“Sin du­da, es­te ha si­do el primer via­je de mu­chos”

deViajes - - En Primera Persona/lisi Linder -

Hi­ci­mos una de­li­cio­sa de­gus­ta­ción de la co­mi­da ma­rro­quí, lle­na de co­lo­res y aro­mas, con ese ca­rac­te­rís­ti­co sa­bor a es­pe­cias y con­tras­te de dul­ce y salado. Pro­ba­mos un es­pec­ta­cu­lar ta­ji­ne

de cor­de­ro y un de­li­cio­so cus­cús.

Nues­tra pri­me­ra no­che

fue en el lu­gar don­de nos hos­pe­da­ría­mos du­ran­te to­do el fin de se­ma­na: el ho­tel The Pa­la­ce Es Saa­di, que com­bi­na la esen­cia del país con la más ex­qui­si­ta ele­gan­cia y lu­jo. Nos ofre­cie­ron unas sui­tes de en­sue­ño, con vis­tas a un pre­cio­so jar­dín con pis­ci­na, don­de también se si­tua­ba el res­tau­ran­te.

A la ma­ña­na si­guien­te, dis­fru­ta­mos de un es­tu­pen­do desa­yuno en es­te ver­gel y nos pre­pa­ra­mos pa­ra co­no­cer la ciu­dad. Nos des­pla­za­mos des­de la zo­na mo­der­na, don­de es­tán los ho­te­les, ha­cia la Medina. Lo pri­me­ro que vi­mos, fue­ron los jar­di­nes de Ma­jo­re­lle, fun­da­dos por Yves Saint-Lau­rent, y me gus­tó el área de cac­tus, el bos­que de bam­bú y el mu­seo be­re­ber. Lue­go, nos tras­la­da­mos al Pala­cio Bahía, con una ar­qui­tec­tu­ra y or­na­men­ta­ción be­llí­si­mas. Sen­tía que es­ta­ba pa­sean­do por la Al­ham­bra.

Des­pués de aden­trar­nos en el Ma­rra­kech an­ti­guo,

nos lle­va­ron a co­mer a las afue­ras, en un re­sort

a los pies del Atlas. El Beach­com­ber Ro­yal Palm Ma­rra­kech tie­ne unas vis­tas pre­cio­sas ha­cia es­tas mon­ta­ñas, campos de golf y jar­di­nes de pal­me­ras. Dis­fru­ta­mos jun­to a la pis­ci­na de un de­li­cio­so me­nú al más re­fi­na­do es­ti­lo europeo. Fue muy li­ge­ro, con ver­du­ras y pes­ca­do; así com­pen­sá­ba­mos las chi­cas la ce­na de la no­che an­te­rior (ri­sas). También nos gus­tó to­mar té y la pe­que­ña sies­ta en un chill out

si­tua­do en un rin­cón del jar­dín. ¡Ya es­tá­ba­mos lis­tos pa­ra la ex­pe­rien­cia en el zo­co!

Aden­trar­me en la pla­za Djee­ma el Fna al atar­de­cer fue una de las ex­pe­rien­cias más in­creí­bles de mi vi­da. No lo ol­vi­da­ré. Los co­lo­res, los olo­res, el me­gá­fono que sue­na con los re­zos de fon­do des­de la mez­qui­ta, los mú­si­cos am­bu­lan­tes, en­can­ta­do­res de ser­pien­tes y pues­tos de co­mi­das ha­cen de esta pla­za un lu­gar úni­co en el mun­do. Pa­sea­mos mien­tras una luz cá­li­da iba ti­ñen­do de na­ran­ja to­dos los edi­fi­cios a su pa­so. Tras con­tem­plar la pues­ta de sol nos in­tro­du­ci­mos en el zo­co, don­de pu­de dis­fru­tar del fa­mo­so re­ga­teo y ad­qui­rí cosas pre­cio­sas. Des­de lue­go, tie­nen unas te­las y una ar­te­sa­nía ma­ra­vi­llo­sa, y me hu­bie­se traí­do un ca­mión en­te­ro pa­ra de­co­rar la ca­sa al com­ple­to.

Tras esta ex­pe­rien­cia in­ten­sa y fas­ci­nan­te fui­mos a ce­nar a un si­tio cer­cano al ho­tel, muy co­ol, con to­ques ma­rro­quíes, pero mo­der­nos. Más tar­de, nos die­ron la sor­pre­sa de acu­dir a un con­cier­to en el Gran Ca­sino de Ma­rra­kech. Me fas­ci­nó com­pro­bar lo mo­der­na que es esta lo­ca­li­dad, me co­men­ta­ban que el cam­bio se ha pro­du­ci­do en es­tos úl­ti­mos años. Com­pro­bé que Ma­rra­kech es una ur­be cos­mo­po­li­ta con una ofer­ta de ocio al ni­vel de cual­quier ciu­dad eu­ro­pea. Bai­la­mos sin pa­rar y dis­fru­ta­mos de un con­cier­to al me­jor es­ti­lo lon­di­nen­se. Fi­nal­men­te, pa­sa­mos a una dis­co­te­ca cer­ca­na y dan­za­mos sin mi­rar el re­loj.

Al día si­guien­te nos des­pe­di­mos del ma­ra­vi­llo­so ho­tel con un desa­yuno. Es­tu­vi­mos un ra­to en el jar­dín ba­jo el sol, go­zan­do de una tem­pe­ra­tu­ra es­tu­pen­da y vol­vi­mos a Madrid.

Sin du­da, me que­dé con mu­chas bue­nas sen­sa­cio­nes du­ran­te va­rias se­ma­nas, pero sobre to­do con in­men­sas ga­nas de vol­ver.

Li­si Lin­der pa­sean­do por el cen­tro de Ma­rra­kech, un des­tino del que se ha que­da­do pren­da­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.