NEW YORK

Nue­vas ten­den­cias en The Big Ap­ple

deViajes - - Punto De Partida - Por Jo­sé Ma­ría de Pa­blo

Ve­rás con otros ojos los te­so­ros de es­ta me­tró­po­li, tam­bién des­cu­bri­rás sus ba­rrios más cool y nue­vos es­pa­cios don­de sor­pren­der­te.

Ya sea la pri­me­ra vez, la se­gun­da o su­ce­si­vas, es­ta ciu­dad no can­sa ja­más. Nun­ca es mal mo­men­to pa­ra re­pe­tir vi­si­ta a sus ico­nos mo­nu­men­ta­les y, de pa­so, co­no­cer las nue­vas ten­den­cias, vol­ve­rás siem­pre pen­san­do que aca­bas de ha­cer el via­je de tu vi­da.

Es­tar en­tre las man­za­nas de Nue­va York pro­du­ce una sen­sa­ción de eu­fo­ria que pue­de cau­sar es­trés al que ven­ga por pri­me­ra vez. Co­mo ape­te­ce re­co­rrer has­ta el úl­ti­mo de sus ba­rrios, de­ci­dir por dón­de em­pe­zar re­sul­ta una ta­rea al­go com­pli­ca­da.

Una ma­ne­ra cohe­ren­te es co­men­zar vi­si­tan­do a Miss Li­berty, la icó­ni­ca Es­ta­tua de la Li­ber­tad, una al­tí­si­ma se­ño­ra de co­bre que ilu­mi­na­ba con una an­tor­cha los úl­ti­mos mi­nu­tos de un lar­go via­je trans­o­ceá­ni­co a un mun­do li­bre, o al me­nos así lo con­si­de­ra­ban los in­mi­gran­tes que no ce­sa­ban de lle­gar cuan­do en 1886 Fran­cia re­ga­ló la es­ta­tua a los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca pa­ra ce­le­brar el pri­mer cen­te­na­rio de la in­de­pen­den­cia del país.

El via­je en bar­co ha­cia Li­berty Is­land em­pie­za en los em­bar­ca­de­ros de Bat­tery Park, en el ex­tre­mo sur de Man­hat­tan. El bi­lle­te de bar­co in­clu­ye el ac­ce­so a la is­la, pe­ro no al in­te­rior de la es­ta­tua, a cu­ya co­ro­na se pue­de su­bir re­ser­van­do la en­tra­da con al me­nos dos me­ses de an­te­la­ción. So­lo la com­pa­ñía Sta­tue Crui­ses rea­li­za el tras­la­do has­ta la is­la y en su web www.sta­tue­crui­ses.com se pue­den ad­qui­rir los tic­kets por ade­lan­ta­do. La en­tra­da com­ple­ta cues­ta 21 $ e in­clu­ye el ac­ce­so a la co­ro­na, ade­más de la vi­si­ta a Ellis Is­land, don­de se con­fi­na­ba en cua­ren­te­na a los re­cién lle­ga­dos a la es­pe­ra de re­ci­bir la au­to­ri­za­ción pa­ra ac­ce­der al con­ti­nen­te.

Aun­que eclip­sa­da por la fa­ma de la Es­ta­tua de la Li­ber­tad, la ex­po­si­ción del cen­tro de re­cep­ción de in­mi­gran­tes es dig­na de ser ad­mi­ra­da. En los ar­chi­vos de Ellis Is­land se con­ser­van los re­tra­tos rea­li­za­dos a 25 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros y las fo­to­gra­fías de los más de 900 bar­cos que lle­ga­ron al puer­to de Nue­vo York en­tre 1892 y 1924.

De vuel­ta a Man­hat­tan, hay que con­cen­trar­se en el sky­li­ne de Wall Street, el dis­tri­to fi­nan­cie­ro si­tua­do jus­to en el ex­tre­mo sur, que con la fi­na­li­za­ción de los tra­ba­jos de re­cons­truc­ción de la lla­ma­da Zo­na Ce­ro, ofi­cial­men­te World Tra­de Cen­ter (www.wtc.com), ha ad­qui­ri­do nue­vo pro­ta­go­nis­mo.

Sin ol­vi­dar­se del dra­ma que aquí se vi­vió el 11 de sep­tiem­bre de 2001, se han con­clui­do los tra­ba­jos de cons­truc­ción de sie­te edi­fi­cios de ofi­ci­nas, una es­ta­ción de trans­por­te in­ter­mo­dal (co­no­ci­da co­mo Ocu­lus, fir­ma­da por el po­lé­mi­co ar­qui­tec­to es­pa­ñol Santiago Ca­la­tra­va) y un au­di­to­rio. To­dos ellos ro­dean el emo­ti­vo Me­mo­rial y Mu­seo que lle­nan el va­cío que de­ja­ron las To­rres Ge­me­las.

Cual­quier ho­ra del día es bue­na pa­ra pa­sear al­re­de­dor de las dos enor­mes pis­ci­nas en cu­yo bor­de se pue­den leer los nom­bres de las más de 3.000 per­so­nas que fa­lle­cie­ron en los dos ata­ques que ha su­fri­do el WTC en su his­to­ria. De no­che, cuan­do se ilu­mi­na to­do, el re­co­gi­mien­to y las im­pre­sio­nes son ma­yo­res. El so­ni­do del agua ca­yen­do por la ma­yor cas­ca­da ar­ti­fi­cial que exis­te en EE UU, la ilu­mi­na­ción que cu­bre el sue­lo y las co­pas de los más de 400 ro­bles blan­cos de Ca­li­for­nia plan­ta­dos en la pla­za ayu­dan a ello. En me­dio de es­te bos­que ur­bano de nue­va crea­ción se en­cuen­tra el su­per­vi­vien­te, un pe­ral de flor que se plan­tó en el WTC en los años 70 y que ha sa­bi­do so­bre­vi­vir a los dos ata­ques te­rro­ris­tas. Cuan­do lo en­con­tra­ron los tra- ba­ja­do­res era so­lo un mal­he­ri­do tron­co de 2,5 me­tros y aho­ra ya su­pera los 9 me­tros y lu­ce re­lu­cien­te sus ra­mas nue­vas y flo­res en pri­ma­ve­ra.

Du­ran­te la ho­ra del al­muer­zo, las ca­lles del Dis­tri­to Fi­nan­cie­ro se lle­nan de food trucks de di­se­ño que han aña­di­do al tra­di­cio­nal perrito ca­lien­te y al pret­zel (pan sa­la­do pro­ce­den­te de cen­troeu­ro­pa y muy po­pu­lar en­tre los neo­yor­qui­nos), pla­tos de co­ci­na sa­na he­cha con in­gre­dien­tes bio­ló­gi­cos, co­mo en­sa­la­das y sus­hi ja­po­nés.

LA QUIN­TA AVE­NI­DA

Sin du­da uno de los pla­ce­res de vi­si­tar es­ta ciu­dad es va­ga­bun­dear sin rum­bo fi­jo. Con­ti­nua­mos el pa­seo al­re­de­dor de Was­hing­ton Squa­re, pla­za bohe­mia, co­ra­zón de Green­wich Vi­lla­ge, de­co­ra­da con un gran Ar­co del Triun­fo cons­trui­do en ho­me­na­je al pri­mer pre­si­den­te del país. De ella na­ce la cé­le­bre Quin­ta Ave­ni­da, en la que nos to­pa­mos en su cru­ce de Broad­way con el Fla­ti­ron, tam­bién co­no­ci­do co­mo “la Plan­cha”.

Sin sa­lir­se de la Quin­ta ave­ni­da, lle­ga­mos al Empire State Buil­ding, otro de los top al que no se pue­de de­jar de ren­dir

ho­no­res, aun­que so­lo sea por fue­ra, pa­ra des­cu­brir los de­ta­lles cons­truc­ti­vos de es­te co­lo­sal ras­ca­cie­los que has­ta 1972 fue el más al­to del mun­do. Su te­rra­za con vis­tas a los cua­tro pun­tos car­di­na­les no tiene com­pe­ten­cia; tam­po­co sus ele­gan­tes ujie­res, uni­for­ma­dos con abri­gos de la­na ro­ja, tra­jes de sas­tre y una go­rra de pla­to muy si­mi­la­res a las que lle­va­ban sus co­le­gas en el año 1931, cuan­do se ter­mi­na­ron las obras de cons­truc­ción.

Sie­te man­za­nas más al nor­te, en la ci­ne­ma­to­grá­fi­ca 42nd street, en­con­tra­mos uno de los hi­tos más re­co­no­ci­bles de la Gran Man­za­na, la New York Cen­tral Li­brary (www.nypl.org), so­bre la mis­ma 5th Av. La vi­si­ta por el co­ra­zón de es­te tem­plo del co­no­ci­mien­to es li­bre y gra­tui­ta. De lu­nes a sá­ba­do, a las 11 h ya las 14 h em­pie­zan los tours guia­dos –10 $ por adul­to– que in­clu­yen ex­pli­ca­cio­nes en las prin­ci­pa­les salas de lec­tu­ra, co­mo la Ro­se Main Rea­ding Room, y los es­pa­cios ha­bi­li­ta­dos pa­ra ex­po­si­cio­nes te­má­ti­cas que des­ve­lan una mi­lé­si­ma par­te de los fon­dos que ate­so­ra tan im­por­tan­te ins­ti­tu­ción cul­tu­ral.

En la 42nd street, tan­to a la iz­quier­da co­mo la de­re­cha de la bi­blio­te­ca se en- cuen­tran sen­dos ico­nos neo­yor­qui­nos que no se pue­den pa­sar de lar­go: Grand Cen­tral y Ti­mes Squa­re.

La Grand Cen­tral Ter­mi­nal es la prin­ci­pal es­ta­ción de la ciu­dad. En su gran hall se han ro­da­do in­fi­ni­dad de es­ce­nas de pe­lí­cu­las, pe­ro el da­to más cu­rio­so es que la enor­me cú­pu­la de azu­le­jos lle­va la fir­ma de Ra­fael Gus­ta­vino, otro po­lé­mi­co ar­qui­tec­to y cons­truc­tor es­pa­ñol y va­len­ciano. Gus­ta­vino triun­fó en el Nue­va York de fi­nal del si­glo XIX gra­cias al sis­te­ma de cú­pu­las de azu­le­jos que pa­ten­tó y que se usó en una lar­ga lis­ta de em­ble­má­ti­cos edi­fi­cios co­mo el Car­ne­gie Hall, la Ca­te­dral de San Juan el Di­vino, el cen­tro de re­cep­ción de in­mi­gran­tes de Ellis Is­land y la es­ta­ción de me­tro City Hall, más co­no­ci­da co­mo la es­ta­ción fan­tas­ma: sin uso des­de 1940.

Si­guien­do la mis­ma Quin­ta ave­ni­da vas a lle­gar al Roc­ke­fe­ller Cen­ter (www.roc­ke­fe­ller­cen­ter.com), la ciu­dad fi­nan­cie­ra den­tro de la gran ciu­dad que la fa­mi­lia más ri­ca del mun­do cons­tru­yó en los años 30, en lo peor de la Gran De­pre­sión, pa­ra dar vi­da a es­ta zo­na de Man­hat­tan. Con un to­tal de 19 edi­fi­cios de es­ti­lo art de­có, lo que más gus­ta del Roc­ke­fe­ller Cen­ter es la

pis­ta de pa­ti­na­je so­bre hie­lo que cu­bre la Roc­ke­fe­ller Pla­za. En­tre fi­na­les de no­viem­bre y el 7 de enero la pis­ta aña­de un nue­vo ele­men­to de­co­ra­ti­vo: el gran ár­bol de Na­vi­dad, con cu­ya ce­re­mo­nia de alum­bra­do se pue­de dar por inau­gu­ra­da es­ta eta­pa.

Du­ran­te to­do el año el Roc­ke­fe­ller Cen­ter or­ga­ni­za vi­si­tas guia­das en las que se des­cu­bren de­ce­nas de de­ta­lles de­co­ra­ti­vos co­lo­ca­dos en el ex­te­rior e in­te­rior de los edi­fi­cios, en­tre los que se en­cuen­tran los fres­cos ale­gó­ri­cos del pin­tor bar­ce­lo­nés Jo­sé Ma­ría Sert.

La en­tra­da al Roc­ke­fe­ller Cen­ter pue­de com­bi­nar­se con la del MoMa, Mu­seum of Mo­dern Art (www.moma.org), la prin­ci­pal pi­na­co­te­ca de­di­ca­da al ar­te de los si­glos XX y XXI. En los al­ma­ce­nes del MoMa hay más de 200.000 obras de los gran­des. Los co­mi­sa­rios del mu­seo ad­quie­ren ca­da año cien­tos de obras de au­to­res con­tem­po­rá­neos de to­do el mun­do, ya que la mi­sión de la ins­ti­tu­ción es ser el ma­yor y me­jor com­pen­dio de ar­te del mun­do.

EL CAM­PO DE MAN­HAT­TAN

Se es­ti­ma que 25 mi­llo­nes de per­so­nas vi­si­tan Cen­tral Park ca­da año, lo que le con- vier­te en el par­que más po­pu­lar del mun­do. Con sus 4 ki­ló­me­tros de lar­go y 800 de an­cho, es­ta su­per­fi­cie ver­de cu­bier­ta de bos­ques, pra­de­ras, la­gos y pe­que­ños es­tan­ques ha­ce las ve­ces de pul­món pa­ra una ciu­dad que ama y cui­da su gran par­que co­mo si se tra­ta­ra de su pro­pio jar­dín.

Se sa­be que den­tro del bos­que que era Cen­tral Park ha­bía pe­que­ñas po­bla­cio­nes que fue­ron for­za­das a des­apa­re­cer. Una de ellas fue Se­ne­ca Vi­lla­ge, ha­bi­ta­da prin­ci­pal­men­te por afro­ame­ri­ca­nos li­ber­tos que fue­ron ex­pul­sa­dos por el plan que con­vir­tió es­tos te­rre­nos en un par­que pú­bli­co. El par­que es el es­ce­na­rio dia­rio de de­ce­nas de tours guia­dos en los que se cuen­tan his­to­rias co­mo la de es­tos ha­bi­tan­tes de Cen­tral Park, o se pro­fun­di­za en la ri­que­za ve­ge­tal del mis­mo.

La ofer­ta de en­tre­te­ni­mien­to al mar­gen de los pa­seos es enor­me, es­pe­cial­men­te pa­ra los ni­ños, que van a en­con­trar­se con sor­pre­sas es­con­di­das en la na­tu­ra­le­za. Una de ellas es la es­cul­tu­ra de­di­ca­da a Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas, obra del es­cul­tor es­pa­ñol Jo­sé de Creeft; el ca­rru­sel; el zoo­ló­gi­co y la pis­ta de hie­lo, si­tua­da en el ex­tre­mo me­ri­dio­nal del par­que.

Has­ta la caí­da de las ho­jas en di­ciem­bre, Cen­tral Park es un es­pec­tácu­lo de co­lo­res. En el plano ofi­cial se in­di­ca las es­pe­cies ar­bó­reas plan­ta­das y los co­lo­res que ad­quie­ren las ho­jas du­ran­te es­te tri­mes­tre.

Es­pe­cial­men­te lla­ma­ti­vo es el as­pec­to oto­ñal de The Mall, la úni­ca ave­ni­da den­tro del par­que, es­tá de­co­ra­da con ol­mos ame­ri­ca­nos, una es­pe­cie que ha es­ta­do a pun­to de des­apa­re­cer. Las re­tor­ci­das ra­mas y el co­lor de sus ho­jas ha­cen de es­te pun­to uno de los más fo­to­gé­ni­cos.

LO ME­JOR DE LOS BA­RRIOS

Los al­tos pre­cios de Man­hat­tan han tras­la­da­do a los jó­ve­nes y a la cla­se me­dia fue­ra de la prin­ci­pal is­la de NYC. Vi­si­tar Brooklyn no in­clu­ye gran­des mo­nu­men­tos, pe­ro sí ex­ce­len­tes vis­tas so­bre Man­hat­tan y el East Ri­ver, ade­más de ser el dis­tri­to que alo­ja a los ba­rrios más mo­der­nos e, irre­ver­si­ble­men­te, de mo­da.

La ex­pe­rien­cia en es­ta zo­na pue­de em­pe­zar cru­zan­do a pie el puen­te de Brooklyn, un gi­gan­te me­tá­li­co sos­te­ni­do por enor­mes ca­bles de ace­ro con los que los in­ge­nie­ros de me­dia­dos del si­glo XIX lo­gra­ron sal­var el East Ri­ver unien­do Man­hat­tan y lo que en­ton­ces era la zo­na in­dus­trial de DUM­BO. Es­ta es­qui­na de Brooklyn pre­sen­ta un as­pec­to más aco­mo­da­do que ha­ce 50 años, ya que las na­ves aco­gen aho­ra es­pa­cios de tra­ba­jo pa­ra em­pre­sas in­no­va­do­ras y tien­das de ob­je­tos de di­se­ño, gour­met o li­bre­rías ar­tís­ti­cas.

En Wa­ter St. tiene una de sus tien­das el cho­co­la­te­ro de ori­gen fran­cés Jac­ques To­rres, tam­bién co­no­ci­do co­mo Mr. Cho­co­la­te (www.mr­cho­co­la­te.com), quien fa­bri­ca allí mis­mo y a mano sus de­li­cias.

Va­ga­bun­dean­do por las ca­lles de DUM­BO vas a des­cu­brir de­ce­nas de es­pa­cios a los que en­trar a echar un vis­ta­zo. Es­tos son so­lo al­gu­nos de ellos: si te gus­ta el surf y el ska­te­boar­ding, en Ae­gir Board­works (ae­gir­board­works.com) tie­nen el me­jor ma­te­rial del mun­do, se­lec­cio­na­do y ven­di­do por au­tén­ti­cos fa­ná­ti­cos y co­no­ce­do­res de am­bas mo­da­li­da­des de­por­ti­vas.

Mo­dern Ant­ho­logy (mo­der­nant­ho­logy. com) ofre­ce ro­pa y com­ple­men­tos que no vas a en­con­trar en las ca­de­nas de ro­pa, to­do mez­cla­do con muebles y ob­je­tos de de­co­ra­ción de gus­to ex­qui­si­to.

Po­wehou­se Are­na (www.po­wer­hou­sea­re­na.com) es el la­bo­ra­to­rio de diá­lo­go e in­ter­cam­bio abier­to por una edi­to­rial en el que no só­lo se ven­de buen ma­te­rial, tam­bién se ha­cen pre­sen­ta­cio­nes de li­bros y se ce­le­bran en­cuen­tros con au­to­res.

Una de las co­sas más im­pre­sio­nan­tes de es­tas ca­lles son las vis­tas ha­cia el Man­hat­tan Brid­ge en­tre los edi­fi­cios de la­dri­llo ro­jo tí­pi­co neo­yor­quino. Efec­ti­va­men­te, la me­jor pa­no­rá­mi­ca de los dos puen­tes que unen am­bas ori­llas se en­cuen­tran en es­te la­do, con­cre­ta­men­te en el Main Street Park, jun­to al Ja­ne’s Ca­rou­sel.

Ca­da vez son más los jó­ve­nes que se han mu­da­do a Red Hook, un ba­rrio si­tua­do al sur del Brooklyn Bat­tery Tun­nel. En su ca­lle prin­ci­pal se res­pi­ra vi­da de ba­rrio, pe­ro el prin­ci­pal mo­ti­vo pa­ra acer­car­se has­ta aquí es des­cu­brir sus vis­tas a la To­rre de la Li­ber­tad y el sur de Man­hat­tan.

UNI­VER­SO HIPS­TER

Igual que se va a San Fran­cis­co a co­no­cer el ori­gen de los hip­pies, al­gún día se ven­drá a Wi­lliams­burg a ver las raí­ces de los hips­ters, esa tri­bu ur­ba­na de la que só­lo se co­no­cen sus gus­tos es­té­ti­cos.

Wi­lliams­burg fue ha­ce una dé­ca­da re­fu­gio de ar­tis­tas in­de­pen­dien­tes, pe­ro de ellos ya no que­da ni ras­tro. Lo que aho­ra se pue­de en­con­trar en las ca­lles del ba­rrio son tien­das de ro­pa vin­ta­ge y los me­jo­res y más am­bien­ta­dos ba­res y res­tau­ran­tes de to­do Nue­va York.

En­tre los pla­nes más re­co­men­da­dos por los lo­ca­les es­tá to­mar­te una co­pa en Out­put, el bar con me­jo­res vis­tas so­bre el Empire State, mien­tras cae la no­che so­bre Nue­va York. Out­put es­tá en la azo­tea del Wyt­he Ho­tel (wyt­heho­tel.com).

Pa­ra ce­nar, dos op­cio­nes. Un pla­to de os­tras, pes­ca­do fres­co o ma­ris­co, to­dos re­ga­dos con un so­fis­ti­ca­do cóc­tel o con una cer­ve­za fa­bri­ca­da en el ba­rrio es lo que se brin­da a pe­dir en Mai­son Pre­mie­re, un res­tau­ran­te que te tras­la­da a un sa­lón ca­na­lla de la era en la que se cons­tru­yó Nue­va York. Pa­ra pro­bar co­ci­na de au­tor, Se­mi­lla (www.se­mi­llabk.com) es el pro­yec­to per­so­nal del chef por­to­ri­que­ño Jo­sé Ra­mí­rez-Ruiz. Des­pués de ce­nar hay dos op­cio­nes: ju­gar a los bo­los en Brooklyn Bowl (www.brooklyn­bowl.com), o asis­tir a un con­cier­to a Baby’s All Right (baby­sall­right.com), una sa­la de mo­da.

Dis­fru­ta de las vis­tas. Pa­no­rá­mi­ca de Brooklyn Brid­ge y Man­hat­tan

Nue­vos ho­ri­zon­tes. Ca­fe­te­ría gour­met en DUM­BO (Down Un­der Man­hat­tan Brid­ge Over­pass, si­tua­do en la ori­lla del East Ri­ver, y per­te­ne­cien­te a Brooklyn). Ex­po­si­ción en MoM PS1 (mo­maps.org), en Queens.

Siem­pre vi­bran­te. Ex­pre­sión de ar­te ca­lle­je­ro. Lu­mi­no­sos en Ti­mes Squa­re. De­ta­lle de­co­ra­ti­vo en Roc­ke­fe­ller Cen­tre, una vi­si­ta clá­si­ca pe­ro im­pres­cin­di­ble en Na­vi­dad.

Di­ná­mi­ca y bu­lli­cio­sa. Aba­jo: luces de neón en Ti­mes Squa­re. Con­tem­plan­do una obra en el MoMA. Es­te mu­seo re­ci­be más de 3 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al año. De­re­cha: Pa­no­rá­mi­ca de Man­hat­tan Brid­ge des­de DUM­BO.

Ori­gi­nal y siem­pre cam­bian­te. Aba­jo a la iz­quier­da y fo­to de la de­re­cha: ar­te mu­ral en Chel­sea Mar­ket. Aba­jo: Es­ca­pa­ra­te de la li­bre­ría Po­wer­hou­se Are­na, en Brooklyn.

Ins­pi­ra­ción y no­ve­da­des.

Aba­jo: Ti­mes Squa­re es lu­gar de pa­so im­pres­cin­di­ble en ca­da vi­si­ta pa­ra to­mar­le el pul­so a la ciu­dad. Pla­za World Tra­de Cen­ter. De­re­cha: vis­ta pa­no­rá­mi­ca y del edi­fi­cio Chrys­ler des­de el Empire State.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.