MÉ­XI­CO

Pa­cí­fi­co y so­fis­ti­ca­do

deViajes - - Punto De Partida - Por Jo­sé Ma­ría de Pa­blo

La cos­ta del Pa­cí­fi­co es­con­de dos des­ti­nos ca­si vír­ge­nes y más que ape­te­ci­bles: Puer­to Va­llar­ta y Ri­vie­ra Na­ya­rit.

Puer­to Va­llar­ta y Ri­vie­ra Na­ya­rit, dos des­ti­nos de la cos­ta del Pa­cí­fi­co me­xi­cano su­man to­do lo que uno es­pe­ra en­con­trar en el país: pla­yas, gas­tro­no­mía de ni­vel, na­tu­ra­le­za vir­gen y tra­di­cio­nes in­tac­tas. Así son las dos ca­ras de la Bahía de Ban­de­ras.

Abar­car con la vis­ta los dos ex­tre­mos de la Bahía de Ban­de­ras es ca­si im­po­si­ble. La ca­li­ma sus­pen­di­da so­bre es­te te­rri­to­rio me­xi­cano, que go­za de un per­ma­nen­te ve­rano, y la dis­tan­cia que se­pa­ran el ca­bo Co­rrien­tes de la Pun­ta de Mi­ta tie­nen la cul­pa. A pe­sar de sus di­men­sio­nes, es­ta no es la bahía más gran­de Mé­xi­co, aun­que sí la más pro­fun­da y una de las “Más Be­llas del Mun­do”, se­gún los cri­te­rios de una or­ga­ni­za­ción que agru­pa las en­se­na­das que guar­dan en­tre sus bra­zos de tie­rra te­so­ros cul­tu­ra­les y na­tu­ra­les.

Ade­más de su fan­tás­ti­co cli­ma y pla­yas de ensueño, es­ta es­qui­ni­ta del Océano Pa­cí­fi­co es el ho­gar de mi­les de ce­tá­ceos y aves, que en­cuen­tran aquí el en­torno ideal pa­ra ali­men­tar­se y re­pro­du­cir­se. Igual le ocu­rre al ser hu­mano, que ha ha­lla­do en es­tas cos­tas el es­pa­cio idó­neo pa­ra pa­sar sus va­ca­cio­nes, un lu­gar que tie­ne to­do pa­ra con­si­de­rar­lo un pa­raí­so en la tie­rra.

Ad­mi­nis­tra­da al 50% por los es­ta­dos de Ja­lis­co y Na­ya­rit, la Bahía de Ban­de­ras en­glo­ba dos de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos más em­ble­má­ti­cos del pa­cí­fi­co me­xi­cano, Puer­to Va­llar­ta, un clá­si­co con más de me­dio si­glo de his­to­ria; y Ri­vie­ra Na­ya­rit, un desa­rro­llo tu­rís­ti­co de nue­vo cu­ño, pe­ro que en ape­nas una dé­ca­da se ha con­ver­ti­do en si­nó­ni­mo de ex­clu­si­vi­dad y lu­jo.

El ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Puer­to Va­llar­ta se en­cuen­tra jus­to en el lí­mi­te en­tre am­bos des­ti­nos, a tan so­lo 15 mi­nu­tos de la ma­yo­ría de los re­sorts que se ali­nean al­re­de­dor de la playa con­ti­nua, so­lo in­te­rrum­pi­da por los ríos que ba­jan des­de la Sie­rra Ma­dre y la Ma­ri­na. Ya­tes de di­ver­sa es­lo­ra com­par­ten atra­ques con los gran­des cru­ce­ros que tie­nen en Puer­to Va­llar­ta es­ca­la obli­ga­da des­de ha­ce dé­ca­das. Los más ve­te­ra­nos via­je­ros aún se acuer­dan de The Pa­ci­fic Princess, el bo­te del amor, en la se­rie “Va­ca­cio­nes en el Mar”, que aca­ba­ba siem­pre su iti­ne­ra­rio en es­te puer­to.

No ha si­do és­ta la úni­ca apa­ri­ción es­te­lar de Puer­to Va­llar­ta en el ci­ne y la te­le­vi­sión. Mu­cho an­tes de que los cru­ce­ris­tas de la se­rie lle­ga­ran aquí, otros pio­ne­ros del sép­ti­mo ar­te pu­sie­ron es­te tran­qui­lo lu­gar del Pa­cí­fi­co me­xi­cano en la bo­ca de to­dos. Fue en 1960, cuan­do John Hus­ton eli­gió

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.