EVA­SIÓN

El em­pe­ño de per­se­guir un sue­ño

deViajes - - Punto De Partida - Por Be­lin­da Gue­rre­ro

Pa­lo­ma Bloyd es la nue­va ca­ra de la se­rie Cuén­ta­me. La in­quie­ta ac­triz ha pa­sa­do par­te de su vi­da en­tre Chica­go y Gijón.

Es la nue­va ca­ra de la lon­ge­va se­rie Cuén­ta­me co­mo pa­só. Su pa­pel co­mo no­via gui­ri de To­ni Alcántara le vie­ne co­mo ani­llo al de­do a es­ta chi­ca­jo­nen­se (así se con­si­de­ra ella por­que sus pro­ge­ni­to­res na­cie­ron en Chica­go y Gijón). La me­ta de es­ta ac­triz es lle­gar a vi­vir de la in­ter­pre­ta­ción.

No es una re­cién lle­ga­da. Pa­lo­ma Bloyd ha ido apren­dien­do el ofi­cio po­co a po­co y sin ha­cer rui­do. La me­jor es­cue­la la tu­vo con un bau­tis­mo tea­tral en la obra Adul­te­rios, di­ri­gi­da por Ve­ró­ni­ca For­qué, que la man­tu­vo du­ran­te tres años re­co­rrien­do escenarios por to­da Es­pa­ña. Sin pri­sa, pe­ro sin pau­sa, ha par­ti­ci­pa­do en pro­duc­cio­nes fíl­mi­cas in­ter­na­cio­na­les y se ha ido ha­cien­do hue­co en exitosas se­ries de te­le­vi­sión co­mo Bor­gia, El Bar­co, Doc­tor Ma­teo, El In­ter­na­do, Inocen­tes o

Rei­nas has­ta in­cor­po­rar­se en la nue­va tem­po­ra­da de

Cuén­ta­me con el pa­pel de De­bo­rah Stern, que le ha per­mi­ti­do for­mar par­te de la sa­ga Alcántara.

Pa­lo­ma, ¿có­mo ha re­sul­ta­do in­te­grar­se en una pro­duc­ción te­le­vi­si­va tan con­so­li­da­da?

¡Ab­so­lu­ta­men­te fan­tás­ti­co! El equi­po me ha aco­gi­do des­de el pri­mer día co­mo una más de la fa­mi­lia. Es­tá sien­do una go­za­da tra­ba­jar con Gan­ga Pro­duc­cio­nes, to­do el elen­co y los di­rec­to­res. Tam­bién es muy satisfactoria la reac­ción de los es­pec­ta­do­res, ya que en mu­chos ca­sos han vis­to cre­cer a to­dos los per­so­na­jes y han de­sa­rro­lla­do un víncu­lo muy fuer­te con la tra­ma.

Aho­ra que has po­di­do vi­vir los años 80, ¿qué es lo que más te gus­ta de es­ta épo­ca en Es­pa­ña?

His­tó­ri­ca­men­te me pa­re­ce una eta­pa apa­sio­nan­te de la que voy apren­dien­do ca­da vez más co­sas gra­cias a

Cuén­ta­me. En­tre otras co­sas, la Tran­si­ción y el ini­cio de la de­mo­cra­cia, la

mo­vi­da ma­dri­le­ña, los avan­ces en el es­ta­do de bie­nes­tar y, por su­pues­to, la mú­si­ca.

Tam­bién for­mas par­te del equi­po de la pe­lí­cu­la El hom­bre que ma­tó a Don Qui­jo­te. Es­te pro­yec­to de Terry Gi­lliam lle­va per­fi­lán­do­se más de 20 años. ¿Qué es­pe­ras de es­ta ex­pe­rien­cia?

Ad­mi­ro a Terry des­de ha­ce mu­cho tiem­po y es un ho­nor for­mar par­te de es­te pro­yec­to tan im­por­tan­te y per­so­nal. Es­te di­rec­tor tie­ne un mun­do muy par­ti­cu­lar y es­tá sien­do su­ma­men­te in­tere­san­te par­ti­ci­par en su uni­ver­so. Eso sí, la pau­ta que te­ne­mos muy pre­sen­te en el ro­da­je es es­tar com­ple­ta­men­te abier­tos a la im­pro­vi­sa­ción.

Tu ca­rre­ra pro­fe­sio­nal pa­re­ce ver­ti­gi­no­sa. ¿Có­mo fue rea­li­zar tu pri­me­ra gi­ra tea­tral con la obra Adul­te­rios es­cri­ta por Woody Allen?

Lo con­si­de­ro el pri­mer pa­so pa­ra sen­tir que me po­día de­no­mi­nar a mí mis­ma ac­triz. Ve­ró­ni­ca For­qué di­ri­gió es­ta fun­ción a lo lar­go de tres años. Es una per­so­na su­bli­me y me sien­to afor­tu­na­da de ha­ber de­bu­ta­do con ella. Com­pren­dí el com­pro­mi­so que uno de­be te­ner con es­ta pro­fe­sión: el show siem­pre de­be con­ti­nuar pa­se lo que pa­se.

El éxi­to te lle­gó con el pa­pel pro­ta­go­nis­ta en Per­do­na si te lla­mo amor. ¿Cuál fue la cla­ve pa­ra que triun­fa­ra es­ta his­to­ria ro­mán­ti­ca?

Dis­fru­té mu­cho le­yen­do la no­ve­la cuan­do es­ta­ba pre­pa­ran­do el cas­ting pa­ra la pe­lí­cu­la. Me trans­por­ta­ba a un lu­gar lleno de po­si­ti­vi­dad, luz, es­pe­ran­za y con ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go… Sen­sa­cio­nes que dis­fru­ta­mos y con las que to­do aquel que se ha enamo­ra­do al­gu­na vez se pue­de iden­ti­fi­car.

¿Y la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar con Bru­ce Wi­llis y Si­gour­ney Wea­ver en La fría luz del día?

Me lo pa­sé muy bien. Fue mi pri­me­ra vez ro­dan­do un plano se­cuen­cia que du­ra­ba 15 mi­nu­tos. Lo en­sa­ya­mos du­ran­te un día en­te­ro con el equi­po y al día si­guien­te lo rea­li­za­mos con ca­da mo­vi­mien­to y cam­bio de ha­bi­ta­ción, pla­ni­fi­ca­do has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle. Al fi­nal la se­cuen­cia fue cor­ta­da y edi­ta­da, pe­ro la ex­pe­rien­cia fue una in­yec­ción de adre­na­li­na muy satisfactoria.

A la ho­ra de tra­ba­jar, ¿cuál es tu ac­triz re­fe­ren­te?

La lis­ta de ar­tis­tas a las que ad­mi­ro es lar­ga y ten­di­da. Meryl Streep me de­ja ano­na­da­da ca­da vez que la veo ac­tuar y tam­bién cuan­do ha­bla en pú­bli­co. Pe­ro, cla­ro, ¿quién apar­te de Trump no ado­ra a Meryl Streep?

Vi­vis­te en Gijón par­te de la in­fan­cia y te gus­ta es­ca­par­te a es­ta tie­rra. ¿Dón­de te en­con­tra­mos?

Ca­mi­nan­do por el Pa­seo del Mu­ro, en el Tea­tro Jo­ve­lla­nos, to­mán­do­me unas si­dras por Ci­ma­de­vi­lla o fren­te al pre­cio­so Mar Can­tá­bri­co sin­tién­do­me bien vi­va con ese agua he­la­di­ta que lo ca­rac­te­ri­za.

Tam­bién pa­sas­te par­te de tu vi­da en Flo­ri­da, ¿cuál es el rin­cón al que siem­pre vuel­ves?

Es­tu­ve des­de los 10 años has­ta los 16. Es un des­tino con una mez­cla su­rrea­lis­ta de con­cep­tos: es­tu­dian­tes,

al­cohol, ju­bi­la­dos, ca­te­tos, golf, la­ti­nos, su­bur­bios, cai­ma­nes pu­lu­lan­do, atar­de­ce­res in­creí­bles, ve­rano y playa to­do el año, ado­les­cen­tes que se abu­rren y tie­nen Mia­mi Beach al la­di­to… No he vuel­to des­de ha­ce mu­cho tiem­po, su­pon­go que cuan­do lo ha­ga vi­si­ta­ré aque­llos lu­ga­res que mar­ca­ron mi ado­les­cen­cia.

Tie­nes una mas­co­ta, ¿nos se­ña­las un des­tino cer­cano pa­ra pa­sear con tu pe­rri­ta?

Ri­ta es una to­do­te­rreno. Hi­ci­mos el ca­mino de San­tia­go jun­tas y es una cam­peo­na. Es una mes­ti­za de cua­tro ki­los con una ener­gía in­men­sa. Cuan­do sa­li- mos a la sie­rra los fi­nes de se­ma­na se mon­ta su pro­pio cir­cui­to de ca­rre­ra. Tam­bién es­ta­mos en­can­ta­das con la playa pa­ra pe­rros de Gijón.

Me atre­vo a de­cir que el me­jor ‘ca cho­po’ del mun­do se co­me en al­gu­na­sid re ría de­gi­jón

en el ac­tor’ ss tu dio de chica­go fue don­de des­cu­brí que que­ría ser ac­triz

Te gus­ta la lec­tu­ra, ¿cuál es tu li­bro de ca­be­ce­ra?

Hay épo­cas en las que no ten­go tiem­po pa­ra leer y al fi­nal lo de­di­co a re­pa­sar guio­nes y se­pa­ra­tas. Aho­ra mis­mo es­toy le­yen­do de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te con

Funny girl, de Nick Hornby. Tam­bién me en­tre­tie­ne ver se­ries o pe­lí­cu­las. Me en­can­tan al­gu­nos clá­si­cos co­mo Can­tan­do ba­jo la llu­via, Sun­set Bou­le­vard o

Pep­per­mint frap­pé. ◆

Pa­lo­ma Bloyd es un es­pí­ri­tu in­quie­to. Go­za tan­to en una tran­qui­la te­rra­za de Ma­llor­ca co­mo de mo­chi­le­ra en el Ca­mino de San­tia­go. Du­ran­te sus ro­da­jes tam­bién bus­ca tiem­po pa­ra des­co­nec­tar y co­no­cer el des­tino; co­mo hi­zo en Nue­va York par­ti­ci­pan­do en Little Ga­li­cia. D Y O L B A M O L A P S A D I E C S O T O F

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.