Cor­ta­dos y ban­do­le­ros.

deViajes - - Arrivals/escapadas -

He­ming­way lle­gó a Ron­da atraí­do por su afic­ción a los to­ros, y las ce­ni­zas de Or­son We­lles des­can­san aquí por el pro­pio de­seo del ci­neas­ta. Al­ber­ti, Bor­ges, Lor­ca y Ja­mes Joy­ce, entre mu­chos otros, es­cri­bie­ron acer­ca del caos de sus ca­lles y la for­ma de vi­da, pero es­pe­cial­men­te, sobre el fe­nó­meno de la na­tu­ra­le­za sobre el que se asien­ta la ciu­dad: un ver­ti­gi­no­so cor­ta­do ex­ca­va­do por el río Gua­da­le­vín. El pe­rio­dis­ta Jo­sé Ma­ría Pe­mán lo des­cri­bía co­mo “uno de los ‘Ta­jos’ más im­pre­sio­nan­tes de la tie­rra. Se di­ría que al­gún cí­clo­pe in­ten­tó allí ha­cer­le al pla­ne­ta una ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca que lue­go aban­do­nó, de­jan­do sin co­ser”.

Ade­más de to­re­ros ilus­tres, co­mo Ca­ye­tano Or­do­ñez, esta fue tie­rra de ban­do­le­ros y, pre­ci­sa­men­te a es­tos per­so­na­jes se les de­di­ca un mu­seo, úni­co por su te­má­ti­ca. Co­no­ce­rás en él his­to­rias y cu­rio­si­da­des de fi­gu­ras co­mo El Tem­pra­ni­llo o Diego Co­rrien­te. En (www. mu­seo­ban­do­le­ro.com).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.