VALENCIA NUN­CA FA­LLA

deViajes - - Arrivals/escapadas - Por Pe­tra Abad.

Siem­pre en­con­tra­rás mo­ti­vos para vol­ver a la ciu­dad me­di­te­rrá­nea: nue­vos ha­llaz­gos ba­jo tie­rra, pin­tu­ras que lu­cen co­mo nue­vas, un buen arroz jun­to al mar…

es­de fi­na­les del año pa­sa­do, las Fa­llas va­len­cia­nas D ya son par­te del Pa­tri­mo­nio In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO, un ho­nor bien ga­na­do por ser es­ta una tra­di­ción úni­ca y en la que mi­les de va­len­cia­nos se in­vo­lu­cran en un des­plie­gue de crea­ti­vi­dad. Para ahon­dar sobre el sig­ni­fi­ca­do de es­ta fies­ta, bien va­le la pe­na la vi­si­ta al Mu­seo Fa­lle­ro, que ade­más aca­ba de ser reha­bi­li­ta­do. En él, ha­rás un re­co­rri­do por la his­to­ria de la ciu­dad a tra­vés de los ni­nots in­dul­ta­dos des­de 1934.

ES­CON­DI­DO BA­JO TIE­RRA

Siem­pre en­con­tra­rás al­go nue­vo o sor­pren­den­te en es­ta ur­be le­van­ti­na vi­vaz y cu­rio­sa. Co­mo por ejem­plo los fan­tas­mas del pa­sa­do que se es­con­den ba­jo el mu­seo de la Ca­te­dral.

Tras su re­cien­te re­for­ma es po­si­ble des­cen­der a la ex­ca­va­ción ar­queo­ló­gi­ca que ha des­cu­bier­to res­tos de épo­cas ro­ma­na, ára­be y me­die­val cris­tia­na ocul­tos ba­jo tie­rra has­ta ha­ce po­co.

Si aún no has en­tra­do en la igle­sia de San Ni­co­lás te es­tás per­dien­do una jo­ya de al­tu­ra. Las im­pre­sio­nan­tes pin­tu­ras mu­ra­les de su in­te­rior le han va­li­do para ga­nar­se el so­bre­nom­bre de “la Ca­pi­lla Six­ti­na va­len­cia­na”. Tras una res­tau­ra­ción de más de tres años lu­cen más be­llos los fres­cos que se ex­tien­den sobre ca­si dos mil me­tros cua­dra­dos (ob­ser­va bien las his­to­rias que cuen­tan es­tos di­bu­jos).

MER­CA­DE­RES Y TERCIOPELOS

Sin ne­ce­si­dad de via­jar has­ta Orien­te Me­dio o Chi­na, en Valencia pue­des ha­cer tu pro­pia Ru­ta de la Se­da. La ciu­dad go­zó de una prós­pe­ra in­dus­tria de es­te te­ji­do des­de el si­glo XV al XVIII y de ello que­dan nu­me­ro­sas hue­llas. Aún es po­si­ble ima­gi­nar la ani­ma­da ac­ti­vi­dad que tu­vo su Lon­ja de la Se­da, en un mag­ní­fi­co edi­fi­cio gó­ti­co, con gár­go­las, pi­nácu­los e imponentes co­lum­nas he­li­coi­da­les.

En el cer­cano barrio de Ve­llu­ters (ter­cio­pe­le­ros), se con­cen­tra­ban los se­de­ros ar­te­sa­nos y en sus ca­lles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.