LA GUA­DA­LA­JA­RA MÁS RE­CÓN­DI­TA

Es­tás en uno de los lu­ga­res con el ai­re más lim­pio del mun­do, de pai­sa­jes so­li­ta­rios, ecos de ba­ta­llas y co­mer­cian­tes de sal. Ac­ce­si­ble y le­jano al mis­mo tiem­po. Por Ruth Pe­rei­ro.

deViajes - - Arrivals / Escapadas -

Si es­ta­mos dis­pues­tos a re­co­rrer cien­tos de ki­ló­me­tros pa­ra vi­si­tar mo­nu­men­tos, de­gus­tar al­gún su­cu­len­to man­jar o ex­ta­siar­nos con pai­sa­jes de cuen­to, ¿por qué no ha­cer­lo pa­ra res­pi­rar el ai­re más pu­ro de Es­pa­ña? En Cam­pi­sá­ba­los, una pe­que­ña lo­ca­li­dad del nor­te de Gua­da­la­ja­ra, pre­su­men de te­ner­lo –se­gún un in­for­me de la OMS–, ade­más de ser el ter­ce­ro más lim­pio del mun­do, só­lo de­trás de la fin­lan­de­sa Muo­nio y otra po­bla­ción ca­na­dien­se.

En es­te lu­gar se res­pi­ra de ma­ra­vi­lla, pe­ro tam­bién guar­da mu­chos en­can­tos que la ha­cen dig­na de ser vi­si­ta­da. Es­ta es una de las pe­que­ñas al­deas que for­man par­te de la lla­ma­da Ru­ta del Ro­má­ni­co Ru­ral de Gua­da­la­ja­ra, en la sie­rra nor­te de la pro­vin­cia.

Aquí y en los cer­ca­nos Al­ben­die­go, Vi­lla­ca­di­ma y Gal­ve del Sor­be en­con­tra­rás pe­que­ñas igle­sias de ar­qui­tec­tu­ra sen­ci­lla y ar­mó­ni­ca, con una im­pron­ta mu­dé­jar. En la de San Bar­to­lo­mé, la que se ha­ya en es­ta lo­ca­li­dad, se enor­gu­lle­cen del men­sa­rio la­bra­do en una de sus fa­cha­das. Es un ra­ro fri­so que re­pre­sen­ta con es­cul­tu­ras los do­ce me­ses del año y las fae­nas agrí­co­las pro­pias de ca­da es­ta­ción. Si te acer­cas al Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción del mu­ni­ci­pio –que tam­bién tie­ne bar y alo­ja­mien­to–, po­drás ha­cer­te una idea de lo que vas a ver en es­ta re­gión. Es­tás ca­si en el lí­mi­te con la pro­vin­cia de So­ria, en una tie­rra de pá­ra­mos, la­gu­nas y gar­gan­tas pe­la­das, un pai­sa­je de as­pec­to lu­nar con al­gu­nos oasis que ali­vian su so­le­dad.

BOS­QUES Y PAI­SA­JES ONÍRICOS

Pre­ci­sa­men­te, uno de es­tos re­fu­gios na­tu­ra­les se en­cuen­tra a es­ca­sos 30 km: el Ha­ye­do de Te­je­ra Ne­gra, un te­so­ro fo­res­tal y una ra­re­za por ser un bos­que más pro­pio de tie­rras del nor­te. Apro­ve­cha que es­ta épo­ca es más tran­qui­la que el oto­ño, cuan­do sus es­pec­ta­cu­la­res co­lo­res atraen a un gran nú­me­ro de vi­si­tan­tes.

Te da­rás cuen­ta de que és­ta es zo­na de hon­gos –es­pe­cial­men­te pro­li­fe­ra la seta de car­do– y de que la pri­ma­ve­ra es el otro me­jor mo­men­to pa­ra su re­co­gi-

da. Se­gu­ra­men­te te en­cuen­tres con res­tau­ran­tes que las acom­pa­ñan con cor­de­ro o cer­do, los otros dos pro­ta­go­nis­tas de la gas­tro­no­mía se­rra­na.

An­tes de con­ti­nuar, de­bes sa­ber que del la­do soriano, a po­co más de diez ki­ló­me­tros, se asien­ta el ya­ci­mien­to ro­mano de Tier­mes, la Pom­pe­ya es­pa­ño­la, que bien va­le una es­ca­pa­da.

Des­de Al­ben­die­go –don­de hay que vi­si­tar su ori­gi­nal San­ta Ma­ría de Co­lo­ma–, acér­ca­te a la la­gu­na de So­mo­li­nos pa­ra con­tem­plar otro so­bre­co­ge­dor pai­sa­je, en­tre fan­tas­mal y ro­mán­ti­co.

Y si con­ti­núas ha­cia el su­r­es­te, co­mo El Cid Cam­pea­dor hi­zo ha­ce si­glos, po­drás sen­tir el la­ti­do de la his­to­ria en cas­ti­llos co­mo el de Pa­la­zue­los –la úni­ca ciu­dad amu­ra­lla­da que se con­ser­va com­ple­ta en Cas­ti­lla-La Man­cha– o en las mo­nu­men­ta­les Atien­za y Si­güen­za, ciu­da­des en las que su ri­co pa­sa­do me­die­val se deja ver ca­si en ca­da es­qui­na. En es­ta úl­ti­ma, no ol­vi­des sa­lu­dar a su fa­mo­so Doncel an­tes de vol­ver a ca­sa, con los pulmones más frescos y el es­pí­ri­tu más nu­tri­do.◆

En imá­ge­nes. A la iz­quier­da, igle­sia de San Bar­to­lo­mé (Cam­pi­sá­ba­los), cho­zo de pas­to­res (Ca­ña­ma­re­jos), Ha­ye­do de Te­je­ra Ne­gra, Pie­dra del Som­bre­ro (Cam­pi­sá­ba­los), imagen del cas­ti­llo de Si­güen­za y ar­co de Arre­ba­ta­co­pas (Atien­za). En es­ta pá­gi­na, la catedral de Si­güen­za y las sa­li­nas de Imón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.