PER­SO­NA­JE

Ma­ría de León es una via­je­ra na­ta, aun­que se­gu­ro que re­la­cio­nas su nom­bre con el uni­ver­so de la mo­da. Es­ta influencer se­vi­lla­na es una apa­sio­na­da de Tie­rra San­ta, una ex­pe­rien­cia en la que no ha de­ja­do de la­do su fa­ce­ta co­ol­hun­ter.

deViajes - - Sumario -

Ma­ría de León, una de las blo­gue­ras más re­le­van­tes del mun­do de la mo­da, nos con­fie­sa las ex­pe­rien­cias de su via­je a Is­rael.

E se día ama­ne­cí más ner­vio­sa de lo ha­bi­tual, el via­je que en ese mo­men­to me to­ca­ba em­pren­der se­ría muy di­fe­ren­te al res­to. Po­der pi­sar Tie­rra San­ta te­nía un sig­ni­fi­ca­do muy es­pe­cial pa­ra mí te­nien­do en cuen­ta la edu­ca­ción re­li­gio­sa que ha­bía re­ci­bi­do des­de pe­que­ñi­ta. Aden­trar­me en los lu­ga­res que se des­cri­ben en la Bi­blia, don­de han te­ni­do lu­gar im­por­tan­tes epi­so­dios de la his­to­ria, se­ría una vi­ven­cia que ja­más ol­vi­da­ría. Y aún la si­go re­cor­dan­do con es­pe­cial cariño.

Pe­ro Is­rael va más allá de Tie­rra San­ta. Es un país que, ade­más de ha­ber si­do cu­na de tan­tí­si­mas ci­vi­li­za­cio­nes, ofre­ce ex­pe­rien­cias muy es­pe­cia­les pa­ra po­der dis­fru­tar con los cin­co sen­ti­dos. Su ar­te, su gas­tro­no­mía, su mú­si­ca, su mo­da, sus aro­mas, sus se­cre­tos de be­lle­za (el Mar Muer­to es un pun­to cla­ve pa­ra ello) y, en de­fi­ni­ti­va, el gran ta­len­to de los is­rae­líes pa­ra los di­fe­ren­tes cam­pos queda la­ten­te en ca­da rin­cón.

La aven­tu­ra co­men­zó en Tel Aviv, la se­gun­da ciu­dad más gran­de del país, ac­tual ca­pi­tal y cen­tro de la eco­no­mía glo­bal de Is­rael. Ate­rri­za­mos por la tar­de en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal Ben Gu­rion des­pués de ha­ber pa­sa­do por ex­tre­mos con­tro­les de se­gu­ri­dad des­de que sa­li­mos de Es­pa­ña y, aun­que con­fie­so que pue­den re­sul­tar un po­co in­có­mo­dos, lue­go se agra­de­cen por­que te ha­cen sen­tir mu­cho más tran­qui­la. Is­rael es­tá con­si­de­ra­do co­mo uno de los paí­ses más se­gu­ros del mun­do, aun­que sue­ño

“Tel Aviv es la ciu­dad que nun­ca duer­me”

con que al­gún día se res­pi­re tan­ta paz y amor que no ha­ga fal­ta nin­gún ti­po de vi­gi­lan­cia pa­ra po­der cir­cu­lar sin mie­do por cual­quier lu­gar.

El día de nues­tra lle­ga­da no pu­do ser me­jor. Coin­ci­dió con la fa­mo­sa fies­ta de Pu­rim, una de las fe­chas más ale­gres del ca­len­da­rio he­breo, en la que se con­me­mo­ra que mu­chos ju­díos –se­gún cuen­ta el Li­bro de Est­her– se sal­va­ron de un gran ex­ter­mi­nio que un rey per­sa or­de­nó lle­var a ca­bo en el año 450 a.C. Ade­más de ayu­nar el día an­te­rior y ves­tir­se con una ori­gi­nal vestimenta, una de las tra­di­cio­nes sin­gu­la­res es to­mar unos de­li­cio­sos dul­ces lla­ma­dos ore­jas de Ha­man, que la en­can­ta­do­ra azafata de EI AI Is­rael Air­li­nes ya nos ha­bía da­do a pro­bar en el avión pa­ra que fué­ra­mos co­no­cien­do al­gu­nas de las tra­di­cio­nes de su país.

Tel Aviv sig­ni­fi­ca La co­li­na de la pri­ma­ve­ra. Es muy mo­der­na y cos­mo­po­li­ta, y siem­pre es­tá en ple­na ac­ción, por eso se la co­no­ce tam­bién co­mo La ciu­dad que nun­ca duer­me. Se ha pues­to tan de mo­da que has­ta im­por­tan­tes ce­le­bri­da­des, co­mo Ma­don­na, han lle­ga­do a pagar pre­cios desor­bi­ta­dos por te­ner un áti­co en uno de sus edi­fi­cios. Me pa­re­ció que te­nía una ma­gia es­pe­cial la an­ti­gua po­bla­ción de Jaf­fa, que aún con­ser­va la hue­lla del Im­pe­rio Oto­mano, don­de dis­fru­té de un ri­co al­muer­zo tí­pi­co is­rae­lí en el res­tau­ran­te tra­di­cio­nal Dr. Shaks­hu­ka. La lla­ma­da Ciu­dad Blan­ca es­tá ubi­ca­da en el ba­rrio Roths­child (uno de los más po­de­ro­sos), fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co en 2003 y al­ber­ga la ma­yor con­cen­tra­ción de edi­fi­cios de ar­qui­tec­tu­ra Bauhaus. El ani­ma­do ba­rrio Ne­ve Tze­dek es uno de lo más pun­te­ros y la Co­lo­nia Ame­ri­ca­na de los Tem­pla­rios (Adam´s City) fue crea­da en el si­glo XIX por pro­tes­tan­tes nor­te­ame­ri­ca­nos. Aquí des­cu­brí la tien­da Mas­kit, una fir­ma de mo­da dis­tin­gui­da en Is­rael, fun­da­da por la di­se­ña­do­ra Ruth Da­yan en 1945 con el fin de dar tra­ba­jo a los in­mi­gran­tes. La pla­ya do­ta de gran atrac­ti­vo a la ca­pi­tal is­rae­lí, así co­mo las agra­da­bles vis­tas al mar. Es una de­li­cia le­van­tar­se pron­to y po­der ha­cer de­por­te ma­tu­tino por el pa­seo ma­rí­ti­mo, a un pa­so del Sha­lom Hotel. En es­te alo­ja­mien­to bou­ti­que lleno de en­can­to des­can­sé du­ran­te esos días.

El re­co­rri­do por Is­rael con­ti­nua­ba su rum­bo ha­cia el nor­te pa­ra co­no­cer Acre, una de las po­bla­cio­nes más an­ti­guas del mun­do, que tu­vo es­pe­cial pro­ta­go­nis­mo du­ran­te la Ter­ce­ra Cru­za­da. En el ca­mino, pa­ra­mos en Ho­lon pa­ra vi­si­tar el Mu­seo de Di­se­ño, jo­ya de fa­ma in­ter­na­cio­nal y obra del di­se­ña­dor in­dus­trial Ron Arad, na­ci­do en Tel Aviv.

Ya en Acre, tu­ve la suer­te de co­no­cer a otro is­rae­lí de pro, el fa­mo­so chef Uri Bu­ri (pro­pie­ta­rio del Ef­fen­di Bou­ti­que Hotel), que me con­tó al­gu­nos se­cre­tos de su co­ci­na re­co­gi­dos en va­rios li­bros que ha pu­bli­ca­do. Fue un guía de ex­cep­ción en es­ta vi­lla his­tó­ri­ca. A me­di­da que me aden­tra­ba en Tie­rra San­ta, en su ma­yo­ría cus­to­dia­da por los mon­jes fran­cis­ca­nos, más me in­va­día la emo­ción in­te­rior de po­der re­vi­vir di­fe­ren­tes pa­sa­jes de la Bi­blia, co­mo si de una pe­lí­cu­la se tra­ta­se. La pri­me­ra no­che la pa­sa­mos en Ga­li­lea, en el Mitz­pe Ha­ya­mim, un hotel ru­ral muy ge­nuino que te­nía su pro­pia gran­ja y huer­to pa­ra sur­tir­se de

“El bro­che de oro fue co­no­cer Jerusalén”

pro­duc­tos frescos. Des­pués, vi­si­ta­mos Na­za­ret, don­de se en­cuen­tra la Ba­sí­li­ca de la Anun­cia­ción; con­fie­so que fue el lu­gar que más me de­cep­cio­nó por­que lo es­pe­ra­ba más au­tén­ti­co. Pa­sea­mos por el Mon­te de las Bie­na­ven­tu­ran­zas, Ca­far­naúm –don­de Jesús reali­zó va­rios mi­la­gros se­gún la Bi­blia–, Mág­da­la –don­de al pa­re­cer na­ció Ma­ría Mag­da­le­na– y Yar­de­nit, lu­gar per­fec­to pa­ra que los vi­si­tan­tes ex­pe­ri­men­ten el ri­tual del bau­tis­mo en el Río Jor­dán.

El Mar Muer­to se­ría la pró­xi­ma pa­ra­da en el re­co­rri­do. Fa­mo­sas son sus sa­la­dí­si­mas aguas –en las que pue­des flo­tar sin es­fuer­zo al­guno– y tam­bién sus ba­rros, que te de­jan la piel co­mo el terciopelo. Des­pués de un día de re­lax mi­man­do el cuer­po, nos di­ri­gi­mos a Ma­sa­da, en el de­sier­to de Ju­dea, que es de los lu­ga­res más im­pac­tan­tes en los que he es­ta­do en mi vi­da. Se tra­ta de un ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co don­de se en­cuen­tran los res­tos de una es­pec­ta­cu­lar for­ta­le­za cons­trui­da por He­ro­des 40 a.C, que la Unes­co nom­bró Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 2001. Es el se­gun­do rin­cón más vi­si­ta­do de Is­rael, des­pués del Mu­ro de las La­men­ta­cio­nes.

El bro­che de oro de es­te via­je fue Jerusalén, con­si­de­ra­da san­ta por las tres re­li­gio­nes mo­no­teís­tas más im­por­tan­tes del mun­do: ju­daís­mo, cris­tia­nis­mo e is­la­mis­mo. Aquí con­vi­ven, y se han en­car­ga­do de mar­car cla­ra­men­te su te­rri­to­rio. Jerusalén te hip­no­ti­za por la ener­gía tan fuer­te que des­pren­de, te­nien­do en cuen­ta que ha si­do es­ce­na­rio de san­grien­tos ca­pí­tu­los de la His­to­ria. El Mu­ro de las La­men­ta­cio­nes, el San­to Se­pul­cro y la Cú­pu­la de la Ro­ca son des­ti­nos sa­gra­dos de obli­ga­da vi­si­ta, don­de im­pre­sio­na ver la in­ten­si­dad con la que los fie­les de di­fe­ren­tes creen­cias re­zan sus ora­cio­nes. La pe­na es que el tu­ris­mo ya ha ro­ba­do al­go de esa paz que se es­pe­ra en­con­trar. En cam­bio, en el Mon­te de los Oli­vos y el Jar­dín de Get­se­ma­ní aún se con­ser­va un re­man­so de tran­qui­li­dad que re­cuer­da más al que de­bía ha­ber an­ta­ño.

El Ma­mi­lla Hotel, don­de me hos­pe­dé, es de es­ti­lo con­tem­po­rá­neo y es­tá muy bien ubi­ca­do. Des­de allí di lar­gas ca­mi­na­tas pa­ra ir des­cu­brien­do ca­da rin­cón de es­ta im­po­nen­te ur­be. Me im­pac­tó el mi­nu­cio­so tra­ba­jo de re­cons­truc­ción, pie­dra a pie­dra, del mu­ro de la ave­ni­da Al­rov Ma­mi­lla, una de las más co­mer­cia­les de la ciu­dad. Tam­bién me en­can­tó vi­si­tar el Yad Vas­hem (cen­tro cons­trui­do en me­mo­ria de las víc­ti­mas del Ho­lo­caus­to), el Mu­seo de Is­rael (su res­tau­ran­te Mo­dern es muy re­co­men­da­ble), Maha­ne Yehu­da Mar­ket (un mer­ca­do lo­cal muy ani­ma­do) y el res­tau­ran­te The Eu­caly­ptus, del chef is­rae­lí Mos­he Bas­son, ideal pa­ra los pa­la­da­res más exi­gen­tes que quie­ran dis­fru­tar de ri­ca co­ci­na au­tóc­to­na.

Y aquí aca­ba es­ta aven­tu­ra, que tie­ne un es­pe­cial sig­ni­fi­ca­do pa­ra mí y que, des­de en­ton­ces, ocu­pa unos de los pri­me­ros pues­tos en mi lis­ta de Via­jes pa­ra el al­ma. San Agustín de­cía: “El mun­do es co­mo un li­bro, y quien no via­ja so­lo ha leí­do la pri­me­ra pá­gi­na”. Ca­da via­je re­ga­la mu­chas en­se­ñan­zas y en es­te re­sal­ta­ría la im­por­tan­cia del res­pe­to pa­ra que to­dos po­da­mos con­vi­vir en paz y ar­mo­nía in­de­pen­dien­te­men­te de la creen­cias que ten­ga­mos. Si que­re­mos con­tri­buir a cam­biar el mun­do de­be­mos te­ner cla­ro que el ca­mino co­mien­za por uno mis­mo. www.ma­ria­leonsty­le.com @ma­ria­lensty­le.com.

La es­pi­ri­tua­li­dad es­tá a flor de piel en el Mu­ro de las La­men­ta­cio­nes.

Ma­ría de León en el cos­mo­po­li­ta Mu­seo de Di­se­ño de Ho­lon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.