UNA UR­BE CON MU­CHO EN­CAN­TO

deViajes - - Tentaciones -

Fren­te al Ayun­ta­mien­to se en­cuen­tra la igle­sia de Ma­rien­kir­che, fue cons­trui­da en el si­glo XIII se­gún el mo­de­lo de las ca­te­dra­les fran­ce­sas. En el in­te­rior no te pier­das el re­loj as­tro­nó­mi­co: es de 1472 pe­ro aún fun­cio­na y se­ña­la la ho­ra, la fe­cha, el signo zo­dia­cal, las fa­ses lu­na­res y el san­to­ral. Des­pués se im­po­ne dar un pa­seo por las ca­lles Lan­ge Stras­se y Krö­pe­li­ner Stras­se pa­ra en­trar en al­gu­na de las tien­das o de sus múl­ti­ples ca­fés. En el me­dio de la ciu­dad, en la zo­na pea­to­nal, me­re­ce la pe­na fi­jar­se en la fa­cha­da de la Uni­ver­si­dad y la bonita fuen­te con fi­gu­ras en mo­vi­mien­to de la Uni­ver­si­täts­platz.

Fa­cha­da d la Uni­ver­si­dad. Re­loj as­tro­nó­mi­co de 1472.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.