NUE­VA AQUITANIA

Pai­sa­jes, ar­te y emo­cio­nes

deViajes - - Sumario - Por Nu­ria Mu­ñoz

Po­ne­mos rum­bo a la Ve­ne­cia ver­de fran­ce­sa pa­ra des­cu­brir tam­bién Poi­tiers, Part­he­nay, Niort…

Sí­gue­nos en es­ta ru­ta si quie­res ma­ra­vi­llar­te con la zo­na co­no­ci­da co­mo la ‘Ve­ne­cia ver­de’. Ade­más pa­sea­re­mos por las en­can­ta­do­ras Poi­tiers, Niort y Part­he­nay.

Nues­tra es­ca­pa­da em­pie­za en Poi­tiers: N bien­ve­ni­do a la ciu­dad de los cien cam­pa­na­rios, una ur­be que ha te­ni­do 24 pa­rro­quias y 30 monasterios y que ac­tual­men­te es un re­fe­ren­te de ar­te ro­má­ni­co en Fran­cia y que te se­du­ci­rá na­da más po­ner un pie en ella. Ade­más, tras el plan de res­tau­ra­ción y res­truc­tu­ra­ción al que fue so­me­ti­da en 2010, lu­ce aho­ra un cas­co his­tó­ri­co re­lu­cien­te con nue­vas zo­nas pea­to­na­les, fa­cha­das im­po­lu­tas, lim­pias y reacon­di­cio­na­das, ac­ce­sos pa­ra bi­cis... En de­fi­ni­ti­va, de­ta­lles que ha­cen que la ca­li­dad de vi­da de una ciu­dad suba y que se con­vier­ta en unos de los lu­ga­res más co­di­cia­dos tan­to pa­ra vi­vir co­mo pa­ra pa­sar un par de días.

El pro­mon­to­rio de Poi­tiers, ba­ña­do por los ríos Clain y Boi­vre, se en­cuen­tra ro­dea­do de na­tu­ra­le­za ex­cep­cio­nal. Em­pie­za tu re­co­rri­do por el cen­tro: da­te un pa­seo por las pin­to­res­cas ca­lles de la ciu­dad, des­cu­bri­rás bo­ni­tas y pin­to­res­cas ca­sas de ma­de­ra y ca­lle­jue­las y rin­co­nes con mu­cho en­can­to. Y en cuan­to a los im­pres­cin­di­bles, y aun­que en un prin­ci­pio pue­da pa­re­cer­te un tó­pi­co, no te pier­das la igle­sia de No­tre-Da­me la Gran­de y su fa­mo­sa fa­cha­da ta­lla­da, así co­mo el Pa­la­cio de jus­ti­cia.

No­tre-Da­me la Gran­de es el mo­nu­men­to más re­pre­sen­ta­ti­vo de la ciu­dad. La igle­sia es­tá si­tua­da en la pla­za Pla­ce Char­les de Gau­lle, ro­dea­da de te­rra­zas y de ca­lles pea­to­na­les, un pun­to de en­cuen­tro en­tre los ha­bi­tan­tes de Poi­tiers, y don­de al­gu­nos días de la se­ma­na se ins­ta­la un mer­ca­di­llo de pro­duc­tos de gran­ja.

Es­te edi­fi­cio del si­glo XII es uno de los más be­llos ejem­plos del ar­te ro­má­ni­co re­gio­nal, con sus cu­rio­sos to­rreo­nes có­ni­cos y la mag­ní­fi­ca de­co­ra­ción de su fa­cha­da, que es co­mo una au­tén­ti­ca bi­blia abier­ta. Y si tu vi­si­ta coin­ci­de en ve­rano, ten­drás la suer­te de asis­tir a las pro­yec­cio­nes noc­tur­nas que le de­vuel­ven los co­lo­res que tu­vo en su ori­gen. En su in­te­rior, te lla­ma­rán la aten­ción, en­tre otros mu­chos de­ta­lles, sus her­mo­sas co­lum­nas pin­ta­das, que fue­ron res­tau­ra­das du­ran­te el si­glo XIX.

El Pa­la­cio de Jus­ti­cia ocu­pa las de­pen­den­cias del an­ti­guo Pa­la­cio de los Du­ques de Aquitania, que fue cons­trui­do en el si-

Ar­te y mu­cha cla­se.

En es­to coin­ci­den la ma­yo­ría de las ciu­da­des fran­ce­sas. Detalle de la fa­cha­da y res­tos de las po­li­cro­mías de No­tre-Da­me la Gran­de. En Ran­nou Me­ti­vier, en Poi­tiers, ven­den de­li­cio­sos bom­bo­nes y ma­ca­rons.

De­re­cha: pa­no­rá­mi­ca de Poi­tiers, ex­te­rior del Pa­la­cio de Jus­ti­cia y es­ta­tua de Jean­ne de Bou­log­ne en el in­te­rior.

glo XII por Gui­ller­mo IX, abue­lo de Leo­nor de Aquitania (un nom­bre que oi­rás mu­cho en es­ta zo­na).

El Pa­la­cio ma­ra­vi­lla por fue­ra e im­pre­sio­na por den­tro. No de­jes de vi­si­tar la Sa­la de los Pa­sos Per­di­dos, un es­pa­cio que te so­bre­co­ge­rá por su cons­truc­ción en es­ti­lo gó­ti­co y sus di­men­sio­nes (47 m x 17 m). Co­mo cu­rio­si­dad has de sa­ber que aquí fue in­te­rro­ga­da Jua­na de Ar­co tras lo que fue de­cla­ra­da en­via­da de Dios.

Poi­tiers tie­ne una gran vi­da cul­tu­ral, ya que apar­te de su in­te­rés his­tó­ri­co y mo­mu­men­tal, es una ciu­dad jo­ven que cuen­ta con una de las uni­ver­si­da­des más im­por­tan­tes del país. Por lo que hay ofer­tas de to­do ti­po: dan­za, mú­si­ca, tea­tro, ex­po­si­cio­nes...

En el mu­seo de la Sain­te-Croix, de­di­ca­do a la his­to­ria de la zo­na y a las be­llas ar­tes, por ejem­plo, po­drás ad­mi­rar las es­cul­tu­ras de Ca­mi­lle Clau­del, una ar­tis­ta muy crea­ti­va pe­ro con una vi­da tur­bu­len­ta (si quie­res co­no­cer su his­to­ria, vi­sio­na la pe­lí­cu­la fran­ce­sa de 1988 que lle­va su nom­bre y que fue di­ri­gi­da por Bruno Nuyt­ten).

La ur­be tam­bién cuen­ta con nu­me­ro­sas sa­las de con­cier­tos, tea­tros y es­pec­tácu­los. Ese es el ca­so de TAP y Con­fort Mo­der­ne, dos sa­las don­de es­cu­char mú­si­ca ac­tual; o Blue Squa­re, de­di­ca­da al jazz.

SOR­PRE­SAS Y EMO­CIO­NES

Nues­tra si­guien­te pa­ra­da es­tá a unos 12 km de Poi­tiers, en un lu­gar don­de pue­des vi­vir aven­tu­ras in­creí­bles. ¿Nun­ca has so­ña­do que vo­la­bas? Pues aho­ra pue­des ha­cer tu sue­ño reali­dad... O al me­nos sen­tir lo mis­mo que un ave cuan­do ex­tien­de sus alas y di­vi­sa el mun­do des­de las al­tu­ras. Fu­tu­ros­co­pe (https://es.fu­tu­ros­co­pe.com/) cum­ple 30 años y lo ce­le­bra con una nue­va atrac­ción, Un via­je ex­tra­or­di­na­rio, en el que con los pies en el va­cío, irás de un con­ti­nen­te a otro.

En cuan­to a los es­tre­nos del pa­sa­do 2016, no du­des en vol­ver a ex­pe­ri­men­tar las sen­sa­cio­nes de atrac­cio­nes de otros años, co­mo Ice Age, la ex­pe­rien­cia 4D o Bai­la con los Ro­bots, don­de pue­des mo­ver­te al rit­mo enér­gi­co de una play­list se­lec­cio­na­da por el fa­mo­so dj Martin Sol­veig.

Di­ver­sión y des­cu­bri­mien­to. Jue­gos de agua y ar­qui­tec­tu­ra de van­guar­dia en en el par­que de Fu­tu­ros­co­pe. Un mo­men­to de la atrac­ción Bai­la con los Ro­bots, don­de te mo­ve­rás al rit­mo que mar­can los me­jo­res dj’s.

Pa­ra ter­mi­nar el día no fal­tes al es­pec­tácu­lo noc­turno de Cir­que du So­leil, La For­ge aux Étoi­les. Po­drás dis­fru­tar de sus efec­tos pi­ro­téc­ni­cos, pro­yec­cio­nes so­bre una pan­ta­lla de agua y jue­gos de luz y lá­ser que te ha­rán so­ñar.

ABRE BIEN LOS OJOS

Si to­mas di­rec­ción es­te, ha­cia la cos­ta, te re­co­men­da­mos que ha­gas una pa­ra­da en Part­he­nay. No es­tá den­tro de la aso­cia­ción na­cio­nal Los pue­blos más bo­ni­tos de Fran­cia, pe­ro na­die pue­de ne­gar que tie­ne mu­cha be­lle­za.

Es­ta vi­lla me­die­val, an­ti­gua eta­pa en el Ca­mino de San­tia­go, in­vi­ta a los aman­tes de la ar­qui­tec­tu­ra a des­cu­brir su pa­tri­mo­nio. Ca­mi­na por sus ca­lle­jue­las em­pe­dra­das, es­pe­cial­men­te por la Vau Saint-Jac­ques, mien­tras ad­mi­ras sus fa­cha­das de en­tra­ma­do de ma­de­ra, los ves­ti­gios del an­ti­guo cas­ti­llo de los se­ño­res de Part­he­nay; las mu­ra­llas sal­pi­ca­das de to­rres; el puen­te y la puer­ta de San­tia­go, la por­ta­da ro­má­ni­ca de la igle­sia de No­tre-Da­me de la Coul­dre; la puer­ta de la Ciu­da­de­la, lla­ma­da To­rre del Re­loj... Te avi­sa­mos: la es­tam­pa pin­to­res­ca que con­for­ma con el río pue­den pro­vo­car el co­lap­so de tu ins­ta­gram.

Si pue­des, vi­si­ta el mu­seo de ar­te Geor­ge Tur­pin, ins­ta­la­do en la Ca­sa de las Cul­tu­ras del País de la ca­lle Vau Saint-Jac­ques. El cen­tro re­crea la his­to­ria y la evo­lu­ción de la ciu­dad, des­de la Edad Me­dia al si­glo XX, y al­ber­ga co­lec­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas (mo­ne­das, pie­dras), lo­zas de Part­he­nay de fi­na­les del XIX a prin­ci­pios del XX, pin­tu­ras, es­tam­pas y fo­to­gra­fías, así co­mo ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les.

Des­pués, di­rí­ge­te a Cou­lon, un buen pun­to pa­ra ex­plo­rar el Ma­rais Poi­te­vin, una zo­na de ma­ris­mas que con­for­ma el río Poi­tou, co­no­ci­da co­mo la Ve­ne­cia Ver­de fran­ce­sa. Lo que vas a ver te fas­ci­na­rá.

Hay tres ti­pos de ma­ris­mas en es­ta re­gión, las hú­me­das, las más co­no­ci­das y don­de se na­ve­ga en pia­te o ba­tais, un ti­po de em­bar­ca­ción de fon­do plano que se mue­ve con ayu­da de una pér­ti­ga y que son las que aho­ra va­mos a re­co­rrer. Las deseca­das se en­cuen­tran en­tre el mar y el in­te­rior, don­de ofre­ce un pai­sa­je abier­to

Que te la den con que­so.

Niort es la ca­pi­tal del de­par­ta­men­to de los Deux-Sè­vres. No te pier­das una vi­si­ta a su mer­ca­do y a sus pues­tos de que­sos ar­te­sa­na­les.

y po­co ar­bo­la­do, con la ve­ge­ta­ción que se con­cen­tra a lo lar­go de los ca­na­les. Y por úl­ti­mo, las de la bahía de Ai­gui­llon, ya en las pro­xi­mi­da­des del Atlán­ti­co, don­de vuel­ven a sur­gir los hu­me­da­les.

La me­jor for­ma de co­no­cer es­tas ma­ris­mas es des­pla­zar­te por ellas co­mo ha­cen los lo­ca­les, con un ba­tais im­pul­sa­do por una pér­ti­ga. Los lu­ga­re­ños los uti­li­zan pa­ra to­do, in­clu­so pa­ra ir la com­pra. Se pro­po­nen to­do ti­po de pa­seos y cru­ce­ros y lo ideal es ha­cer­lo con un guía es­pe­cia­li­za­do.

Pue­des con­tra­tar­lo en el em­bar­ca­de­ro Car­di­naud (www.em­bar­ca­de­re-car­di­naud. fr), en Mag­né, pre­pá­ra­te pa­ra ver to­das las to­na­li­da­des de ver­de y dis­fru­tar de las ca­pri­cho­sas fi­gu­ras que di­bu­ja la ve­ge­ta­ción y de una cal­ma inima­gi­na­ble. Te acon­se­ja­mos lle­var tu smartp­ho­ne o cá­ma­ra bien car­ga­dos: ¡que­rrás fo­to­gra­fiar­lo to­do!

AR­TE DE VAN­GUAR­DIA

Si eres de los que pien­san que pa­ra ver ar­te con­tem­po­rá­neo de ca­li­dad hay que ir a las gran­des ciu­da­des y ca­pi­ta­les eu­ro­peas, lo que vas a ver a con­ti­nua­ción te sor­pren­de­rá enor­me­men­te. Pa­ra ello tie­nes que di­ri­gir­te al ex­tre­mo nor­te del de­par­ta­men­to Deux-Sè­vres, don­de en me­dio de la cam­pi­ña sur­ge co­mo una apa­ri­ción el Châ­teau d’Oi­ron (www.cha­teau-oi­ron.fr).

Se tra­ta de un es­pa­cio ges­tio­na­do por el Cen­tro de Mo­nu­men­tos Na­cio­na­les. Es­te cas­ti­llo, cons­trui­do en el si­glo XVI por la fa­mi­lia no­ble de Clau­de Gouf­fiers, al­ber­ga una ex­cep­cio­nal co­lec­ción de ar­te con­tem­po­rá­neo. Su tí­tu­lo, Cu­rio­si­da­des y Ma­ra­vi­llas, lo di­ce to­do. Sol Le­wit, Ma­ri­na Abra­mo­vic, On Ka­wa­ra o Joan Font­cu­ber­ta son al­gu­nas de las fir­mas que ve­rás.

Vi­sí­ta­lo con cal­ma, que­rrás de­te­ner­te a ca­da pa­so. A no­so­tros nos en­can­tó la Sa­la de Fi­gu­ras Geo­mé­tri­cas, de Sol Le­witt, en­te­ra­man­te cu­bier­ta de dis­tin­tas com­bi­na­cio­nes cro­má­ti­cas de ro­jos, azu­les, ama­ri­llo y gri­ses, y nos im­pac­tó la de Cuer­pos en pe­da­zos, de Da­niel Spoe­rri.

Co­mo pun­to fi­nal, te re­co­men­da­mos acer­car­te a la po­bla­ción de Niort, don­de pue­des vi­si­tar su mer­ca­do y ha­cer­te con unos que­sos de­li­cio­sos (si eres ca­paz de de­ci­dir­te an­te tal variedad).

Cu­rio­si­da­des y ma­ra­vi­llas. Pre­pá­ra­te pa­ra ver las jo­yas que guar­da es­te en­cla­ve: ar­te con­tem­po­rá­neo sor­pren­den­te que te ha­rá pa­sar un buen día.

Poi­tiers

Fu­tu­ros­co­pe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.