ESCAPADAS

Es­con­di­da en el ex­tre­mo nor­te del país, la ciu­dad sui­za es una ex­plo­sión de ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na, mu­seos y es­pa­cios ver­des jun­to al Rin.

deViajes - - Punto De Partida -

De las lla­nu­ras de Na­mi­bia a la in­quie­tud cul­tu­ral de la ciu­dad sui­za de Ba­si­lea, pa­san­do por una ru­ta en Puer­to Rico, Du­bai o Fi­li­pi­nas.

Ur­be fron­te­ri­za, a dos pa­sos de la ale­ma­na Sel­va Ne­gra y de te­rri­to­rio fran­cés, esta ciu­dad sui­za es un se­cre­to sin re­ve­lar. Es con­si­de­ra­da la me­ca de la ar­qui­tec­tu­ra en es­te país, y es que aquí, me­cla­do con los edi­fi­cios his­tó­ri­cos, de­ja­ron su se­llo nom­bres in­ter­na­cio­na­les co­mo Her­zog & de Meu­ron, Ma­rio Bot­ta o Richard Me­yer en for­ma de cons­truc­cio­nes que rom­pen con la tra­di­ción.

También es la ciu­dad de los mu­seos, con la ma­yor con­cen­tra­ción de to­do el país (cuen­ta con 40). Te pro­po­ne­mos dos de ellos: El Kunst­mu­seum (www.kunst­mu­seum­ba­sel.ch), que re­cien­te­men­te ha inau­gu­ra­do la am­plia­ción co­nec­ta­da sub­te­rrá­nea­men­te con el edi­fi­cio prin­ci­pal. El re­sul­ta­do son diez mil me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie ex­po­si­ti­va en tres edi­fi­cios que al­ber­gan obras que van del si­glo XV al ar­te con­tem­po­rá­neo. Has­ta el 22 de enero, po­drás vi­si­tar la ex­po­si­ción de­di­ca­da al tra­ba­jo más tem­prano del ex­pre­sio­nis­ta Jack­son Po­llock.

El mu­seo Tin­guely es otro im­pres­cin­di­ble, de­di­ca­do al ar­tis­ta na­ci­do en Ba­si­lea, que rom­pió mol­des en los años se­sen­ta con sus es­cul­tu­ras me­cá­ni­cas. La mues­tra Má­qui­nas Mu­si­ca­les, ex­hi­bi­rá los enor­mes ar­te­fac­tos so­no­ros crea­dos por el es­cul­tor y ser­vi­rá de

ex­cu­sa pa­ra con­cier­tos y otros ac­tos de acús­ti­ca me­cá­ni­ca (has­ta el 22 de enero).

Piér­de­te por su cas­co his­tó­ri­co, entre li­bros an­ti­guos y tien­das de di­se­ña­do­res ac­tua­les. Sube has­ta la ca­te­dral, y ad­mi­ra las vis­tas del Rin des­de el cer­cano mi­ra­dor de Pfalz. Lue­go, en­dúl­za­te con las pas­tas de es­pe­cias y miel que ven­den en Läc­ker­li Huss (www. laec­ker­li-huus.ch). Y si quie­res sa­ber más sobre los orí­ge­nes de esta ciu­dad, apún­ta­te a uno de los tours guia­dos que ofre­ce la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo (www.ba­sel. com), gra­tis con la Ba­sel Card.

APE­RI­TI­VOS Y CÓC­TE­LES DE AL­TU­RA

Co­mo ciu­dad universitaria, a Ba­si­lea no le fal­ta ani­ma­ción. Po­drás ele­gir entre asis­tir a un es­pec­tácu­lo mu­si­cal (www.mu­si­cal.ch), –West Si­de Story y Stomp es­ta­rán en el car­tel de enero–, to­mar un ape­ri­ti­vo en el gla­mu­ro­so Bar Cam­pa­ri (www.res­tau­rant-kunst­ha­lle.ch) o ce­rrar la tar­de con un cóc­tel de vér­ti­go a 150 me­tros sobre la ciu­dad, en el Bar Rou­ge (www.ba­rrou­ge.ch).

Pa­ra dis­fru­tar de la gas­tro­no­mía de Ba­si­lea, co­me en una de sus ca­sas gre­mia­les: en la más an­ti­gua (www. schlues­sel­zunft.ch) el pes­ca­do es ex­ce­len­te.

NO TE PIERDAS...

El mu­seo Vi­tra De­sign se ha ga­na­do a pul­so su re­nom­bre mun­dial, con una gran co­lec­ción de di­se­ño in­dus­trial en un edi­fi­cio del ge­nial Gehry. Ha­ce dos años se inau­gu­ró la torre mi­ra­dor, obra de Cars­ten Hö­ller, con un di­ver­ti­do to­bo­gán en es­pi­ral. Y has­ta abril, una ex­po­si­ción re­crea lu­ga­res de jue­go del mo­vi­mien­to bru­ta­lis­ta. Si quie­res cru­zar el Rin co­mo un au­tén­ti­co lo­cal, to­ma uno de los cua­tro trans­bor­da­do­res que cru­zan el río sin mo­tor (gra­tis con la Ba­se­lCard). Y si es­tás aquí el 28 de enero, dis­fru­ta del fes­ti­val del que­so que se ce­le­bra en la ciu­dad. El hom­bre del mar­ti­llo.

El ar­te abun­da en las ca­lles en for­ma de es­cul­tu­ras co­mo és­ta, en Aes­chen­platz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.