LE MANS

Slow tra­vel en Fran­cia

deViajes - - Punto De Partida - Por Kris Ubach

Ríos na­ve­ga­bles, cas­ti­llos con jar­di­nes, aba­días me­die­va­les y bue­nas me­sas. Prac­ti­ca el slow li­fe a la fran­ce­sa.

Na­ve­gar por pa­ra­jes de be­lle­za bu­có­li­ca, co­mer bien, des­can­sar y dis­fru­tar de la cul­tu­ra me­die­val sin pri­sas ni aglo­me­ra­cio­nes. El slow-tra­vel pa­re­ce es­tar di­se­ña­do pa­ra el pe­que­ño de­par­ta­men­to de La Sart­he. ¿Nos acom­pa­ñas?

Es­ta vez te pro­po­ne­mos ba­jar las re­vo­lu­cio­nes, de­jar la pri­sa en ca­sa y re­co­rrer uno de los en­tor­nos más des­co­no­ci­dos del oes­te fran­cés: el río Sart­he. Pue­des em­pe­zar en la pau­sa­da lo­ca­li­dad Sa­ble-sur Sart­he, el pun­to de par­ti­da de mu­chas de las ru­tas flu­via­les por es­te río que ya en la Edad Me­dia su­po­nía una de las prin­ci­pa­les vías de co­mu­ni­ca­ción –jun­to con el Loi­ra– en­tre los pue­blos de la zo­na. So­lo es ne­ce­sa­rio apren­der cua­tro re­glas bá­si­cas pa­ra po­ner­se al ti­món de es­tas co­que­tas em­bar­ca­cio­nes que cuen­tan con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra pa­sar unos días vi­vien­do, li­te­ral­men­te, so­bre el agua.

Va­rios con­se­jos an­tes de que te sien­tes al ti­món: haz­te con unas bi­ci­cle­tas que te per­mi­tan re­co­rrer las po­bla­cio­nes ri­be­re­ñas cuan­do atra­ques (las pro­pias com­pa­ñías na­vie­ras las al­qui­lan por 35 €/se­ma­na); lle­na la ne­ve­ra con ape­ri­ti­vos y vi­nos de la re­gión pa­ra dis­fru­tar de la pues­ta de sol; y llé­va­te un buen li­bro y re­vis­tas pa­ra el via­je, pues el en­torno in­vi­ta a la lec­tu­ra.

Des­de Sa­ble-sur Sart­he re­mon­ta el río has­ta So­les­mes, don­de te re­co­men­da­mos pa­sar la no­che. Es­ta lo­ca­li­dad apa­re­ce en los ma­pas des­de que en el año 1.010 se fun­dó aquí el prio­ra­to de So­les­mes. Des­de en­ton­ces la co­mu­ni­dad be­ne­dic­ti­na que ha­bi­ta la im­po­nen­te Aba­día de Saint-Pie­rre ha pa­sa­do por to­do ti­po de vi­ci­si­tu­des, en­tre ellas el aban­dono y la des­truc­ción de par­te del con­jun­to mo­nás­ti­co du­ran­te la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Los mon­jes re­si­den­tes –unos cua­ren­ta– son es­pe­cial­men­te co­no­ci­dos por ce­le­brar la mi­sa con can­tos gre­go­ria­nos cin­co ve­ces al día (en­tra­da li­bre).

SI­GUE EL CUR­SO DEL SART­HE

Con­ti­núa re­mon­tan­do el río sin pri­sas, tó­ma­te tu tiem­po pa­ra pa­sar las es­clu­sas (al­gu­nas tie­nen ope­ra­rio y otras de­be­rás ac­cio­nar­las tú) y acér­ca­te a la es­cue­ta lo­ca­li­dad de Avoi­se. En ella, Jean Mi­chel Loi­son, de­ci­dió abrir un alo­ja­mien­to cam­pes­tre de lo más ‘hipster’. Du­ran­te años se de­di­có a co­lec­cio­nar au­tén­ti­cas ca­ra­va­nas Bour­geo­is de los años 60 y 70 que hoy, de­bi­da­men­te res­tau­ra­das y acon­di­cio­na­das, con­for­man el inimi­ta­ble Cam­ping L’Oeil Dans Le Re­tro (ca­ra­va­na des­de 50 € por no­che. www.cam­pin­gloeil­dans­le­re­tro.fr). Si eres aman­te del vin­ta­ge ado­ra­rás es­te pin­to­res­co en­cla­ve. Una de las ca­ra­va­nas

alo­ja el en­can­ta­dor P’tit Bis­trot, un res­tau­ran­te que se nu­tre de pro­duc­to­res lo­ca­les, don­de po­drás pro­bar al­gu­nas de las de­li­cias re­gio­na­les co­mo la char­cu­te­ría ca­se­ra o las tí­pi­cas ri­llet­tes de la Sart­he.

Des­de Avoi­se pue­des acer­car­te en bi­ci­cle­ta has­ta la be­lla As­niè­res-sur-Vè­gre, que se asien­ta a ori­llas de un afluen­te del Sart­he. És­te es uno de esos lu­ga­res que ha con­se­gui­do pre­ser­var sus es­truc­tu­ras me­die­va­les sin per­der un ápi­ce de en­can­to. El edi­fi­cio más an­ti­guo es la igle­sia de Saint-Hi­lai­re, del si­glo XI, en cu­yo in­te­rior aca­ban de ser des­cu­bier­tos unos fres­cos del si­glo XII. Se con­ser­van tam­bién nu­me­ro­sas vi­vien­das le­van­ta­das en épo­ca del me­die­vo, un puen­te de pie­dra y la Ma­noir de la Cour, un mag­ní­fi­co cas­ti­llo del si­glo XIII. Es­ta for­ta­le­za-pa­la­cio fue re­mo­de­la­da y abier­ta al pú­bli­co en 2016 y hoy mues­tra una com­ple­ta ex­po­si­ción so­bre la vi­da en es­ta re­gión du­ran­te la Edad Me­dia (en­tra­da: 5 €. www.le­ma­noir­de­la­cour.fr).

A las afue­ras de As­niè­res-sur-Vè­gre, la pa­re­ja for­ma­da por el in­ge­nie­ro agró­no­mo Phi­lip­pe y su es­po­sa, Khady, con­vir­tie­ron una vie­ja gran­ja en un cu­rio­so jar­dín eco­ló­gi­co que se ri­ge por los prin­ci­pios de la agri­cul­tu­ra en tiem­pos de los cel­tas. En él plan­tan va­rie­da­des que ya se cul­ti­va­ban en el pa­sa­do, co­mo ro­sa­les an­ti­guos, plan­tas me­di­ci­na­les y flo­res sil­ves­tres. To­do un ejer­ci­cio de arqueología ex­pe­ri­men­tal bo­tá­ni­ca –lle­van do­ce años en ello– que les ha lle­va­do a ga­nar va­rios pre­mios de hor­ti­cul­tu­ra na­cio­na­les. Khady, ade­más, ela­bo­ra y ven­de mer­me­la­das ca­se­ras he­chas con los fru­tos del pro­pio jar­dín (en­tra­da: 6 €. www.le­jar­din­mo­sai­que.com).

Otro pun­to cla­ve en es­ta ru­ta río arri­ba es Ma­li­cor­ne-sur-Sart­he, cu­yo nom­bre va aso­cia­do in­di­so­lu­ble­men­te a la cé­le­bre ce­rá­mi­ca que vie­ne pro­du­cién­do­se en la lo­ca­li­dad des­de 1750. La lo­ca­li­dad cuen­ta con va­rios ta­lle­res ar­te­sa­nos que ela­bo­ran pie­zas clá­si­cas y tam­bién nue­vas pro­pues­tas muy crea­ti­vas y co­lo­ris­tas. Si te in­tere­sa la te­má­ti­ca, tam­bién pue­des vi­si­tar el Mu­sée de la Faïen­ce et de la Cé­ra­mi­que que cuen­ta con unos 5.000 ob­je­tos de es­ta tra­di­ción lo­cal que se ins­pi­ra en el de­li­ca­do ar­te del en­ca­je. Nos en­can­tó la pe­que­ña bou­ti­que con­ti­gua al museo (en­tra­da: 7 €. www.es­pa­ce­faien­ce.fr).

La in­dus­tria ce­rá­mi­ca no fue la úni­ca que pro­li­fe­ró a ori­llas del Sart­he en el pa-

sa­do, tam­bién la pro­duc­ción ha­ri­ne­ra vi­vió su épo­ca de es­plen­dor en el Me­die­vo. A lo lar­go del cur­so flu­vial se con­ser­van va­rios mo­li­nos de agua que da­tan de aque­llos tiem­pos; bús­ca­los en Ma­li­cor­ne-sur-Sart­he, No­yen-sur-Sart­he, La Su­ze, Spay o Fi­llé-sur-Sart­he en­tre otras po­bla­cio­nes.

Pue­des ter­mi­nar tu pe­ri­plo flu­vial por el Sart­he en la ciu­dad de Le Mans, acer­cán­do­te has­ta la im­po­nen­te Aba­día de L’Epau. Ac­tual­men­te aco­ge ex­po­si­cio­nes y ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les en­tre las que se cuen­ta el Fes­ti­val de Mú­si­ca Clá­si­ca de L’Epau, que se ce­le­bra to­das las pri­ma­ve­ras des­de ha­ce 35 años (en­tra­da 5,50 €. http://epau.sart­he.com).

UN BO­NI­TO PA­SEO POR LE MANS

Aun­que pue­da pa­re­cer una pa­ra­do­ja, Le Mans, que es co­no­ci­da por ce­le­brar una de las ca­rre­ras au­to­mo­vi­lís­ti­cas más fa­mo­sas del mun­do, es un per­fec­to en­cla­ve pa­ra prac­ti­car el slow-tra­vel. La en­can­ta­do­ra y siem­pre pau­sa­da Ci­té Plan­ta­ge­net, que es co­mo se co­no­ce aquí al cen­tro his­tó­ri­co, es­con­de un buen nú­me­ro de rin­co­nes y pla­ci­tas que evo­can la era me­die­val y que se pue­den dis­fru­tar en to­tal in­ti­mi­dad. Sus ca­rac­te­rís­ti­cos ca­lle­jo­nes ado­qui­na­dos, sus ca­si­tas de en­tra­ma­do y sus man­sio­nes re­na­cen­tis­tas ni si­quie­ra han ne­ce­si­ta­do ma­qui­lla­je pa­ra ser pro­ta­go­nis­tas en las más de trein­ta pe­lí­cu­las y se­ries de épo­ca que se han ro­da­do en Le Mans. En­tre ellas gran­des pro­duc­cio­nes co­mo Cy­rano de Ber­ge­rac (1990), con Gé­rard De­par­dieu, o El Hom­bre de la Más­ca­ra de Hie­rro, in­ter­pre­ta­da por un jo­ven Leo­nar­do Di Ca­prio en 1998.

Con­vie­ne ca­mi­nar sin rum­bo por es­te cen­tro sin ol­vi­dar una vi­si­ta a la ca­te­dral de Saint-Ju­lien, que se cons­tru­yó so­bre otro re­cin­to sa­gra­do del pe­río­do Neo­lí­ti­co.

Ade­más de una ar­qui­tec­tu­ra úni­ca y en­can­ta­do­ra, la Ci­té Plan­ta­ge­net do­mi­ci­lia nu­me­ro­sas ga­le­rías de ar­te y ta­lle­res de ar­te­sa­nos lo­ca­les, ade­más de un buen nú­me­ro de res­tau­ran­tes y ca­sas de hués­pe­des ‘de char­me’. En la pla­ce du Ha­llai en­con­tra­rás la bou­ti­que Paula & Les Créa­teurs, que dis­tri­bu­ye bi­su­te­ría y com­ple­men­tos he­chos por más de trein­ta ar­tis­tas de la re­gión Pays de la Loi­re. Nos en­can­ta­ron los clutchs re­tro de J’en ai pas l’air (des­de 85 €), los pen­dien­tes es­ti­lo bohe­mio-chic de Ate­lier 27.611 (40 €) y los co­lla­res (38

€) ins­pi­ra­dos en las ca­la­cas me­xi­ca­nas de l’Ate­lier des Poi­sons Rou­ges. (www.bou­ti­que­les­crea­teurs­le­mans.fr. 5, pla­ce du Ha­llai. Tam­bién dis­po­nen de tien­da on-li­ne).

Muy cer­ca de la mu­ra­lla ro­ma­na en­con­tra­rás otra bou­ti­que con en­can­to re­gen­ta­da un co­lec­ti­vo de ar­te­sa­nos, Au Coeur des Ar­tis­tes. Ilus­tra­cio­nes ori­gi­na­les, ca­mi­se­tas de di­se­ño, lám­pa­ras he­chas con te­te­ras, bi­su­te­ría de cris­tal y patch­work. Des­de lue­go hay ob­je­tos pa­ra to­dos los gus­tos. (36, bis rue des Ponts Neufs).

Igual que su­ce­de en tan­tas otras re­gio­nes de Fran­cia, tam­bién el Pays de la Loi­re pro­du­ce sus pro­pias de­li­cias con de­no­mi­na­ción de ori­gen. El de­par­ta­men­to de La Sart­he ha apos­ta­do fuer­te por los pro­duc­to­res lo­ca­les que tie­nen ven­ta di­rec­ta y exis­ten va­rios se­llos que cer­ti­fi­can que los fru­tos que los os­ten­tan han na­ci­do aquí. Es el ca­so del se­llo “Bien­ve­nue a la Fer­me” y las dos AOC de vino de la zo­na: la Jas­niè­res y la Co­teaux du Loir, que se ela­bo­ran en unas 185 bo­de­gas lo­ca­les.

Si bus­cas lle­var­te a ca­sa lo tí­pi­co de lo tí­pi­co, ade­más del vino tie­nes las ri­llet­tes de Sart­he, una es­pe­cia­li­dad de car­ne des­me­nu­za­da pa­re­ci­da al pa­té; y los pe­tits sa­blés, unas ga­lle­ti­tas de man­te­qui­lla tí­pi­cas del pue­blo de Sa­ble. Pa­ra com­prar és­tas y otras de­li­cias re­gio­na­les pue­des di­ri­gir­te al mer­ca­do de pro­duc­to­res lo­ca­les que se ce­le­bra de­trás de la ca­te­dral los vier­nes y los do­min­gos.

Si bus­cas ha­cer un re­ga­lo con es­ti­lo en­ton­ces vi­si­ta La Sa­blé­sien­ne, una co­que­ta bis­cui­te­rie fun­da­da en 1962 es­pe­cia­li­za­da en los con­sa­bi­dos pe­tits sa­blés. Las tí­pi­cas ga­lle­ti­tas aquí se ela­bo­ran en sus múl­ti­ples va­rian­tes (con fre­sa, cho­co­la­te…) y vie­nen pre­sen­ta­das en unas ca­jas de la­ta de es­ti­lo vin­ta­ge (des­de 9,90 €. 2, rue de la Per­le. www.sa­ble­sien­ne.com).

Pa­ra ha­cer un al­to en las com­pras y de pa­so pro­bar otra crea­ción lo­cal, di­rí­ge­te a Ta­ka­ya­na­gi, un lo­cal que aho­ra es­tá de mo­da en­tre los au­tóc­to­nos y que se pre­sen­ta co­mo pas­te­le­ría fran­ce­sa rein­ven­ta­da. El se­cre­to del éxi­to de es­te lu­gar ha si­do mez­clar las ar­tes re­pos­te­ras fran­ce­sa y ja­po­ne­sa, dan­do co­mo re­sul­ta­do ex­qui­si­tos pas­te­les que com­bi­nan, por ejem­plo, el me­ren­gue y el yu­zu (12, rue du Ter­tre. www.ta­ka­ya­na­gi.fr). ◆

Dis­fru­ta con cal­ma de la sin­gla­du­ra. Mer­me­la­das ar­te­sa­nas y plan­tas en el Jar­din Mo­sai­que (As­nie­res). De­re­cha: Aba­día de L’ Epau y de So­les­mes.

Me­die­val y con mu­cho en­can­to. Lo­ca­li­dad de As­niè­res sur Vè­gre. Pla­to del Grand Ho­tel So­les­mes, Pie­zas de Au coeur des ar­tis­tes (Le Mans), De­re­cha: Puen­te en As­niè­res sur Vè­gre y ca­te­dral de St Ju­lien en Le Mans.

Un es­ce­na­rio pa­ra más de 30 pe­li­cu­las. De­ta­lle en la Ci­té Plan­ta­ge­nêt, el cas­co vie­jo de Le Mans. Ho­men­je a la fa­mo­sa ca­rre­ra de las 24 ho­ras de Le Mans. De­re­cha: fa­cha­da de ma­de­ra en­tra­ma­da en Le Mans. Pie­zas del Museo de­di­ca­do a las 24 ho­ras.

Re­cuer­dos con mu­cho ar­te y di­se­ño. En es­ta pá­gi­na: dos sa­las del Ma­noir de la Cour, en As­niè­res­sur-Vè­gre. De­re­cha: Cas­ti­llo de Ma­li­cor­ne, em­bar­ca­ción so­bre el río Sart­he y el mo­lino Cy­prien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.