48 HO­RAS

To­do foo­die ven­de­ría su al­ma al dia­blo por aga­sa­jar aquí su pa­la­dar, pe­ro es­te te­rri­to­rio re­ser­va rin­co­nes he­chi­zan­tes y lin­das vi­llas don­de aún man­da la tra­di­ción.

deViajes - - Sumario - Por Silvia Iz­quier­do

La bahía de Vi­ca­ya da pa­ra mu­cho, des­de pe­que­ños ca­se­ríos y lo­ca­li­da­des cos­te­ras has­ta Bil­bao, la ca­pi­tal.

10:45 Des­pe­ga des­de Ma­drid y, en me­nos de una ho­ra, ate­rri­za­rás en el Ae­ro­puer­to de Bil­bao a bor­do de un avión de Air Eu­ro­pa (www.ai­reu­ro­pa.com). Des­de aquí, pue­des des­pla­zar­te en la lí­nea A3247 de au­to­bús (www.biz­kaia. eus) has­ta lle­gar a la Pla­za Mo­yúa.

13:00 Muy cer­ca te to­pa­rás con el hotel Mi­ró Bil­bao (www. mi­roho­tel­bil­bao.com). Su ubi­ca­ción, fren­te al Mu­seo Gug­gen­heim, es in­me­jo­ra­ble, las ha­bi­ta­cio­nes son im­pe­ca­bles y te da la opor­tu­ni­dad de re­la­jar­te en el área well­ness.

14:30 En el País Vas­co co­mer es una re­li­gión, así que re­ser­va una me­sa en uno de sus tem­plos gas­tro­nó­mi­cos: Kate Zaha­rra (http:// kate-zaha­rra.com). Ten­drás que su­bir por la co­li­na de Ar­chan­da has­ta lle­gar a es­ta cons­truc­ción eri­gi­da ha­ce 15 años por Amancio y Pa­tri­cio. Es­tos her­ma­nos re­co­gie­ron vi­gas, pie­dras, mue­bles y ar­ti­lu­gios de er­mi­tas, pa­la­ce­tes y ca­se­ríos vas­co-fran­ce­ses pa­ra in­te­grar­los con gran acier­to. La li­tur­gia se ini­cia en la bo­de­ga, don­de te ve­rás ro­dea­do de 1.100 bo­te­llas de tin­to y 200 de cham­pán. Ca­ta un buen cha­co­lí ma­ri­da­do con un pla­to de an­choas y ja­món ibé­ri­co. Con­ti­núa el fes­ti­val gas­tro­nó­mi­co en el co­me­dor con ma­te­ria pri­ma de pri­me­ra. Prue­ba los inigua­la­bles gar­ban­zos con bo­ga­van­te, pi­mien­tos ver­des con chan­gu­rro y un buen pes­ca­do o una car­ne a la bra­sa.

17:00 Jus­to al fi­na­li­zar el ága­pe, los pro­pie­ta­rios te in­vi­ta­rán a co­no­cer La ha­bi­ta­ción de los de­por­tes, don­de ex­hi­ben so­bre dos ca­mas ca­mi­se­tas de gran­des es­tre­llas na­cio­na­les del fút­bol y el ciclismo. Co­mo el ága­pe ha si­do pan­ta­grué­li­co, lo me­jor es que te dis­pon­gas a ca­mi­nar por el cen­tro del Bot­xo, nom­bre uti­li­za­do por los bil­baí­nos pa­ra de­no­mi­nar a es­ta ciu­dad sec­cio­na­da por el Ner­vión. Ini­cia tu re­co­rri­do en el Mer­ca­do de la Ri­be­ra (www.my­bil­bao­biz­kaia. eu) pa­ra en­tre­te­ner­te en ca­da uno de los pues­tos. Es una go­za­da ver la fru­ta lle­ga­da des­de los ca­se­ríos y una enor­me variedad de pes­ca­do. To­do un fes­ti­val pa­ra tus ojos.

18:00 Con­ti­núa la ru­ta ha­cia el Pa­seo del Are­nal has­ta lle­gar al Tea­tro Arria­ga (www.tea­troa­rria­ga. com), que es­tos días pro­gra­ma un con­cier­to del pia­nis­ta Ja­mes Rho­des (15 de mar­zo) y fun­cio­nes de la obra co­ral En la ori­lla (del 10 al 12 de mar­zo).

19:00 Lle­ga el mo­men­to de aden­trar­se en las Sie­te Ca­lles. La Pla­za Nue­va es el ver­da­de­ro co­ra­zón de Bil­bao y un buen lu­gar pa­ra aban­do­nar­se en el ar­te de chi­qui­teo. Los bil­baí­nos sa­len a dia­rio a to­mar un vino o un zu­ri­to de cer­ve­za por el cen­tro, me­jor si es­tá acom­pa­ña­do por un buen pin­cho. No te pier­das los cham­pi­ño­nes a la bra­sa del Mo­tri­kes (So­me­ra, 41), las cha­pe­las del Bu­koi (Jar­di­nes, 11) o las inigua­la­bles gil­das del Fer­mín (Itu­rri­bi­de, 6). En el cas­co vie­jo, vi­si­ta la Catedral de San­tia­go, un tem­plo gó­ti­co de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co.

21:00 El ape­ti­to, sor­pren­den­te­men­te, vuel­ve a apa­re­cer, así que aho­ra en­ca­mí­na­te has­ta el so­ber­bio edi­fi­cio de Alhóndiga Bil­bao (www.az­ku­na­zen­troa.eus) reha­bi­li­ta­do ma­gis­tral­men­te por Phi­lip­pe Starck. Dis­fru­ta pa­sean­do por es­te es­pa­cio mul­ti­dis­ci­pli­nar, don­de ve­ci­nos y fo­rá­neos con­vi­ven en­tre ex­po­si­cio­nes, even­tos, ci­nes y la bi­blio­te­ca. Es in­creí­ble la pis­ci­na tras­lú­ci­da si­tua­da en la azo­tea, cu­yo fon­do es vi­si­ble des­de el es­pec­ta­cu­lar Atrio de las Cul­tu­ras. Es­te ex­ce­len­te compendio ar­qui­tec­tó­ni­co – com­pues­to por 43 pi­la­res to­tal­men­te dis­tin­tos– fue bo­ce­ta­do por el escenógrafo ita­liano Lo­ren­zo Ba­ral­di.

22:00 Sube has­ta la úl­ti­ma plan­ta de Alhóndiga Bil­bao pa­ra co­no­cer el no­ve­do­so re­ce­ta­rio del res­tau­ran­te gas­tro­nó­mi­co Yan­dio­la. Co­man­da­do por el chef Ricardo Pé­rez, de­fen­sor a ul­tran­za del slow food. Es­te co­me­dor in­no­va la co­ci­na con pla­tos co­mo el ri­sot­to con hon­gos, co­chi­ni­llo la­ca­do o su es­pe­cia­li­dad: ba­ca­lao al pil-pil. Ter­mi­na el día en el am­bien­te chic de la te­rra­za cli­ma­ti­za­da acom­pa­ña­do por un buen com­bi­na­do.

09:00 Ama­ne­ce so­bre la ría, así que apro­ve­cha pa­ra ha­cer des­de tu ha­bi­ta­ción del hotel Mi­ró al­gu­na fo­to­gra­fía del per­fil de ti­ta­nio del Mu­seo Gug­gen­heim. Tras la du­cha, pre­pá­ra­te a de­vo­rar un ex­ce­len­te desa­yuno con pro­duc­tos de ki­ló­me­tro 0. Te aguar­da to­ma­te de huer­ta, man­te­qui­lla de ca­se­río, zu­mo de na­ran­ja re­cién ex­pri­mi­do, mer­me­la­das de Or­du­ña, dis­tin­tos pa­nes ar­te­sa­na­les ela­bo­ra­dos con ma­sa ma­dre, miel de Ur­dai­bai, ca­fé o té.

10:00 Una vez sa­cia­do el ape­ti­to ma­tu­tino, aníma­te a uti­li­zar una

de las bi­ci­cle­tas que ofre­ce el alo­ja­mien­to pa­ra po­der des­cu­brir a gol­pe de pe­dal la ur­be. Lo me­jor es que va­yas por el Pa­seo de Aban­doi­ba­rra, jun­to a la ría, has­ta lle­gar al puen­te que pa­sa ha­cia la Uni­ver­si­dad de Deus­to. Con­ti­núa por es­te mar­gen has­ta el puen­te Zu­bi Zu­ri. Lue­go, cru­za la pa­sa­re­la di­se­ña­da por Ca­la­tra­va pa­ra de­jar la bi­ci­cle­ta a buen re­cau­do.

11:00 Ha lle­ga­do el mo­men­to de vi­si­tar el Mu­seo Gug­gen­heim (www. gug­gen­heim-bil­bao.eus). Un pro­di­gio ar­qui­tec­tó­ni­co ru­bri­ca­do por Frank Gerhy, que vio la luz ha­ce vein­te años y ha te­ni­do el efec­to má­gi­co de mul­ti­pli­car los viaje­ros que se acer­can a Viz­ca­ya. Sin du­da, es una de las vi­si­tas más es­pe­ra­das y gra­ti­fi­can­tes de la me­tró­po­li. En la te­rra­za, que se pre­ci­pi­ta so­bre el Ner­vión, lu­cen los fa­bu­lo­sos tu­li­pa­nes mul­ti­co­lo­res de Jeff Koons (au­tor tam­bién de Puppy, la mas­co­ta gi­gan­te del mu­seo), que des­ta­can más si ca­be jun­to a las fuen­tes de fue­go. A las 17 h, el ex­te­rior se em­be­lle­ce con la ins­ta­la­ción Fog Scul­ptu­re, que la ar­tis­ta ja­po­ne­sa Fu­ji­ko Na­ka­ya di­se­ñó es­pe­cial­men­te pa­ra que la su­per­fi­cie de la ría apa­re­cie­ra cu­bier­ta por una in­men­sa nu­be. En el in­te­rior, sor­pren­de el jue­go de lu­ces, vo­lú­me­nes y lí­neas que pro­vo­ca el atrio y la mas­to­dón­ti­ca e hip­no­ti­zan­te crea­ción de Richard Se­rra, que creó una se­rie de la­be­rin­tos con mo­les de ace­ro en­tre las que dis­cu­rren des­preo­cu­pa­dos los vi­si­tan­tes.

12:30 Em­pren­de el ca­mino ha­cia otro pun­tal cu­li­na­rio: Ba­se­rri Mai­tea. Du­ran­te el tra­yec­to, ob­ser­va­rás ver­des pra­dos y ca­se­ríos don­de se prac­ti­ca de for­ma se­cu­lar el in­ter­cam­bio co­mo mo­do de vi­da sos­te­ni­ble. En es­tas mo­ra­das la tra­di­ción or­de­na que lo he­re­de el pri­mo­gé­ni­to pa­ra se­guir el re­fra­ne­ro: “la fa­mi­lia per­te­ne­ce a la ca­sa y no al re­vés”. Sor­tea­rás bos­ques de ro­ble y eu­ca­lip­tus, ha­ye­dos y arro­yos. Tam­bién te sor­pren­de­rás al avis­tar pal­me­ras que se al­zan ver­ti­gi­no­sas ha­cia el cie­lo se­ña­lan­do las an­ti­guas ca­sas de in­dia­nos. So­li­ci­ta la car­ta de es­te ca­se­río del si­glo XVII, es so­bre­na­tu­ral y te trans­por­ta­rá a otro uni­ver­so. Te ga­ran­ti­za­mos que ja­más ol­vi­da­rás su co­ci­na.

15:30 Pon rum­bo ha­cia la cos­ta pa­ra des­cu­brir las bel­da­des del Gol­fo de Viz­ca­ya. La pri­me­ra pa­ra­da es Mun­da­ca, un re­co­le­to puer­to pes­que­ro por el que deam­bu­lan sur­fe­ros a la ca­za de su ola iz­quier­da, con­si­de­ra­da la me­jor de Eu­ro­pa y una de las más fa­mo­sas en el mun­do. Con­ti­núa el ca­mino ha­cia uno de los high­lights de la cos­ta vas­ca: San Juan de Gaz­te­lu­ga­che. Es­ta er­mi­ta me­die­val se ubi­ca so­bre un pro­mon­to­rio al que se ac­ce­de por una si­nuo­sa es­ca­le­ra. Es una de las nue­vas lo­ca­li­za­cio­nes de la es­pe­ra­da en­tre­ga de la se­rie de te­le­vi­sión Jue­go de Tro­nos, que tam­bién ha ele­gi­do la lo­ca­li­dad de Zu­maia y la Pla­ya de Ba­rri­ca co­mo es­ce­na­rios de la sép­ti­ma tem­po­ra­da.

17:00 Lle­ga la ho­ra de vol­ver so­bre tus pa­sos pa­ra di­ri­gir­te ha­cia un lu­gar se­ñe­ro en la his­to­ria del pue­blo vas­co: Guer­ni­ca y Luno. Es­ta pre­cio­sa vi­lla ofre­ce un bo­ni­to iti­ne­ra­rio des­de el Par­que de la Paz, con es­cul­tu­ras de Henry Moo­re y Eduar­do Chi­lli­da. Si­gue ha­cia la Pla­za Fo­ru –don­de se en­cuen­tra el ayun­ta­mien­to– y lle­ga has­ta el fron­tón de ces­ta pun­ta más im­por­tan­te del mun­do: Jai Alai. No de­jes pa­sar la oca­sión de asis­tir a una de­mos­tra­ción, pues ob­ser­va­rás lan­za­mien­tos su­per­só­ni­cos y des­cu­bri­rás la his­to­ria de es­te de­por­te, que ha­ce dé­ca­das tu­vo un in­ten­so desa­rro­llo en Es­ta­dos Uni­dos gra­cias al ne­go­cio de las apues­tas.

18:00 Tras­lá­da­te ha­cia la Bahía de Viz­ca­ya pa­ra rea­li­zar una ca­ta en el mar. En Plen­cia aguar­da una for­mi­da­ble pla­ya en la que unos ave­za­dos em­pren­de­do­res han fon­dea­do una bo­de­ga sub­ma­ri­na pio­ne­ra. Has leí­do bien, en Cru­soe Trea­su­re (www.un­der­wa­ter­wi­ne. com) su­mer­gen las ba­rri­cas y bo­te­llas de vino a 20 me­tros y mi­man el vino has­ta que es­tá en su pun­to. En un es­tu­dio rea­li­za­do por enó­lo­gos de 27 bo­de­gas, el 90% con­fir­ma­ron que pre­fe­rían es­tos cal­dos a sus ho­mó­lo­gos cria­dos en tie­rra fir­me.

21:30 De vuel­ta a Bil­bao, acér­ca­te a un vie­jo ul­tra­ma­ri­nos, Ca­sa Ru­fo (http://ca­sa­ru­fo.com). Ha res­pe­ta­do el as­pec­to del ve­tus­to co­mer­cio de ba­rrio pa­ra con­ver­tir­se en de­li­ca­tes­sen y, en su tras­tien­da, ha dis­pues­to una se­rie de me­si­tas don­de sir­ven ex­ce­len­tes vian­das. Son de­li­cio­sas sus fa­mo­sí­si­mas cro­que­tas, el mi-cuit ca­se­ro o el sal­món ahu­ma­do con mé­to­dos tra­di­cio­na­les. Tras los en­tran­tes, no te que­da­rá más re­me­dio que pro­bar las bon­da­des de sus chu­le­to­nes co­ci­na­dos a la bra­sa. Oja­lá ten­gas la opor­tu­ni­dad de ha­blar con el pro­pie­ta­rio, José Luis, que te con­ta­rá una in­tere­san­te his­to­ria de la sa­ga fa­mi­liar que une a es­tos co­mer­cian­tes con los me­jo­res fut­bo­lis­tas del Ath­le­tic Club. ◆

La es­cul­tu­ra Ma­má, de Loui­se Bour­geo­is, po­dría ser la ale­go­ría de lo que ha su­pues­to el Mu­seo Gug­gen­heim pa­ra la re­no­va­ción de Bil­bao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.