CHI­PRE

El ca­mino a Pa­fos

deViajes - - Punto De Partida - Por Án­gel. M. Ber­me­jo

Pa­sea­mos por la cu­na de Afro­di­ta. El le­ga­do his­tó­ri­co de Pa­fos com­par­te la Ca­pi­ta­li­dad Eu­ro­pea con la da­ne­sa Aar­hus.

En el ex­tre­mo orien­tal del Me­di­te­rrá­neo, en un mo­men­to en que pa­re­ce muy cer­ca­na la reuni­fi­ca­ción de la is­la, ini­cia­mos un re­co­rri­do des­de Ni­co­sia a Pa­fos, que en 2017 es una de las dos ca­pi­ta­les cul­tu­ra­les de Eu­ro­pa.

Al ca­mi­nar por las ca­lles de la par­te an­ti­gua de Ni­co­sia apa­re­cen de­ta­lles que di­fí­cil­men­te se en­cuen­tran en otras ciu­da­des. De re­pen­te uno lle­ga a una vía ce­ga­da con una ba­rre­ra de bi­do­nes api­la­dos y alam­bre de es­pino. Más allá hay otras igual­men­te cor­ta­das al pa­so ab­so­lu­ta­men­te. Si se mira a tra­vés de las alam­bra­das lo que se ve es un tro­zo de ca­lle con es­com­bros o ca­sas aban­do­na­das. En al­gu­nas oca­sio­nes hay in­clu­so una ga­ri­ta que pue­de es­tar ocu­pa­da por un sol­da­do. Pa­ra bien o pa­ra mal, Ni­co­sia tie­ne un ca­rác­ter sin­gu­lar. Co­mo si fue­ra un re­cuer­do de otros tiem­pos –cuan­do ha­bía ca­sos si­mi­la­res en Ber­lín, Je­ru­sa­lén o Bei­rut–, la ca­pi­tal chi­prio­ta es la úni­ca ciu­dad di­vi­di­da del mun­do. En reali­dad la lla­ma­da Green Li­ne, la Lí­nea Ver­de, que cor­ta en dos la ciu­dad, con­ti­núa a am­bos ex­tre­mos has­ta en­con­trar el mar y di­vi­de tam­bién la is­la de es­te a oes­te.

La Re­pú­bli­ca de Chi­pre, de len­gua y cul­tu­ra grie­ga, con­tro­la so­lo las dos ter­ce­ras par­tes me­ri­dio­na­les de la is­la, mien­tras que el ter­cio sep­ten­trio­nal es­tá ocu­pa­do por la au­to­pro­cla­ma­da Re­pú­bli­ca Tur­ca del Nor­te de Chi­pre, re­co­no­ci­da úni­ca­men­te por Tur­quía.

Afor­tu­na­da­men­te que­dan muy le­jos los tiem­pos con­flic­ti­vos y pe­rió­di­ca­men­te re­sur­ge la im­pre­sión de que la reuni­fi­ca­ción de la is­la co­mo re­pú­bli­ca fe­de­ral es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na. De he­cho, des­de ha­ce po­cos años, hay un pa­so fron­te­ri­zo abier­to pa­ra pea­to­nes en el cen­tro de Ni­co­sia, que cru­zan de un la­do a otro con mí­ni­mos trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos. Ca­be pen­sar que den­tro de muy po­co es­tos obs­tácu­los des­apa­re­ce­rán.

El aje­treo de la vi­da dia­ria se apre­cia en las ca­lles Lidh­ras y Ona­sa­gó­rou, pea­to­na­les y lle­nas de co­mer­cios y ca­fés. En Lidh­ras, muy cer­ca del pa­so fron­te­ri­zo, se pue­de su­bir al pi­so 11 de la Sha­co­las To­wer, un ob­ser­va­to­rio des­de el que te­ner una vis­ta com­ple­ta de la ciu­dad. Lue­go, ca­lle­jean­do, se lle­ga a pla­zas con igle­sias, man­sio­nes que mez­clan los es­ti­los ve­ne­ciano y oto­mano en su ar­qui­tec­tu­ra e in­clu­so al­gu­na mez­qui­ta, co­mo la Ome­ri­ye, que ocu­pa una an­ti­gua igle­sia gó­ti­ca.

Dos lu­ga­res que no hay que per­der­se son las ga­le­rías bi­zan­ti­nas del Cen­tro Cul­tu­ral Ar­zo­bis­po Ma­ka­rios, en­tre los que se en­cuen­tra los fa­mo­sos mo­sai­cos de la igle­sia de Ka­na­ka­ria, y el Cen­tro de Ar­tes Vi­sua­les e In­ves­ti­ga­ción de la Fun­da­ción Se­ve­ris (www.se­ve­ris.org), un ver­da­de­ro museo so­bre la his­to­ria y la cul­tu­ra de la is­la. Ade­más, tie­ne un ca­fé muy aco­ge­dor.

Abier­tas en las mu­ra­llas que­dan tres de las his­tó­ri­cas puer­tas, lla­ma­das de Ky­re­nia (en Ni­co­sia Nor­te), Fa­ma­gus­ta y Pa­fos por las ciu­da­des a las que se di­ri­gían los ca­mi­nos que allí se ini­cia­ban. Del la­do del ex­te­rior, cer­ca de la puer­ta de Pa­fos, es­tá el prin­ci­pal atrac­ti­vo de Ni­co­sia: el Museo de Chi­pre, que ha­ce un re­pa­so de la his­to­ria de la is­la des­de la Edad de Pie­dra has­ta el pe­rio­do bi­zan­tino. Sor­pren­den las fi­gu­ras de te­rra­co­ta del san­tua­rio de Áyia Iri­ni, un lu­gar de cul­to a la fer­ti­li­dad y a la gue­rra. Tam­bién hay va­rias es­ta­tuas clá­si­cas que re­pre­sen­tan a Afro­di­ta; al fin y al ca­bo Chi­pre es “su is­la”.

Aquí, en la puer­ta de Pa­fos de la mu­ra­lla ve­ne­cia­na de Ni­co­sia, se pue­de ini­ciar, aun­que sea de ma­ne­ra sim­bó­li­ca, el via­je a Pa­fos, que es­te año es una de las dos ca­pi­ta­les cul­tu­ra­les de Eu­ro­pa. Es el iti­ne­ra­rio que per­mi­te co­no­cer mu­chas de las di­fe­ren­tes ca­ras de Chi­pre, de las dis­tin­tas épo­cas que se han vi­vi­do en es­ta is­la ex­tra­ña que geo­grá­fi­ca­men­te es Asia, cul­tu­ral­men­te es Eu­ro­pa e his­tó­ri­ca­men­te ha si­do uno de los prin­ci­pa­les pun­tos de en­cuen­tro de es­tos dos con­ti­nen­tes con Áfri­ca.

BUS­CA LA BE­LLE­ZA EN LAS IGLE­SIAS

Des­de Ni­co­sia lo me­jor es par­tir ha­cia las mon­ta­ñas en bus­ca de uno de los gran­des te­so­ros de Chi­pre: las igle­sias de Tróod­hos, que bri­llan en su in­te­rior con sus es­plén­di­das pin­tu­ras mu­ra­les. Hay mu­chí­si­mas en es­ta re­gión mon­ta­ño­sa, y diez de ellas es­tán ins­cri­tas en la lis­ta del pa­tri­mo­nio mun­dial de la Unes­co. Lo in­tere­san­te, apar­te de la be­lle­za de las pin­tu­ras, es que for­man un con­jun­to crea­do y de­sa­rro­lla­do a lo lar­go de los si­glos, por lo que re­pre­sen­tan per­fec­ta­men­te la evo­lu­ción de la cul­tu­ra bi­zan­ti­na en la re­gión. Hay al­gu­nas igle­sias cons­trui­das en el si­glo XI y otras muy

pos­te­rio­res, de prin­ci­pios del XVI. Las pin­tu­ras se fue­ron ha­cien­do po­co a po­co, in­clu­so den­tro de ca­da tem­plo, por lo que tam­bién se apre­cian en ellas los cam­bios en las téc­ni­cas, los gus­tos y has­ta los te­mas ele­gi­dos con el tiem­po.

Al­gu­nas de es­tas igle­sias tie­nen ho­ra­rios de aper­tu­ra fia­bles pe­ro otras, so­bre to­do las más pe­que­ñas y ale­ja­das, tie­nen las lla­ves al cui­da­do de al­gún ve­cino o del po­pe, que se ocu­pa de los ser­vi­cios re­li­gio­sos, y con­se­guir en­trar en ellas pue­de ser una cues­tión de suer­te. Al­gu­nas pue­den con­si­de­rar­se de vi­si­ta obli­ga­to­ria, co­mo el mo­nas­te­rio de Áyios Ioán­nis Lam­bad­his­tís (en las afue­ras de Ka­lo­pa­na­yió­tis), Áyios Ni­kó­laos tís Sté­yis (cer­ca de Ka­ko­pe­triá) y Pa­na­yía toú Ara­ká (cer­ca de La­goud­he­rá).

La zo­na tam­bién es in­tere­san­te por la na­tu­ra­le­za. El mon­te Olim­po es la cumbre más al­ta de la is­la con ca­si 2.000 m, pe­ro ade­más del as­cen­so a la ci­ma se pue­den ha­cer bue­nas ca­mi­na­tas si­guien­do los iti­ne­ra­rios mar­ca­dos. El Ka­li­do­nia Na­tu­re Trail lle­va a unas cas­ca­das y el Per­sep­ho­ne con­du­ce al mi­ra­dor Ma­kriá Kon­dár­ka.

Pa­ra cam­biar com­ple­ta­men­te de pai­sa­je hay que des­cen­der ha­cia la cos­ta has­ta Li­mas­sol, la se­gun­da ciu­dad más gran­de de Chi­pre y di­ri­gir­se al cen­tro his­tó­ri­co, los al­re­de­do­res del Vie­jo Puer­to, pa­ra en­con­trar los lu­ga­res más in­tere­san­tes.

Ahí es­tá el cas­ti­llo que aun­que por fue­ra no im­pre­sio­na mu­cho re­sul­ta muy cu­rio­so por su his­to­ria y la cu­rio­sa mez­cla de ele­men­tos bi­zan­ti­nos, ve­ne­cia­nos, oto­ma­nos e in­clu­so in­gle­ses. La le­yen­da di­ce que aquí se ca­só Ri­car­do Co­ra­zón de León con do­ña Berenguela de Na­va­rra, hi­ja del rey San­cho VI, en 1191.

Las ca­lles de al­re­de­dor del cas­ti­llo fue­ron en tiem­pos el ba­zar tur­co. Es fá­cil re­cor­dar­lo por la pre­sen­cia de los ba­ños tur­cos y la mez­qui­ta Ka­bir. El to­que ac­tual lo pro­por­cio­nan las pin­tu­ras mu­ra­les que ador­nan mu­chas fa­cha­das y me­dia­ne­rías en las ca­lles cer­ca­nas.

RE­TA­ZOS DE HIS­TO­RIA

La ru­ta ha­cia el oes­te con­ti­núa y tie­ne una pri­me­ra pa­ra­da en el cas­ti­llo de Ko­los­si, otro re­cuer­do de la épo­ca de las Cru­za­das

y de la pre­sen­cia en la is­la de los Ca­ba­lle­ros Hos­pi­ta­la­rios, del que se con­ser­va so­bre to­do una gran to­rre.

A unos 5 km al oes­te hay que ha­cer una pa­ra­da de Ku­rión, pro­ba­ble­men­te el re­cin­to ar­queo­ló­gi­co con el em­pla­za­mien­to más be­llo de Chi­pre. Por otra de las cu­rio­si­da­des de la his­to­ria de la is­la, el lu­gar se en­cuen­tra den­tro de la ba­se so­be­ra­na de Epis­ko­pí, por lo que en reali­dad es te­rri­to­rio bri­tá­ni­co. Ahí des­ta­can los res­tos de una an­ti­gua vi­lla re­ple­ta de mo­sai­cos.

Si se tie­ne un po­co de tiem­po ex­tra con­vie­ne ha­cer un des­vío ha­cia el in­te­rior pa­ra di­ri­gir­se a Ómod­hos, un cu­rio­so pue­blo so­bre las co­li­nas que son las úl­ti­mas es­tri­ba­cio­nes de los mon­tes Tróod­hos. Es una zo­na de vi­ñe­dos y ca­sas so­la­rie­gas.

De vuel­ta a la cos­ta hay un lu­gar que atrae a to­dos los via­je­ros. Y no es pa­ra me­nos ya que una tra­di­ción mi­le­na­ria afir­ma que en es­te pre­ci­so lu­gar, Pé­tra toú Ro­míou, Afro­di­ta, la an­ti­gua pa­tro­na de la is­la, sur­gió de la es­pu­ma de las olas. Hay unas ro­cas que la imi­tan y so­bre­sa­len del agua, y una playa, ideal pa­ra un ba­ño.

Aho­ra se di­ce que la es­pu­ma que más abun­da en la zo­na es la de las cer­ve­zas que se sir­ven en los in­nu­me­ra­bles ba­res de Pa­fos, uno de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos más co­no­ci­dos de la is­la. Pe­ro la hue­lla del pa­sa­do es in­men­sa y emo­cio­nan­te. Jun­to a la igle­sia de Áyia Ky­ria­ki es­tá la lla­ma­da Co­lum­na de San Pa­blo, a la que se di­ce que fue en­ca­de­na­do. A una con­ve­nien­te dis­tan­cia de la ciu­dad an­ti­gua apa­re­cen las Tum­bas de los Re­yes, una ne­cró­po­lis que se re­mon­ta al si­glo III an­tes de nues­tra era.

Pe­ro la ma­ra­vi­lla de la an­ti­gua Pa­fos son los mo­sai­cos que ilu­mi­nan un ex­ten­so con­jun­to de edi­fi­cios ro­ma­nos. Es­tán con­si­de­ra­dos co­mo los más her­mo­sos del Me­di­te­rrá­neo orien­tal. Un re­co­rri­do por es­tas an­ti­guas es­tan­cias –las ca­sas de Dio­ni­sios, Aion, Te­seo, Or­feo o las Cua­tro Es­ta­cio­nes– es una in­mer­sión en es­ce­nas de to­do ti­po, des­de lan­ces de ca­za a un con­cur­so de be­lle­za en­tre ne­rei­da. Po­co a po­co, al ca­mi­nar de un re­cin­to al si­guien­te, se va des­ple­gan­do un mun­do pa­gano, an­ti­guo, que bri­lló con luz pro­pia en es­te lu­gar de la cos­ta del Me­di­te­rrá­neo du­ran­te si­glos.

Li­mas­sol

Una ciu­dad vi­bran­te y jo­ven en un bo­ni­to es­ce­na­rio. Puer­ta de Pa­fos en la mu­ra­lla ve­ne­cia­na de Ni­co­sia. Mu­ral en una ca­lle de Li­mas­sol. De­re­cha: vis­ta de Ni­co­sia Nor­te des­de Sha­co­las To­wer. Tum­bas de los re­yes en Pa­fos. Pie­zas que se ex­hi­ben el Museo de Chi­pre en Ni­co­sia.

Igle­sias y puer­tos. De­ta­lles de Ni­co­sia y Li­mas­sol. De­re­cha: puer­to an­ti­guo de Li­mas­sol y vis­tas des­de la cos­ta.

Pa­sea en­tre in­creí­bles res­tos ar­quo­ló­gi­cos. Res­tau­ran­te Ka­ra­te­llo en Li­mas­sol. Es­ta­tua en el Museo de Chi­pre. De­re­cha: Igle­sia Pa­na­yia Khry­sa­li­no­tis­sa. Fi­gu­ras de te­rra­co­ta en el Museo de Chi­pre.

Via­je a la cu­na de Afro­di­ta. An­fi­tea­tro y mo­sai­cos del re­cin­to ar­queo­ló­gi­co de Ku­rión. De­re­cha: más de­ta­lles de las rui­nas de Ku­rión, igle­sia de Áyia Ky­ria­ki Chry­so­po­li­tis­sa y bar­cos en el puer­to an­ti­guo de Li­mas­sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.