RON­DA, VI­NOS DE VÉR­TI­GO

Una ru­ta del vino con ca­rác­ter se su­ma a los en­can­tos de esta po­bla­ción ma­la­gue­ña que des­de siem­pre ha atraí­do a es­cri­to­res, ci­neas­tas y poe­tas. Por Pe­tra Abad.

deViajes - - Arrivals/escapadas -

De­je­mos por el mo­men­to su lar­ga his­to­ria –des­de los íbe­ros a los ro­ma­nos y ára­bes han de­ja­do hue­lla en ella–. También su fa­ma tau­ri­na y pai­sa­jes de im­pre­sión, ro­dea­dos de par­ques na­tu­ra­les y en la ru­ta de los pue­blos blan­cos.

En esta oca­sión, pro­po­ne­mos des­cu­brir esta lo­ca­li­dad a tra­vés de sus vi­nos tran­qui­los, blan­cos y tin­tos, cu­ya ela­bo­ra­ción se re­mon­ta a épo­ca ro­ma­na.

LA FUEN­TE MÁS DE­SEA­DA

Co­mien­za por su Mu­seo del Vino, en el cen­tro his­tó­ri­co. En él po­drás co­no­cer la pe­cu­lia­ri­dad y tra­di­ción de los cal­dos que se pro­du­cen ba­jo la De­no­mi­na­ción de Ori­gen Sie­rras de Má­la­ga. En su pa­tio in­te­rior en­con­tra­rás una fuen­te muy par­ti­cu­lar de la que ma­na el néc­tar de la uva en lu­gar de agua (www.mu­seo­del­vi­no­de­ron­da.com).

El cen­tro, li­ga­do a las bo­de­gas San­gre Re­don­da, es el lu­gar per­fec­to pa­ra so­li­ci­tar vi­si­tas a las bo­de­gas de la zo­na o rea­li­zar ac­ti­vi­da­des co­mo el pi­sa­do de la uva –to­do el año–, re­co­rri­dos entre vi­ñas o par­ti­ci­par en las la­bo­res del campo.

Una de las bo­de­gas más bo­ni­tas del lu­gar es la de Des­cal­zos Vie­jos (www.des­cal­zos­vie­jos.com), ubi­ca­da en un con­ven­to tri­ni­ta­rio del si­glo XVI. Jun­to al viñedo, su jar­dín aban­ca­la­do y un na­ci­mien­to de agua re­cuer­dan la belleza de los palacios ára­bes.

Hay una do­ce­na de fin­cas vi­ti­vi­ní­co­las que pue­des vi­si­tar en los al­re­de­do­res de Ron­da y la cer­ca­na Arria­te, ca­tar su vi­nos y ma­ri­dar­los con ta­pas del lu­gar o una buena co­mi­da. La Me­lo­ne­ra y Mo­ro­san­to son al­gu­nas de ellas (en és­ta úl­ti­ma también ofre­cen alo­ja­mien­to).

EL PO­DER DE BA­CO

Pa­ra dis­fru­tar del pre­cia­do lí­qui­do a tra­vés de la piel, el Spa Ale­gría, ubi­ca­do en el ho­tel Ca­ta­lo­nia Rei­na Vic­to­ria, te da la po­si­bi­li­dad de ex­pe­ri­men­tar el po­der an­ti­oxi­dan­te de la uva en su Ri­tual de Ba­co (www.ho­te­les-ca­ta­lo­nia.com).

Con el cuer­po y el es­pí­ri­tu bien ali­men­ta­do, ya se pue­de dis­fru­tar de los te­so­ros de la lo­ca­li­dad, al me­nos de los im­per­di­bles. Las vis­tas más fa­mo­sas de la gar­gan­ta sobre la que se asien­ta el cas­co an­ti­guo de Ron­da son las del Puen­te Nue­vo. Pa­ra em­pa­par­te de un poco de his­to­ria, visita el Pala­cio del Rey Mo­ro o los ba­ños ára­bes –entre los mejores con­ser­va­dos de Es­pa­ña–.

TO­ROS Y PIN­TU­RAS RUPESTRES

Los aman­tes de lo tau­rino tie­nen pa­ra ele­gir en esta ciu­dad de to­re­ros que cuen­ta con el rue­do más gran­de del mun­do. Ten­drás que ex­plo­rar los al­re­de­do­res pa­ra ter­mi­nar de en­ten­der el gran va­lor de esta sie­rra ha­bi­ta­da des­de la Prehis­to­ria. Por ejem­plo, con una visita a la Cue­va de la Pi­le­ta, en el cer­cano Be­nao­ján. O, un poco más allá, a las rui­nas ro­ma­nas de Aci­ni­po, con su ca­si in­tac­to an­fi­tea­tro ro­mano.

Al­qui­lar una bi­ci­cle­ta (www.cy­cle­ron­da.com) o con­tra­tar una ex­cur­sión en jeep (cmo­rex4.com) son dos bue­nas op­cio­nes pa­ra mo­ver­te por la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.