La sui­te de Car­los III.

deViajes - - Arrivals / Escapadas -

En Imón, en­tre Atien­za y Si­guen­za, se en­cuen­tran unas de las sa­li­nas más im­por­tan­tes de Es­pa­ña y que fun­cio­na­ron has­ta me­dia­dos de los años 90. Aún es po­si­ble re­co­rrer las ins­ta­la­cio­nes que se usa­ban pa­ra la pro­duc­ción y al­ma­ce­na­je de sal, e ima­gi­nar la uti­li­dad que tu­vie­ron des­de la épo­ca me­die­val, cuan­do se cons­tru­ye­ron. En es­ta lo­ca­li­dad se en­cuen­tra el Hotel Sa­li­nas de Imón. Ade­más de an­ti­guo con­ven­to del si­glo XII, el edi­fi­cio fue usa­do co­mo cuar­tel por los ale­ma­nes du­ran­te la Guerra Ci­vil y se uti­li­zó co­mo ofi­ci­nas de las sa­li­nas has­ta su cie­rre. Hoy es un bo­ni­to es­ta­ble­ci­mien­to en el que dis­fru­tar tan­to de su spa o su res­tau­ran­te, co­mo de dor­mir en la an­ti­gua ha­bi­ta­ción de la ma­dre su­pe­rio­ra, el des­pa­cho de la ad­mi­nis­tra­ción de las sa­li­nas o la sui­te don­de se alo­jó Car­los III du­ran­te una vi­si­ta a la ex­plo­ta­ción de sal. (www. sa­li­nas­dei­mon.com).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.