GOUR­MET

deViajes - - Sumario - Por Gema Vei­ga. Fo­tos: G. Vei­ga y A. He­ras

Man­te­les de cua­dros y es­tre­llas Mi­che­lin: es­ta es la de­li­cio­sa mez­cla que te es­pe­ra en es­ta ru­ta gas­tro por las Rías Al­tas.

Re­co­rre­mos la cos­ta co­ru­ñe­sa pa­ra des­cu­brir sus nue­vos ho­te­les en los ár­bo­les, las pla­yas más sal­va­jes y lo úl­ti­mo en gas­tro­no­mía. Un pa­raí­so don­de la eva­sión te re­ci­be a me­sa pues­ta, con man­te­les de cua­dros y es­tre­llas Mi­che­lin.

Cuen­ta la le­yen­da que Ga­li­cia es la hue­lla de la mano de Dios. Que des­can­só so­bre ella cuan­do aca­bó la crea­ción. Di­cen tam­bién que la se­pa­ra­ción en­tre sus de­dos dio lu­gar a las rías, esos fér­ti­les es­tua­rios don­de el agua dul­ce se be­sa con el sa­li­tre del mar.

Re­co­rre­mos sus fa­lan­ges pa­ra re­des­cu­brir la ca­ris­má­ti­ca cos­ta co­ru­ñe­sa. Por un la­do, ca­las sal­va­jes don­de se crían los me­jo­res pes­ca­dos y ma­ris­cos del Can­tá­bri­co; por otro, in­fi­ni­tas pla­yas atlán­ti­cas de are­na fi­na que, co­mo la de Pan­tín, aco­gen el me­jor surf mun­dial. Y, por en­ci­ma de to­do, la ma­gia. La sien­tes en los dólmenes de su pa­sa­do cel­ta, en el con­ju­ro de la quei­ma­da, en el sa­bor del pul­po, en el azul de las hor­ten­sias, en los ojos de los ma­ri­ne­ros. Te ci­tas con ella en Éza­ro, don­de vi­ve la úni­ca cas­ca­da del vie­jo con­ti­nen­te que cae so­bre al mar. In­ten­tas re­su­mir­la en es­te me­nú de­gus­ta­ción del pa­raí­so.

EL BE­SO DEL OCÉANO Y EL MAR

Em­pe­za­mos nues­tra ca­ta en Es­ta­ca de Ba­res, o lo que es lo mis­mo, en el ca­bo que ha­ce de Ce­les­ti­na pa­ra el en­cuen­tro del mar Can­tá­bri­co con el océano Atlán­ti­co.

Sus coor­de­na­das son el pun­to más sep­ten­trio­nal de la pe­nín­su­la y un te­les­co­pio natural que atra­vie­san más de 100.000 aves mi­gra­to­rias. Pa­san so­bre no­so­tros al caer el sol cuan­do en­tra­mos en El Se­má­fo­ro (ho­tel­se­ma­fo­ro­de­ba­res.com). Se tra­ta de un co­que­to hotel de la na­tu­ra­le­za que se le­van­ta a 210 me­tros so­bre el ni­vel del mar: es uno de esos lu­ga­res pa­ra dor­mir con el in­fi­ni­to y le­van­tar­se con las ener­gías to­tal­men­te re­no­va­das.

Por la ma­ña­na re­co­rre­mos con cal­ma el pue­blo de Puer­to del Bar­que­ro pa­ra pa­la­dear la es­tam­pa idí­li­ca del río Sor en su desem­bo­ca­du­ra, gri­ta­mos en el ca­bo Or­te­gal y pa­ra­mos a lan­zar un sue­ño al uni­ver­so en el san­tua­rio de San Andrés de Tei­xi­do. Es­te es un lu­gar ab­so­lu­ta­men­te fue­ra del mun­do don­de pue­des com­prar amu­le­tos he­chos con mi­ga de pan o pe­dir co­sas im­po­si­bles en su ca­pi­lla, re­ple­ta de ofren­das e his­to­rias de mi­la­gros.

Es­tos acan­ti­la­dos, los más al­tos de Eu­ro­pa, son el pea­je per­fec­to pa­ra de­te­ner­se en cual­quier tas­ca y com­pro­bar por qué el in­ten­so sa­bor y la tex­tu­ra sua­ve del bo­ni­to del nor­te, el lla­ma­do atún blan­co, lo con­vier­ten en el más va­lo­ra­do de su es­pe­cie.

Si te gus­tan lo bueno y lo di­fe­ren­te, haz un al­to en Cedeira y pi­de ma­rra­xo, es de­cir, ti­bu­rón. Andrés Suá­rez, el can­tau­tor fe­rro­lano que lle­na es­ta­dios con su dis­co Nú­me­ros Car­di­na­les, nos des­ve­la el me­jor lu­gar pa­ra de­gus­tar­lo: el bar Ki­lo­wa­tio. (Tel. 981 48 26 90).

Aca­ba­mos el día en A Frou­xei­ra, una de las me­jo­res pla­yas de Ga­li­cia y otro pa­raí­so pa­ra los sur­fis­tas. Su be­lle­za es má­gi­ca, tan­to, que Ro­man Po­lans­ki es­co­gió es­te pa­ra­je pa­ra ro­dar el fi­nal de su pe­lí­cu­la La muer­te y la don­ce­lla.

EL BOS­QUE SO­ÑA­DO

Del azul al ver­de. Lle­ga­mos al par­que natural de las Fra­gas del Eu­me (una fraga es un bos­que de ár­bo­les de di­fe­ren­tes es­pe­cies). Dis­cu­rre pe­ga­do a los már­ge­nes del río Eu­me y es­tá con­si­de­ra­do uno de los gran­des ejem­plos de flo­res­tas atlán­ti­cas de Eu­ro­pa. Es un es­pa­cio de un im­pac­to es­té­ti­co inigua­la­ble, de esos don­de te re­con­ci­lias con la vi­da. Te gus­ta­rá prac­ti­car sen­de­ris­mo en­tre sus puen­tes col­gan­tes y ha­cer un pic­nic con em­pa­na­da y un buen al­ba­ri­ño, co­mo el Te­rras Gau­da o el Mar de Fra­des, en sus me­ren­de­ros de pie­dra y ma­de­ra.

Otra op­ción es al­qui­lar una bi­ci­cle­ta eléc­tri­ca y co­ro­nar la ci­ma de es­ta sel­va pa­ra sen­tir el mis­te­rio del monasterio de San Juan de Caa­vei­ro, con el es­pí­ri­tu de El nom­bre de la ro­sa, de Um­ber­to Eco. Re­po­sa­mos la ex­pe­rien­cia con un bo­te­llín bien frío de cer­ve­za Es­tre­lla Ga­li­cia 1906 Re­ser­va Es­pe­cial en la te­rra­za lle­na de li­bé­lu­las y si­len­cio de la Can­ti­na Río Co­vés (rio­co­ves.com. Tel. 981 43 40 57).

A tan só­lo un ki­ló­me­tro se en­cuen­tra la idí­li­ca vi­lla me­die­val de Pontedeume, uno de los des­ti­nos de mo­da sin con­ta­mi­nar pa­ra gas­tar el ve­rano en las Rías Al­tas. Nos en­si­mis­ma­mos con su mi­le­na­ria ar­qui­tec­tu­ra aco­da­dos en la ba­rra al ai­re li­bre del res­tau­ran­te Com­pos­te­la (Real, 19). Ade­más de su pla­to es­tre­lla –la car­ne asa­da con pa­ta­tas ga­lle­gas, cor­ta­da a cu­chi­llo–, nos cau­ti­va su co­lo­ris­ta ta­pa de me­ji­llo­nes tem­pla­dos. De he­cho, le pe­di­mos la re­ce­ta a su due­ña, Ma­ru­ja Gándara. «Cue­ces los me­ji­llo­nes, los sa­cas de la con­cha, los pa­sas un mi­nu­to por un so­fri­to de ce­bo­lla y pi­mien­tos ro­jo y ver­de y aña­des un pe­lín de na­da de pi­men­tón pi­can­te», nos con­fie­sa con la en­tre­ga pro­pia de las mu­je­res de es­ta tie­rra ma­triar­cal.

En es­te ilus­tre pue­blo des­cu­bri­mos un nue­vo tin­to ga­lle­go que con­vie­ne te­ner en cuen­ta: Vi­ña Re­guei­ral, uva men­cía en es­ta­do pu­ro. Pi­de una co­pa en la fan­tás­ti­ca vi­no­te­ca A Pi­tan­za y acom­pá­ña­la con un ex­qui­si­to pul­po a la bra­sa con lan­gos­ti­nos (Real 44. Tel. 981 49 56 21).

LA CIU­DAD DE CRIS­TAL

A Co­ru­ña city es una pe­nín­su­la uni­da a tie­rra fir­me por un es­tre­chí­si­mo ist­mo con dos ca­ras acuá­ti­cas. Las bor­dea­mos por su re­no­va­do pa­seo ma­rí­ti­mo en tran­vía, al más pu­ro es­ti­lo lis­boe­ta. Qui­zá no se­pas que Pi­cas­so vi­vió so­bre es­tos ado­qui­nes des­de los nue­ve has­ta los tre­ce años, edad a la que hi­zo su pri­me­ra ex­po­si­ción en una tien­da de mue­bles del cen­tro.

Otra obra de ar­te en te­rri­to­rio del im­pe­rio Za­ra es la gas­tro­no­mía, tan tra­di­cio­nal co­mo rompe­dora. Dé­ja­te se­du­cir por el mues­tra­rio de ta­pas de las ca­lles de la Es­tre­lla y de la Ba­rre­ra o, si quie­res des­cu­brir a qué sa­be la es­tre­lla Mi­che­lin de la ciu­dad, pi­de me­sa en el van­guar­dis­ta Ár­bo­re da Vei­ra (ar­bo­re­da­vei­ra.com). Y pa­ra un brunch o una me­rien­da de cuen­to, en­tra en Va­len­tín (San Agustín, 30).

Tam­bién acer­ta­rás si pi­des me­sa pa­ra ce­nar en La Sar­tén de Co­ru­ña, una nue­va re­fe­ren­cia que con­cen­tra lo me­jor­ci­to en pes­ca­do y ma­ris­co (Pla­za de Es­pa­ña, 11. Tel. 981 91 93 13).

Ba­ja­mos el fes­tín con un cóc­tel en Le Bon, el lo­cal más co­ol de la ur­be: sue­los de ce­men­to pu­li­do, flo­res fres­cas y luz te­nue (Marcial de Adalid, 2-4).

Co­mo no que­re­mos de­jar de ali­men­tar el al­ma, ca­mi­na­mos has­ta la to­rre de Hér­cu­les, el úni­co fa­ro ro­mano y el más an­ti­guo del mun­do en fun­cio­na­mien­to, hoy Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Es­tar fren­te a su luz in­ter­mi­ten­te y sen­tir tu res­pi­ra­ción es com­pa­ra­ble a ver de cer­ca co­lo­sos co­mo las ca­ta­ra­tas del Igua­zú. En­con­tra­mos la res­pues­ta al por­qué de es­ta sen­sa­ción in­des­crip­ti­ble le­yen­do al es­cri­tor ga­lle­go Manuel Ri­vas: «Hay un lap­sus en el Gé­ne­sis. Y es que no di­ce cuán­do fue­ron con­ce­bi­dos los fa­ros. Son obra hu­ma­na, pe­ro per­te­ne­cen a un or­den es­pe­cial de la na­tu­ra­le­za, co­mo los bar­cos. Por muy pro­di­gio­sas o gran­dio­sas que sean otras cons­truc­cio­nes, no hay ar­qui­tec­tu­ra com­pa­ra­ble. Lo fa­ros son se­res vi­vos. Más que for­mar par­te del pai­sa­je, lo crean».

Atra­ve­sa­mos la cos­ta de la Muer­te –sal­pi­ca­da de her­mo­sos pue­blos ma­ri­ne­ros– y el ca­bo de Finisterre pa­ra lle­gar a No­ya. Su es­cu­do de ar­mas re­pre­sen­ta el ar­ca de Noé, del que cuen­ta la le­yen­da que en­ca­lló en el cer­cano mon­te Aro (la pro­pia eti­mo­lo­gía de No­ya de­ri­va del pa­triar­ca bí­bli­co).

EL MAR, EN CON­SER­VA

De vuel­ta a los pro­duc­tos ma­ri­ne­ros, des­cu­bri­mos que el chef le­ren­se Pepe So­lla aca­ba de crear un re­ce­ta­rio pa­ra co­ci­nar con las con­ser­vas Frin­sa (frin­sa.es) apro­ve­chan­do in­clu­so los cal­dos y los acei­tes. Pue­des en­con­trar es­tas jo­yas en el Club del Gour­met de El Cor­te In­glés.

A pun­to de ir­nos, es­te gran co­ci­ne­ro nos pro­po­ne sal­tar a las Rías Ba­jas pa­ra co­no­cer su res­tau­ran­te, Ca­sa So­lla (res­tau­ran­te­so­lla.com), el quin­to más an­ti­guo de Es­pa­ña y el más ve­te­rano del país con es­tre­lla Mi­che­lin: la tie­ne des­de 1980.

Me­re­ce la pe­na la vi­si­ta por tres ra­zo­nes: por­que su car­ta es pa­ra chu­par­se li­te­ral­men­te los de­dos, por el lu­jo de sus vis­tas a las huer­tas de las ca­sas de al­dea y por­que allí des­cu­bri­mos el ori­gi­nal ver­mú ma­de in Ga­li­cia Nor­de­sía (nor­de­sia.com), he­cho con hier­bas au­tóc­to­nas.

Nos des­pe­di­mos con su sa­bor a lau­rel y sa­li­cor­nia y con el men­sa­je de la par­te de atrás de su eti­que­ta, re­su­men de es­te pa­raí­so en la Tie­rra: «Cie­rra los ojos y dé­ja­te lle­var sin preo­cu­pa­cio­nes. Un es­pa­cio pa­ra que lo de­jes to­do, pa­ra que dis­fru­tes y des­cu­bras que una so­la idea nos une a to­dos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.