PE­RÚ

Lu­ga­res so­lo ima­gi­na­dos

deViajes - - Punto De Partida - Por Pa­tri­cia Pe­lli­cer

Pa­sea­mos por Lima pa­ra sa­ber de su bohe­mia y su tra­di­ción. Lue­go, nos des­pla­za­mos has­ta los sal­va­jes An­des Ama­zó­ni­cos.

Haz una pri­me­ra es­ca­la en Lima pa­ra co­no­cer su pa­sa­do co­lo­nial, pro­bar la me­jor gas­tro­no­mía de au­tor y rea­li­zar al­gu­nas com­pras. Lue­go adén­tra­te en una de las re­gio­nes más des­co­no­ci­das y au­tén­ti­cas del Pe­rú: los An­des Ama­zó­ni­cos, don­de la pre­sen­cia de tu­ris­mo si­gue sien­do anec­dó­ti­ca.

Si Stend­hal hu­bie­ra vi­si­ta­do Lima en vez de Florencia, pro­ba­ble­men­te no se hu­bie­ra enamo­ra­do de ella a pri­me­ra vista co­mo le su­ce­dió con la be­lla ciu­dad tos­ca­na. La ca­pi­tal pe­rua­na no es un lu­gar que en­tra por los ojos fá­cil­men­te, y eso es al­go sobre lo que han escrito nu­me­ro­sos no­ve­lis­tas, des­de Mel­vi­lle has­ta Alfredo Bry­ce Eche­ni­que. Tie­ne un trá­fi­co caó­ti­co y du­ran­te mu­chos me­ses, la ur­be se des­di­bu­ja ba­jo una eterna ne­bli­na que aquí lla­man ga­rúa.

Pero no te que­des con la pri­me­ra im­pre­sión porque Lima es una ciu­dad en ple­na efer­ves­cen­cia que es­con­de mu­chos atrac­ti­vos: edi­fi­cios co­lo­nia­les, gas­tro­no­mía de primer or­den mun­dial y mu­chas pro­pues­tas ar­tís­ti­cas de vanguardia.

Pue­des em­pe­zar la visita en la Pla­za de Ar­mas, el epi­cen­tro de esa Lima co­lo­nial, que es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO des­de 1991. Aquí se le­van­ta­ría la pri­me­ra igle­sia de la ciu­dad en 1535 (hoy ca­te­dral)

por or­den de Francisco Pi­za­rro, el te­mi­ble con­quis­ta­dor ex­tre­me­ño.

El se­pul­cro del co­lo­ni­za­dor es­pa­ñol se en­cuen­tra en la ca­pi­lla si­tua­da en la en­tra­da a la ba­sí­li­ca, a mano de­re­cha. La re­co­no­ce­rás por sus ela­bo­ra­dos mo­sai­cos alu­si­vos a la con­quis­ta.

DEL CEN­TRO A BA­RRAN­CO

En el cas­co his­tó­ri­co, otros edi­fi­cios del pa­tri­mo­nio mun­dial que también tie­nen ca­rác­ter re­li­gio­so son el fan­tás­ti­co con­ven­to de San Francisco, fa­mo­so por sus es­pe­luz­nan­tes ca­ta­cum­bas, y el con­ven­to de San­to Do­min­go. Es­te úl­ti­mo aco­ge las re­li­quias de tres santos pe­rua­nos, entre ellos San Martín de Po­rres, el primer san­to mu­la­to de Amé­ri­ca.

No pue­des de­jar de vi­si­tar su claus­tro de­co­ra­do con azu­le­jos se­vi­lla­nos del si­glo XVI y la bi­blio­te­ca de los frai­les, que cuen­ta con más de 25.000 li­bros an­ti­guos, entre los que se cuen­tan al­gu­nos in­cu­na­bles de la épo­ca de la con­quis­ta.

Des­pués de cum­plir con las vi­si­tas cul­tu­ra­les en el cen­tro, di­rí­ge­te a Ba­rran­co, un ba­rrio que na­ció co­mo bal­nea­rio aris­to­crá­ti­co y que con los años se ha con­ver­ti­do en el pun­to más bohe­mio y vi­bran­te de Lima.

Aquí re­si­den nu­me­ro­sos ar­tis­tas, pin­to­res, chefs, di­se­ña­do­res y es­cri­to­res pe­rua­nos, entre ellos Ma­rio Var­gas Llo­sa, que a pe­sar de vi­vir en Es­pa­ña man­tie­ne su do­mi­ci­lio peruano en es­te ba­rrio. Pre­ci­sa­men­te en una de sus novelas, Con­ver­sa­ción en la Ca­te­dral, el No­bel de Li­te­ra­tu­ra ha­bla de Lima y men­cio­na Ba­rran­co.

También aquí tie­ne pre­sen­cia el cé­le­bre fo­tó­gra­fo Ma­rio Tes­tino, que abrió su ga­le­ría en la ave­ni­da Pe­dro de Osma (www.ma­te.pe).

En el nú­me­ro 421 de esta mis­ma ave­ni­da no de­jes de vi­si­tar el des­co­no­ci­do pero in­tere­san­tí­si­mo Mu­seo Pe­dro de Osma, que fue la re­si­den­cia de es­te po­lí­ti­co peruano afi­cio­na­do a co­lec­cio­nar ar­te ma­nie­ris­ta lle­ga­do de Eu­ro­pa du­ran­te la con­quis­ta.

Mu­chos vie­nen a Ba­rran­co a be­ber pisco y a co­mer an­ti­cu­cho, el pla­to tí­pi­co li­me­ño hecho a ba­se de co­ra­zón de res, pero también por las com­pras.

Con se­me­jan­tes ve­ci­nos, no es de ex­tra­ñar que en es­tas ca­lles abun­de el ar­te ur­bano, las ga­le­rías y las tien­das de ar­te­sa­nía de pri­me­ra ca­li­dad.

Una de las más re­co­no­ci­das es Las Pa­llas (Ca­ja­mar­ca, 212), re­gen­ta­da por Ma­ri So­la­ri, una ga­le­sa que lle­va 50 años re­co­rrien­do Pe­rú en bus­ca del ar­te po­pu­lar más ex­qui­si­to. Aquí en­con­tra­rás des­de jo­ye­ría en pla­ta, ce­rá­mi­ca, te­ji­dos y has­ta an­ti­güe­da­des.

Otro lu­gar pa­ra las com­pras es Dédalo, un es­pa­cio a me­dio ca­mino entre una ga­le­ría y un su­per­mer­ca­do de ar­te, don­de po­drás ha­cer­te con al­gu­na pie­za de di­se­ño nacional.

Pa­ra des­can­sar de las com­pras, di­rí­ge­te a la Pla­za Mu­ni­ci­pal de Ba­rran­co y en­tra en la Tos­ta­du­ría Bi­set­ti, en la Av. Pe­dro de Osma, 116 (www.ca­fe­bi­set­ti.com). Fue fun­da­da en 1958 por un li­me­ño des­cen­dien­te de ita­lia­nos y se­gu­ra­men­te sea uno de los mejores lu­ga­res en Lima pa­ra pro­bar los dis­tin­tos –y ex­qui­si­tos– ca­fés pe­rua­nos (ca­ta va­ria­da, por 18 €).

LA PRI­SIÓN DE ATAHUAL­PA

Una ho­ra en avión se­pa­ran Lima de Ca­ja­mar­ca, la ca­pi­tal ofi­cio­sa de la Sie­rra Nor­te del Pe­rú y un buen pun­to de par­ti­da pa­ra ex­plo­rar la pro­vin­cia ho­mó­ni­ma y los An­des Ama­zó­ni­cos. A pe­sar de no te­ner la fa­ma de otros lu­ga­res del Pe­rú, Ca­ja­mar­ca apa­re­ce en to­dos los li­bros de his­to­ria mun­dial por ser el lu­gar don­de fue cap­tu­ra­do Atahual­pa –uno de los úl­ti­mos lí­de­res del im­pe­rio in­cai­co– por el con­quis­ta­dor Francisco Pi­za­rro. Na­da que­da de aque­lla ciu­dad in­ca de Kas­ha Mar­ka (“pue­blo de es­pi­nas” en que­chua), sal­vo el Cuar­to del Res­ca­te, un edi­fi­cio cons­trui­do en pie­dra que fue la pri­sión del cau­di­llo Atahual­pa has­ta su eje­cu­ción, en 1533.

La Ca­ja­mar­ca que hoy co­no­ce­mos es la he­ren­cia de los go­ber­nan­tes

que lle­ga­ron des­pués, los es­pa­ño­les, quie­nes le­van­ta­ron va­rios con­ven­tos e igle­sias de un es­ti­lo muy par­ti­cu­lar que con los años se co­no­ce­ría co­mo ba­rro­co ca­ja­mar­quino.

En la Pla­za de Ar­mas –que por cier­to, fue el pun­to don­de se pro­du­jo la cap­tu­ra del in­ca– se le­van­tan la Ca­te­dral y la igle­sia de San Francisco, con sus es­pec­ta­cu­la­res fa­cha­das la­bra­das en pie­dra en las que, co­mo po­drás com­pro­bar, no se dejó ni un so­lo cen­tí­me­tro si de­co­rar.

No muy le­jos, en la pla­za del Ji­rón Belén, es­tá el Con­jun­to Mo­nu­men­tal Belén, que com­pren­de una igle­sia, un Hos­pi­tal de Va­ro­nes y un Hos­pi­tal de Mu­je­res. En los in­te­rio­res de es­tos dos úl­ti­mos po­drás vi­si­tar un pe­que­ño mu­seo et­no­grá­fi­co y una pi­na­co­te­ca del au­tor lo­cal An­drés Zevallos, ade­más de otras ex­po­si­cio­nes de ar­te tem­po­ra­les.

Ca­ja­mar­ca cuen­ta con va­rios com­ple­jos ar­queo­ló­gi­cos en las in­me­dia­cio­nes, el más po­pu­lar de los cua­les es Cum­be­ma­yo, al que se lle­ga tras con­du­cir por una si­nuo­sa ca­rre­te­ra cues­ta arri­ba flan­quea­da por eu­ca­lip­tus.

En Cum­be­ma­yo en­con­tra­rás un pai­sa­je ex­tra­ño con­for­ma­do por nu­me­ro­sos fa­ra­llo­nes de roca, en cu­yas in­me­dia­cio­nes ha­bi­tan va­rias fa­mi­lias que vi­ven del ga­na­do.

En es­te lu­gar si­tua­do a 3.600 me­tros de al­tu­ra sobre los An­des se cons­tru­yó, en el 1.500 a.C, un com­ple­jo sis­te­ma de ca­na­li­za­ción que per­mi­tía el tras­va­se de las aguas de la ver­tien­te del Pacífico a la del Atlán­ti­co. Es esta to­da una proeza de la in­ge­nie­ría que aún hoy re­sis­te los em­bis­tes de la intemperie.

UN PA­SEO ENTRE RO­CAS

Si bien los acue­duc­tos son la ex­cu­sa pa­ra vi­si­tar Cum­be­ma­yo, lo que real­men­te me­re­ce la pe­na es ha­cer la ex­cur­sión a pie (2 km) a tra­vés de sus cu­rio­sas for­ma­cio­nes ro­co­sas (apro­xi­ma­da­men­te 8 € te cos­ta­rá la en­tra­da más el trans­por­te des­de Ca­ja­mar­ca).

A unos 8 km de Ca­ja­mar­ca también pue­des vi­si­tar las Ven­ta­ni­llas de Otuz­co, una ne­cró­po­lis de la cul­tu­ra ca­xa­mar­ca, cu­yos 335 ni­chos se ca­va­ron en una pa­red de roca vi­va vol­cá­ni­ca.

AMAZONAS DES­CO­NO­CI­DO

La ru­ta rum­bo nor­te dis­cu­rre entre zo­nas agrí­co­las y es­car­pa­dos pai­sa­jes vol­cá­ni­cos con ca­rre­te­ras col­ga­das de abis­mos que pon­drán a prue­ba los ner­vios del más tem­pla­do con­duc­tor.

Ce­len­dín pue­de ser un buen pun­to pa­ra pa­ra­da y fon­da an­tes de en­trar en el te­rri­to­rio ama­zó­ni­co. Es és­ta una ciu­dad de ai­res co­lo­nia­les fun­da­da por es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses, cu­yo cen­tro his­tó­ri­co destaca por sus fa­cha­das pin­ta­das de co­lor azul.

Apro­ve­cha que es­tás en una lo­ca­li­dad sin tu­ris­tas pa­ra vi­si­tar el mer­ca­do y com­prar a buen pre­cio pro­duc­tos lo­ca­les co­mo la qui­nua o la uña de ga­to, o pa­ra ad­qui­rir una de las ar­te­sa­nías es­tre­lla en esta zo­na an­di­na: los som­bre­ros de fi­bra de to­qui­lla.

A par­tir de aquí, el pai­sa­je se irá tor­nan­do más ver­de a me­di­da que te acer­ques a la re­gión ama­zó­ni­ca. Pres­ta aten­ción, pues en la ru­ta que va de Ce­len­dín a Kué­lap, cru­za­rás va­rios de los ríos que ali­men­tan el Amazonas, entre ellos el po­de­ro­so Ma­ra­ñón y el Ut­cu­bam­ba.

Tu si­guien­te pa­ra­da es Kué­lap, un lu­gar que es­tu­vo do­mi­na­do du­ran­te si­glos por los in­dios cha­cha­po­yas, quie­nes le­van­ta­ron su Ma­chu Pic­chu par­ti­cu­lar en un ce­rro si­tua­do a 3.100 me­tros de al­ti­tud. Hay que an­dar una me­dia ho­ra pa­ra al­can­zar esta es­pec­ta­cu­lar ciu­da­de­la cu­yo in­te­rior al­ber­ga 420 edi­fi­cios cir­cu­la­res en los que lle­ga­ron a ha­bi­tar entre dos mil qui­nien­tas y tres mil per­so­nas an­tes de la lle­ga­da de los es­pa­ño­les.

Co­mo su­ce­de con tan­tas gran­des obras del pa­sa­do, Kué­lap es­tá ro­dea­do de mis­te­rios que traen de ca­be­za a ar­queó­lo­gos e his­to­ria­do­res ¿có­mo trans­por­ta­ron los blo­ques de pie­dra pa­ra cons­truir una ciu­dad de ta­les di-

Sím­bo­los eter­nos. La Ca­te­dral de Ca­ja­mar­ca se per­fi­la con las lu­ces de la no­che. Una de las fuen­tes del Cir­cui­to Má­gi­co del Agua, en Lima.

Tra­di­cio­nal y bohe­mia. Ca­fé del Mu­seo Lar­co, en Lima. Ca­lle del ba­rrio de Ba­rran­co. A la de­re­cha, de­ta­lle de una ba­rria­da de Lima.

Mu­cho por des­cu­brir. Con­ven­to de San­to Do­min­go. Ar­te­sa­nía en un mer­ca­do de Ley­me­bam­ba. Fa­ro del ba­rrio re­si­den­cial de Mi­ra­flo­res, en Lima.

Te­rri­to­rios vír­ge­nes. Ca­ta­ra­ta Goc­ta, en Co­ca­chim­ba. De­ta­lle del Con­jun­to Mo­nu­men­tal Belén, en Ca­ja­mar­cas. Va­lle Al­to del Ut­cu­bam­ba.

Un mun­do de ex­pe­rien­cias. Mu­jer pe­rua­na en el Va­lle Sa­gra­do. Co­li­na de San­ta Apo­lo­nia, en Ca­ja­mar­ca. Igle­sia y pla­za de Ce­le­dín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.