SEN­SA­CIO­NES.

Fue­ra de la nor­ma

deViajes - - Punto De Partida - Por Car­men R. Pi­nos

Si es lo que bus­cas so­lo tie­nes que bu­cear en nues­tras pá­gi­nas pa­ra di­se­ñar un ve­rano di­fe­ren­te e inol­vi­da­ble.

Nos gus­tan los ex­tras, esas ex­pe­rien­cias que po­nen el acen­to y cie­rran el círcu­lo per­fec­to de las va­ca­cio­nes. Por eso he­mos bus­ca­do es­tos pla­nes, que te van a sa­car de tu zo­na de con­fort, a lle­nar tus re­cuer­dos de emo­ti­co­nos y a sa­cu­dir­te de arri­ba aba­jo.

1

UN BAI­LE AN­FI­BIO. Al­gu­nas de las be­lle­zas más im­pac­tan­tes de Mé­xi­co es­tán es­con­di­das en la Playa del Car­men, en la Ri­vie­ra Ma­ya. Pa­ra dis­fru­tar­las tan­to por arri­ba co­mo por de­ba­jo del agua, sú­be­te a lo­mos de un sea­bob y, sim­ple­men­te, dé­ja­te lle­var. Se tra­ta de un ar­te­fac­to con di­fe­ren­tes po­ten­cias y ve­lo­ci­da­des, rá­pi­do, li­ge­ro y muy fá­cil de ma­ne­jar. Con él po­drás me­ter­te en la piel de un del­fín y des­li­zar­te sua­ve­men­te so­bre el agua, sur­fear a ras de las olas o bu­cear en­tre pra­de­ras de co­ral y pe­ces tro­pi­ca­les, e in­ven­tar to­dos los gi­ros y loo­pings que se te ocu­rran. En www.re­efx­plo­rer.mx.

2

EN BUS­CA DEL TI­GRE DE BEN­GA­LA. Con­tem­plar al ma­yor fe­lino del pla­ne­ta en li­ber­tad es al­can­zar el nir­va­na en tu car­né aven­tu­re­ro. En es­te sa­fa­ri por tie­rras in­dias lo bus­ca­rás en tres par­ques na­tu­ra­les: Pench, Band­hav­garh y Kan­ha, el que ins­pi­ró a Ki­pling pa­ra es­cri­bir El li­bro de la sel­va. Ten­drás que ma­dru­gar y ar­mar­te de pa­cien­cia. Y aún así, es pro­ba­ble que no lo veas, pe­ro con­sué­la­te con el car­tel de la sa­li­da, con un ti­gre di­bu­ja­do y un tex­to: “No te de­cep­cio­nes si no me has lle­ga­do a ver, por­que yo sí que te he vis­to a ti”. En www.tu­ris­ta­lo­se­ras­tu.es.

3

LA PLAYA ‘FRESH & WILD’. Es­te ve­rano, Gol­den Beach, una de las pla­yas más ex­clu­si­vas de Mar­be­lla, se vuel­ve fres­ca y sal­va­je gra­cias al Beach Club Es­tre­lla del Mar. De día, pue­des dis­fru­tar el Easy Sun Pre­mium, con cre­ma so­lar, toa­llas re­fres­can­tes, snacks y otros ser­vi­cios, co­mo car­ta de ga­fas de sol o se­sio­nes de ma­ni­cu­ra. Los tar­deos co­mien­zan con un Spicy Cham­pag­ne Cóc­tel a rit­mo de los me­jo­res dj’s. En www.beach­clu­bes­tre­lla­del­mar.com.

4

UN HO­TEL CON HIS­TO­RIA. ¿Qué se pue­de ha­cer con una for­ta­le­za mi­li­tar cons­trui­da en me­dio del Ca­nal de la Man­cha cuan­do las pro­ba­bi­li­da­des de una gue­rra en la zo­na son ca­si nu­las? Con­ver­tir­la en un ho­tel de lu­jo. Es­to es lo que de­bie­ron pen­sar en No Man’s Land Fort, el an­ti­guo fuer­te si­tua­do a 2 km de la Is­la de Wight (Reino Uni­do) que, en 2015, abrió co­mo es­ta­ble­ci­mien­to ho­te­le­ro. El es­pa­cio, que con­tro­la­ba la zo­na de Por­ts­mouth, cuen­ta con 22 ha­bi­ta­cio­nes y sui­tes, y ac­ti­vi­da­des co­mo bar­ba­coas, dj’s ba­jo las es­tre­llas, ca­ba­ret… in­clu­so ex­cur­sio­nes de un día pa­ra co­no­cer su his­to­ria. En www.so­lent­forts.com.

5

CON RIT­MO TRO­PI­CAL. Te cos­ta­rá sa­lir de es­te es­pec­ta­cu­lar re­sort, si­tua­do en Por­to­be­lo, en la cos­ta caribeña de Pa­na­má. Pe­ro des­pués de dis­fru­tar de al­gu­na de sus cin­co vi­llas y de re­co­rrer los man­gla­res, ríos y pla­yas de la zo­na, re­ser­va tiem­po pa­ra una in­mer­sión to­tal en su ofer­ta cul­tu­ral, al­go que, jun­to a un in­no­va­dor di­se­ño, inun­da ca­da rin­cón de El Otro La­do. Nos ha en­can­ta­do el ta­ller de ar­te, en el que pue­des crear tu pro­pio re­cuer­do por­to­be­le­ño, y los de bai­les tra­di­cio­na­les, don­de te mo­ve­rás al rit­mo de los con­gos, el za­ra­cun­de o la dan­za de los dia­blos. Pa­ra re­la­jar­te, re­ser­va tiem­po en su sa­la de ma­sa­jes, un es­pa­cio de nom­bre pro­me­te­dor: Con Sen­ti­mien­tos Room. En www.elo­tro­la­do.com.

6

DE ‘TREK­KING’ POR LAS NU­BES. Te pro­po­ne­mos atra­ve­sar el pla­ne­ta y via­jar has­ta Auc­kland pa­ra dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia de al­tu­ra. En con­cre­to, de 192 me­tros so­bre el ni­vel del mar: la dis­tan­cia a la que es­ta­rás en la cumbre de la Auc­kland Sky To­wer, el edi­fi­cio más al­to de to­da Nue­va Ze­lan­da. El pa­seo (Sk­yWalk) ape­nas du­ra unos mi­nu­tos, pe­ro ca­mi­nar so­bre una pa­sa­re­la de po­co más de un me­tro, su­je­to so­lo con un ar­nés, y con el puer­to, las ca­rre­te­ras y las nu­bes a tus pies es un mo­men­to real­men­te úni­co y lleno de adre­na­li­na. Un ex­ci­tan­te re­cuer­do de 360º que se que­da­rá gra­ba­do en tu re­ti­na. En www.sk­ywalk.co.nz.

7

RU­TA SO­BRE LAS OLAS. Si quie­res des­cu­brir el la­do más agres­te de los pai­sa­jes ma­rí­ti­mos, pon rum­bo a la Cos­ta Bra­va. Aquí, en Sant Fe­liu de Gui­xols (Gi­ro­na), en­con­tra­rás la Ca­la del Molí, la vía fe­rra­ta más es­pec­ta­cu­lar de Ca­ta­lu­ña y uno de los pai­sa­jes más es­pe­cia­les del mun­do. Su par­ti­cu­la­ri­dad ra­di­ca en su lo­ca­li­za­ción, que te in­vi­ta a ca­mi­nar so­bre el mar, en­tre acan­ti­la­dos, puen­tes y ga­vio­tas, y con el mur­mu­llo del mar de fon­do. El re­co­rri­do –con di­fi­cul­tad K3, ap­to pa­ra prin­ci­pian­tes– se rea­li­za en una ho­ra so­bre las pa­re­des ver­ti­ca­les y con­clu­ye con un re­fres­can­te ba­ño en aguas me­di­te­rrá­neas. En www.vi­ve­lus.com.

8

A PES­CAR PI­RA­ÑAS. Se­gún los ex­per­tos, un ban­co de pi­ra­ñas po­dría de­vo­rar a un ser hu­mano en ape­nas 5 mi­nu­tos. Sin em­bar­go, la ma­la fa­ma de es­tos ani­ma­les es­tá so­bre­va­lo­ra­da ya que muy ra­ra­men­te ata­can al ser hu­mano. Aún así, su ex­tre­ma vo­ra­ci­dad y su pro­ta­go­nis­mo en mu­chas pe­lí­cu­las –que les pre­sen­tan co­mo una ban­da cri­mi­nal or­ga­ni­za­da– les han con­ver­ti­do en el nue­vo atrac­ti­vo tu­rís­ti­co del Ama­zo­nas. En Bra­sil, lo úl­ti­mo es pes­car pi­ra­ñas –su car­ne es de­li­cio­sa– acom­pa­ña­do de un guía, una ca­ña de pes­car con sedal y un tro­ci­to de car­ne co­mo ce­bo. Y mu­cha pre­cau­ción, cla­ro. En www.vi­sit­bra­sil.com/es.

9

EL AR­TE DE ES­CA­LAR UNA CAS­CA­DA. A ca­ba­llo en­tre la es­ca­la­da y los de­por­tes flu­via­les, el ba­rran­quis­mo es­ta­ble­ce un jue­go de­por­ti­vo con el agua en el que pue­des des­de flo­tar en un río has­ta bu­cear en cau­ces más pro­fun­dos o in­clu­so de­jar­te arras­trar por la co­rrien­te. Se tra­ta de des­cen­der to­rren­tes uti­li­zan­do las téc­ni­cas del alpinismo, con cuer­das, ar­ne­ses, mos­que­to­nes… Y de dis­fru­tar del pai­sa­je, cla­ro. En es­te lo ten­drás muy fá­cil, ya que es­ta­rás en Val di So­le, un bu­có­li­co va­lle del tren­tino ita­liano, jun­to a los Do­lo­mi­tas, que di­bu­ja una de las ca­ras más ama­bles de los Al­pes y que, en ve­rano, re­bo­sa vi­ta­li­dad. En www.val­di­so­le.net.

10

EN EL CO­RA­ZÓN RASTAFARI. Si vie­nes a Ja­mai­ca en bus­ca de pla­yas pa­ra­di­sía­cas y rit­mo reg­gae, la is­la no de­frau­da. Pe­ro si bus­cas pai­sa­jes 100% exó­ti­cos, ade­más, te sor­pren­de­rá. ¿Sa­bías que, apar­te de sus are­na­les, aquí hay ca­ta­ra­tas con sie­te ni­ve­les de caí­da que for­man pis­ci­nas y ja­cuz­zis na­tu­ra­les? Si pre­fie­res ma­gia, el es­pec­tácu­lo de aguas bio­lu­mi­nis­cen­tes co­mien­za ca­da no­che en la la­gu­na de Glis­te­ning Wa­ters. Y, si echas de me­nos el tra­je de ex­plo­ra­dor, al­qui­la una mo­to has­ta las Mon­ta­ñas Azu­les y sa­bo­rea un ca­fé úni­co. En www.vi­sit­ja­mai­ca.com.

11

BA­ÑO CON ME­DU­SAS. Has­ta ha­ce cin­co años, las Is­las Ro­ca eran unos pe­que­ños y des­co­no­ci­dos is­lo­tes de Pa­laos. Pe­ro, des­de 2012, es­te país in­su­lar si­tua­do en el mar de Fi­li­pi­nas es to­da una atrac­ción tu­rís­ti­ca. Los res­pon­sa­bles son unos 13 mi­llo­nes de me­du­sas de dos es­pe­cies que vi­ven en un pe­que­ño la­go en una de las is­las. ¿Qué tie­nen de es­pe­cial? Pues que no pi­can y, aun­que dis­po­nen de cé­lu­las ur­ti­can­tes, és­tas son tan pe­que­ñas que no da­ñan la piel hu­ma­na. Es de­cir, pue­des ba­ñar­te con es­tos ma­ra­vi­llo­sos se­res, to­car­los, co­ger­los y sen­tir su res­pon­sa­bi­li­dad en la ca­de­na na­tu­ral: son uno de los ani­ma­les más an­ti­guos del pla­ne­ta, tan­to, que la Unes­co de­cla­ró la zo­na Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. In­fór­ma­te en www.pris­ti­ne­pa­ra­di­se­pa­lau.com.

12

EL RE­SORT FLO­TAN­TE. El nom­bre con que se co­no­ce a es­te es­ce­na­rio, la Is­la de las Be­llas Aguas, en Gua­da­lu­pe, ya an­ti­ci­pa las ma­ra­vi­llas que vas a en­con­trar en es­ta la­gu­na caribeña. El plan es dor­mir jus­ta­men­te aquí, en el In­so­li­te by Lo­gis Aqua Lod­ge, un bar­co de 80 m2 des­de el que dis­fru­tar de vis­tas con 360º so­bre el mar. El ho­tel flo­tan­te cuen­ta con dos dor­mi­to­rios, co­ci­na y te­rra­za con bar­ba­coa y, so­bre to­do, un irre­sis­ti­ble es­pí­ri­tu eco. Aquí to­do fun­cio­na con ener­gía so­lar: in­clu­so en días nu­bla­dos tie­ne au­to­no­mía pa­ra fun­cio­nar du­ran­te tres jor­na­das sin pro­ble­mas. Jun­to a es­ta per­fec­ta sin­to­nía con la na­tu­ra­le­za, pue­des con­tra­tar ser­vi­cios de lu­jo, co­mo co­ci­na a bor­do o playa pri­va­da y prac­ti­car ka­yak, sub­ma­ri­nis­mo… En www.lo­gis­ho­tels.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.