MIS­TE­RIOS SIN RE­SOL­VER

deViajes - - Destino -

To­do son enig­mas en Ma­chu Pic­chu, así co­mo en la cultura in­ca, de la que ape­nas que­dó hue­lla tras la con­quis­ta. Pi­za­rro, des­lum­bra­do por el oro y la pla­ta, de­jó es­ca­par los co­no­ci­mien­tos de es­ta ci­vi­li­za­ción –su for­ma de agri­cul­tu­ra, la len­gua y el al­fa­be­to se per­die­ron–. Ma­chu Pic­chu, ciu­dad nun­ca ci­ta­da ni do­cu­men­ta­da du­ran­te elVi­rrei­na­to, per­ma­ne­ció ocul­ta, tra­ga­da por la sel­va, has­ta que el ni­ño Pa­bli­to guió al nor­te­ame­ri­cano Hi­ram Bing­ham, en 1911, has­ta los res­tos de es­ta ciu­dad. Sal­vo las pie­dras, to­dos los te­so­ros que pu­die­ra ha­ber ya ha­bían si­do sa­quea­dos por otros aven­tu­re­ros que ha­bían lle­ga­do an­tes del “des­cu­bri­mien­to” ofi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.