FIN­LAN­DIA

Un via­je de en­sue­ño

deViajes - - Sumario - Por Kris Ubach

Los sue­ños en blan­co se cum­plen en La­po­nia pi­san­do nie­ve vir­gen, ob­ser­van­do pa­ra­jes sal­va­jes y sa­bién­do­te un gran afor­tu­na­do.

En la re­gión de La­po­nia los in­vier­nos son más lar­gos que en otros lu­ga­res. La nie­ve en es­tas la­ti­tu­des es­tá pre­sen­te des­de oc­tu­bre has­ta bien en­tra­do ma­yo, lo que con­vier­te el nor­te de Fin­lan­dia en uno de los des­ti­nos más desea­dos pa­ra los aman­tes de los de­por­tes en el frío y de las tar­des al ca­lor de una bue­na sau­na.

Pue­des em­pe­zar tu in­cur­sión en es­te en­torno tan pu­ro en la Re­ser­va Na­tu­ral de Ko­rouo­ma, que pro­te­ge las dos ver­tien­tes del ca­ñón del Ko­ro­jo­ki y el cur­so su­pe­rior del río Ke­mi­jo­ki. En el si­glo XIX es­tos bos­ques fue­ron ex­plo­ta­cio­nes ma­de­re­ras que se sir­vie­ron de los cau­ces flu­via­les pa­ra trans­por­tar los tron­cos río aba­jo. De aque­llos tiem­pos de ca­mi­sa de cua­dros y ha­cha en ris­tre que­dan al­gu­nos ves­ti­gios en for­ma de re­fu­gios de ma­de­ra y ca­na­les ar­ti­fi­cia­les que po­drás en­con­trar en el área del par­que co­no­ci­da co­mo Koi­vu­kön­gäs. El pun­to de in­for­ma­ción si­tua­do en es­ta zo­na es, a su vez, pun­to de par­ti­da de va­rias ru­tas a pie por el bos­que.

La más lar­ga y exi­gen­te, de unos 30 ki­ló­me­tros, bor­dea el ca­ñón y dis­cu­rre a tra­vés de pai­sa­jes ri­cos en co­ní­fe­ras, mi­ra­do­res de vér­ti­go y cas­ca­das he­la­das. Pe­ro en in­vierno la pre­sen­cia de nie­ve di­fi­cul­ta el avan­ce en al­gu­nos pun­tos, por lo que mu­chos pre­fie­ren re­co­rrer so­lo par­te del ca­mino o de­can­tar­se por al­guno de los sen­de­ros de me­nor lon­gi­tud. En­tre ellos se cuen­tan los que des­de el pun­to de in­for­ma­ción se aden­tran en la tai­ga has­ta la ca­ba­ña de Kan­jo­ni­laa­vu (unos 8 ki­ló­me­tros) o has­ta el re­fu­gio de Pa­ju­pu­ro (4 ki­ló­me­tros más), don­de la tra­di­ción man­da ren­dir­se a una co­mi­da cam­pes­tre en to­da re­gla. Y es que los fin­lan­de­ses son au­tén­ti­cos pro­fe­sio­na­les de los pic­nic al ai­re li­bre en los que na­da im­por­ta qué tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior mar­ca el ter­mó­me­tro.

Pa­ra po­der emu­lar a los in­tré­pi­dos ex­cur­sio­nis­tas lo­ca­les de­be­rás ha­cer­te con dos úti­les im­pres­cin­di­bles: una bue­na na­va­ja –Mart­tii­ni (www.mart­tii­ni.fi) es la mar­ca más pres­ti­gio­sa aquí de cu­chi­llos ar­te­sa­nos– y una kuk­sa, ta­za la­bra­da en ma­de­ra que igual se usa pa­ra be­ber de los arro­yos que pa­ra to­mar­se un ca­fé.

Si rea­li­zas una ru­ta con guía de mon­ta­ña, al­go que es al­ta­men­te re­co­men­da­ble es­pe­cial­men­te en in­vierno, muy pro­ba­ble­men­te és­ta in­clu­ya un tí­pi­co al­muer­zo al ai­re li­bre en for­ma de es­to­fa­do de reno, sal­chi­chas al fue­go, pan de cen­teno ( ruis­lei­pä) y zu­mo de arán­da­nos.

Ba­jo un man­to blan­co: se­ñal de trá­fi­co en Ru­ka Re­sort de es­quí. Se­ña­li­za­ción pa­ra sen­de­ris­mo por la zo­na de Ko­rouo­ma. Pes­ca en el la­go de Kuu­sa­mo: pri­me­ro es ne­ce­sa­rio ca­var un ho­yo en el hie­lo, lan­zar el an­zue­lo con el ce­bo y que­dar­se muy quie­to, pues los pe­ces pa­sa­rán na­dan­do a es­ca­sos cen­tí­me­tros, ba­jo la su­per­fi­cie con­ge­la­da del la­go. Ca­ba­ña en Ko­rouo­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.