WELL­NESS

deViajes - - Punto De Partida -

Si bus­cas el mind­ful­ness o te se­du­ce la idea de sen­tir có­mo se flo­ta en el úte­ro ma­terno re­ser­va el spa de Quin­ta da Au­ga.

La fe­li­ci­dad se com­po­ne de ins­tan­tes pla­cen­te­ros, pe­ro hay que sa­ber bus­car­los. En es­ta fin­ca com­pos­te­la­na, úni­co es­ta­ble­ci­mien­to ads­cri­to al ex­clu­si­vo port­fo­lio de Re­lais & Châ­teaux, ha­lla­rás un pu­ña­do de ra­zo­nes pa­ra aban­do­nar­te en cuer­po y al­ma a to­mar con­cien­cia del mo­men­to, prin­ci­pal pre­mi­sa del mind­ful­ness. En el spa han di­se­ña­do un pro­gra­ma de te­ra­pias más que com­ple­to, pe­ro aquí te ha­bla­re­mos de lo vi­vi­do: Via­je A Quin­ta da Au­ga (115 €). Des­pí­de­te del mun­do du­ran­te 90 mi­nu­tos y su­mér­ge­te en el Flo­ta­rium, una pis­ci­na pri­va­da con al­ta sa­li­ni­dad que evi­ta la gra­ve­dad y per­mi­te ima­gi­nar que na­das en el Mar Muer­to.

Lue­go, te aguar­da un ri­tual que no vas a ol­vi­dar fá­cil­men­te. Re­co­rren con mi­mo tu co­lum­na ver­te­bral, es­ti­mu­lan la cir­cu­la­ción, tra­ba­jan la zo­na de las pier­nas pa­ra fa­vo­re­cer el dre­na­je lin­fá­ti­co y de­di­can un tiem­po a ac­ti­var tus cha­kras con di­gi­to­pre­sión en los pies. La ex­pe­rien­cia tiene un fi­nal más que fe­liz ma­sa­jean­do tu crá­neo. Con­su­ma es­te pa­rén­te­sis vi­tal dan­do buen uso de la zo­na de aguas. Ini­cia el cir­cui­to en la sau­na o el ba­ño de va­por, con­ti­núa con la du­cha de esen­cias, pa­sa por la ca­bi­na de hie­lo y el ja­cuz­zi o re­créa­te en la pis­ci­na de cho­rros. www.aquin­ta­daau­ga.com. Por Elvira Ló­pez.

De­jar­se lle­var. La fin­ca fue una fá­bri­ca de pa­pel y hie­lo que, tras seis años de ar­duas obras, se con­vir­tió en el rincón so­ña­do por los pro­pie­ta­rios pa­ra aga­sa­jar a sus hués­pe­des. De­di­ca tiem­po a pa­sear por los sen­de­ros jun­to al río Sar y ha­la­ga a tu pa­la­dar en el res­tau­ran­te Fi­li­gra­na, don­de tra­ba­jan con mu­cho acier­to los fa­bu­lo­sos pro­duc­tos y vi­nos de la tie­rra. Des­pués, re­ga­la la mi­ra­da en ca­da rincón de la ca­sa, pues el in­terio­ris­mo es de­li­cio­so, y des­can­sa arru­lla­do por el ru­mor del agua.

Re­ti­ro. Pa­re­ce in­creí­ble que es­ta fan­tás­ti­ca quin­ta se en­cuen­tre a tan so­lo cin­co mi­nu­tos del cen­tro de Santiago de Com­pos­te­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.