Ener­gía na­tu­ral

deViajes - - Islas -

Al­guien po­dría pen­sar que la fa­ma de lu­gar pa­ra­di­sía­co de For­men­te­ra se de­be ex­clu­si­va­men­te a su di­fí­cil ac­ce­so y al he­cho de que, des­pués de te­ner que co­ger un avión, un au­to­bús y un ferry pa­ra po­der lle­gar, cual­quier es­ce­na­rio re­sul­ta­ría her­mo­so.

Na­da más le­jos de la reali­dad: For­men­te­ra es un pa­raí­so en sí mis­ma, in­clu­so aho­ra, fue­ra de tem­po­ra­da, cuan­do la po­bla­ción re­to­ma su nor­ma­li­dad y los tu­ris­tas (ca­si) des­apa­re­cen, re­sul­ta di­fí­cil en­con­trar un rin­cón que no sea bo­ni­to. Y sal­va­je.

No­ta­rás es­te ha­lo de be­lle­za en es­ta­do pu­ro na­da más atra­car en el puer­to de La Sa­vi­na, al nor­te de la is­la. Es­te an­ti­guo pue­blo de pes­ca­do­res –en­tra­da na­tu­ral a For­men­te­ra– ha ido ce­dien­do es­pa­cio a los ya­tes de lu­jo, fe­rries y ca­ta­ma­ra­nes.

Es­tás en el me­jor lu­gar pa­ra or­ga­ni­zar­te y tra­zar un plan pa­ra los pró­xi­mos días pe­ro, an­tes de ex­plo­rar el res­to de la is­la, re­co­rre es­ta lo­ca­li­dad, con un em­pla­za­mien­to úni­co, en­tre el Es­tany des Peix –una pe­que­ña la­gu­na con sa­li­da al mar y al­gu­nas pla­yas– y el Es­tany Pu­dent, un lago ar­ti­fi­cial que hoy es sa­lino y que en la Gue­rra Ci­vil se usó co­mo hi­dro­puer­to.

NO ES LU­GAR PA­RA UR­BA­NI­TAS

La acam­pa­da es­tá prohi­bi­da en to­do el pe­rí­me­tro de la is­la y en la ma­yo­ría de es­pa­cios se li­mi­ta la cir­cu­la­ción de vehícu­los a mo­tor o se les gra­va con una ta­sa, en de­tri­men­to de pea­to­nes, bi­cis y co­ches eléc­tri­cos, que cir­cu­lan li­bre­men­te. Si a es­to le unes que el 70% del te­rri­to­rio es­tá pro­te­gi­do, la con­clu­sión es­tá cla­ra: es el des­tino ideal si bus­cas fun­dir­te con la na­tu­ra­le­za.

Y la ofer­ta pa­ra que la dis­fru­tes es ex­ten­sa y muy va­ria­da. La is­la cuen­ta con 32 ru­tas ver­des es­tre­na­das es­te mis­mo año, que ex­plo­ran ca­si por com­ple­to sus 83 km2 de ex­ten­sión. El en­tra­ma­do su­ma más de 100 km que pue­des re­co­rrer a pie, en mar­cha nór­di­ca o en bi­ci­cle­ta, mu­chos de ellos fá­ci­les de rea­li­zar, co­mo la ru­ta que bor­dea el Es­tany Pu­dent y pa­sa por Sant Fran­cesc y Es Pu­jols –5,6 km–. O la que une La Sa­vi­na y Ses Ille­tes, vi­si­ta el Mo­lí de Sal y si­gue has­ta la pla­ya de Ses Ille­tes.

Si te ani­mas, con­ti­núa ca­mi­nan­do por Es Tru­ca­dors, la fa­mo­sa len­gua de are­na que co­nec­ta el es­te y oes­te de la is­la y ter­mi­na en la is­la de Es­pal­ma­dor, en el par­que Na­tu­ral de Ses Sa­li­nes.

EL FAC­TOR PO­SI­DO­NIA

Jun­to con Ibi­za, For­men­te­ra po­see la ma­yor pra­de­ra con­ti­nua de po­si­do­nia oceá­ni­ca de to­da Eu­ro­pa, un da­to de es­ta va­rie­dad me­di­te­rrá­nea que la Unes­co ha ca­ta­lo­ga­do co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

Pe­ro, ¿qué tie­ne de es­pe­cial es­ta plan­ta –ojo, no es un al­ga–? Es ex­tre­ma­da­men­te sen­si­ble a la con­ta­mi­na­ción y li­be­ra gran can­ti­dad de oxí­geno, es de­cir: su abun­dan­cia ga­ran­ti­za la pu­re­za del agua. Ade­más, pro­te­ge la lí­nea cos­te­ra de la ero­sión y sir­ve de re­fu­gio a un gran nú­me­ro de es­pe­cies; in­clu­so una em­pre­sa de col­cho­nes eco­ló­gi­cos in­ves­ti­ga su uso co­mer­cial.

De mo­men­to, dis­fru­ta del cu­rio­so jue­go de cla­ros­cu­ros que di­bu­ja so­bre las aguas tur­que­sa, uno de los ma­yo­res es­pec­tácu­los slow de la is­la, tan­to a bor­do de un ca­ta­ma­rán co­mo pa­sean­do por la cos­ta nor­te.

En Es Pu­jols, la zo­na más tu­rís­ti­ca, Chezz Ger­di (www.chezz­ger­di.com) –con es­pa­cio chi­llout, jam se­sions y piz­zas ar­te­sa­na­les– in­vi­ta a sa­bo­rear un li­cor de hier­bas mien­tras ob­ser­vas los co­lo­res de la po­si­do­nia. Es­ta tem­po­ra­da, dis­fru­ta has­ta el 21 de oc­tu­bre de es­ta pro­pues­ta he­do­nis­ta, lle­na de relax y gen­te gua­pa, a la que pue­des ac­ce­der tam­bién des­de el mar, atra­can­do en su pa­sa­re­la rí­gi­da.

Tra­ve­sía en ca­ta­ma­rán por Ses Ille­tes.

Mo­lí de Sal en la ru­ta de La Sa­vi­na.

Pa­seo en bi­ci, en Es Pu­jols,

Be­lén pre­pa­ran­do una en­sa­la­da pa­ye­sa con peix sec.

Es­tany de Peix des­de La Sa­vi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.