WEE­KEND

Su ba­rrio, el Ha­fe­nCity. di­bu­ja un nue­vo ho­ri­zon­te con la Fi­lar­mó­ni­ca del El­ba a pun­to de abrir. Sí­gue­nos en es­ta es­ca­pa­da por la ciu­dad con 60 mu­seos, 40 tea­tros...

deViajes - - Punto De Partida - Por Nu­ria Mu­ñoz

Hamburgo em­bau­ca, más aún cuan­do es­tá a pun­to de inau­gu­rar la fla­man­te sa­la de con­cier­tos de la Fi­lar­mó­ni­ca del El­ba.

09:00

Pa­ra to­mar con­tac­to con la ciu­dad acér­ca­te a Ha­fe­nCity, o lo que es lo mis­mo, el nue­vo pro­yec­to de la zo­na de los al­ma­ce­nes (Spei­chers­tadt). Un área pla­ga­do de edi­fi­cios de la­dri­llo ro­jo de es­ti­lo neo­gó­ti­co y con mu­cho atrac­ti­vo, que se le­van­tan so­bre mi­les de pi­lo­tes de ro­ble, to­do ello flan­quea­do por pe­que­ños ca­na­les. Es­ta era an­ti­gua­men­te la zo­na de des­car­ga de mercancías de los bar­cos y en los años 80 co­men­zó a ges­tar­se la idea de pro­por­cio­nar­le una nue­va ima­gen. De es­ta ma­ne­ra, el cen­tro ur­bano ha cre­ci­do un 40%, con nue­vas ofi­ci­nas, tien­das, res­tau­ran­tes...

11:00

Pa­ra ver bien es­ta zo­na, que es uno de los ma­yo­res puer­tos de Eu­ro­pa, te re­co­men­da­mos ha­cer una ru­ta en bar­ca­za (sa­le de Lan­dungs­brüc­ken) y dis­cu­rre en­tre gran­des bar­cos de con­te­ne­do­res, im­po­nen­tes trans­atlán­ti­cos y lu­jo­sos ya­tes. Una ex­pe­rien­cia de las que re­sul­tan inol­vi­da­bles que pue­de com­ple­tar­se con un re­la­ja­do pa­seo por el cas­co an­ti­guo, don­de an­ta­ño co­mer­cian­tes de ca­fé, té y es­pe­cias hi­cie­ron sus ne­go­cios y, hoy en día, pre­cio­sos edi­fi­cios de ofi­ci­nas y vi­vien­das de los si­glos XVII al XIX y ori­gi­na­les res­tau­ran­tes y ba­res in­vi­tan a ser pi­sa­dos con cal­ma.

12:00

Dis­fru­ta­rás de unas ma­ra­vi­llo­sas pa­no­rá­mi­cas si te en­ca­mi­nas des­de lo al­to del View Point, en el Crui­se Cen­ter de la Per­len­küs­te, la de­no­mi­na­da cos­ta de las per­las que dis­cu­rre a lo lar­go del El­ba. Una zo­na per­fec­ta pa­ra ob­ser­var las la­bo­res ma­rí­ti­mas de la ciu­dad, que a la vez es­tá pla­ga­da de sun­tuo­sas vi­llas y res­tau­ran­tes de pri­me­ra ca­te­go­ría. Tam­bién la te­rra­za Ma­ga­lla­nes es una pla­ta­for­ma úni­ca pa­ra ad­mi­rar el nue­vo sím­bo­lo de Hamburgo, la Fi­lar­mó­ni­ca del El­ba, si­tua­da en el ex­tre­mo oes­te de Ha­fe­nCity. Pa­ra apre­ciar me­jor la at­mós­fe­ra de ciu­dad por­tua­ria di­rí­ge­te al fu­tu­ris­ta Doc­kland, un edi­fi­cio de ofi­ci­nas que se al­za 40 me­tros por en­ci­ma del El­ba y que cuen­ta con una te­rra­za mi­ra­dor abier­ta al pú­bli­co.

15:00

En Platz der Deuts­chen Ein­heit nº1 es­tá la pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble de es­te año que se ave­ci­na: la Fi­lar­mó­ni­ca del El­ba (Elbp­hil­har­mo­nie. www.elbp­hil­har­mo­nie.de), un edi­fi­cio de lo más van­guar­dis­ta, di­se­ña­do por Her­zog & de Meu­ron, y que ya tiene fe­cha de inau­gu­ra­ción: 11 y 12 de enero de 2017. Des­pués de años de es­pe­ra (el pro­yec­to se ini­ció en 2003) y gran­des so­bre­cos­tes (de los 77 mi­llo­nes de eu­ros apro­ba­dos en un prin­ci­pio, se ha lle­ga­do has­ta los 789 mi­lo­nes), el edi­fi­cio abri­rá sus puer­tas con dos gran­des pre­sen­ta­cio­nes de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de la NDR. Des­pués, se ini­cia un fes­ti­val de tres se­ma­nas con re­pre­sen­ta­cio­nes de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Chica­go, la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Vie­na y la ban­da ber­li­ne­sa Eins­tür­zen­de Neu­bau­ten. Si no tie­nes pre­vis­to asis­tir a un con­cier­to, pue­des vi­si­tar­lo por den­tro y dis­fru­tar de sus im­pre­sio­nan­tes vis­tas de 360° so­bre la ciu­dad y el puer­to.

20:00

Ten­drás que re­ser­var con mu­cha an­te­la­ción, pe­ro tan­to la es­pe­ra co­mo si es­te via­je tu­vie­ra co­mo úni­co mo­ti­vo una ce­na en es­te res­tau­ran­te, ha­bría va­li­do la pe­na. La co­ci­na de Ke­vin Feh­ling en The Ta­ble (www.the­ta­ble-ham­burg.de) ob­tu­vo tres estrellas Mi­che­lin es­te 2016. So­lo sir­ve ce­nas y tiene un afo­ro de 20 co­men­sa­les. No hay op­ción a que eli­jas los pla­tos, ya que úni­ca­men­te ofre­ce un me­nú de­gus­ta­ción (195 €). Así que si quie­res ser uno de los pri­vi­le­gia­dos, se­rá ne­ce­sa­rio que lo re­ser­ves con tiem­po y te pre­pa­res a sa­bo­rear un de­li­cio­so sand­wich de pes­ca­do, o sea un ma­ca­ron sa­la­do re­lleno de sal­món, pe­pino y enel­do, una es­pu­ma de es­pá­rra­gos con cre­ma de pis­ta­cho y chut­ney de ce­re­zas... O un can­gre­jo de con­cha blan­da acom­pa­ña­do de es­pu­ma de yo­gur y cus­cús, en­tre otros pla­tos. Ten­drás más pro­ble­ma pa­ra ele­gir los vi­nos: la lis­ta cons­ta de 140 re­fe­ren­cias, al­gu­nas de ellas es­pa­ño­las, co­mo un re­ser­va de Bo­de­gas Ro­da (Ha­ro).

20:00

Si bus­cas ani­ma­ción y una no­che di­ver­ti­da, de­bes di­ri­gir tus pa­sos al ba­rrio al­ter­na­ti­vo de St. Pau­li. Aquí no fal­ta de na­da. A lo lar­go de la ca­lle don­de an­ti­gua­men­te se con­fec­cio­na­ban los ca­bos de los bar­cos, Ree­per­bahn (po­pu­lar­men­te co­no­ci­da co­mo la ca­lle del pe­ca­do), en­con­tra­rás nu­me­ro­sas tas­cas y pubs, ba­res, dis­co­te­cas, ca­fe­te­rías, clubs, ho­te­les y es­ta­ble­ci­mien­tos ilu­mi­na­dos en ro­jo.

20:00

Aun­que si pre­fie­res otro ti­po de en­tre­te­ni­mien­to, pue­des sa­car en­tra­das pa­ra al­gún mu­si­cal (Hamburgo tiene una ofer­ta que igua­la a la de Lon­dres) de la Ope­ret­ten­haus (www.sta­ge-en­ter­tain­ment.de), pa­ra el Sch­midt Thea­ter & Sch­midt’s Ti­vo­li (www.ti­vo­li.de), ir al Ca­fé Kee­se o al Quatsch Co­medy Club.

22:00

Pa­ra un alo­ja­mien­to có­mo­do, el Barceló Ham­burg (www.bar­ce­lo.com), de cua­tro estrellas, es­tá en una in­me­jo­ra­ble ubi­ca­ción (a 11 km del ae­ro­puer­to y a unos po­cos me­tros de la es­ta­ción cen­tral). Se tra­ta de un es­ta­ble­ci­mien­to van­guar­dis­ta al que no fal­ta de­ta­lle en sus ha­bi­ta­cio­nes y que es­tá ro­dea­do de una gran ofer­ta co­mer­cial y cul­tu­ral. Si quie­res pi­car un po­co, su B-Loun­ge es res­tau­ran­te y vi­no­te­ca. Pa­ra to­mar al­go más con­sis­ten­te, el res­tau­ran­te 1700 (re­ci­be el nom­bre del nú­me­ro de vi­nos que ofre­ce) es su pun­to fuer­te: a par­tir de in­gre­dien­tes su­mi­nis­tra­dos por pro­vee­do­res lo­ca­les, ofre­cen mo­der­nos pla­tos me­di­te­rrá­neos con un to­que del nor­te de Ale­ma­nia. A dos pa­sos del ho­tel se en­cuen­tra Eu­ro­pa Pas­sa­ge, un cen­tro co­mer­cial, con to­do lo que pue­das ne­ce­si­tar pa­ra ha­cer compras o to­mar al­go.

09:00

Altona, jun­to con la Ha­fe­nCity, cons­ti­tu­yen lo más mo­derno de la ciu­dad; son los ba­rrios emer­gen­tes. Altona, al oes­te, es el lu­gar por don­de pa­sear y don­de de­jar­se ver. La Platz der Re­pu­blik y los al­re­de­do­res, cer­ca del an­ti­guo Ayun­ta­mien­to, era don­de es­ca­pa­ban tra­di­cio­nal­men­te la bur­gue­sía y la aris­to­cra­cia pa­ra ale­jar­se del fre­ne­sí de Hamburgo. Sus ca­lles per­mi­ten re­cu­pe­rar el sen­ci­llo pla­cer de pa­sear. En­ca­mí­na­te al bu­le­var Pal­mai­lle, don­de po­drás ad­mi­rar fa­cha­das neo­clá­si­cas, o por el Volks­park, el par­que pú­bli­co más gran­de de la ciu­dad. Altona es par­te de Hamburgo, pe­ro fue una ur­be in­de­pen­dien­te du­ran­te si­glos. Na­ció co­mo puer­to pes­que­ro, y per­te­ne­ció a la co­ro­na da­ne­sa y lue­go a Pru­sia. En 1938 fue in­cor­po­ra­da a Hamburgo. La es­cul­tu­ra Stuhl­mann­brun­nen, en la Platz der Re­pu­blik, re­pre­sen­ta dos cen­tau­ros que lu­chan por un pez; sim­bo­li­zan a Hamburgo y Altona ba­tién­do­se por el con­trol del puer­to. Si es do­min­go y ma­dru­gas un po­co, po­drás ha­cer una vi­si­ta al mer­ca­do de pes­ca­do (Al­to­naer Fisch­markt) pa­ra asis­tir a la subas­ta.

13:00

Si te gus­ta el pes­ca­do en to­das sus va­rie­da­des, te su­ge­ri­mos que re­ser­ves en el Fis­che­reiha­fen (www.fis­che­reiha­fen­res­tau­rant.de). Aquí po­drás de­gus­tar pla­tos con ca­viar, os­tras, lan­gos­ta, que­sos va­ria­dos... Otra op­ción es pe­dir el me­nú sor­pre­sa, que es­tá for­ma­do por 4 pla­tos (58 €).

17:00

Pa­ra ha­cer al­gu­na com­pra ori­gi­nal, ya que es­ta­mos en di­ciem­bre, acér­ca­te aMoenc­ke­bergs tras se( to­do ti­po de co­mer­cios, pa­ra to­dos los bol- si­llos y un mon­tón de ofer­tas) o a la ele­gan­te Jung­ferns­tieg, la ca­lle co­mer­cial y fi­nan­cie­ra, que em­pie­za en el la­go Als­ter, otro de los pun­tos fuer­tes de la ciu­dad.

11:00

En el mis­mo cen­tro de Hamburgo se en­cuen­tran el Als­ter In­te­rior (Bin­ne­nals­ter) y el Als­ter Ex­te­rior (Auße­nals­ter). Las aguas más co­no­ci­das, jun­to a las del El­ba, de es­ta ur­be. Con una su­per­fi­cie de 164 hec­tá­reas, el Als­ter ex­te­rior es un lu­gar de par­ti­da muy po­pu­lar des­de cual­quie­ra de sus ori­llas. Los ca­mi­nos jun­to a és­tas son per­fec­tos pa­ra ha­cer foo­ting, mien­tras ob­ser­vas los pe­que­ños bar­cos de vela que na­ve­gan por el la­go. Las zo­nas ver­des del Als­ter­park te ha­rán abs­traer­te de la vo­rá­gi­ne y el rit­mo de la gran ciu­dad.

18:00

La Igle­sia de San Mi­guel, más co­no­ci­da co­mo el “Michel”, es ade­más de la igle­sia ba­rro­ca más im­por­tan­te del nor­te de Ale­ma­nia, el em­ble­ma de la ciu­dad. Du­ran­te mu­chos años sir­vió de orien­ta­ción a los bar­cos que lle­ga­ban por el El­ba. La to­rre de la igle­sia tiene 132 me­tros de al­tu­ra y ca­si 450 pel­da­ños. Des­de la pla­ta­for­ma pa­no­rá­mi­ca se pue­de dis­fru­tar de una es­plén­di­da vis­ta so­bre Hamburgo y el puer­to, es­pe­cial­men­te si es­pe­ras a que ano­chez­ca.

00:00

Ibe­ria (www.ibe­ria.com) tiene vue­los di­rec­tos des­de Madrid (3 ho­ras de du­ra­ción). Pue­des en­con­trar ofer­tas des­de 55 € el tra­yec­to pa­ra vo­lar du­ran­te el mes de di­ciem­bre. La com­pa­ñía ofre­ce va­rias cla­ses a la ho­ra de re­ser­var: Bu­si­ness Club, Bu­si­ness Class, Tu­ris­ta Pre­mium y Tu­ris­ta. Más in­for­ma­ción en el te­lé­fono: 901 111 500.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.