EVA­SIÓN

No hay más que dar­se un pa­seo por sus re­des so­cia­les pa­ra ver que es in­quie­ta y muy crea­ti­va. Aun­que se for­mó co­mo en­fer­me­ra, muy jo­ven mon­tó una com­pa­ñía de tea­tro y ate­rri­zó en Madrid por amor. La ve­rás en las por­ta­das de re­vis­tas de mo­da y, có­mo no, en

deViajes - - Sumario - Por Be­lin­da Guerrero

La ac­triz Ne­rea Ba­rros nos ha­ce cóm­pli­ces de sus es­ca­pa­das más que­ri­das y re­ga­la las coor­de­na­das de sus pla­yas fa­vo­ri­tas.

La in­tér­pre­te ga­lle­ga apren­dió a com­pren­der al ser hu­mano du­ran­te los años que tra­ba­jó en el Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­ta­rio de Santiago de Com­pos­te­la. Es­ta for­ma­ción sa­ni­ta­ria le per­mi­tió abor­dar con tem­plan­za su con­ta­gio del vi­rus del zi­ka en Co­lom­bia du­ran­te el pa­sa­do año. Aun­que aún su­fre al­gu­na re­caí­da, Ne­rea quie­re trans­mi­tir a to­do el mun­do “mu­cha tran­qui­li­dad y ol­vi­dar­se del mie­do a via­jar, por­que con pe­que­ñas me­di­das de pro­tec­ción to­do es evi­ta­ble”.

Ase­gu­ras que pa­ra sen­tir­te bien tu lu­gar en el mun­do es el ci­ne, pe­ro se­gu­ro que en­cuen­tras otros en­cla­ves pa­ra des­co­nec­tar. ¿Cuá­les son?

Mis #Un­plug­ge­dMo­ments son en una pla­ya pre­cio­sa con olas, sen­ta­da en una ta­bla de surf, mien­tras se es­tá po­nien­do el sol. Es una si­tua­ción ma­ra­vi­llo­sa, el mo­men­to ideal pa­ra per­der­se, to­mar una co­pa –so­la o en com­pa­ñía–, dis­fru­tar de lu­ga­res úni­cos y ol­vi­dar­se del postureo.

Si tu­vie­ras que ele­gir un des­tino pa­ra des­can­sar via­ja­rías a...

Los are­na­les de Ulu­wa­tu o Bin­gin (Ba­li), la pla­ya The North Sho­re (Ha­wai) o la de Fa­ma­ra (Lanzarote). Tam­bién a cual­quier rin­con­ci­to en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na o en las Is­las del Ro­sa­rio (Co­lom­bia).

Ro­das­te Sol y Lu­na al otro la­do del Atlán­ti­co, ¿có­mo fue la ex­pe­rien­cia?

In­creí­ble. La Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es un si­tio ma­ra­vi­llo­so, con pa­ra­jes y na­tu­ra­le­za pa­ra des­co­nec­tar y una gen­te muy au­tén­ti­ca. To­da­vía hay mul­ti­tud de rin­co­nes que con­ser­van la esen­cia más pu­ra de es­ta tie­rra. He apren­di­do mu­cho a ni­vel per­so­nal con los do­mi­ni­ca­nos so­bre el dis­fru­te de la vi­da des­de un pun­to muy sano. Es­to tam­bién me ocu­rrió en Co­lom­bia du­ran­te la pro­mo­ción de La is­la mí­ni­ma.

Has gra­ba­do en tu tie­rra el cor­to­me­tra­je Area, ¿por qué ca­li­fi­cas de má­gi­co es­te tra­ba­jo?

Es un guión fa­bu­lo­so que tiene a la ca­be­za a An­xos Fa­záns, una di­rec­to­ra no­vel muy va­lien­te, con mu­cho cri­te­rio. Ade­más, cuen­ta con un gran equi­po téc­ni­co, pro­duc­to­res muy com­pro­me­ti­dos con el len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co y los nue­vos ta­len­tos ga­lle­gos (Ma­trius­ka Pro­duc­cio­nes). Jus­to es­tá en post-pro­duc­ción y for­ma

UN BUEN MO­MEN­TO Ne­rea Ba­rros fue pre­mia­da con el Go­ya a la Me­jor Ac­triz Re­ve­la­ción 2015 por su tra­ba­jo en La is­la mí­ni­ma. Aho­ra es la mu­sa del diseñador Ro­ber­to To­rret­ta.

Por ejem­plo, si en­tras al agua de mal hu­mor o es­tre­sa­do, con ga­nas de co­ger­te una ola sí o sí, el mar te da una bo­fe­ta­da y te po­ne en tu lu­gar.

En Es­pa­ña, ¿dón­de hay bue­nas olas?

Te­ne­mos mu­chí­si­ma suer­te, las hay por to­do el Can­tá­bri­co y tam­bién en Por­tu­gal. Una de mis pre­fe­ri­das es la pla­ya de Ne­mi­ña, un are­nal enor­me en ple­na Cos­ta da Mor­te. Tam­bién me gus­ta mu­cho ir a Lanzarote y Fuer­te­ven­tu­ra. La pri­me­ra, es una is­la vol­cá­ni­ca que te sa­ca de tu co­mo­di­dad y no tiene na­da que ver con lo que ha­yas ex­pe­ri­men­ta­do an­tes, tan­to el de­sier­to de la­va co­mo las pla­yas del nor­te. ¿Y al­gu­na pis­ta pa­ra prac­ti­car snow­board?

Aquí dis­fru­ta­mos de gran­des es­ta­cio­nes de es­quí. Los Pi­ri­neos son fan­tás­ti­cos: An­do­rra, For­mi­gal, Ba­quei­ra... Me en­can­ta es­ta úl­ti­ma, por­que se co­me fe­no­me­nal y el es­ta­do de la nie­ve es siem­pre per­fec­to.

Has pro­ba­do re­cien­te­men­te el vue­lo en un tú­nel de vien­to, ¿re­pe­ti­rás?

¡Es­toy en­gan­cha­dí­si­ma a es­ta ex­pe­rien­cia con Madrid Fly! Es al­go in­creí­ble, vo­lar es un sue­ño he­cho reali­dad. Es­toy apren­dien­do de los me­jo­res, mi pro­fe­sor es un au­tén­ti­co Pe­ter Pan, y el ob­je­ti­vo a lar­go pla­zo es bai­lar sus­pen­di­da en el ai­re.

con mi tra­ba­jo pue­do em­pa­par­me de otras cul­tu­ras al sur­fear sien­tes al­go tan in­creí­ble que no ol­vi­das ja­más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.