FO­CUS

Días de mer­ca­do en la lla­nu­ra del Al­to Atlas

deViajes - - Sumario - Tex­to y fo­tos Juan Antonio Mu­ñoz

Nos co­la­mos en el Atlas ma­rro­quí pa­ra ver la Fies­ta de las Bo­das con un guía de lu­jo: el es­cri­tor y fo­tó­gra­fo Juan Antonio Mu­ñoz.

La vi­da más an­ces­tral del nor­te afri­cano se con­cen­tra en la Fies­ta de Las Bo­das, tres días in­ten­sos y co­lo­ri­dos en los que las di­fe­ren­tes fa­mi­lias be­re­be­res se unen pa­ra co­mer­ciar y bus­car es­po­sa.

Esen­cia ma­rro­quí.

Vi­vir en Ma­rrue­cos te ha­ce ser más sen­si­ble a la trans­for­ma­ción y evo­lu­ción del con­ti­nen­te afri­cano. Los mo­dos an­ces­tra­les de vi­da y su­per­vi­ven­cia se ven ame­na­za­dos, no siem­pre de un mo­do ne­ga­ti­vo, por la in­fluen­cia de Oc­ci­den­te. Lle­gar a los si­tios ca­da vez re­sul­ta más rá­pi­do y se­gu­ro. Sin em­bar­go, aún exis­ten lu­ga­res en los que uno pue­de sen­tir ese Ma­rrue­cos tra­di­cio­nal que se re­sis­te a cam­biar. Imil­chil, en el co­ra­zón del Al­to Atlas, es un buen ejem­plo.

Ar­te­rias de tie­rra.

Las mon­ta­ñas del Al­to Atlas con­ser­van te­so­ros que hay que des­cu­brir po­co a po­co. La mul­ti­tud de pis­tas de tie­rra for­man una red de ar­te­rias por las que hay que de­jar­se lle­var has­ta al­can­zar lu­ga­res y pue­blos an­cla­dos en el pa­sa­do. Los pai­sa­jes cam­bian con­ti­nua­men­te mos­tran­do unos es­ce­na­rios que en cual­quier otro país se­rían des­de ha­ce tiem­po par­ques na­tu­ra­les. Las for­ma­cio­nes geo­ló­gi­cas han crea­do gi­gan­tes­cas obras de ar­te que me­re­cen ser ex­plo­ra­das a fon­do.

Ar­qui­tec­tu­ra de ci­ne.

La lle­ga­da a Agou­dal se mues­tra co­mo la en­tra­da a un cuen­to, un es­ce­na­rio digno de las fan­ta­sías ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de Rid­ley Scott. Es un buen ejem­plo de la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal del Al­to Atlas, que se ca­rac­te­ri­za por una cons­truc­ción ba­sa­da en el ba­rro y la pie­dra. Al atar­de­cer, los cam­pos se ven sur­ca­dos por be­re­be­res que acom­pa­ñan a los ani­ma­les o tra­ba­jan los cul­ti­vos an­tes de que apa­rez­can las nie­ves, que lo cu­bri­rán ab­so­lu­ta­men­te to­do du­ran­te semanas.

Ca­rro­ma­to de sol­te­ros.

Los nó­ma­das ca­mi­nan du­ran­te días pa­ra al­can­zar el mer­ca­do de Imil­chil. La ce­le­bra­ción de la Fies­ta de las Bo­das –don­de los no­vios re­co­rren las jai­mas en bus­ca de es­po­sa– es el pre­tex­to pa­ra ins­ta­lar el cam­pa­men­to cer­ca del gran mer­ca­do. Se mon­ta en las pro­xi­mi­da­des de Imil­chil, un lu­gar don­de en­con­trar des­de fo­rra­je pa­ra ani­ma­les has­ta jo­yas. Ba­jo las tien­das los co­mer­cian­tes se reúnen, to­man el té y ne­go­cian de un mo­do pau­sa­do las com­pras y las ven­tas. Es un mo­men­to de en­cuen­tro y con­vi­ven­cia.

Han pa­sa­do mu­chos años des­de que, por pri­me­ra vez, al­guien me ha­bla­ba de las bo­das de Imil­chil. En aquel en­ton­ces po­ca gen­te sa­bía el lu­gar en el que se en­con­tra­ba esa pe­que­ña lo­ca­li­dad, un en­cla­ve si­tua­do en el co­ra­zón de la cor­di­lle­ra del Al­to Atlas cu­ya po­bla­ción be­re­ber es­tá acos­tum­bra­da a so­bre­vi­vir en un es­ce­na­rio du­ro, pe­ro de gran be­lle­za.

Tras va­rios in­ten­tos de asis­tir al fa­mo­so Mous­sem (Fe­ria) de las Bo­das, por fin es­ta­ba en mar­cha ha­cia lo que yo es­pe­ra­ba un es­ce­na­rio más tu­rís­ti­co que tra­di­cio­nal.

Des­de Ti­ner­hir atra­vie­so las gar­gan­tas del To­dra pa­ra in­ter­nar­me en la gran cor­di­lle­ra del Atlas. Los im­pre­sio­nan­tes des­fi­la­de­ros que des­de ha­ce si­glos han ser­vi­do de re­fu­gio a las tri­bus be­re­be­res, hoy si­guen mos­tran­do la be­lle­za de una de las zo­nas del nor­te de Áfri­ca que me­jor ha man­te­ni­do sus tra­di­cio­nes y su cul­tu­ra.

El hu­mo que sa­le de una gru­ta en me­dio de una pa­red me in­vi­ta a de­te­ner el 4x4. Ob­ser­vo pe­que­ñas ca­be­zas sa­lien­do tí­mi­da­men­te de en­tre la hu­ma­re­da y un per­so­na­je en­vuel­to en te­las y tur­ban­tes me ha­ce ges­tos pa­ra en­trar en su mo­ra­da. Es­te mo­do de vi­da tro­glo­di­ta ejer­ce so­bre mí una in­creí­ble atrac­ción, has­ta el pun­to de que­dar­me a pa­sar la no­che con ellos: una pe­que­ña ho­gue­ra y el ca­lor de los ani­ma­les con los que vi­ven de un mo­do ca­si fa­mi­liar se me pre­sen­ta co­mo al­go aco­ge­dor.

Pe­ro de­bo con­ti­nuar, ten­go que acer­car­me lo má­xi­mo po­si­ble al lu­gar de ce­le­bra­ción del fes­ti­val de las bo­das. La no­che se echa en­ci­ma y pre­fie­ro mon­tar la tien­da y dor­mir: no quie­ro que la os­cu­ri­dad me pri­ve de es­ce­nas que pa­ra mí son lo más es­pec­ta­cu­lar del nor­te de Áfri­ca.

ROMEOY JU­LIE­TA BE­RE­BE­RES

A la lle­ga­da a Agou­dal, uno de los pue­blos más re­pre­sen­ta­ti­vos de la ar­qui­tec­tu­ra be­re­ber del Al­to Atlas, un an­ciano que ha vis­to mi in­ten­ción de fo­to­gra­fiar a un gru­po de mu­je­res me in­vi­ta a su ca­sa. A du­ras pe­nas en­tien­do su fran­cés, muy bá­si­co, pe­ro lo jus­to pa­ra co­mu­ni­car­nos. Co­mo su­po­ne que voy al en­cuen­tro del Mous­sem de Imil­chil, me pre­gun­ta si co­noz­co el ori­gen de es­ta ma­ni­fes­ta­ción que atrae a per­so­nas de to­do el pla­ne­ta. Tras mi ne­ga­ti­va co­mien­za a con­tar­me una his­to­ria dig­na de una en­tre­ga de Romeo y Ju­lie­ta.

Di­ce la his­to­ria que una jo­ven de la tri­bu Ait Yaa­za es­ta­ba pro­fun­da­men­te enamo­ra­da de un jo­ven de la tri­bu Ait Brahim, otra fac­ción den­tro del gru­po de los Ait Ha­di­dou, con una ri­va­li­dad ca­si per­pe­tua.

Los pa­dres de am­bos se ne­ga­ron a que la pa­re­ja se unie­ra en matrimonio. La gran tris­te­za de nues­tros Romeo y Ju­lie­ta be­re­be­res al no po­der ca­sar­se pro­vo­có tan­tas lá­gri­mas que for­ma­ron dos la­gos ca­si idén­ti­cos en los que ter­mi­na­ron aho­gán­do­se.

Las fa­mi­lias, en­tris­te­ci­das por tan trá­gi­co fi­nal, de­ci­den que a par­tir de ese mo­men­to los jóvenes de dis­tin­tas tri­bus po­drán ele­gir­se li­bre­men­te sin la ne­ga­ción de los pa­dres. Así es co­mo na­ce el Fes­ti­val de las Bo­das, que se ce­le­bra una vez al año, ge­ne­ral­men­te en sep­tiem­bre.

Ba­jo una enor­me tien­da be­re­ber los adu­les, una es­pe­cie de no­ta­rios, fir­man bo­das ca­si co­lec­ti­vas. Con mo­ti­vo de es­ta ce­le­bra­ción, Imil­chil se con­vier­te en un pun­to de en­cuen­tro de nó­ma­das que ha­cen coin­ci­dir su tras­hu­man­cia con el gran mer­ca­do al ai­re li­bre. Ade­más, du­ran­te tres días ge­ne­ra una im­por­tan­te in­yec­ción eco­nó­mi­ca pa­ra mer­ca­de­res pro­ce­den­tes de to­dos los puntos del reino.

UN MER­CA­DO MI­LE­NA­RIO

Lo real­men­te im­pre­sio­nan­te es el es­pec­tácu­lo hu­mano que allí se re­pre­sen­ta. En una zo­na de la gi­gan­tes­ca su­per­fi­cie de te­rreno con­ver­ti­da en mer­ca­do, hay un lu­gar pa­ra la ven­ta de ga­na­do. Cien­tos de bu­rros, ove­jas y va­cas, se con­cen­tran mien­tras una mul­ti­tud de per­so­na­jes, ca­si sa­ca­dos de un li­bro de his­to­ria, ne­go­cian la com­pra y ven­ta si­guien­do un ri­tual que no ha cam­bia­do con el pa­so de los si­glos.

Pe­ro lo in­tere­san­te no es­tá só­lo en la zo­na de mer­ca­deo. Si nos se­pa­ra­mos del nú­cleo del ne­go­cio en­con­tra­mos los asen­ta­mien­tos de los nó­ma­das que han re­co­rri­do lar­gas jor­na­das pa­ra com­prar o ven­der de una ma­ne­ra mu­cho más atrac­ti­va.

Los cam­pa­men­tos de los nó­ma­das re­cuer­dan a aque­llos que se ins­ta­lan una vez al año jun­to a las aguas sa­gra­das del la­go de Push­kar, en el Raj­has­tan in­dio. Mi­les de ca­be­zas de ga­na­do jun­to a fa­mi­lias que han mon­ta­do sus tien­das pa­ra en­ta­blar ne­go­cio, pe­ro tam­bién pa­ra asis­tir a unos días de fies­ta, bai­les y mú­si­ca. Una com­bi­na­ción de lo mí­ti­co, lo mís­ti­co y lo ar­tís­ti­co que es­ta­ble­ce la­zos in­ter­tri­ba­les.

Du­ran­te un par de días uno pue­de su­mer­gir­se en la cul­tu­ra be­re­ber sim­ple­men­te de­ján­do­se lle­var por lo que allí ocu­rre. De­ba­jo de ca­da una de los cien­tos de tien­das ins­ta­la­das pa­ra la oca­sión su­ce­de al­go y siem­pre es in­tere­san­te.

Al fi­nal, la creen­cia de que me iba a en­con­trar con un es­pec­tácu­lo ar­ti­fi­cial, se di­si­pó an­te una reali­dad mar­ca­da por una tra­di­ción arrai­ga­da en su his­to­ria. Lo im­por­tan­te no fue­ron las bo­das sino la sen­sa­ción de es­tar ro­dea­do de una vi­da y unos per­so­na­jes que, sin dar­te cuen­ta, te han tras­la­da­do a una his­to­ria que siem­pre he que­ri­do pal­par, un via­je en el tiem­po al que cual­quie­ra pue­de ac­ce­der. Só­lo hay que so­ñar y no preo­cu­par­se de si lo que vi­vi­mos es par­te de una fic­ción o una reali­dad. En Ma­rrue­cos to­do es po­si­ble. ◆

Re­sul­ta difícil en­ten­der có­mo los pas­to­res di­fe­ren­cian sus re­ba­ños cuan­do se reúnen en el mer­ca­do. Es un mo­men­to de en­ta­blar amis­ta­des, con­tar­se sus no­ve­da­des, ha­blar so­bre co­no­ci­dos co­mu­nes y so­bre to­do de sa­lir de la ru­ti­na en la que vi­ven el res­to del año. Al atar­de­cer, se reúnen en torno a un fue­go, pre­pa­ran el té y si­guen la ter­tu­lia. Ter­tu­lia con té.

Juan Antonio Mu­ñoz. Es­cri­tor, fo­tó­gra­fo y via­je­ro in­can­sa­ble, el au­tor de es­te re­por­ta­je es uno de los gran­des aven­tu­re­ros de Es­pa­ña. Su cá­ma­ra ha plas­ma­do la sen­si­bi­li­dad y la geo­gra­fía de es­ce­na­rios tan di­ver­sos co­mo Pa­kis­tán, Etio­pía, Chi­na, Ama­zo­nas o Ma­rrue­cos, país en el que re­si­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.