El Va­lle Sa­gra­do es un oasis de fér­ti­les tie­rras co­lo­ri­dos mer­ca­dos, chi­che­rías y ri­ca his­to­ria

deViajes - - Destino -

Uno de los dig­nos he­re­de­ros de la Es­cue­la Cuz­que­ña es Mi­guel Án­gel León Sie­rra, un ve­te­rano ar­tis­ta es­pe­cia­li­za­do en re­ta­blos, mar­cos o ar­co­nes de­co­ra­dos con pan de oro, bron­ce y pla­ta. Su ta­ller de la ca­lle Cór­do­ba del Tu­cu­mán, 372 (☎ 00 51 084 23 62 71. Cues­ta del Al­mi­ran­te) es­tá abier­to ca­si to­dos los días.

Ade­más de los tem­plos mo­nu­men­ta­les, que en Cuz­co su­pe­ran la de­ce­na, las ca­so­nas y palacios don­de vi­vían los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les du­ran­te la eta­pa vi­rrei­nal re­pre­sen­tan otro de los ico­nos mo­nu­men­ta­les de la ciu­dad. Mu­chos de ellos se han con­ver­ti­do en ho­te­les, y son los que me­jor es­ta­do de con­ser­va­ción pre­sen­tan. El Ho­tel La Ca­so­na In­ka­te­rra, si­tua­do en la re­co­le­ta pla­zo­le­ta de las Na­za­re­nas, es un buen ejem­plo. Sus on­ce sui­tes, or­de­na­das en torno a un pa­tio re­na­cen­tis­ta ca­ta­lo­ga­do co­mo Mo­nu­men­to Na­cio­nal ha ser­vi­do de alo­ja­mien­to a la fa­mi­lia real ho­lan­de­sa al com­ple­to, a An­to­nio Ban­de­ras y su fa­mi­lia o a Mick Jag­ger, en­tre otros.

Otra al­ter­na­ti­va me­nos ex­clu­si­va es el Pa­la­cio del Al­mi­ran­te, ac­tual­men­te adap­ta­do co­mo Mu­seo del In­ca (mu­seoin­ka. un­saac.edu.pe). Pa­sar por es­ta ex­po­si­ción es im­pres­cin­di­ble pa­ra pre­pa­rar los si­guien­tes días ex­plo­ran­do el Va­lle Sa­gra­do y las rui­nas de Ma­chu Pic­chu.

A la sa­li­da de la ca­pi­tal, a so­lo 2 km, se en­cuen­tra Sac­say­hua­mán, una for­ta­le­za pen­sa­da pa­ra pro­te­ger la ca­pi­tal in­ca, cons­trui­da con enor­mes blo­ques de ca­li­za, a prue­ba de te­rre­mo­tos y dis­pues­tos de tal ma­ne­ra que su pe­rí­me­tro di­bu­ja­ba la ca­be­za de un pu­ma.

TE­RRI­TO­RIO DE DIO­SES

Con­si­de­ra­do co­mo el gra­ne­ro de los in­cas, el Va­lle Sa­gra­do, atra­ve­sa­do por el río Vil­ca­no­ta, es un ver­da­de­ro oasis den­tro de las ári­das cum­bres an­di­nas del sur de Pe­rú. Sus fér­ti­les tie­rras per­mi­ten ob­te­ner dos co­se­chas al año. An­ta­ño, el va­lle fue fa­mo­so por su maíz, con­si­de­ra­do co­mo el me­jor de to­do Pe­rú, pe­ro aho­ra las co­se­chas más ha­bi­tua­les son de pa­ta­tas, ha­bas y tu­ris­tas, sien­do es­ta úl­ti­ma la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos de la po­bla­ción, que usa la agri­cul­tu­ra co­mo un com­ple­men­to.

A lo lar­go del Va­lle se en­cuen­tran pue­blos tan dis­pa­res que to­dos ofre­cen una ra­zón pa­ra pa­rar. El pri­me­ro es Pi­sac, cé­le­bre por su mer­ca­do do­mi­ni­cal, que en­tre se­ma­na se trans­for­ma en mer­ca­do de ar­te­sa­nía. Su ele­gan­te tra­za­do co­lo­nial, res­tos de ar­qui­tec­tu­ra in­ca y las te­rra­zas cons­trui­das en las mon­ta­ñas que cir­cun­dan­tes son otras tres bue­nas ra­zo­nes pa­ra vi­si­tar­lo.

En Uru­bam­ba hay que ver los res­tos del pa­la­cio in­ca y su im­po­nen­te igle­sia, de es­ti­lo ba­rro­co, que pre­si­de su pre­cio­sa Pla­za de Ar­mas. Aun­que su ma­yor atrac­ti­vo es el mer­ca­do cen­tral.

Hay dos co­sas que to­dos es­tos pue­blos tie­nen en co­mún. Una de ellas son los “to­ri­tos de pu­ca­rá”, es­cul­tu­ras que re­pre­sen­tan a di­cho ani­mal y que se co­lo­can en el re­ma­te del te­ja­do de las ca­sas sa­lu­dan­do al sol. Su co­lo­ca­ción va acom­pa­ña­da de vino y agua ben­di­ta, y es siem­pre un re­ga­lo de los ami­gos pa­ra ce­le­brar el fi­nal de la cons­truc­ción de la ca­sa.

El otro ele­men­to que pue­des en­con­trar en to­das las po­bla­cio­nes son las chi­che­rías, fá­bri­cas de cer­ve­za he­cha con maíz fer­men­ta­do, don­de la gen­te acu­de a so­cia­li­zar y be­ber es­te al­cohol fue­ra del con­trol del Es­ta­do y por lo tan­to, más ba­ra­to. Las chi­che­rías no tie­nen más dis­tin­ti­vo ex­te­rior que un pa­lo con un plás­ti­co ro­jo ata­do y una ra­ma de ru­da en el me­dio.

Al fon­do del Va­lle, allá don­de se aca­ba la ca­rre­te­ra, se en­cuen­tra Ollan­tay­tam­bo, una de las po­cas al­deas ha­bi­ta­das que ha con­ser­va­do su ur­ba­nis­mo y edi­fi­ca­cio­nes pre­co­lom­bi­nas. A par­tir de es­te lu­gar, el via­je de­be con­ti­nuar a bor­do de unos de los tre­nes que par­ten a Aguas­ca­lien­tes si­guien­do el cur­so del río Vil­ca­no­ta en di­rec­ción a la sel­va en la que se en­cuen­tran las rui­nas de Ma­chu Pic­chu.

La ofer­ta de vehícu­los es va­ria­da: des­de el lu­jo más ex­cén­tri­co del Tren Hi­ram Bing­ham, ofre­ci­do por la ca­de­na Bel­mond, al más bá­si­co y ba­ra­to, al que so­lo pue­den ac­ce­der los pe­rua­nos. En un pun­to in­ter­me­dio se en­cuen­tra el ser­vi­cio de la com­pa­ñía In­ca Rail (in­ca­rail.com), que cuen­ta con va­go­nes con­for­ta­bles, ven­ta­nas pa­no­rá­mi­cas y dis­tin­tas ca­te­go­rías a ele­gir, des­de Eco­nomy a Pri­me­ra cla­se.

Igle­sia ba­rro­ca, en Uru­bam­ba.

El mer­ca­do de Uru­bam­ba, uno de los más lla­ma­ti­vos del Va­lle Sa­gra­do.

Rui­nas de un pa­la­cio in­ca en Ollan­tay­tam­bo. Arum et la au­tem quun­to­ta quist,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.