“Si se pien­sa mu­cho se via­ja po­co”

deViajes - - En primera persona / Eloy Azorín -

el rí­mel de Mi­chael Jack­son en Th­ri­ller y, creo que por eso, per­ci­bía más sus mi­ra­das. Cuan­do les pre­gun­tas al­go no te di­cen que sí o que no. Mue­ven la ca­be­za co­mo si tu­vie­ran un mue­lle en el cue­llo y nun­ca sa­bes real­men­te lo que pien­san. El caos es el signo de iden­ti­dad de su ca­pi­tal y si sa­bes con­du­cir allí, pue­des ha­cer­lo en cual­quier lu­gar del mun­do.

La pri­me­ra no­che la pa­sa­mos en un ho­tel con un ven­ti­la­dor que re­mo­vía el ca­lor espeso a la ve­lo­ci­dad de la luz. Cuan­to más co­rría el ai­re, más ca­lor pa­sá­ba­mos. Le pre­gun­ta­mos al con­ser­je un si­tio pa­ra vi­si­tar an­tes de ir­nos a Pu­na. Nos ha­bló de Sri­na­gar en el es­ta­do de Ca­che­mi­ra: “beau­ti­ful pla­ce”, nos di­jo. No ha­bía for­ma de sa­ber si de­cía la ver­dad o no, así que nos de­ja­mos lle­var y, al día si­guien­te, nos em­bar­ca­mos en un avión de ju­gue­te a pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do. Goo­gle no po­día pro­te­ger­nos y, aun­que en aque­lla épo­ca exis­tían las guías de via­je, na­die se tra­jo una.

El con­ser­je del ho­tel nos ha­bía or­ga­ni­za­do el tra­yec­to con la es­tan­cia pre-pa­ga­da y los trans­por­tes acor­da­dos. Al lle­gar a Sri­na­gar to­do o ca­si to­do era agua. Nos mon­ta­ron en una lan­cha y en ape­nas dos mi­nu­tos de­jé de ver tie­rra. Agua, flo­res de loto y pe­que­ñas ca­sas flo­tan­tes. Has­ta lle­gar a una es­pe­cie de bar­co aban­do­na­do, pa­re­ci­do al del par­que de atrac­cio­nes. Era un bar­co-ho­tel en mi­tad de la na­da. Sin hués­pe­des. Só­lo pa­ra no­so­tros tres. Sin mó­vi­les, ni wi­fi, ni or­de­na­do­res. Unas cuan­tas ma­le­tas, al­gu­nos li­bros, el tiem­po por de­lan­te y no­so­tros.

Las ha­bi­ta­cio­nes eran lu­mi­no­sas. Lle­nas de te­las y ex­tra­ña­men­te có­mo­das. El ex­te­rior era im­pa­ga­ble.

De ha­ber te­ni­do cá­ma­ra en aquel mo­men­to hu­bie­ra re­ci­bi­do to­dos los li­kes del mun­do. Es fas­ci­nan­te cuan­do tu ce­re­bro ve co­sas que no ha vis­to an­tes, por­que me co­nec­ta di­rec­ta­men­te con la in­fan­cia, don­de ca­da día siem­pre era al­go nue­vo. El si­len­cio lo en­vol­vía to­do, y no ha­bía na­da más que ha­cer que es­tar co­mo ellos de­cían: “doing not­hing”.

Esos días se con­vir­tie­ron en­se­gui­da en uno de los #Un­plug­ged Mo­ments de mi vi­da. Mis ami­gos y yo. So­lo ha­cía­mos lo que que­ría­mos y cuan­do que­ría­mos. No ha­bía ne­ce­si­dad de pen­sar que te­nía­mos que ha­cer otra co­sa que no fue­ra lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do. El es­trés de­jó de te­ner sen­ti­do, por­que vi­vía­mos ca­da mo­men­to sin sa­ber cuál se­ría el si­guien­te. Y fui fe­liz.

En el bar­co-ho­tel, tres o cua­tro per­so­nas se en­car­ga­ban de ha­cer­nos la co­mi­da y de traer­nos, no sé có­mo, ca­si to­do lo que les pe­día­mos. Cuan­do lle­ga­ba la no­che nos ce­ba­ban a co­mi­da aro­má­ti­ca y pi­can­te, nos da­ban té, nos in­ten­ta­ban ven­der to­do ti­po de co­sas y cuan­do íba­mos a dor­mir ce­rra­ban las ven­ta­nas pa­ra que la luz de la ma­ña­na no nos des­per­ta­ra. Fui­mos pa­ra dos no­ches y aca­ba­mos es­tan­do una se­ma­na. Era im­po­si­ble es­ca­par del pa­raí­so. Has­ta que uno de no­so­tros to­mó la de­ci­sión de de­jar abier­ta una de las ven­ta­nas por la no­che. Lle­ga­mos a la con­clu­sión de que po­dría­mos ha­ber­nos que­da­do allí to­do el via­je, y to­da­vía res­ta­ba mu­cho por ver. El des­tino por el que yo ha­bía ido a la In­dia es­ta­ba por vi­si­tar y no me lo que­ría per­der. Co­no­cí Pu­na, be­bí un bre­ba­je ver­de con una tri­bu de sha­dus, me hi­cie­ron el ma­sa­je más do­lo­ro­sa­men­te in­creí­ble de mi vi­da, dor­mí en una la­ma­se­ría con tres ara­ñas de las gran­des y fi­nas que me da­ban, se­gún ellos, lucky, me ba­ñé en el Gan­ges y es­tu­ve en el ash­ram de Os­ho con mi tú­ni­ca ro­ja dan­do y re­ci­bien­do abra­zos de la gen­te que me son­reía.

To­do es­to na­die me lo ha con­ta­do. To­do es­to lo sé por­que lo he vi­vi­do y so­lo ten­go que re­cor­dar­lo. For­ma par­te de mí. Via­jar es vi­vir en mo­vi­mien­to.

En cuan­to ter­mi­ne el tra­ba­jo que es­toy ha­cien­do pien­so po­ner­me de nue­vo la pi­la. Has­ta que lle­gue ese mo­men­to, Ra­quel y mi her­mano Álex ha­brán acu­mu­la­do mis nu­me­ro­sos li­kes en sus fo­tos e iré ano­tan­do las hue­llas que ellos han crea­do en su ca­mino pa­ra más tar­de po­der for­mar el mío.

Eloy Azo­rín en su úl­ti­mo via­je a In­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.