SEYCHELLES

El edén del Ín­di­co

deViajes - - Sumario -

Hay is­las her­mo­sas y pa­ra­di­sía­cas. Y lue­go es­tá el ar­chi­pié­la­go de las Sey­chel les, el per­fec­to fon­do de pan­ta­lla del Ín­di­co.

No hay pa­la­bras pa­ra des­cri­bir la be­lle­za del pa­tri­mo­nio natural de las Seychelles, un ar­chi­pié­la­go si­tua­do en me­dio del océano Ín­di­co, que es­tá ha­bi­ta­do por gen­te fe­liz, en­can­ta­da de re­ci­bir a los viaje­ros y com­par­tir con ellos un tro­ci­to de sus pla­yas de en­sue­ño.

No ha­ce fal­ta vi­si­tar las 115 is­las que for­man el ex­ten­sí­si­mo ar­chi­pié­la­go de las Seychelles pa­ra con­cluir que es­to es el pa­raí­so te­rre­nal. Su ais­la­mien­to (es­tá en me­dio del Océano Ín­di­co) le ha per­mi­ti­do se­guir in­tac­to, in­clu­so aho­ra, me­ti­dos de lleno en si­glo XXI, cuan­do el co­mer­cio de es­pe­cias y co­cos ha si­do sus­ti­tui­do por el tu­ris­mo y la pes­ca co­mo motores de su eco­no­mía.

La au­sen­cia con­ti­nua­da de hu­ma­nos, que no se ins­ta­la­ron has­ta fi­na­les del si­glo XVIII, y la pre­sen­cia de cien­tos de es­pe­cies en­dé­mi­cas con­fie­ren a Seychelles un ca­rác­ter úni­co al que tam­bién con­tri­bu­yen las su­ge­ren­tes for­ma­cio­nes gra­ní­ti­cas que de­co­ran los pai­sa­jes de tres de sus prin­ci­pa­les is­las: Mahé, Pras­lin y La Di­gue.

Mahé es la más ex­ten­sa, mon­ta­ño­sa y po­bla­da de las is­las del ar­chi­pié­la­go, es ade­más puer­ta de en­tra­da y cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo. Vic­to­ria, la ca­pi­tal, bau­ti­za­da así en ho­nor a la cen­te­na­ria rei­na bri­tá­ni­ca a cu­yo im­pe­rio per­te­ne­cie­ron es­tas is­las has­ta 1976, pre­su­me de ser una de las más pe­que­ñas del mun­do. Con so­lo 70.000 ha­bi­tan­tes, és­ta es una ciu­dad ani­ma­da y fácil de vi­si­tar. Sin ape­nas mo­nu­men­tos, su prin­ci­pal atrac­ti­vo es la ama­bi­li­dad ex­tre­ma de su gen­te, des­cen­dien­tes de los fran­ce­ses, in­gle­ses, afri­ca­nos, in­dios y chi­nos a los que las cir­cuns­tan­cias tra­je­ron aquí pa­ra ex­plo­tar cul­ti­vos exó­ti­cos.

En fran­cés, in­glés o crio­llo, la co­mu­ni­ca­ción con los sey­che­llen­ses es siem­pre fácil, es­pe­cial­men­te en el Mer­ca­do de Sir Selwyn Clar­ke. Aquí se ex­po­ne y ven­de par­te de los exó­ti­cos fru­tos que los miem­bros de la Com­pa­ñía Fran­ce­sa de las In­dias Orien­ta­les en­con­tra­ron en su pri­me­ra vi­si­ta a Mahé, a la que con mu­cha ra­zón bau­ti­za­ron co­mo la Is­la de la Abun­dan­cia.

El mer­ca­do es un cen­te­na­rio edi­fi­cio pin­ta­do de co­lo­res vi­vos que ha si­do res­tau­ra­do pa­ra fa­ci­li­tar su tre­pi­dan­te ac­ti­vi­dad dia­ria. Los aro­mas de fru­tas co­mo la ca­ram­bo­la o fru­ta es­tre­lla; la chi­ri­mo­ya, el gua­ná­bano y otros tan exó­ti­cos que aún no tie­nen tra­duc­ción al es­pa­ñol –bread­fruit, jack­fruit y man­gos­teen– se mez­clan con el de las es­pe­cias del Ín­di­co co­mo la nuez mos­ca­da, la pi­mien­ta y la vai­ni­lla.

Es­pe­cial im­por­tan­cia tie­nen en el mer­ca­do los pues­tos de pes­ca­de­ría, nu­tri­da de

re­lu­cien­tes pe­ces cap­tu­ra­dos en las cos­tas cer­ca­nas, pla­ga­das de atu­nes, bo­ni­tos y par­gos ro­jos, en las que no só­lo fae­na la flo­ta lo­cal, sino la de to­das las na­cio­na­li­da­des con tra­di­ción pes­que­ra, co­mo es el ca­so de Es­pa­ña.

To­das las ca­lles que ro­dean el mer­ca­do, al­gu­nas de ellas pea­to­na­les, son un her­vi­de­ro de gen­te du­ran­te las ho­ras de aper­tu­ra de los co­mer­cios.

Jus­to fren­te a una de las sa­li­das del mer­ca­do se en­cuen­tra el vis­to­so tem­plo hin­duis­ta de­di­ca­do al se­ñor Vi­na­ya­gar, uno de los cre­dos mi­no­ri­ta­rios que se prac­ti­can en es­te país ma­yo­ri­ta­ria­men­te ca­tó­li­co.

La Catedral de la In­ma­cu­la­da Concepción, en­ca­ra­ma­da a una lo­ma des­de 1874, es­tá tam­bién muy cer­ca del mer­ca­do. De es­ti­lo co­lo­nial y pintada en to­nos pas­tel, su ta­ma­ño y el del ve­cino edi­fi­cio de los Ca­pu­chi­nos di­cen mu­cho de la im­por­tan­cia que tie­ne la fe im­por­ta­da por los fran­ce­ses.

La im­pron­ta del do­mi­nio bri­tá­ni­co de­jó tam­bién una catedral an­gli­ca­na, pe­ro el prin­ci­pal icono de su pre­sen­cia es la To­rre del Re­loj, una réplica en mi­nia­tu­ra del Big Ben de Lon­dres, que no es otra co­sa que una fa­ro­la co­lo­ca­da en un cru­ce de ca­lles del cen­tro en 1903, cuan­do Seychelles se “in­de­pen­di­zó” de Mau­ri­cio, pe­ro den­tro de la ad­mi­nis­tra­ción co­lo­nial vic­to­ria­na.

MAHÉ ES ‘LA IS­LA’

Al mar­gen de la ca­pi­tal, el res­to de la is­la de Mahé ofre­ce su­fi­cien­tes atrac­ti­vos co­mo pa­ra que­dar­se en ella unos días, dis­fru­tan­do de su mon­ta­ño­sa geo­gra­fía y el con­fort de un re­sort de lu­jo que hay jun­to a al­gu­na de sus 65 fan­tás­ti­cas pla­yas.

La ma­yor con­cen­tra­ción de ho­te­les se en­cuen­tran en Beau Va­llon, a muy po­cos ki­ló­me­tros de Vic­to­ria, una zo­na ele­gi­da por los aman­tes del bu­ceo de su­per­fi­cie, ya que los fon­dos ma­ri­nos ofre­cen la vi­si­bi­li­dad per­fec­ta.

Igual de exu­be­ran­te y más ex­clu­si­vos son los re­sorts que las gran­des ca­de­nas internacionales es­pe­cia­li­za­das en lu­jo han cons­trui­do en el res­to de las cos­tas de Mahé. Es­te se­ría el ca­so del Cons­tan­ce Ep­he­lia Re­sort, si­tua­do en la ca­ra oes­te de la is­la, en­tre La Plai­ne y Port Lau­nay, un área que os­ten­ta la ca­te­go­ría de Par­que Na­cio­nal Ma­rino, lu­gar pri­vi­le­gia­do des­de

el que se pue­de dis­fru­tar por igual de las pla­yas y fon­dos ma­ri­nos co­mo de los bos­ques y cas­ca­das que abun­dan por aquí.

Pa­ra lle­gar a Lau­nay hay que re­co­rrer una ca­rre­te­ra de mon­ta­ña que as­cien­de por el Par­que Na­cio­nal Mor­ne Sey­che­llois, área bos­co­sa des­ha­bi­ta­da que ro­dea a la cumbre del país –905 me­tros de al­ti­tud–, en la que se desa­rro­lla la vi­da sal­va­je tal y co­mo era to­do Mahé an­tes de la lle­ga­da del pri­mer hu­mano.

El 20% de la su­per­fi­cie de la is­la es­tá ocu­pa­da por es­te par­que na­cio­nal al que so­lo se pue­de uno aden­trar to­man­do sen­de­ros ha­bi­li­ta­dos pa­ra que cual­quie­ra que quie­ra ca­mi­nar por el bos­que hú­me­do. En la ofi­ci­na de tu­ris­mo de Vic­to­ria pue­des pe­dir in­for­ma­ción de las di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des que ofre­ce es­te enor­me te­rri­to­rio, in­clu­yen­do du­ra­ción y puntos de sa­li­da.

En la ca­rre­te­ra tie­nes la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar de pre­cio­sas vis­tas gra­cias a la cons­truc­ción de di­ver­sos mi­ra­do­res. En el pri­me­ro de to­dos se ob­tie­nen pa­no­rá­mi­cas de los is­lo­tes más pró­xi­mos a la ca­pi­tal, en­tre los que des­ta­ca la Île des Cerfs, cu­yo as­pec­to pun­tia­gu­do con­tras­ta con el Eden Is­land, don­de se han cons­trui­do re­sorts y vi­llas de lu­jo con em­bar­ca­de­ro pro­pio.

Des­púes de 40 mi­nu­tos, tres mi­ra­do­res y una plan­ta­ción de té, la ca­rre­te­ra desem­bo­ca en Port Lau­nay, don­de las pla­yas de are­na se al­ter­nan con un ri­co man­glar, a cu­ya ve­ra se han cons­trui­do las ins­ta­la­cio­nes del Ep­he­lia Re­sort.

Al con­tra­rio que ocu­rre en otros re­sorts el ac­ce­so a la pla­ya de Lau­nay es li­bre, no sien­do ne­ce­sa­rio pe­dir per­mi­so al hotel pa­ra pa­sar y dis­fru­tar de una de las pla­yas más bo­ni­tas del país. Los clien­tes del re­sort com­par­ten la som­bra de los ár­bo­les ta­ka­ma­ka con la po­bla­ción de los pue­blos cer­ca­nos, que acu­den en fa­mi­lia los fi­nes de se­ma­na. Los atar­de­ce­res en es­ta pla­ya son es­pe­cial­men­te má­gi­cos. Ese es tam­bién el mo­men­to de los zo­rros vo­la­do­res, un mur­cié­la­go gi­gan­te que so­bre­vue­la los ár­bo­les de la pla­ya bus­can­do fru­ta.

De­pen­dien­do de la tem­po­ra­da, los arre­ci­fes de co­ral que flan­quean los dos ex­tre­mos de la bahía ofre­cen un es­pec­tácu­lo di­fe­ren­te. Ti­bu­ro­nes ba­lle­na o tortugas gi­gan­tes ma­ri­nas son so­lo al­gu­nos de los pla­tos fuer­tes que es­te te­so­ro sub­ma­rino ri­co

en planc­ton es ca­paz de re­ga­lar a quien se aden­tre en el Ín­di­co equi­pa­do con el equi­po de bu­ceo.

An­tes de aban­do­nar Mahé pa­ra ex­plo­rar otras is­las hay que vi­si­tar el Par­que Na­cio­nal Ma­rino de Sain­te An­ne, que abar­ca los fon­dos de cua­tro is­lo­tes si­tua­dos fren­te a la ca­pi­tal. Di­ver­sas com­pa­ñías ofre­cen ex­cur­sio­nes en bo­tes con fon­do de cris­tal sa­lien­do des­de Chap­ter Ma­ri­ne, a las afue­ras de Vic­to­ria, y lle­gan­do a la is­la de Sain­te An­ne en ape­nas 20 mi­nu­tos. Una vez allí, el es­pec­tácu­lo hay que bus­car­lo ba­jo el agua, don­de los co­ra­les de for­mas ca­pri­cho­sas se con­fun­den con los pe­ces mul­ti­co­lor que lo ha­bi­tan.

Las ex­cur­sio­nes sue­len atra­car en Mo­yen­ne, una pe­que­ña is­la ha­bi­ta­da por tortugas gi­gan­tes en li­ber­tad, en la que aún que­dan res­tos del pri­mer asen­ta­mien­to de co­lo­nos en Seychelles y tum­bas de pi­ra­tas.

PRAS­LIN, TIE­RRA DE ENDEMISMOS

A tan so­lo una ho­ra en ferry de Mahé, Pras­lin es la se­gun­da is­la más ex­ten­sa del país, pe­ro su as­pec­to es to­tal­men­te di­fe­ren­te. Me­nos mon­ta­ño­sa y con só­lo 6.000 ha­bi­tan­tes per­ma­nen­tes, Pras­lin es co­no­ci­da por ser el úni­co lu­gar del mun­do don­de cre­ce de ma­ne­ra natural el Co­co de Mar, una es­pe­cie de pal­me­ra en­dé­mi­ca, cé­le­bre por pro­du­cir el fru­to más gran­de del mun­do, cu­ya for­ma re­cuer­da al tra­se­ro de una mu­jer. Pa­ra ver la ma­yor con­cen­tra­ción de ejem­pla­res de es­ta ra­re­za hay que des­pla­zar­se has­ta el Va­llée de Mai (www.sif.sc), don­de se han con­ta­do más de 6.000 ejem­pla­res jun­tos. Es­te bos­que si­tua­do en el mis­mo cen­tro de la is­la lle­va en la lis­ta de lu­ga­res Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad de la Unes­co des­de 1983, aun­que ya en el si­glo XIX un pres­ti­gio­so mi­li­tar bri­tá­ni­co ubi­có en él el bí­bli­co Jar­dín del Edén.

El otro gran atrac­ti­vo de Pras­lin son sus pla­yas. La más afa­ma­da es la pla­ya de An­se La­zio. Ade­más de su blan­ca y fi­na are­na co­ra­li­na que al tac­to pa­re­ce ha­ri­na, son los enor­mes blo­ques de gra­ni­to ro­jo di­se­mi­na­dos por to­da la pla­ya. Al igual que ocu­rre en otras mu­chas del país, es­tá equi­pa­da con un buen res­tau­ran­te y em­pre­sas que ofre­cen al­qui­ler de equi­pos pa­ra prac­ti­car al­go de de­por­te co­mo sub­ma­ri­nis­mo, stand-up padd­le, ka­ya­king, etc… Co­lo­nia­lis­mo, pla­yas in­creí­bles, co­ra­les...

Por­che de la ca­sa co­lo­nial Kenwyn Hou­se. Tem­plo de­di­ca­do a Vi­na­ya­gar en Vic­to­ria. Jo­yas de Jouel, de ven­ta en Kenwyn Hou­se. De­re­cha: Tortugas gi­gan­tes en An­se La­zio. Sou­ve­nirs en Mahé.

Por José Ma­ría de Pa­blo

Es­to es vi­da. Chi­rin­gui­to en la pla­ya An­se Sour­ce d’Ar­gent (La Di­gue). Cons­tan­ce Le­mu­ria Re­sort Spa (Mahé). Ac­ce­so a L’Union Sta­te, en La Di­gue. De­re­cha: The Nest, res­tau­ran­te pa­ra ce­nas de The Cons­tan­ce Le­mu­ria Re­sort Spa.

Mu­cho que ver. Ce­men­te­rio en La Di­gue. Kenwyn Hou­se en Mahé, un ejem­plo de ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial fran­ce­sa. As­ti­lle­ro en L’Union Sta­te (La Di­gue). De­re­cha: Ro­cas en pla­ya de An­se Sour­ce d’Ar­gent. Vis­ta de Puer­to Vic­to­ria, o Mahé, la ca­pi­tal de Seychelles.

Nue­vos te­rri­to­rios y ex­pe­rien­cias. Fru­ta es­tre­lla o ca­ram­bo­la. Cas­ca­da en un bos­que y em­bar­ca­de­ro en el man­glar de Lau­nay, en Mahé. De­re­cha: puer­to de La Di­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.