Pa­la­da­res exi­gen­tes

deViajes - - Ruta -

La mez­cla de hier­bas y es­pe­cias se de­no­mi­na gruut, y es­te era el in­gre­dien­te prin­ci­pal de los fa­bri­can­tes de cer­ve­za ins­ta­la­dos en la ori­lla iz­quier­da del río Lys, que atra­vie­sa Gan­te. Sin em­bar­go, en el mar­gen de­re­cho fue más co­mún em­plear lú­pu­lo, que co­men­zó a uti­li­zar­se du­ran­te el Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano.

HA­CER FE­LIZ A LA GEN­TE

Acu­de a Gruut City Bre­wery (www. gruut.be), re­gen­ta­do por An­nick De Splen­ter. Aun­que su fa­mi­lia se re­la­cio­na­ra con la fa­bri­ca­ción del néc­tar, es­ta maes­tra cer­ve­ce­ra tu­vo que em­pe­zar de ce­ro con un so­lo ob­je­ti­vo "ha­cer fe­liz a la gen­te y au­men­tar su lí­bi­do". Con el pa­so de los años, des­cu­brió una no­ve­do­sa fór­mu­la a ba­se de mal­ta lle­ga­da des­de Reino Uni­do y Re­pú­bli­ca Che­ca.

Prue­ba en su bar (Sint Veer­le­plein, 5) has­ta cin­co va­rie­da­des ar­te­sa­na­les, cua­tro de ellas sin lú­pu­lo, lo que ha con­ver­ti­do es­te local en uno de los es­ca­sí­si­mos que sir­ve ela­bo­ra­dos con gruut en to­do el mun­do. Con­vie­ne rea­li­zar la vi­si­ta guia­da pa­ra abun­dar so­bre es­te pro­ce­so de fer­men­ta­ción y rea­li­zar una ca­ta de tres de sus fór­mu­las (9 €).

Con­ti­núa la ron­da en un local clá­si­co pa­ra cual­quier cer­ve­ce­ro que se pre­cie: Du­lle Griet (Vrij­dag­markt, 50). Es un pe­que­ño es­ta­ble­ci­mien­to que pre­su­me de una car­ta con 350 tra­gos di­fe­ren­tes, aun­que el más so­li­ci­ta­do es el Kwak, que se sir­ve en un va­so con for­ma de pro­be­ta gi­gan­te.

Muy cer­qui­ta, en­con­tra­rás el ca­lle­jón We­rre­ga­ren, au­tén­ti­ca mues­tra de ar­te ur­bano que ve­rás mu­tar en ca­da una de tus vi­si­tas a es­ta ciu­dad. Y no ten­gas du­da de que vol­ve­rás a Gan­te pa­ra re­co­rrer su cas­ti­llo, pa­sear en­tre las ca­sas me­die­va­les o re­bus­car las gan­gas en el mer­ca­di­llo de Bij Sint-Ja­cobs, que se ce­le­bra to­dos los fi­nes de se­ma­na.

QUIN­TA GE­NE­RA­CIÓN

Se­gui­mos la ru­ta de la mal­ta en la lo­ca­li­dad de Her­ze­le, a 30 ki­ló­me­tros de Gan­te, pa­ra in­ter­nar­nos en Brou­we­rij De Ryck (http://brou­we­rij­deryck.be). Es­ta pe­que­ña fá­bri­ca se en­cuen­tra en el cen­tro de la po­bla­ción, fren­te a la igle­sia, y tie­ne una chi­me­nea que re­be­la su ocu­pa­ción. En el pe­río­do en­tre­gue­rras co­men­zó a ela­bo­rar la cer­ve­za al es­ti­lo pil­sen, con una trans­for­ma­ción ra­len­ti­za­da, más sa­bor y un in­con­fun­di­ble co­lor ám­bar.

Hoy en día, lle­va el ti­món de la fac­to­ría An De Ryck, que for­ma par­te de un sa­ga con 130 años de his­to­ria y fue la pri­me­ra mu­jer bel­ga que se in­tro­du­jo en es­te par­ti­cu­lar mun­do. Ha crea­do The gol­den ea­gle, su bo­te­lla más pre­cia­da jun­to con la Arend Tri­pel (de tri­ple fer­men­ta­ción). Aquí se ca­tan más de me­dia do­ce­na de va­rie­da­des, so­bre to­do en ve­rano, cuan­do pro­du­cen las fru­ta­les. Si no quie­res pro­bar­las to­das en­tra en su tien­da pa­ra ad­qui­rir es­tu­ches (des­de 7,90 €) o por uni­da­des (2,50 €), aun­que tam­bién ven­den pro­duc­tos gourmet co­mo pa­tés ar­te­sa­na­les (5€) o que­so (7,50 €).

Con­ti­núa tu pe­ri­plo ha­cia la vi­lla Zot­te­gem, muy cer­ca de la fac­to­ría De Ryck. Me­re­ce la pe­na re­ser­var me­sa en el res­tau­ran­te de una en­fant te­rri­ble de la gas­tro­no­mía bel­ga: Ju­lie Bae­ke­landt. En el es­cue­to co­me­dor de C-Ju­les de­gus­ta­rás un so­ber­bio me­nú (49 €), es­tu­pen­da­men­te ma­ri­da­do con cer­ve­zas. En sus re­ce­tas pre­do­mi­nan los pro­duc­tos re­gio­na­les, co­mo las en­di­vias o el buey bel­ga azul de Sint-Go­riks. ¡Da­te el ca­pri­cho!

Son in­con­fun­di­bles las ca­sas gre­mia­les

de Gan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.