ATE­NAS

Des­per­tar en la Ro­ca Sa­gra­da

deViajes - - Sumario - Por Be­lin­da Gue­rre­ro. Fo­tos: Patricia Ga­lle­go. Es­ti­lis­mo: Ma­ría Álvarez Arau­jo

Nos va­mos a la ca­pi­tal grie­ga pa­ra saberlo to­do so­bre Silvia Marty: sus anéc­do­tas de Un pa­so ade­lan­te y su es­treno en Te­le 5.

Los ate­nien­ses vi­ven de puer­tas afue­ra si­guien­do la fi­lo­so­fía he­le­nís­ti­ca de ce­le­brar ca­da mi­nu­to de vi­da. Com­par­ti­mos es­te via­je con la ac­triz Silvia Marty, que ha­ce alar­de de es­ta doc­tri­na.

Ate­rri­zar en una de las cu­nas cul­tu­ra­les de la Hu­ma­ni­dad siem­pre es ex­ci­tan­te. No ex­tra­ña, aquí se ci­men­ta­ron las ba­ses del he­do­nis­mo epi­cú­reo y ¿qué es via­jar? sino la bús­que­da de la fe­li­ci­dad en coor­de­na­das dis­tin­tas a las que ha­bi­ta­mos. A Ate­nas hay que co­ger­le el rit­mo. Su ca­den­cia em­bau­ca­do­ra en­vuel­ve esa fi­lo­so­fía slow li­fe que per­mi­te sa­bo­rear la vi­da a ca­da pa­so y que Silvia Marty tam­bién ado­ra.

DES­PER­TAR FREN­TE A LA ACRÓ­PO­LIS

La pa­no­rá­mi­ca des­de la azo­tea el hotel Gran­de Bre­tag­ne es so­ber­bia. La Acró­po­lis es la due­ña y se­ño­ra de la Ciu­dad de las Sie­te Co­li­nas, la gran di­va de es­ta es­ca­pa­da a la ca­pi­tal de Gre­cia. Mien­tras da­mos bue­na cuen­ta del co­pio­so desa­yuno de es­te ho­te­la­zo, tan­to Silvia co­mo el res­to del equi­po, que­da­mos em­be­le­sa­dos con el per­fil del Par­te­nón, y tam­bién con el in­trin­ca­do en­tra­ma­do ca­lle­je­ro de la me­tró­po­li, que anun­cia su pa­sa­do mi­le­na­rio.

Tras sa­tis­fa­cer el ape­ti­to ma­tu­tino nos dis­po­ne­mos a des­cu­brir el co­ra­zón de la ur­be: la Pla­za Syn­tag­ma. So­lo te­ne­mos que ac­ce­der al im­po­nen­te hall del Gran­de Bre­tag­ne, un pa­la­ce­te que alo­jó a las tro­pas na­zis du­ran­te la ocupación en la Se­gun­da Guerra Mun­dial. En es­te es­pa­cio nos cru­za­mos con Cons­tan­tino de Gre­cia, her­mano de nues­tra rei­na emé­ri­ta So­fía, que se res­guar­da en una sui­te cuan­do re­gre­sa a su país. Des­pués, de­ja­mos que un ujier per­fec­ta­men­te uni­for­ma­do abra la puer­ta pa­ra ba­jar las es­ca­le­ras ha­cia Syn­tag­ma.

Nos en­con­tra­mos en el ver­da­de­ro ágo­ra con­tem­po­rá­neo, aquí la His­to­ria se cons­tru­ye a dia­rio. Es­te pun­to de en­cuen­tro se aba­rro­ta ca­da vez que los grie­gos quie­ren ha­cer oír su voz, úl­ti­ma­men­te al­za­da fren­te a las me­di­das eco­nó­mi­cas mar­ca­das por Bru­se­las. Pe­ro tam­bién es el epi­cen­tro tu­rís­ti­co, pues ca­da ho­ra se pro­du­ce el cam­bio de los guar­dias ev­zo­nes que cus­to­dian el Mo­nu­men­to al Soldado Des­co­no­ci­do. Es el lu­gar per­fec­to pa­ra rea­li­zar la pri­me­ra se­sión de fo­tos con Silvia Marty, que po­sa muy di­ver­ti­da jun­to a los ofi­cia­les.

Los ata­víos mi­li­ta­res son cu­rio­sos, so­bre to­do los tsa­rou­chi (za­pa­tos con bor­las) y

la fal­da, con 400 plie­gues por año de ocupación oto­ma­na. Pre­pa­ra tu smartp­ho­ne y gra­ba los equi­li­brios de los sol­da­dos en una es­pe­cie de co­reo­gra­fía re­pe­ti­da ca­da dos ho­ras; los do­min­gos son es­pec­ta­cu­la­res.

POR EL ZOCO DE ATE­NAS

Es ho­ra de deam­bu­lar por Mo­nas­ti­ra­ki, un gran mer­ca­do al ai­re li­bre. Lo me­jor es que te de­jes lle­var por los sa­bios con­se­jos que ofre­cen los guías de At­hens Ur­ban Ad­ven­tu­res (www.at­hen­sur­ba­nad­ven­tu­res.com). Nues­tro tour co­mien­za en la pla­za que le da nom­bre gra­cias a la ba­sí­li­ca bi­zan­ti­na San­ta Ma­ría de Pan­ta­nas­sa. Pa­ra ob­te­ner la me­jor vis­ta del ba­rrio y la Acró­po­lis so­lo te­ne­mos que su­bir has­ta la azo­tea de la ca­fe­te­ría A For At­hens (Miaou­li, 2-4).

Lue­go, nos per­de­mos por los tra­za­dos de las ca­lles Adria­naou, Er­mou y Pan­dras­sou, una zo­na per­fec­ta pa­ra las com­pras. No du­da­mos en acu­dir a Di­mo­ti­ki Ago­ra (At­hi­nas, s/n), el mer­ca­do de abas­tos. En los pues­tos gri­tan los pre­cios. Sen­ti­mos de cer­ca el ca­rác­ter fa­mi­liar de los ate­nien­ses y has­ta nos in­vi­ta­ron a bai­lar sir­ta­ki.

En el ex­te­rior, bu­cea­mos en los lo­ca­les de la ca­lle Evri­pi­dou, don­de en­con­tra­mos sou­ve­nirs co­mo es­pon­jas na­tu­ra­les, se­tas des­hi­dra­ta­das o bo­te­llas del es­pi­ri­tuo­so ou­zo. Men­ción apar­te me­re­cen las es­pe­cias. Es in­creí­ble la variedad de Bahar, que cer­ti­fi­ca su ca­li­dad con lar­gas co­las en su puer­ta a dia­rio, aun­que nos pa­re­ció una ex­qui­si­tez la de­co­ra­ción de Eli­xir, con una su­ge­ren­te mez­co­lan­za de olo­res en el in­te­rior que van de la la­van­da al co­mino.

En Evri­pi­dou no fal­tan los cha­ma­ri­le­ros, pe­ro a no­so­tros nos enamo­ra­ron las an­ti­güe­da­des de Re­tro­se­xual Vin­ta­ge Shop (Agias Iri­nis, 3). Son una ma­ra­vi­lla sus má­qui­nas de es­cri­bir, las lám­pa­ras se­ten­te­ras y los mue­bles co­mo sa­li­dos di­rec­ta­men­te de Cuén­ta­me. Tam­bién nos pa­re­cie­ron di­ver­ti­dos los di­se­ños de com­ple­men­tos de For­get me not (Adria­nou, 100), una bri­llan­te vuel­ta de tuer­ca a la ar­te­sa­nía.

EN EL BA­RRIO DE LOS DIO­SES

Po­co a po­co, nos he­mos ido aden­tran­do en Pla­ka. Ade­más de vi­si­tar las dos ca­te­dra­les y echar un vis­ta­zo al Ba­ño de los Vien­tos,

“Ate­nas, el ojo de Gre­cia, ma­dre de las ar­tes y la elo­cuen­cia”. John Mil­ton

de ori­gen oto­mano, lo me­jor es deam­bu­lar por sus ca­lles ador­na­das con flo­res y ja­lo­na­das por pa­la­ce­tes neo­clá­si­cos. Nos to­ma­mos un res­pi­ro en la ba­rra de Bret­tos, una ma­ra­vi­llo­sa li­co­re­ría que ex­hi­be cien­tos de eli­xi­res mul­ti­co­lo­res en sus es­tan­te­rías. Dé­ja­te acon­se­jar por el bar­ten­der pa­ra ele­gir en­tre ou­zo o ra­ko­me­lo, pi­de un tra­go de brandy o ca­ta al­gún di­ges­ti­vo ela­bo­ra­do con to­dos los in­gre­dien­tes que te ima­gi­nes.

Por fin, lle­ga el mo­men­to más es­pe­ra­do: la vi­si­ta a la Acró­po­lis (http://cul­tu­re.gr). Re­co­no­ce­mos que nos fas­ci­na el am­bien­te co­ol que des­ti­la la ciu­dad, los rin­con­ci­tos con en­can­to y su gen­te afa­ble, pe­ro no hay ab­so­lu­ta­men­te na­da equi­pa­ra­ble a ob­ser­var el atar­de­cer des­de la Ro­ca Sa­gra­da. Es un pri­vi­le­gio ver co­mo el sol be­sa el Me­di­te­rrá­neo des­de el lu­gar que, al pa­re­cer, ocu­pa­ba la es­ta­tua de­di­ca­da a la dio­sa Ate­nea, pro­tec­to­ra de la ciu­da­de­la.

Des­de aquí, po­de­mos ima­gi­nar el es­pec­ta­cu­lar por­te de la es­cul­tu­ra (9 m), cu­ya co­ber­tu­ra de oro la ha­cía vi­si­ble des­de el mar. Silvia Marty en­mu­de­ce an­te es­ta es­tam­pa lle­na de ma­gia y com­par­te la mis­ma sen­sa­ción que to­dos ca­lla­mos: So­mos muy afor­tu­na­dos por ca­mi­nar so­bre las mis­mas pie­dras que pi­sa­ron Só­cra­tes, Pe­ri­cles y Fi­dias. Una sen­sa­ción úni­ca que el via­je­ro sien­te en des­ti­nos co­mo la Gran Mu­ra­lla, las pi­rá­mi­des de Gi­za o Ma­chu Pic­chu.

Su­cum­bi­mos a la per­fec­ción del co­lum­na­do dó­ri­co del Par­te­nón y a la be­lle­za clá­si­ca del Erec­teion cus­to­dia­do por las ca­riá­ti­des (las ori­gi­na­les se en­cuen­tran en el Mu­seo de la Acró­po­lis). Tras pa­sar los Pro­pí­leos de en­tra­da atis­ba­mos el Tea­tro de Dio­ni­sio, el es­ce­na­rio más an­ti­guo del mun­do. Es fácil ima­gi­nar a 17.000 al­mas aplau­dien­do las tra­gi­co­me­dias de Eu­rí­pí­des, Aris­tó­fa­nes o Só­fo­cles.

LU­CES TITILANTES

Tras ser tes­ti­gos de un ano­che­cer de in­far­to, pen­sa­ti­vos y con esa son­ri­sa que se­ña­la al via­je­ro sa­tis­fe­cho, apro­ve­cha­mos a ba­jar por la la­de­ra de la Acró­po­lis pa­ra des­cu­brir uno de los rin­co­nes con más char­me de la ca­pi­tal: Ana­fio­ti­ka. Es­te ba­rrio bohe­mio re­cuer­da con sus

ven­ta­nas mul­ti­co­lo­res y los mu­ros en­ca­la­dos a los rin­co­nes que se en­cuen­tran en las fas­ci­nan­tes Is­las Cí­cla­das. Sin du­da, ga­na puntos con el oca­so del día, cuan­do de­ce­nas de res­tau­ran­tes ador­nan con ve­li­tas cen­te­llean­tes sus me­sas en la ca­lle. Ele­gi­mos una en el co­que­to Yia­se­mi (Mni­si­kleous, 23). Mien­tras da­mos bue­na cuen­ta de sus tar­tas y tés, Silvia Marty se di­vier­te ob­ser­van­do el de­ve­nir de los clien­tes. Se nota su gus­to por des­cu­brir nue­vos des­ti­nos, pues en su mi­ra­da nun­ca fal­ta la cu­rio­si­dad de los que aman los via­jes.

Pa­ra ter­mi­nar la jornada, una bue­na op­ción es acu­dir a la ca­lle Tsa­ka­lof, en Ko­lo­na­ki. A no­so­tros nos fal­tó tiem­po, pe­ro tie­nen fa­ma los cóc­te­les del T5 y, jus­to en­fren­te, el am­bien­te ca­na­lla del his­tó­ri­co y siem­pre con­cu­rri­do Min­nie The Moo­cher.

AT­MÓS­FE­RA RE­NO­VA­DA

Hoy ama­ne­ce­mos en las van­guar­dis­tas ha­bi­ta­cio­nes de New Hotel. He­mos bus­ca­do un alo­ja­mien­to de di­se­ño con un gus­to es­pe­cial por la eco­lo­gía. En la re­cep­ción y, so­bre to­do, en el res­tau­ran­te, se re­tra­ta es­ta que­ren­cia con co­lum­nas cu­bier­tas de mue­bles an­ti­guos, per­fec­ta­men­te coor­di­na­das con obras de ar­te con­tem­po­rá­neo.

Es­te es­pa­cio con­fir­ma que Ate­nas es­tá cam­bian­do, y no de­be­ría­mos per­dér­nos­lo, así que de­ci­di­mos vol­ver a con­tar con la ex­cep­cio­na­les ayu­da de At­hens Ur­ban Ad­ven­tu­res. Sus guías, en­tre le­yen­das y vi­si­tas a rin­co­nes al­ter­na­ti­vos, nos ini­cian en la for­ma de vi­da ate­nien­se y anun­cian que uno de los gran­des ri­tua­les grie­go, co­mo buen país me­di­te­rrá­neo, es la co­mi­da.

La cos­tum­bre del brunch do­mi­ni­cal tam­bién se ha asen­ta­do en la ca­pi­tal, tan­to co­mo la mo­da ky­ma­toth­raf­tis. Es­ta ten­den­cia foo­die ba­sa­da en el con­su­mo or­gá­ni­co es com­par­ti­da por Silvia Marty, una apa­sio­na­da del buen co­mer. De­ci­di­mos re­vo­lo­tear en­tre la in­men­sa ofer­ta de Mo­nas­ti­ra­ki. En Me­liar­tos (Er­mou, 65) en­con­tra­mos unas sa­bro­sí­si­mas em­pa­na­das y sa­lu­da­bles smoot­hies; aun­que no po­de­mos evi­tar mi­rar con gu­la la co­la de Sav­vas Shish (Mi­tro­po­leos, 86), ar­chi­co­no­ci­do por su ke­bab, pi­tas, sou­vla­kis y mu­sa­cas.

Co­mo a na­die le amar­ga un dul­ce y las pas­te­le­rías de Ate­nas tie­nen ex­ce­len­te fa­ma, re­cor­da­mos al­gu­nas di­rec­cio­nes que con so­lo evo­car­las se nos ha­ce la bo­ca agua. Re­sul­tan de­li­ca­dos los dul­ces de di­se­ño de Ste­lios Par­lia­ros (Iro­do­tou, 24); los bo­ca­dos del cho­co­la­tier Aris­to­kra­ti­kon (Vou­lis, 7) y los bu­ñue­los con top­pings de Lu­ku­ma­des (Aio­lou, 21), que fran­ca­men­te son de otra ga­la­xia.

ESTILAZO A LA GRIE­GA

Aún nos fal­ta ex­plo­rar la ca­ra fas­hio­nis­ta de Ate­nas. En el ca­mino, nos de­tie­ne la es­té­ti­ca pu­ris­ta de la ga­le­ría de ar­te As­tro­la­vos, un es­pa­cio de ins­pi­ra­ción nór­di­ca que mues­tra obras de ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos. Es el lu­gar per­fec­to pa­ra con­ti­nuar con la se­sión de fo­tos de Silvia Marty, que pa­ra es­ta oca­sión op­ta por un look muy ca­sual.

Sa­be­mos que la mo­da ha si­do otro de los pun­ta­les de la re­no­va­ción de Ate­nas, así que nos pa­sa­mos por el ate­lier de Pa­ris Val­ta­do­ros (Vou­kou­res­tiou, 37). El mo­dis­to tie­ne una exi­to­sa bou­ti­que en la is­la de My­ko­nos y de­ci­dió dar el sal­to a la ca­pi­tal grie­ga pa­ra mos­trar sus cor­tes ins­pi­ra­dos en Da­lí y las an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes. Muy cer­ca, se en­cuen­tra el show­room de Le­na Kat­sa­ni­dou (Lou­kia­nou, 21), una repu­tada di­se­ña­do­ra con co­lec­cio­nes ple­nas de los co­lo­res me­di­te­rrá­neos, que en­con­tra­mos muy afa­na­da vis­tien­do a una no­via.

Dos ca­lles más aba­jo, en el 15 de Kar­na­dou, vi­si­ta­mos Boho by Ch­ris­tian­na Ve­rou­ka, que tra­ba­ja te­ji­dos na­tu­ra­les de for­ma ar­te­sa­nal. Sin em­bar­go, nos sor­pren­dió el fas­ci­nan­te look re­tro de Vas­si­lis Zou­lias (Aka­di­mias, 4), con ves­ti­dos pin up, muy fe­me­ni­nos ela­bo­ra­dos en ri­cos te­ji­dos. Re­cuer­da a Ba­len­cia­ga.

Apu­ra­mos el día ce­rran­do es­te via­je con un bro­che de oro. De­ci­di­mos se­guir el ri­tual de cual­quier tu­ris­ta en Ate­nas y su­bi­mos en fu­ni­cu­lar el mon­te Li­ca­be­to. En la cumbre, el vien­to azo­ta con fuer­za y por mo­men­tos ha­ce per­der el equi­li­brio, pe­ro la pa­no­rá­mi­ca de 360º nos re­ga­la una pos­tal de lu­jo que per­mi­te pro­me­ter­nos que muy pron­to he­mos de vol­ver. ◆

Lu­gar ins­pi­ra­dor. Ba­jo es­tas lí­neas, dos ins­tan­tá­neas de la re­cién inau­gu­ra­da Pent­hou­se Sui­te del New Hotel. La es­tan­cia, de 65 m2, lu­ce un ori­gi­nal mo­bi­lia­rio, ba­ño de mármol y una sen­sa­cio­nal te­rra­za.

La ca­ra más

Trendy. Ate­nas es una ciu­dad vi­bran­te, que no deja pa­sar las nue­vas ten­den­cias en lo­ca­les co­mo Re­tro­se­xual (a la iz­quier­da), la bou­ti­que del di­se­ña­dor Vas­si­lis Zou­lias (ba­jo es­tas lí­neas) o en las ex­po­si­cio­nes de As­tro­la­vos Art Ga­llery (en la si­guien­te pá­gi­na).

Silvia Marty va ves­ti­da con ca­mi­sa de ra­yas y va­que­ros de San­dro, cinturón de IKKS, bol­so de Fur­la y san­da­lias de Guess.

Con­tras­tes. Ba­jo es­tas lí­neas, de­ta­lles de la ar­te­sa­nía ac­tual y de la ri­que­za ar­tís­ti­ca del país. A la iz­quier­da, el tea­tro de Dio­ni­sio (Si­glo VI a. C.). Aba­jo, imagen de la li­co­re­ría Bret­tos.

Silvia Marty lu­ce un ves­ti­do de Adria­na Igle­sias y pen­dien­tes de Tho­mas Sa­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.