EL SUE­ÑO DEL REY LO­CO

deViajes - - Dossier -

“El lu­gar es uno de los más be­llos que se pue­dan en­con­trar, inac­ce­si­ble y sa­gra­do”. Así des­cri­bía Luis

II de Ba­vie­ra a su ad­mi­ra­do Ri­chard Wag­ner la si­tua­ción don­de el mo­nar­ca idea­ba cons­truir una for­ta­le­za en la que aban­do­nar­se a su mun­do poé­ti­co. El ima­gi­na­ti­vo rey, que era fer­vien­te ad­mi­ra­dor de los se­gui­do­res del San­to Grial, es­pe­cial­men­te de Lohen­grin –el ca­ba­lle­ro cis­ne–, en­car­gó a de­co­ra­do­res de es­ce­na y ar­te­sa­nos res­tau­rar el pa­la­cio de ve­rano de Hohensch­wan­gau. El re­sul­ta­do fue el Cas­ti­llo de Neusch­wans­tein, un sun­tuo­so edi­fi­cio con más de 200 es­tan­cias y es­plén­di­das vis­tas. Hoy en día, con más de 1,4 mi­llo­nes de vi­si­tas anua­les, es uno de los for­ti­nes más con­cu­rri­dos de Eu­ro­pa

(12 € y gra­tis pa­ra me­no­res de 17 años).Tam­bién sa­brás que ins­pi­ró a Walt Dis­ney pa­ra crear el de La Be­lla Dur­mien­te. Más in­for­ma­ción: www.neusch­wans­tein.de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.