TE­NE­RI­FE

Tri­lo­gía co­lo­nial

deViajes - - Punto De Partida - Patricia Pe­lli­cer

Pis­ci­nas na­tu­ra­les, cie­los que pa­re­cen un ma­pa de estrellas, vi­nos vol­cá­ni­cos y pla­tos con mu­cho sa­bor.

Acom­pá­ña­nos en una ru­ta por los rin­co­nes his­tó­ri­cos, adén­tra­te en los bos­ques de lau­ri­sil­va, vi­si­ta las ciu­da­des coloniales más no­bles y de­gus­ta el me­jor ‘slow food’ de la is­la.

Si quie­res es­qui­var el bu­lli­cio de la ca­pi­tal, la me­jor ba­se de ope­ra­cio­nes del Nor­te ti­ner­fe­ño es San Cris­tó­bal de la La­gu­na, la úni­ca de Ca­na­rias que pre­su­me de es­tar en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad de la UNES­CO. La La­gu­na fue el cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo y po­lí­ti­co de Te­ne­ri­fe du­ran­te si­glos. En ella se con­ser­va el tra­za­do ur­bano tal cual se con­ci­bió ha­ce más de 500 años, con su ar­qui­tec­tu­ra mu­dé­jar y las ca­sas so­la­rie­gas. Aquí se le­van­ta tam­bién la úni­ca Ca­te­dral de Te­ne­ri­fe –que aca­ba de ser res­tau­ra­da–, ade­más de va­rios con­ven­tos y la igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de la Con­cep­ción, con su to­rre del si­glo XVII (ac­ce­so, 1 €).

La La­gu­na siem­pre tu­vo residentes ilus­tres y las tar­des en so­cie­dad in­cluían una bue­na me­rien­da a ba­se de dul­ces lo­ca­les. Pa­ra pro­bar ros­que­tes de ca­be­llo de ángel, tru­chas de ba­ta­ta, pol­vo­ro­nes de go­fio o la­gu­ne­ros con cre­ma de na­ran­ja vi­si­ta las pas­te­le­rías más an­ti­guas: La Ca­te­dral (San Juan, 1), Ló­pez Eche­to (Obis­po Rey, 50), o La Prin­ce­sa (Pza. de la Con­cep­ción, 1). Muy po­ca dis­tan­cia se­pa­ra San Cris­tó­bal de La La­gu­na de uno de los pai­sa­jes más pau­sa­dos y de ma­yor in­te­rés eco­ló­gi­co –con per­dón del Tei­de– de Te­ne­ri­fe: el Par­que Ru­ral de Anaga. Po­de­mos re­co­rrer­lo en co­che y sin pri­sas por la TF-12, que des­de Las Mercedes con­du­ce a los Mi­ra­do­res de Abi­cor, del Pi­co del In­glés, de Lo­mo Al­to y de Cruz del Car­men.

El ex­tre­mo no­res­te de Te­ne­ri­fe tam­bién se ca­rac­te­ri­za por sus vi­ñe­dos, en los que na­ce el vino Ta­co­ron­te-Acen­te­jo, una de las cin­co D. O. que se pro­du­cen en la is­la. Pa­ra de­gus­tar­lo pue­des acu­dir a la Ca­sa de Mi Sue­gra (Ca­mino de San Ignacio. Tel. 922 63 72 09), una an­ti­gua ca­so­na ca­na­ria si­tua­da en pleno te­rri­to­rio vi­ní­co­la. El slow food adop­ta aquí su pleno sig­ni­fi­ca­do en pla­tos co­mo la en­sa­la­da he­rre­ña, con me­lo­co­tón y uvas (6,25 €), la ro­pa vie­ja de pul­po (7,50 €) o el sen­ci­llo pe­ro ex­qui­si­to po­ta­je de be­rros. Una bue­na op­ción si no que­re­mos al­go tan con­sis­ten­te es de­can­tar­se por un pla­ti­llo de que­sos ca­na­rios re­ga­dos con un buen vino de la zo­na.

Pa­ra ter­mi­nar la jor­na­da apún­ta­te a la ac­ti­vi­dad Atar­de­cer y Estrellas, que in­clu­ye la subida en te­le­fé­ri­co pa­ra ver la pues­ta de sol des­de el Mi­ra­dor de Chío, ce­na gour­met y la ob­ser­va­ción de estrellas con te­les­co­pios te­rres­tres. (Vol­cano Tei­de Ex­pe­rien­ce. 121 €. www.vol­ca­no­tei­de.com).

ORO­TA­VA, VINO Y RO­SAS

Otra gran ciu­dad de Te­ne­ri­fe es la “Muy No­ble y Leal Vi­lla” de La Oro­ta­va. Ya des­de los ini­cios de la con­quis­ta es­pa­ño­la, en 1496, se con­vir­tió en la re­si­den­cia de la ri­ca aris­to­cra­cia que pro­ve­nía de la pe­nín­su­la y que go­za­ba de pri­vi­le­gios por de­seo del rey. La ri­que­za de sus ha­bi­tan­tes –igual que en La La­gu­na, Icod de los Vi­nos y Ga­ra­chi­co– pro­ve­nía de la pro­duc­ción agrí­co­la que via­ja­ba a Eu­ro­pa y Amé­ri­ca. Tie­rra aden­tro vi­vían los se­ño­res y, cer­ca del mar, los pes­ca­do­res y tri­pu­lan­tes de to­dos aque­llos bu­ques que se mar­cha­ban car­ga­dos con ba­rri­les de vino y ca­ña de azú­car. De he­cho, aquel puer­to de La Oro­ta­va aca­ba­ría te­nien­do en­ti­dad pro­pia y se con­ver­ti­ría en una de las ciu­da­des más tu­rís­ti­cas de Te­ne­ri­fe: el Puer­to de la Cruz.

Hoy, aque­lla par­te al­ta, La Oro­ta­va, si­gue con­ser­van­do su nom­bre y ele­gan­cia. Só­lo hay que pa­sear por el cen­tro pa­ra com­pro­bar­lo en la ri­ca or­na­men­ta­ción de sus fa­cha­das y en la pro­fu­sión de con­ven­tos e igle­sias co­mo La Con­cep­ción, San­to Do­min­go o San Agustín.

Pa­ra sa­ber có­mo vi­vía la aris­to­cra­cia co­lo­nial, en la ca­lle San Fran­cis­co se pue­de vi­si­tar La Ca­sa de los Bal­co­nes (4 €. www. ca­sa-bal­co­nes.com), cons­trui­da en 1632. El pi­so in­fe­rior y el pa­tio ca­na­rio al­ber­gan una tien­da de pro­duc­tos ar­te­sa­na­les, con los tí­pi­cos ca­la­dos que aquí se bor­dan de ca­ra al pú­bli­co. Pe­ro el ver­da­de­ro te­so­ro del lu­gar es­tá en el pi­so su­pe­rior, don­de la re­si­den­cia se con­ser­va prác­ti­ca­men­te igual a cuan­do es­tu­vo ha­bi­ta­da.

Con los años, los te­rra­te­nien­tes tam­bién fue­ron aña­dien­do a la ciu­dad exu­be­ran­tes par­ques y jar­di­nes por los que pa­sear. En el si­glo XIX, el ar­tis­ta fran­cés Adolph Cro­quet creó los Jar­di­nes de la Victoria, que ini­cial­men­te fue­ron con­ce­bi­dos co­mo mau­so­leo pa­ra el Mar­qués de la Quin­ta Ro­ja y que hoy es­tán en­tre los en­cla­ves más ele­gan­tes de La Oro­ta­va.

En un rincón del par­que se ubi­ca la te­rra­za de la Con­fi­te­ría-Ca­fé Tao­ro Ca­sa Egon, una pas­te­le­ría fun­da­da en 1916 que siem­pre des­ta­có por su ela­bo­ra­da re­pos­te­ría. Si el día acom­pa­ña, es­te lu­gar, su­ma­do a un ros­co de ye­ma y un buen té, es un plan per­fec­to pa­ra pa­sar la tar­de.

No muy le­jos de la ciu­dad, en el Va­lle de La Oro­ta­va, otro es­pa­cio don­de co­no­cer las es­pe­cies bo­tá­ni­cas y hor­to­fru­tí­co­las pro­pias de Ca­na­rias, y de pa­so pro­bar lo me­jor de la gas­tro­no­mía is­le­ña, es La Granja Ver­de. La fin­ca cuen­ta con diez huertas de ár­bo­les fru­ta­les (pla­ta­ne­ras, man­gos…), hor­ta­li­zas y es­pe­cies aro­má­ti­cas cu­ya pro­duc­ción de al­tí­si­ma ca­li­dad va des­ti­na­da a la ven­ta lo­cal y a abas­te­cer de in­gre­dien­tes la pro­pia co­ci­na.

En lo que fue­ra la an­ti­gua ca­sa del me­dia­ne­ro de la fin­ca se ha ins­ta­la­do el res­tau­ran­te Du­la y Pi­pa (Tra­se­ra Ca­mino del To­rreón, 2. El Ra­mal. La Oro­ta­va. Tel. 922 33 35 09. Prin­ci­pa­les des­de 10,50 €. www. la­gran­ja­ver­de.es), un lo­cal que es­tá re­gen­ta­do por el pres­ti­gio­so chef lo­cal Juan Car­los Clemente. Te re­sul­ta­rá di­fí­cil es­co- ger en­tre los pla­tos de la car­ta, que tie­nen nom­bres tan su­ge­ren­tes co­mo las pi­ru­le­tas de que­so cre­mo­so, las ce­bo­lle­tas re­lle­nas de pan ne­gro o la be­ren­je­na en tex­tu­ras con sal­sa de ca­fé.

GA­RA­CHI­CO Y SU AN­TI­GUO PUER­TO

La ter­ce­ra en es­ta tri­lo­gía co­lo­nial es la be­lla Ga­ra­chi­co, que du­ran­te más de 200 años se en­ri­que­ció por te­ner uno de los puer­tos co­mer­cia­les más ac­ti­vos y prós­pe­ros de las is­las. En sus in­me­dia­cio­nes se ta­la­ron ár­bo­les y se plan­ta­ron vi­ñe­dos y ca­ña de azú­car que via­ja­ban has­ta las re­si­den­cias más pu­dien­tes de la pe­nín­su­la y de las co­lo­nias en Amé­ri­ca.

Con los años, aque­llos cul­ti­vos fue­ron cam­bian­do por otros, co­mo las pla­ta­ne­ras, una es­pe­cie que vino de Asia, que se que­da­ría en Ca­na­rias pa­ra siem­pre y que si­gue do­mi­nan­do el pai­sa­je en es­ta par­te del ma­pa. O las pa­pas an­ti­guas de Ca­na­rias, hoy una de las ma­yo­res ri­que­zas gas­tro­nó­mi­cas del sub­sue­lo is­le­ño, que cuen­ta con una De­no­mi­na­ción de Ori­gen Pro­te­gi­da, la úni­ca en Es­pa­ña pa­ra las pa­ta­tas.

To­dos es­tos cul­ti­vos que ta­pi­zan las me­dia­nías del nor­te siem­pre ne­ce­si­ta­ron de un re­cur­so hí­dri­co que era di­fí­cil de en­con­trar. Pa­ra abas­te­cer­se, los ti­ner­fe­ños ex­ca­va­ron du­ran­te si­glos unas 1.600 ga­le­rías y po­zos pa­ra re­co­ger el agua de la llu­via. Hoy exis­ten 2.000 ki­ló­me­tros de tú­ne­les en el sub­sue­lo de Te­ne­ri­fe y se han ha­bi­li­ta­do al­gu­nos sen­de­ros del agua pa­ra co­no­cer es­te pa­tri­mo­nio. Hay ru­tas en las lo­ca­li­da­des de Los Rea­le­jos o La Guan­cha, aun­que si quie­res ac­ce­der al in­te­rior de los tú­ne­les, la me­jor op­ción es con­tra­tar un guía de na­tu­ra­le­za lo­cal (Ac­ti­vi­da­des des­de 25 €. www.el­car­don.es).

Vuel­ve a Ga­ra­chi­co pa­ra des­cu­brir qué sor­pre­sa le te­nía guar­da­da el des­tino. Una no­che de ma­yo de 1706, el ve­cino vol­cán Are­nas Ne­gras en­tró en erup­ción en­te­rran­do la lo­ca­li­dad y des­tru­yen­do su puer­to por com­ple­to. Ga­ra­chi­co pron­to re­co­bró su as­pec­to, no así su puer­to, que nun­ca más se re­cu­pe­ró. La la­va ver­ti­da so­bre el mar for­mó unas ca­pri­cho­sas pis­ci­nas na­tu­ra­les en las que po­drás ba­ñar­te si el mar no an­da muy re­vuel­to.

Vi­gi­lan­do des­de lo al­to, el Cas­ti­llo de San Mi­guel es el úni­co edi­fi­cio del mue­lle que que­dó in­tac­to tras la erup­ción. El cas­ti­llo es un pun­to cla­ve de la ru­ta tea­tra­li­za­da que re­crea la his­to­ria de la lo­ca­li­dad y que par­te del con­ven­to de la Quin­ta Ro­ja (Ho­ra­rios y re­ser­vas en Ho­tel la Quin­ta Ro­ja. Tel. 922 13 33 77. 15 €).

Ga­ra­chi­co es tam­bién el pun­to de par­ti­da pa­ra co­no­cer uno de los lu­ga­res más an­ti­guos, geo­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do, de Te­ne­ri­fe: el Ma­ci­zo del Teno. Exis­tió mu­cho an­tes que el pro­pio Tei­de y en sus pro­fun­dos ba­rran­cos, don­de el hom­bre se asen­tó desafian­do a las pen­dien­tes, se per­pe­túan al­gu­nas for­mas de vi­da muy tra­di­cio­na­les.

El pun­to neu­rál­gi­co en es­ta zo­na es Mas­ca, una al­dea al­ta­men­te pin­to­res­ca en­ca­ra­ma­da en un sa­lien­te ro­co­so, don­de la afluen­cia de tu­ris­mo ha per­mi­ti­do re­cu­pe­rar mu­chas tra­di­cio­nes ar­te­sa­na­les. Aquí se te­jen las fi­bras ve­ge­ta­les pa­ra ha­cer som­bre­ros o se fa­bri­can tim­ples, el ins­tru­men­to de cuer­da tí­pi­co ca­na­rio, que pue­den com­prar­se a pie de ca­lle de mano de los pro­pios ar­te­sa­nos.

Pa­tri­mo­nio y na­tu­ra­le­za. Am­bos con­cep­tos se fun­den en San Cris­tó­bal de la La­gu­na y el Par­que Ru­ral de Anaga. Pa­ra aden­trar­te en la lau­ri­sil­va, esa an­ti­güe­dad ve­ge­tal de la épo­ca ter­cia­ria, eli­ge uno de los sen­de­ros que re­co­rren el nor­te. Al­gu­nos de los más es­pec­ta­cu­la­res par­ten de la Cruz del Car­men, co­mo el que va a Pun­ta del Hi­dal­go pa­san­do por Chi­na­ma­da (PR-TF 10). To­dos tie­nen ser­vi­cio de au­to­bús pa­ra re­gre­sar.

Cien por cien ver­de. Otro lu­gar pa­ra un pa­seo en­tre ár­bo­les es el Jar­dín de Acli­ma­ta­ción de La Oro­ta­va (Re­ta­ma, 2. Puer­to de la Cruz. 3 €. www.icia.es), crea­do por Car­los III pa­ra abas­te­cer de es­pe­cies de Amé­ri­ca a los jar­di­nes reales en Madrid y Aran­juez. Las plan­tas se traían por bar­co y pa­sa­ban aquí una tem­po­ra­da an­tes de ser tras­plan­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.