EX­TRE­MA­DU­RA

deViajes - - Sumario - Por Es­te­fa­nía Rui­lo­pe

En tem­po­ra­da mi­co­ló­gi­ca se im­po­ne es­te ex­ce­len­te des­tino foodie, que tiene su guin­da en el res­tau­ran­te Atrio.

Pon a pun­to tus sen­ti­dos por­que aquí van a vi­vir días de fies­ta: lle­gan bue­nos tiem­pos pa­ra los aman­tes de los pai­sa­jes fron­do­sos, las ciu­da­des mo­nu­men­ta­les y los ali­men­tos de ca­li­dad.

La pro­vin­cia de Cá­ce­res es tie­rra de aven­tu­re­ros, en­vi­dia­bles pai­sa­jes y ciu­da­des Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Aun­que la fa­ma se la lle­va la pri­ma­ve­ra por sus ce­re­zos en flor, es aho­ra cuan­do los cas­ta­ños, las se­tas y los vi­ñe­dos se mues­tran en to­do su es­plen­dor.

Nues­tra ru­ta co­mien­za en La Ve­ra, a los pies de la sie­rra de Gre­dos. Aquí se agol­pan los ár­bo­les y se su­ce­den las po­zas, los arro­yos, las cas­ca­das y los ria­chue­los co­nec­ta­dos con el río Tié­tar, ele­men­to cla­ve pa­ra el na­ci­mien­to de su fa­mo­so pi­men­tón. La pri­me­ra pa­ra­da es Villanueva de la Ve­ra, un pue­blo eco-hippy con un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, cien por cien or­gá­ni­co.

Aquí es­tá La Ce­rra­di­lla (Av. de la Ve­ra, 145), con de­co­ra­ción re­tro y co­ci­na in­ter­na­cio­nal ca­se­ra. Por eso, no es ra­ro ver a lu­ga­re­ños dis­fru­tan­do de un pad thai o un ri­sot­to con se­tas, jun­to a pla­tos au­tóc­to­nos co­mo su es­to­fa­do de ter­ne­ra ex­tre­me­ño o sus cro­que­tas de pue­rros y moz­za­re­lla.

Si­guien­do por la ca­rre­te­ra, apa­re­ce Ja­ran­di­lla de la Ve­ra. Sa­brás que has lle­ga­do cuan­do veas el im­pre­sio­nan­te cas­ti­llo, aho­ra con­ver­ti­do en Pa­ra­dor. Al ba­jar por una de sus ca­lles se en­cuen­tra Ru­ta Im­pe- rial (Ma­cho­te­ral, s/n), un res­tau­ran­te-ho­tel con es­tu­pen­das vis­tas a la sie­rra. El due­ño es ami­go del chef Quique Da­cos­ta, ex­tre­me­ño enamo­ra­do del Me­di­te­rrá­neo, y nos con­fie­sa que la re­ce­ta de la tar­ta fi­na de man­za­na, es­pec­ta­cu­lar, es obra del po­see­dor de 3 estrellas Mi­che­lin.

EL TOP TEN DE LOS FO­GO­NES

El pi­men­tón que ve­rás es ar­te­sa­nal y, pa­ra que sea de ex­ce­len­te ca­li­dad, de­be ser plan­ta­do en la ve­ra del río Tié­tar o el Ala­gón, re­co­lec­ta­do en su pun­to óp­ti­mo y se­ca­do con le­ña de en­ci­na o ro­ble.

Ter­mi­na el día con una ex­cur­sión a Gar­gan­ta la Olla, en­tre mon­ta­ñas. El ca­mino más bo­ni­to es la ca­rre­te­ra que pa­sa por el ce­men­te­rio mi­li­tar ale­mán, crea­do en ho­nor a los sol­da­dos ger­ma­nos fa­lle­ci­dos du­ran­te las dos gue­rras mun­dia­les, y por el ma­jes­tuo­so Mo­nas­te­rio de Yus­te, es­ce­na­rio de los úl­ti­mos días de Car­los V.

Al lle­gar a des­tino, re­co­rre­mos su pe­que­ño ba­rrio ju­dío, su igle­sia, nos ha­ce­mos un sel­fie en la ca­lle Rincón Lla­na y pro­ba­mos unas de­li­cio­sas cas­ta­ñas asa­das an­tes de po­ner rum­bo a la Va­que­ría Can­taE­lGa­llo, en Ja­raíz de la Ve­ra.

De Trujillo han sa­li­do nom­bres tan im­por­tan­tes co­mo Pi­za­rro y Ore­lla­na pe­ro, ade­más, es co­no­ci­da por la pres­ti­gio­sa Fe­ria Na­cio­nal del Que­so (fe­ria­del­que­so­tru­ji­llo.es), así co­mo por las me­jo­res bo­de­gas de vi­nos de la re­gión. El nú­cleo gas­tro se desa­rro­lla jun­to a la Pla­za Ma­yor, en si­tios co­mo El Co­rral del Rey (Pla­zue­la del Co­rral del Rey, 2), el lu­gar per­fec­to pa­ra dar­se un ho­me­na­je con cro­que­tas de per­diz y se­tas pa­ra des­pués dis­fru­tar de un re­tin­to o un ra­bo de to­ro. De pos­tre, son tí­pi­cos los hi­gos re­lle­nos y cu­bier­tos de cho­co­la­te.

A es­ca­sos me­tros se en­cuen­tra De­lei­te (de­lei­te­club.com), otra pa­ra­da obli­ga­da. Te re­co­men­da­mos dis­fru­tar de un va­so de vino de Pa­gos de Mi­ra­bel (Bo­de­gas Mi­ra­bel. Tel. 927 32 31 54), que ha re­ci­bi­do va­rios pre­mios, y acom­pa­ñar­lo de los que­sos de Fin­ca Pas­cua­le­te (Po­lí­gono de la Dehe­si­lla, s/n), he­chos de ma­ne­ra ar­te­sa­nal con sus pro­pias ove­jas. No te pier­das el Pas­tu­ra, su ver­sión con tru­fa en el in­te­rior. Por la no­che, el pin­cho de tor­ti­lla del Hos­tal Emi­lia (Pla­za del Cam­pi­llo, 28) pue­de ser una ex­ce­len­te op­ción, así co­mo una co­pa en Gloss (Pla­za Ma­yor, 7), con vis­tas a la pla­za ilu­mi­na­da.

Al día si­guien­te, ha­ce­mos una pa­ra­da en la tien­da de la de­co­ra­do­ra Be­lén La­ca­lle (Pa­vo, 11), con una gran va­rie­dad de me­na­je, man­te­les, te­las, si­llas y co­ji­nes en su pe­que­ño lo­cal de do­ble al­tu­ra.

CÁ­CE­RES, CA­PI­TAL ‘GAS­TRO’

Lle­ga­mos a la mo­nu­men­tal Cá­ce­res, Ca­pi­tal de la Gas­tro­no­mía 2015, don­de se en­tre­mez­clan pa­sa­do y van­guar­dia. En la zo­na me­die­val se en­cuen­tra el res­tau­ran­te To­rre de Sande (Con­des, 3), con uno de los me­jo­res re­tin­tos de la ciu­dad. Cer­ca apa­re­ce La Ca­cha­rre­ría (Ore­lla­na, 1), un di­ver­ti­do lo­cal pa­ra ta­pear a ba­se de cro­que­tas pa­ta­te­ras o ba­ca­lao con mor­ci­lla de Gua­da­lu­pe. El úl­ti­mo en lle­gar a la lis­ta gas­tro es Tri­ni­dad (Pi­za­rro, 21), un es­pa­cio en el que el ar­te sa­cro se res­pi­ra en los cru­ci­fi­jos de las pa­re­des, en el ves­tua­rio de los ca­ma­re­ros y has­ta en el olor a in­cien­so. Pi­de su pul­po con re­vol­co­nas, que po­drás que­mar en la Fun­da­ción Hel­ga de Al­vear (Pi­za­rro, 8), cua­tro pi­sos con es­tu­pen­das obras de ar­te que lle­van el mar­cha­mo de la ga­le­ris­ta. Ter­mi­na con un ca­fé en la te­rra­za del Mas­tro­pie­ro (Fuen­te Nue­va, 4), con su lla­ma­ti­va pal­me­ra.

Los adic­tos al dul­ce no se pue­den ir sin pro­bar mo­ji­co­nes o pe­rru­ni­llas. Los me­jo­res son los de las mon­jas del Con­ven­to de San Pa­blo (Pla­za de San Ma­teo, 2) o los de la cen­te­na­ria Pas­te­le­ría Isa, en la Pla­za Ma­yor. A diez mi­nu­tos, en el nº 30 de la ca­lle Pin­to­res, es­tá De­gus­ta San Juan, en cu­yas es­tan­te­rías con­vi­ven mar­cas co­no­ci­das, co­mo los vi­nos de Ha­bla (bo­de­gas­ha­bla. com), con otras de re­cien­te apa­ri­ción, co­mo el acei­te Ja­co­li­va (ja­co­li­va.com).

EL UNI­VER­SO ATRIO

Si dis­po­nes de tiem­po, otro res­tau­ran­te con ex­ce­len­te repu­tación es Oquen­do (Obis­po Se­gu­ra Sáez, 2). Re­gen­ta­do por un vas­co, cuen­ta con unos ju­dio­nes con al­me­jas dig­nos de ser pro­ba­dos.

La úl­ti­ma pa­ra­da de es­ta gas­tro­ru­ta es Atrio, un ho­tel van­guar­dis­ta de la ca­de­na Re­lais & Châ­teaux (re­lais­cha­teaux.com). El edi­fi­cio, cu­yo pro­yec­to co­rrió a car­go del es­tu­dio Man­si­lla y Tu­ñón, es una oda al es­ti­lo de vi­da. En­glo­ba un res­tau­ran­te con dos estrellas Mi­che­lin, tres so­les Rep­sol y un Grand Award a la me­jor car­ta de vino del mun­do y una de las me­jo­res bo­de­gas del pla­ne­ta. Su chef, Toño Pérez, pre­pa­ra pla­tos co­mo la ci­ga­la ver­de con pan de al­gas y acei­te de oli­va só­li­do o el so­lo­mi­llo de re­tin­to en dos pa­ses –en tar­tar con sor­be­te de mos­ta­za y asa­do con cos­tra cru­jien­te de hier­bas–. Pro­bar­lo es ju­rar amor eterno a su crea­dor. ¿La guin­da? Una ce­re­za fal­sa –ge­la­ti­na con ra­bi­to de cho­co­la­te ne­gro– con la que po­ne­mos pun­to fi­nal al via­je.

Ar­te­sa­nal y úni­co. Trujillo es co­no­ci­do por su his­to­ria, su pa­tri­mo­nio y sus que­sos, in­clu­so cuen­ta con una Fe­ria Na­cio­nal de­di­ca­da a es­te pro­duc­to. Aquí pue­des en­con­trar que­sos ar­te­sa­na­les, co­mo los de Fin­ca Pas­cua­le­te. Otro pun­to con mu­cha per­so­na­li­dad de la ru­ta es la lle­ga­da a Gar­gan­ta la Olla, un nú­cleo don­de no te pue­des per­der su pe­que­ño ba­rrio ju­dío y la ca­lle Rincón Lla­na.

Gas­tro­sou­ve­nir.

Si quie­res lle­var­te al­gún re­cuer­do de la zo­na, date una vuel­ta por Ar­te­sa­nía de Ex­tre­ma­du­ra (Cá­ce­res), con sus bo­ti­jos de ba­rro. Si pre­fie­res un re­cuer­do pa­ra tu pa­la­dar y tu men­te te re­co­men­da­mos que­sos de Trujillo y el res­tau­ran­te Ru­ta Im­pe­rial, en Ja­ran­di­lla de la Ve­ra, don­de pue­des sa­bo­rear una en­sa­la­da de ahu­ma­dos y ger­mi­na­dos y unos de­li­cio­sos ma­ca­rons de mer­me­la­da y pi­men­tón pi­can­te.

Una ciu­dad que te con­quis­ta­rá.

El mo­men­to más dul­ce de la jor­na­da tiene nom­bre pro­pio: son los mo­ji­co­nes, los dul­ces más so­li­ci­ta­dos en la ca­pi­tal ca­ce­re­ña. Des­pués, el día con­ti­núa re­ple­to de po­si­bi­li­da­des. Aníma­te a ex­plo­rar su im­pre­sio­nan­te pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y haz­te un sel­fie en­tre los so­por­ta­les de la Pla­za Ma­yor de Cá­ce­res. O pa­sea por el en­tra­ma­do de ca­lles de la zo­na me­die­val, un au­tén­ti­co lu­jo.

Con ai­re ‘slow’. Tó­ma­te un res­pi­ro y re­co­rre el Mo­nas­te­rio de Yus­te. Dis­fru­ta el ca­mino, ja­lo­na­do de mem­bri­llos y pi­men­tón, y prue­ba tam­bién los pla­tos de sus res­tau­ran­tes Atrio y Ru­ta Im­pe­rial, o el ja­món ibé­ri­co que en­con­tra­rás en To­rre de Sande.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.