ELOY AZORIN

Eloy Azo­rín des­gra­na en es­te re­la­to sus #Un­plug­ged Mo­ments cuan­do des­can­sa de la in­ter­pre­ta­ción

deViajes - - Punto De Partida -

El ac­tor fir­ma un re­la­to lleno de sen­si­bi­li­dad y con gui­ños al mun­do de los via­jes, del que se con­fie­sa en­gan­cha­do.

Es alu­ci­nan­te, pe­ro in­ter­net con­si­gue que pue­das via­jar an­tes de ha­ber rea­li­za­do el via­je. La red es­tá lle­na de por­ta­les que nos in­for­man de los alo­ja­mien­tos, lu­ga­res y co­mi­das que de­be­mos pro­bar en cual­quier rincón del mun­do. Va­mos a ti­ro he­cho. Mi­ra­mos, com­pro­ba­mos, com­pa­ra­mos, no que­re­mos ir a un si­tio sin sa­ber si es el me­jor de los si­tios po­si­bles. Es­toy ge­ne­ra­li­zan­do, cla­ro, pe­ro me in­clu­yo en to­da esa gen­te que pien­sa que no tiene tiem­po pa­ra de­jar­se se­du­cir por lo que to­da­vía no co­no­ce. Cuan­do bu­ceo por Ins­ta­gram vien­do gen­te que cuel­ga fo­tos de sus via­jes he lle­ga­do a creer, des­pués de un ra­to, que yo tam­bién he es­ta­do en esos si­tios y he po­di­do go­zar de esos atar­de­ce­res pla­ye­ros que, con sus me­jo­res fil­tros, nos mues­tran.

Es­tu­ve en Fi­li­pi­nas, en la pre­cio­sa Siar­gao, una is­la con for­ma de lá­gri­ma, y he ama­ne­ci­do en la bahía de Ha­long en Ha­noi, el me­jor Vietnam que nun­ca vi en las pe­lí­cu­las. He me­di­ta­do fren­te al tem­plo de Ang­kor Wat y he co­mi­do lah­ma­cum mien­tras atra­ve­sa­ba el Bós­fo­ro en una bar­ca en la que ape­nas ca­bía­mos cua­tro per­so­nas. Y lue­go… Lue­go, he vuel­to a la reali­dad sin te­ner que en­se­ñar el pa­sa­por­te en nin­gún si­tio, he vuel­to al sa­lón de mi ca­sa, he da­do va­rios li­kes a las fo­tos de mi ami­ga Ra­quel y mi her­mano Álex, los au­tén­ti­cos via­je­ros de los lu­ga­res que men­ciono y que has­ta ha­ce po­co ni sa­bía que exis­tían. Ra­quel y Álex ape­nas pla­ni­fi­can sus via­jes, só­lo pla­ni­fi­can el des­tino en sus ca­be­zas y an­tes de que te des cuen­ta ya tie­nen el bi­lle­te com­pra­do. Mien­tras yo ha­go clic pa­ra que sal­te un co­ra­zon­ci­to en sus fo­tos, ellos le han da­do clic a con­fir­mar su pró­xi­mo vue­lo.

Si se pien­sa mu­cho se via­ja po­co. Siem­pre me sor­pren­do de lo rá­pi­do que pa­san los días y pa­ra cuan­do me quie­ro dar cuen­ta ellos ya han es­ta­do en Vietnam o, co­mo es el ca­so de mi her­mano en el mo­men­to exac­to de es­cri­bir es­to, en Bu­sán, Co­rea del Sur.

Sus via­jes tie­nen al­go de alea­to­rio. Nun­ca sa­ben lo que les va a pa­sar. Go­zan y su­fren. Aca­ban con pi­ca­du­ras, he­ri­das, pe­que­ños ac­ci­den­tes, fie­bres y do­lo­res de es­tó­ma­go que du­ran días. Pe­ro su ma­le­ta de re­cuer­dos en lu­ga­res le­jos de su ca­sa se va lle­nan­do a ca­da se­gun­do. To­do lo que cuen­tan na­die se lo ha con­ta­do y el úni­co fil­tro que usan es el de sus ojos. Les en­vi­dio. Es­toy a pun­to de cum­plir cua­ren­ta, pe­ro un tiem­po an­tes de que exis­tie­ra in­ter­net yo tam­bién via­jé a la ma­ne­ra de ellos, pe­ro sin es­truc­tu­rar­me… So­lo me bas­ta­ba te­ner un por qué.

Ha­ce tiem­po, era miér­co­les y, en una no­che de ca­lor, me de­jé con­ven­cer por una ami­ga,

que fue con­ven­ci­da por un ami­go su­yo, pa­ra ir a la In­dia el mar­tes si­guien­te. Só­lo seis días pa­ra sa­lir, y ape­nas me­dia ho­ra pa­ra de­ci­dir­me. Yo ha­bía ter­mi­na­do de ha­cer un cur­so de ma­sa­jes y el ami­go de mi ami­ga me ha­bló de Pu­na, en con­cre­to del ash­ram de Os­ho, lu­gar que des­co­no­cía; don­de al pa­re­cer te en­se­ña­ban a rea­li­zar to­dos los ma­sa­jes po­si­bles. Me en­tu­sias­mó. Ha­bía uno en con­cre­to en el que ni si­quie­ra te­nías que to­car al pa­cien­te. Se prac­ti­ca­ba a me­dio me­tro de su es­pal­da y só­lo con la ener­gía. Di­fí­cil de creer, pe­ro fas­ci­nan­te. Yo no sa­bía lo que era un ash­ram, ni quién era Os­ho, ni que la ru­pia era la mo­ne­da ofi­cial de la In­dia. Sim­ple­men­te, me de­jé lle­var co­mo Ra­quel y co­mo Álex, pe­ro sin pla­ni­fi­car. No pu­de me­ter­me en la cuen­ta de na­die con los hash­tag #In­dia #Pu­ne #Ash­ra­mOs­ho pa­ra ave­ri­guar to­do lo que ig­no­ra­ba…

una ciu­dad que hue­le. No es un olor des­agra­da­ble, pe­ro es un olor fuer­te si tu con­ti­nen­te de ori­gen es Eu­ro­pa. La gen­te te mi­ra mu­cho. Los ojos de los in­dios pa­re­ce que lle­van

El mar­tes ate­rri­za­mos en Nue­va Del­hi,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.