).

En la fac­to­ría de cer­ve­za más fa­mo­sa en Bél­gi­ca, con el per­mi­so de Ste­lla Ar­tois. Ha­rás una vi­si­ta a tu rit­mo, que fi­na­li­za con de­gus­ta­ción (12 €). Vas a aden­trar­te en una de­ce­na de sa­las in­ter­ac­ti­vas pa­ra ir des­gra­nan­do el pro­ce­so com­ple­to de fer­men­ta­ción del lú­pu­lo y la crea­ción de la icó­ni­ca co­pa acam­pa­na­da bo­lle­ke.

En es­ta fá­bri­ca ofre­cen una es­pe­cia­li­dad con le­va­du­ra sal­va­je que es ar­chi­co­no­ci­da en to­da Bél­gi­ca: Du­vel. Se tra­ta de un re­fe­ren­te pa­ra to­dos maes­tros cer­ve­ce­ros. Ex­por­ta a 65 paí­ses por­que con­si­de­ran que "he­mos con­se­gui­do una fór­mu­la irre­si­ti­ble de amor y quí­mi­ca".

Cam­pa­na­rio de la Ca­te­dral de Nues­tra Se­ño­ra.

Gro­te Markt de Am­be­res.

La mar­ca es uno de los sím­bo­los de la ciu­dad.

De­gus­ta las va­rie­da­des De Ko­nick en la fá­bri­ca.

In­te­rior del Mu­seo Plan­tin-Mo­re­tus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.