La ciu­dad per­di­da

Des­cu­bre los se­cre­tos de la sel­va ama­zó­ni­ca mien­tras na­ve­gas

deViajes - - Destino -

Una vez ha­yas en­tra­do en el re­cin­to ar­queo­ló­gi­co de Ma­chu Pic­chu en­ten­de­rás por­qué cien­tos de mi­les de per­so­nas pe­re­gri­nan has­ta las es­tri­ba­cio­nes de los An­des, allá don­de em­pie­za la sel­va ama­zó­ni­ca. En vi­vo, las le­yen­das in­cas ad­quie­ren cuer­po de tal for­ma que ni los más ima­gi­na­ti­vos his­to­ria­do­res fue­ron ca­pa­ces de plas­mar en sus es­cri­tos.

Ro­dea­das por una mu­ra­lla na­tu­ral de mon­ta­ñas, las rui­nas de es­ta ciu­dad asen­ta­da en te­rra­zas, po­drían ha­ber si­do cons­trui­das en el si­glo XV. Su uso no du­ró mu­cho pues pa­ra cuan­do lle­ga­ron los es­pa­ño­les ya ha­bía si­do aban­do­na­da.

Vi­sí­ta­la a pri­me­ra ho­ra pa­ra evi­tar al­tas tem­pe­ra­tu­ras, pe­ro so­bre to­do, pa­ra dis­fru­tar de un ra­to sin la pre­sen­cia de gru­pos gran­des. Nor­mal­men­te, el ama­ne­cer se pre­sen­ta cu­bier­to, pe­ro en un par de ho­ras, las nu­bes se es­fu­man y de­jan ver las si­lue­tas de las in­con­fun­di­bles mon­ta­ñas que ro­dean las rui­nas. Huay­na Pic­chu es la más co­no­ci­da, por ser la más co­mún en las pa­no­rá­mi­cas que se to­man del lu­gar. A pe­sar de su ame­na­zan­te ver­ti­ca­li­dad (2.667 m), es po­si­ble su­bir has­ta lo más al­to por un em­pi­na­do sen­de­ro. So­lo 400 per­so­nas, di­vi­di­dos en dos tur­nos de 200, pue­den as­cen­der ca­da día.Pa­ra com­pren­der la or­ga­ni­za­ción so­cial de es­te lu­gar di­vi­di­do en tres sec­to­res –agrí­co­la, re­li­gio­so y ur­bano–, lo me­jor es ve­nir acom­pa­ña­do de un guía es­pe­cia­li­za­do.

ORQUIDEAS Y COLIBRÍES

En­ca­ja­da en un bos­que nu­bla­do y atra­ve­sa­do por di­ver­sos to­rren­tes de mon­ta­ña, la ciu­dad de Aguas­ca­lien­tes ha cre­ci­do con la lle­ga­da de vi­si­tan­tes a Ma­chu Pic­chu por vía fé­rrea. Es un lu­gar ex­tra­ño, sin ac­ce­so por ca­rre­te­ra y don­de to­do es­tá he­cho pa­ra el tu­ris­ta, pe­ro la geo­gra­fía que lo ro­dea, te­rri­to­rio de tran­si­ción en­tre la sel­va y los An­des, ha­cen que me­rez­ca la pe­na vi­si­tar­lo.

Jun­to a la es­ta­ción de tren, el ho­tel Ma­chu Pic­chu Pue­blo cuen­ta con el ma­yor jar­dín de or­quí­deas na­ti­vas del mun­do, con más de 700 es­pe­cies.

Jun­to a las de­li­ca­das flo­res, se crían un ejér­ci­to de colibríes per­te­ne­cien­tes a 18 ti­pos di­fe­ren­tes. Es­te pá­ja­ro, el más pe­que­ño del mun­do, os­ten­ta ade­más el ré­cord de ale­teo: has­ta 80 ve­ces por se­gun­do. Dis­tri­bui­dos por el jar­dín se han dis­pues­to en­va­ses con néc­tar pa­ra que li­ben a su an­to­jo pues, si no lo ha­cen ca­da 20 mi­nu­tos, pue­den mo­rir.

CAI­MA­NES Y PIRAÑAS

De las de­ce­nas de gran­des ríos que apor­tan sus aguas al Ama­zo­nas, el Ma­dre de Dios es uno de sus más im­por­tan­tes. A lo lar­go de más de mil ki­ló­me­tros de cur­so, en gran par­te na­ve­ga­ble, su cau­ce atra­vie­sa va­rias re­ser­vas na­tu­ra­les pro­te­gi­das que su­man tan­ta ex­ten­sión co­mo to­da Es­pa­ña.

Puer­to Mal­do­na­do es la puer­ta de en­tra­da a es­ta re­gión fron­te­ri­za con Bo­li­via. Muy cer­ca se han abier­to es­ta­ble­ci­mien­tos ho­te­le­ros de ca­li­dad y se ha crea­do una ofer­ta de eco­tu­ris­mo pa­ra dar a co­no­cer uno de los en­tor­nos na­tu­ra­les me­jor pre­ser­va­dos de la cuen­ca del Ama­zo­nas.

La Re­ser­va Na­cio­nal Tam­bo­pa­ta, a po­cos km del em­bar­ca­de­ro de Puer­to Mal­do­na­do es una de las más vi­si­ta­das. Ca­si to­dos los ho­te­les al bor­de del río ofre­cen pa­que­tes com­ple­tos de ex­pe­rien­cias que per­mi­ten co­no­cer la na­tu­ra­le­za cir­cun­dan­te.

El bos­que pri­ma­rio que ro­dea los re­sorts es­tá in­te­gra­do por gran­des ejemplares de ár­bo­les tro­pi­ca­les, co­mo la cei­ba.

Du­ran­te es­tos pa­seos guia­dos por un na­ti­vo se co­no­cen los se­cre­tos de la sel­va ce­rra­da, una de las más vír­ge­nes del pla­ne­ta, en la que el 80% de las plan­tas son tó­xi­cas aun­que mu­chas, tam­bién úti­les: la sa­via de la ca­ta­gua se ha usa­do pa­ra pes­car aton­tan­do a los pe­ces, y de su lia­na se ex­trae un cu­ra­re pa­ra­li­zan­te que se uti­li­za co­mo anes­te­sia y co­mo ¡bo­tox na­tu­ral!

En un sa­fa­ri noc­turno po­drás ob­ser­var cai­ma­nes blan­cos y de an­te­ojos, que vi­ven en los arro­yos que ali­men­tan al gran río.

Pa­ra ver nu­trias gi­gan­tes –al­can­zan has­ta 2 me­tros y es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción–, vi­si­ta el lago Sandoval. En la zo­na tam­bién ha­bi­tan pirañas que, le­jos de ser te­mi­das, son muy apre­cia­das por su sa­bor. Los afi­cio­na­dos a la pes­ca de­por­ti­va sue­len ele­gir la ex­cur­sión al lago Va­len­cia don­de son muy abun­dan­tes.

PA­SEO POR LAS CO­PAS

Cons­trui­do pa­ra los bió­lo­gos que ve­nían has­ta la sel­va pa­ra es­tu­diar a los ha­bi­tan­tes de las co­pas de los ár­bo­les, el Ca­nopy del ho­tel In­ka­te­rra Re­ser­va Ama­zó­ni­ca ofre­ce un pa­seo so­bre la sel­va no ap­to pa­ra gen­te con vér­ti­go o fo­bia a la hu­me­dad.

Es­te lu­gar es idó­neo pa­ra la ob­ser­va­ción de aves: se han avis­ta­do 800 es­pe­cies di­fe­ren­tes, en­tre ellas los her­mo­sos gua­ca­ma­yos de co­lo­res. Por los ár­bo­les tam­bién se ven 362 es­pe­cies de hor­mi­gas, en­tre ellas la lla­ma­da hor­mi­ga ba­la, de­no­mi­na­da así por­que su pi­ca­du­ra tie­ne los mis­mos efec­tos que un ba­la­zo, aun­que afor­tu­na­da­men­te so­lo du­ra un ra­to.

An­tes de aban­do­nar Puer­to Mal­do­na­do, jus­to al la­do del ae­ro­puer­to, acér­ca­te al Ma­ri­po­sa­rio Tam­bo­pa­ta (pe­ru­but­terfly. com), el ma­yor de Pe­rú. Dis­fru­ta­rás de es­tos efí­me­ros in­sec­tos ama­zó­ni­cos en se­mi­li­ber­tad –se de­jan fo­to­gra­fiar sin pro­ble­ma–.

De­ta­lle de las rui­nas de Ma­chu Pic­chu.

Ca­nopy es un re­co­rri­do por la co­pa de los ár­bo­les.

Ar­te­sa­nía en Pi­sac.

Río Ma­dre de Dios des­de la re­ser­va Tam­bo­pa­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.