DES­TINO

Des­cu­bre la Vall de Boí

deViajes - - Punto De Partida - Por Kris Ubach y Ricardo de la Ri­va

Los Pi­ri­neos le­ri­da­nos vi­ven su épo­ca do­ra­da con pro­pues­tas de nie­ve, cul­tu­ra­les y gas­tro­nó­mi­cas. ¿A qué es­pe­ras?

Aquí tie­nes un Par­que Nacional en los Pi­ri­neos, un ro­má­ni­co úni­co, aguas ter­ma­les a 1.500 me­tros de al­ti­tud, nie­ve per­fec­ta pa­ra el es­quí y gas­tro­no­mía de al­ta mon­ta­ña.

El va­lle de Boí, apa­ren­te­men­te sin sa­li­da, es la en­tra­da a Ai­gües­tor­tes i Es­tany de Sant Mau­ri­ci, uno de los quince Par­ques Na­cio­na­les de Es­pa­ña y el úni­co en te­rri­to­rio ca­ta­lán. El lu­gar es­tá mo­de­la­do por los gla­cia­res del Pe­río­do Cua­ter­na­rio y se ha­lla co­ro­na­do por va­rias cum­bres que su­pe­ran los 3.000 me­tros. Los Be­si­be­rris nor­te y sur y el Co­ma­lo­forno es­tán entre ellas y, si bien atraen a mu­chos al­pi­nis­tas, también hay op­cio­nes pa­ra ca­mi­nan­tes que pue­den acer­car­se sin mu­cho es­fuer­zo a pa­ra­jes de gran belleza.

Ai­gües­tor­tes, que sig­ni­fi­ca aguas tor­tuo­sas, de­be su nom­bre a la mul­ti­tud de la­gos (más de 200) que sal­pi­can la oro­gra­fía de es­te lu­gar, al­gu­nos ac­ce­si­bles tras una bre­ve ca­mi­na­ta. Si te ani­mas con las ra­que­tas de nie­ve, tie­nes va­rias op­cio­nes de es­ca­sa di­fi­cul­tad. Los más po­pu­la­res par­ten del Pla­nell d’Ai­gües­tor­tes, que es el pun­to don­de lle­gan los ta­xis 4x4, el úni­co me­dio mo­to­ri­za­do per­mi­ti­do en el in­te­rior del par­que (5,25 €/tra­yec­to. Par­ten del pue­blo de Boí. www.ta­xis­vall­de­boi.com). Des­de el Pla­nell d’Ai­gües­tor­tes pue­des acer­car­te al Es­tany Llong por Les Ri­be­res y el Pla­nell Gran (4, 2 km) o des­cen­der has­ta la pin­to­res­ca Cas­ca­da de Sant Es­pe­rit (1 km), o el Es­tany de la Lle­bre­ta.

FAU­NA AME­NA­ZA­DA

Aun­que el en­torno de la Vall de Boí es­tá hoy al­ta­men­te pro­te­gi­do, al­gu­nas es­pe­cies lo­ca­les se en­cuen­tren en pe­li­gro. En el Cen­tro de Fau­na de El Pont de Suert in­ves­ti­gan, man­tie­nen y crían en cau­ti­vi­dad a al­gu­nas es­pe­cies au­tóc­to­nas ame­na­za­das, co­mo la nu­tria eu­ro­asiá­ti­ca (Lu­tra lu­tra) y el vi­són europeo (Mus­te­la lu­te­ro­la). (En­tra­da: 3 €. Cru­ce Ctra. N230- N260. El Pont de Suert. Tel. 973 69 12 13. www.el­pont­de­suert-pi­ri­neus.com).

En la zo­na pe­ri­fé­ri­ca del par­que, otra ex­cur­sión pre­cio­sa y más exi­gen­te –con ra­que­tas o es­quís de tra­ve­sía–, re­mon­ta la ri­be­ra de Sant Mar­tí y con­du­ce al collado de Rus. Es la sen­da que usa­ban los ha­bi­tan­tes de la Vall de Boí pa­ra ir a Bar­ce­lo­na an­tes de que se cons­tru­ye­ran las ca­rre­te­ras.

El mis­mo ca­mino –pero en sen­ti­do con­tra­rio y en bu­rro– era muy tran­si­ta­do por la bur­gue­sía bar­ce­lo­ne­sa, que se des­pla­za­ba pa­ra vi­si­tar los ba­ños de Cal­des de Boí. Y es que el pa­tri­mo­nio na­tu­ral de es­te va­lle son también sus aguas. Aquí, a 1.500 me­tros, bro­tan ma­nan­tia­les mi­ne­ro­me­di­ci­na­les cu­yas tem­pe­ra­tu­ras os­ci­lan entre los 4ºC y los 56ºC. En los si­glos I y II los ro­ma­nos ya cons­ta­ta­ron las vir­tu­des de es­tas fuen­tes, pero la pri­me­ra Ca­sa de Ba­ños no se cons­tru­yó has­ta el si­glo XVII. El his­tó­ri­co Bal­nea­rio de Cal­des de Boí, cuen­ta hoy con 37 fuen­tes ter­ma­les de aguas clo­ru­ra­das, sul­fa­ta­das y bi­car­bo­na­ta­das, ade­más de dos ho­te­les y de una co­no­ci­da em­bo­te­lla­do­ra de agua.

Si el frío te ha des­per­ta­do las ga­nas de su­mer­gir­te en aguas cá­li­das, tu op­ción es el Spa Au­gus­ta. Aquí, ade­más de pis­ci­na y tum­bo­nas de hi­dro­ma­sa­je, tie­nes un cir­cui­to wellness com­ple­to con pee­ling cor­po­ral (75 €), en­vol­tu­ra de cho­co­la­te (65 €) y ma­sa­je Ayur­ve­da (75 €). También ofre­cen packs co­mo el An­ties­trés o el De­tox por 140 €. (Pla de l’Er­mi­ta. Vall de Boí. Tel. 902 40 66 40).

¿Has ve­ni­do has­ta aquí pa­ra ren­dir­te a los placeres de la nie­ve? Pues te gus­ta­rá sa­ber que la Vall de Boí también cuen­ta con Boí Taüll Re­sort: la es­ta­ción de es­quí si­tua­da a ma­yor al­tu­ra de los Pi­ri­neos. Si a pe­sar de las es­pec­ta­cu­la­res pa­no­rá­mi­cas con­si­gues con­cen­trar­te en el es­quí, pa­ra ello tie­nes a tu dis­po­si­ción 47 pis­tas: 6 ver­des, 8 azu­les, 24 ro­jas y 9 ne­gras y un snow­park pa­ra la prác­ti­ca del freesty­le.

Des­de la es­ta­ción, los mon­ta­ñe­ros ex­pe­ri­men­ta­dos pue­den as­cen­der a al­gu­na de las mon­ta­ñas ve­ci­nas con es­quís de tra­ve­sía, co­mo la Pi­ca de Cer­bi (2.750 m) o el Bony de la Re­do­na (2.480 m), más ac­ce­si­ble. (Boí Taüll Re­sort. For­fait adul­to día: des­de 30 €; in­fan­til: des­de 22 €. www.boi­taull­re­sort.com).

RO­MÁ­NI­CO DE AL­TU­RA

Hu­bo un tiem­po en el que los se­ño­res feu­da­les do­mi­na­ron la es­ce­na so­cial, po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va de los te­rri­to­rios ca­ta­la­nes. Pro­ve­nien­tes de la no­ble­za o de las al­tas es­fe­ras mi­li­ta­res, es­tas po­de­ro­sas au­to­ri­da­des con­tro­la­ron la tie­rra y sus pa­ge­sos ba­jo la promesa de pro­tec­ción.

Una de es­tas fa­mi­lias feu­da­les, los Erill, es­ta­ble­ci­dos en la par­te al­ta de la Vall de Boí, lle­na­ron el va­lle de pi­ca­pe­dre­ros y maes­tros de obra que le­van­ta­ron ocho igle­sias y una er­mi­ta si­guien­do la mo­da de los si­glos XI y XII: el ro­má­ni­co lom­bar­do.

Pa­ra co­men­zar tu ru­ta por es­te ex­tra­or­di­na­rio le­ga­do de los Erill –ins­cri­to en el Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co des­de el año 2000–, di­rí­ge­te a la en­can­ta­do­ra po­bla­ción de Erill la Vall. En ella se en­cuen­tra el Cen­tro del Ro­má­ni­co de la Vall de Boí, una di­dác­ti­ca ex­po­si­ción que te ayu­da­rá a com­pren­der me­jor la ico­no­gra­fía y las téc­ni­cas cons­truc­ti­vas de la épo­ca me­die­val (www.cen­tre­ro­ma­nic.com/es).

Jun­to al mu­seo, la jo­ya de la co­ro­na es la igle­sia de San­ta Eu­là­lia que, con su torre lom­bar­da de seis plan­tas, es­tá con­si­de­ra­da la más es­bel­ta de to­do el va­lle. En es­pe­cial no te pierdas su in­te­rior, que con­tie­ne un mag­ní­fi­co gru­po es­cul­tó­ri­co de ma­de­ra que re­pro­du­ce la úni­ca pie­za que se con­ser­va del ta­ller de Erill (en­tra­da: 2 €. Con­jun­ta a tres igle­sias del va­lle y al cen­tro de in­ter­pre­ta­ción: 8 €).

Si­gue ha­cia el es­te pa­ra lle­gar a Boí, la es­cue­ta lo­ca­li­dad que da nom­bre al va­lle. Aquí se le­van­ta la igle­sia de Sant Joan, que destaca por sus co­lo­ris­tas pin­tu­ras mu­ra­les que re­pre­sen­tan el bes­tia­rio y una cu­rio­sa La­pi­da­ción de San Esteban.

Si te de­ci­des por vi­si­tar al­gu­na igle­sia ro­má­ni­ca más, te re­co­men­da­mos en­ca­re­ci­da­men­te Taüll, don­de se le­van­ta la quin­tae­sen­cia del ro­má­ni­co ca­ta­lán. Aquí se eri­gie­ron dos igle­sias her­ma­nas, am­bas con­sa­gra­das en 1123 con tan so­lo un día de di­fe­ren­cia: Sant Cli­ment y San­ta Ma­ría.

AR­TE EN LA ME­SA

Co­mo su­ce­de en tan­tas re­gio­nes de mon­ta­ña que so­lían que­dar ais­la­das du­ran­te la épo­ca in­ver­nal, también la Vall de Boí desa­rro­lló un re­ce­ta­rio au­tóc­tono ba­sa­do en los pro­duc­tos pro­ce­den­tes de los bos­ques y de los ani­ma­les que se cria­ban en el pro­pio ho­gar. Las se­tas –moi­xa­rrons (se­ta de San Juan), ro­ve­llons (nís­ca­los) o fre­do­lics (ne­gri­llas)– son muy pre­cia­das y pro­ta­go­ni­zan fe­rias y jor­na­das gas­tro­nó­mi­cas en to­da la co­mar­ca.

Las hier­bas aro­má­ti­cas es­tán muy pre­sen­tes en re­ce­tas co­mo las so­pas de pas­tor, el tí­pi­co pla­to de mon­ta­ña a ba­se de pan, ajo, ce­bo­lla y to­mi­llo. En cuan­to a las car­nes, aquí se cría la ter­ne­ra au­tóc­to­na, la bru­na dels Pi­ri­neus, que se co­mer­cia­li­za ba­jo el se­llo de ga­ran­tía de pro­duc­to eco­ló­gi­co; y el cor­de­ro, con el que se ela­bo­ra la txi­re­lla, un em­bu­ti­do lo­cal.

ES­PE­CIAL GOUR­METS

En los úl­ti­mos años han flo­re­ci­do en la Vall de Boí va­rios ne­go­cios que re­cu­pe­ran la ar­te­sa­nía gas­tro­nó­mi­ca. Apro­ve­char el au­ge del slow food y de los pro­duc­tos eco­ló­gi­cos con se­llo de au­tor es una de los ob­je­ti­vos de mu­chos jó­ve­nes de la zo­na. Un buen ejem­plo es la For­mat­ge­ría de Taüll, re­gen­ta­da por Rubén Fa­re­lo quien, en 2012, re­gre­só al pue­blo de sus an­ces­tros y, con la ayu­da de un pas­tor lo­cal, se aven­tu­ró en la pro­duc­ción de que­so de ca­bra ar­te­sano y eco­ló­gi­co. Hoy su gran­ja cuen­ta con 180 ani­ma­les con cu­ya le­che pro­du­ce ca­da año unos 12.000 ki­los de que­so de cua­tro va­rie­da­des di­fe­ren­tes.

Otra em­pren­de­do­ra es Lau­ra Fa­rre­ro y sus mer­me­la­das ca­se­ras. En los años 80, el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra lle­vó a ca­bo una ini­cia­ti­va pa­ra plan­tar fru­tos ro­jos de los Al­pes en la co­mar­ca, y su madre se es­pe­cia­li­zó en la ela­bo­ra­ción de mer­me­la­das a ba­se de fram­bue­sas, gro­se­llas y mo­ras. Hoy, Lau­ra re­gen­ta El Tu­pi­net de la Vall de Boí, una mar­ca gour­met que vende mer­me­la­das ar­te­sa­nas de 20 va­rie­da­des en tien­das es­pe­cia­li­za­das y en la pro­pia Agro­bo­ti­ga del pue­blo de Ba­rrue­ra. Te re­co­men­da­mos la de ca­la­ba­cín, la de to­ma­te ver­de y la de dien­te de león o xi­coia. (del Riu, 4. Ba­rrue­ra. Tel. 973 69 61 07).

Otros pro­duc­to­res que apro­ve­chan el au­ge de las cer­ve­zas ar­te­sa­nas son los jó­ve­nes Ar­nau Moià y Ge­rard Na­va­rro que, en 2015, lan­za­ron Vàn­dals Cer­ve­sers. El ne­go­cio em­pe­zó co­mo un di­ver­ti­men­to y se ha con­ver­ti­do en una exi­to­sa mi­cro-cer­ve­ce­ría que ha em­bo­te­lla­do 12.000 li­tros en un año. Es­tán en El Pont de Suert y or­ga­ni­zan vi­si­tas guia­das y ma­ri­da­jes con pro­duc­tos lo­ca­les. (Pol. In­dus­trial So­res. Na­ve B3. El Pont de Suert. Tel. 973 69 10 91).

Es­pe­cies pro­te­gi­das. Es­ce­na­rios tan idí­li­cos co­mo la Cas­ca­da de Sant Es­pe­rit lu­chan por re­cu­pe­rar sus es­pe­cies. La po­bla­ción de tru­cha co­mún (Sal­mo trut­ta fa­rio) dis­mi­nu­yó dra­má­ti­ca­men­te en los ríos y la­gos de la pe­nín­su­la tras la in­tro­duc­ción de la tru­cha ame­ri­ca­na en los años 50. En el Cen­tro de Fau­na de El Pont de Suert se de­di­can a la cría de la tru­cha co­mún de li­na­je me­di­te­rrá­neo pa­ra re­po­blar los ríos y la­gos de Ca­ta­lu­ña.

El mun­do a tus pies. Des­de las pis­tas de Boí Taüll Re­sort se pue­den con­tem­plar pi­cos úni­cos co­mo el Ane­to, cu­yos 3.404 me­tros lo si­túan co­mo la mon­ta­ña más al­ta de los Pi­ri­neos. O la ve­ci­na Pi­ca d’Es­tats, que es el te­cho de Ca­ta­lu­ña.

De hecho, las pro­pias pis­tas de es­quí al­can­zan una cum­bre, la de Puig Fal­có, si­tua­da a 2.751 me­tros de al­tu­ra.

Áb­si­des en ‘map­ping’. Par­te de los fres­cos de los áb­si­des de Sant Cli­ment y San­ta Ma­ría y de las ar­ca­das de los pres­bi­te­rios fue­ron tras­la­da­dos a Bar­ce­lo­na ha­ce cien años y se cus­to­dian en el Mu­seo Nacional de Ar­te de Ca­ta­lu­ña (MNAC). Por suer­te, los avan­ces téc­ni­cos en for­ma de pro­yec­ción ví­deo map­ping te per­mi­ti­rán ob­ser­var al Cris­to en Ma­jes­tad de Sant Cli­ment tal y co­mo fue pin­ta­do en el si­glo XII.

Na­tu­ral y de gran ca­li­dad. La vuel­ta a los pro­duc­tos Ki­ló­me­tro 0 aña­de también excelencia a la ca­li­dad. Prue­ba de ello son los que­sos de la For­mat­ge­ría de Taüll, pre­sen­tes en 15 res­tau­ran­tes con es­tre­lla Mi­che­lin. Pue­des com­prar­los en la tien­da de Rubén Fa­re­lo, jun­to a San­ta Ma­ría de Taüll. Apro­ve­cha pa­ra ad­mi­rar esta jo­ya ro­má­ni­ca y acér­ca­te también a San­ta Eu­là­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.