El cie­lo in­ca

deViajes - - Destino -

Vi­si­tar el cen­tro del an­ti­guo Im­pe­rio In­ca es una de las ex­pe­rien­cias más inol­vi­da­bles pa­ra cual­quie­ra que ten­ga el via­jar co­mo su gran pa­sión. Cuz­co, su an­ti­gua ca­pi­tal, es hoy ca­be­za de puen­te pa­ra aden­trar­se en un te­rri­to­rio que, pe­se a la ma­yor pre­sen­cia de tu­ris­tas, man­tie­ne su al­ma enig­má­ti­ca.

La ciu­dad de Cuz­co –o Cus­co, co­mo pre­fie­ren lla­mar­la los pe­rua­nos–, es un com­pen­dio ar­qui­tec­tó­ni­co que fu­sio­na las an­ces­tra­les téc­ni­cas cons­truc­ti­vas pre­co­lom­bi­nas con las de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les, for­man­do to­do un con­jun­to mo­nu­men­tal de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 1983.

Co­mien­za tu vi­si­ta en la Pla­za de Ar­mas. En es­te enor­me es­pa­cio abier­to ro­dea­do de so­por­ta­les se en­cuen­tran hoy dos de las edi­fi­ca­cio­nes más im­po­nen­tes: la Ca­te­dral y la igle­sia de la Com­pa­ñía de Je­sús, am­bas de es­ti­lo ba­rro­co co­lo­nial. An­tes de que Pi­za­rro pro­cla­ma­ra aquí la con­quis­ta del Pe­rú e im­pu­sie­ra los ri­tos cris­tia­nos, es­te lu­gar se usó pa­ra ce­le­brar la Fies­ta del Sol o In­ti Ray­mi, el mo­men­to más im­por­tan­te del ca­len­da­rio in­ca, el día del sols­ti­cio de in­vierno en el he­mis­fe­rio sur. El 24 de ju­nio es aún día fes­ti­vo pa­ra to­das las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas de la sie­rra an­di­na pe­rua­na, que acu­den ves­ti­dos con las me­jo­res ga­las de sus an­te­pa­sa­dos pa­ra par­ti­ci­par en un vis­to­so des­fi­le que tie­ne su cie­rre en la ma­jes­tuo­sa pla­za.

A 3.399 m de al­ti­tud, don­de se en­cuen­tra es­ta ciu­dad, los vi­si­tan­tes sue­len sen­tir las con­se­cuen­cias del so­ro­che, el mal de al­tu­ra pro­du­ci­do por la fal­ta de oxí­geno. Pa­ra pa­liar su efec­to, la gen­te mas­ti­ca ho­jas de co­ca o las to­ma in­fu­sio­na­das. El re­sul­ta­do ni es in­me­dia­to ni es to­tal­men­te efi­caz, así que lo me­jor es to­már­se­lo con cal­ma, re­ba­jar el rit­mo y ca­mi­nar des­pa­cio.

Pa­sear por las ani­ma­das ca­lles del da­me­ro di­bu­ja­do por los ur­ba­nis­tas es­pa­ño­les en el si­glo XVI per­mi­te en­con­trar agra­da­bles sor­pre­sas, co­mo ta­lle­res de ta­llis­tas que si­guen las en­se­ñan­zas que tra­je­ron al nue­vo mun­do las ór­de­nes re­li­gio­sas y que lo­gra­ron des­te­rrar las creen­cias pa­ga­nas, co­mo la ado­ra­ción al sol.

Lla­mas y al­pa­cas vi­ven en el cen­tro Awa­na­can­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.