ES­CA­PA­DAS

deViajes - - Sumario -

Sal­ta­mos de la pri­ma­ve­ra ja­po­ne­sa a San Pa­tri­cio, en Du­blín, y Cam­pi­sá­ba­los, la lo­ca­li­dad con el ai­re más lim­pio.

SYa es­tá to­do a pun­to pa­ra la inau­gu­ra­ción, es­te oto­ño, del pri­mer mu­seo que el con­ti­nen­te afri­cano de­di­ca a Yves Saint Lau­rent.

i Ma­rrue­cos es el des­tino fe­ti­che de Áfri­ca, Ma­rra­kech es su pun­to más tu­rís­ti­co y el que con­cen­tra ma­yor nú­me­ro de vi­si­tan­tes. Es­te año, ade­más de atraer a ci­né­fi­los y aman­tes del exo­tis­mo cer­cano y de los pai­sa­jes lle­nos de con­tras­tes, la ciu­dad se con­ver­ti­rá en un po­ten­te imán pa­ra los apa­sio­na­dos de la mo­da gra­cias a la inau­gu­ra­ción del Mu­sée Yves Saint Lau­rent Ma­rra­kech (mYSLm).

Se tra­ta de un es­pa­cio ex­po­si­ti­vo que re­uni­rá 5.000 ves­ti­dos de al­ta cos­tu­ra y más de 15.000 ac­ce­so­rios del di­se­ña­dor fran­cés –na­ció en Ar­ge­lia pe­ro en 1936 es­te país era aún co­lo­nia fran­ce­sa–, ade­más de fo­tos per­so­na­les, bo­ce­tos… El edi­fi­cio es­tá di­se­ña­do por al agen­cia fran­ce­sa Stu­dio KO y cons­trui­do en ba­rro, hor­mi­gón y te­rra­zo, pe­ro lo me­jor se­rá su ubi­ca­ción: jun­to a los mí­ti­cos Jar­di­nes de Ma­jo­rell, un bu­có­li­co es­pa­cio ver­de con un pe­que­ño mu­seo de ar­te is­lá­mi­co.

PIN­TA­DO EN ‘AZUL MA­JO­RELL’

Te im­pac­ta­rá la his­to­ria de es­tos jar­di­nes, me­nos co­no­ci­dos que los de Me­na­ra, pe­ro que cuen­tan con to­do ti­po de plan­tas, des­de pal­me­ras has­ta ne­nú­fa­res y bu­gan­vi­llas. Y que dan nom­bre a un co­lor: el azul ma­jo­rell, un azul ul­tra­mar in­ten­so y cla­ro con el que

su pri­mer pro­pie­ta­rio, el pin­tor Jac­ques Ma­jo­rell, de­co­ró la fa­cha­da art dé­co del edi­fi­cio. Tras años de aban­dono, el es­pa­cio fue ad­qui­ri­do por uno de los ar­tis­tas más ab­so­lu­tos del mun­do de la mo­da: Yves Saint Lau­rent, jun­to a Pie­rre Ber­gé, su com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal y pro­fe­sio­nal. La pa­re­ja trans­for­mó es­te es­pa­cio en una de las atrac­cio­nes de Ma­rra­kech, la ciu­dad don­de vi­vie­ron lar­gas tem­po­ra­das y en la que el di­se­ña­dor en­con­tró la ins­pi­ra­ción del co­lor que lue­go plas­mó en sus co­lec­cio­nes.

Es­tás jun­to al pal­me­ral de Ma­rra­kech así que, has­ta la inau­gu­ra­ción del Mu­seo, pre­vis­ta pa­ra el pró­xi­mo oto­ño, pa­sea por es­te im­pre­sio­nan­te es­pa­cio con más de 100.000 pal­me­ras que pue­des re­co­rrer en ca­le­sa, a lo­mos de un ca­me­llo o en quad.

De vuel­ta al cen­tro, deja atrás la Ma­dra­za de Ben You­sef –la ma­yor del país– y el Mu­seo de Ma­rra­kech y di­rí­ge­te ha­cia el Pa­la­cio Bahía y el Ba­di, pe­ro an­tes, una pa­ra­da en el Zoco, el in­men­so en­tra­ma­do de ca­lle­jue­las don­de los ar­te­sa­nos se agru­pan por gre­mios. Pon a pun­to tus sen­ti­dos pa­ra di­ge­rir la ex­plo­sión de aro­mas y co­lo­res que se cru­zan en sus ca­lles, la mis­ma que en­con­tra­rás en la pla­za de Je­maa el Fna, el co­ra­zón so­cial y co­mer­cial de la ciu­dad. ◆

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.