Es­ce­na­rios de lu­jo

deViajes - - Islas -

Si te han im­pre­sio­na­do los pai­sa­jes na­tu­ra­les que ro­dean La Sa­vi­na, en el nor­te, y la on­da hippy de­lu­xe que se res­pi­ra en Sant Fran­cesc Xavier, la ca­pi­tal, pre­pá­ra­te pa­ra sa­bo­rear unos cuan­tos es­pa­cios que pon­drán a prue­ba tus sen­ti­dos.

Des­de La Sa­vi­na, to­ma­mos la ca­rre­te­ra PM-820 has­ta El Pi­lar de La Mo­la, a 16 km. Es el pun­to más ele­va­do de For­men­te­ra, el más orien­tal y, tam­bién, el me­nos tu­rís­ti­co. Sin em­bar­go, los ca­za­do­res de sel­fies tie­nen aquí una vi­si­ta obli­ga­da pa­ra in­mor­ta­li­zar­se an­te su fa­ro, el más an­ti­guo de la is­la, si­tua­do en el filo de un acan­ti­la­do de 200 m so­bre el mar. Haz­te una fo­to tam­bién con el mo­no­li­to que re­cuer­da a Julio Ver­ne y con­me­mo­ra la vin­cu­la­ción del es­cri­tor con la is­la y el Far de la Mo­la en su no­ve­la Héctor Ser­va­dac, via­jes y aven­tu­ras a tra­vés del mun­do so­lar.

El es­pec­tácu­lo noc­turno es im­pre­sio­nan­te, con do­ce po­ten­tes ha­ces de luz que gi­ran en­tre el mar y la tie­rra, pe­ro si quie­res un re­cuer­do es­pe­cial, ma­dru­ga: ver ama­ne­cer des­de es­te es­ce­na­rio al que Ver­ne de­fi­nió co­mo el fin del mun­do es má­gi­co.

Otro atrac­ti­vo de La Mo­la es su mer­ca­di­llo, el ma­yor y más va­ria­do de la is­la, que to­dos los miér­co­les y do­min­gos, has­ta me­dia­dos de oc­tu­bre, con­vo­ca a más de 50 ar­te­sa­nos con crea­cio­nes a ba­se de cuer­da, me­tal, las clá­si­cas es­par­den­yas y tra­ba­jos en ma­de­ra o pla­ta. Sue­le con­tar con ac­tua­cio­nes de mú­si­cos lo­ca­les y un am­bien­te fes­ti­vo y muy re­la­ja­do.

An­tes de de­jar El Pi­lar de La Mo­la, vi­si­ta el ta­ller de Ma­jo­ral (Avin­gu­da de La Mo­la, 89. ☎ 971 32 75 16 y www.ma­jo­ral.com), un crea­dor bar­ce­lo­nés con tien­das en Bar­ce­lo­na e Ibi­za y obras en el Mu­seum of Arts and De­sign de Nue­va York que lle­gó a Ba­lea­res en los 70. Te im­pac­ta­rá la pa­sión con que con­vier­te sar­gan­ta­nas, po­si­do­nias y con­chas ma­ri­nas en au­tén­ti­cas jo­yas.

EN­TRE DOS AGUAS

Su­bien­do ha­cia Es Ca­ló, por la mis­ma PM820, pon a pun­to tu cá­ma­ra de fo­tos y bus­ca El Mi­ra­dor de For­men­te­ra. Se tra­ta de un res­tau­ran­te que cuen­ta con una pa­no­rá­mi­ca de lu­jo so­bre es­ta len­gua de tie­rra de unos 2 km en la que pue­des ver am­bas cos­tas: Tra­mun­ta­na y Migjorn, la opues­ta.

En es­te pun­to pue­des aden­trar­te en una ru­ta muy ac­ce­si­ble que une Es Car­nat­ge con Es Are­nals, una de las pla­yas de Migjorn y una de las dos de la is­la adap­ta­da a per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da.

Pe­ro te re­co­men­da­mos que si­gas por la lí­nea de cos­ta y te des un cha­pu­zón en Ses Plat­ge­tes, dos pla­yas lle­nas de ca­li­tas con el agua más trans­pa­ren­te que ha­yas vis­to ja­más, en las que se prac­ti­ca nu­dis­mo. Apro­ve­cha pa­ra re­co­rrer la zo­na, lle­na de em­bar­ca­de­ros tí­pi­cos, unas ru­di­men­ta­rias pa­sa­re­las de ma­de­ra que si­guen en uso.

Si te has da­do cuen­ta, el pai­sa­je de­sér­ti­co que ro­dea el fa­ro, don­de las sar­gan­ta­nas cam­pan a sus an­chas, ha da­do pa­so a pi­na­res y, pos­te­rior­men­te, a viñedos. Los cam­pos de sa­bi­nas, al­men­dros e hi­gue­ras que ve­rás a con­ti­nua­ción te su­mer­gi­rán en una For­men­te­ra ru­ral y pe­ga­da a la tie­rra.

Es­tás en la zo­na me­nos tu­rís­ti­ca y sin los cien­tos de au­to­ca­res de ita­lia­nos que aba­rro­tan la is­la en ve­rano; es de­cir: tie­nes an­te ti un au­tén­ti­co lu­jo 100% na­tu­ral y con una tem­pe­ra­tu­ra que no ba­ja de los 15ºC. Da­te un pa­seo por el in­te­rior y dé­ja­te sor­pren­der por ra­re­zas co­mo las in­men­sas hi­gue­ras que los pa­ye­ses ayu­dan a cre­cer a lo an­cho. Al­gu­nas in­clu­so con nom­bre: Can Mestre, cu­yos pun­ta­les se han acon­di­cio­na­do el pa­sa­do abril, tie­ne más de cien años y una co­pa que al­can­za los 350 m2.

SA­BO­RES CON ES­TRE­LLA

Los hi­gos ocu­pan el pri­mer pues­to en el top ten de sa­bo­res de For­men­te­ra; ade­más, la miel y el bes­cuit, un pan con hor­nea­do pro­lon­ga­do. En cuan­to a pla­tos, te en­can­ta­rán los ca­la­mars a la bru­ta –en su tin­ta con so­bra­sa­da–, el flaó –pas­tel de que­so fres­co con anís y hier­ba­bue­na– y la grei­xo­ne­ra, un pu­din con en­sai­ma­das se­cas.

Can Dani (Ctra. de La Mo­la, Km 8,5. ☎ 971 32 85 05 y www.can­da­ni­for­men­te­ra. com) –el úni­co res­tau­ran­te de la is­la con una es­tre­lla Mi­che­lin, que con­si­guió en 2014 y lle­va dos años re­va­li­dan­do– ofre­ce es­ta co­ci­na au­tóc­to­na pe­ro con una

vi­sión to­tal­men­te re­no­va­da. Prué­ba­la con un me­nú de­gus­ta­ción o un Ma­ri­da­je Can Dani (des­de 58 € y 29 €, res­pec­ti­va­men­te), con pla­tos co­mo ra­ya ahu­ma­da con to­ma­te en tex­tu­ras, acei­tu­na y al­baha­ca.

Si has ter­mi­na­do pron­to de ce­nar, pre­pá­ra­te por­que el gran acon­te­ci­mien­to de ca­da día es­tá a pun­to de co­men­zar. Co­mo ya te ha­brás ima­gi­na­do, se tra­ta de la pues­ta de sol, un es­pec­tácu­lo ma­ra­vi­llo­so y gra­tui­to, al­go que se agra­de­ce: es­tar ais­la­do tam­bién se pa­ga y los pre­cios en For­men­te­ra son más ele­va­dos que en otros en­cla­ves, so­bre to­do en el nor­te, don­de es di­fí­cil que un ca­fé o una cer­ve­za ba­je de 3 €.

Pe­ro aho­ra es­tás en el Cap de Bar­ba­ria, ha­cién­do­te un sel­fie con el mí­ti­co fa­ro del Lu­cía y el se­xo, la cin­ta de Julio Mé­dem. És­te es uno de los es­ce­na­rios fe­ti­che de la is­la pa­ra con­tem­plar la pues­ta de sol. El otro, Ca­la Sao­na, es una dis­cre­ta pla­ya en­ca­jo­na­da en­tre dos acan­ti­la­dos que re­ga­la uno de los atar­de­ce­res más her­mo­sos de to­do el Me­di­te­rrá­neo.

Pa­no­rá­mi­ca de la cos­ta es­te y oes­te des­de el res­tau­ran­te El Mi­ra­dor.

Mo­lí Vell de La Mo­la, aún en fun­cio­na­mien­to.

Tí­pi­co em­bar­ca­de­ro de pes­ca­do­res en Ses Plat­ge­tes.

Lle­ga­da al Far de Bar­ba­ria.

Pues­ta de sol en Cap de Bar­ba­ria, al su­r­oes­te de la is­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.