48 HO­RAS

El he­do­nis­mo se fun­da­men­ta en ex­cel­sas cer­ve­zas y vi­nos acom­pa­ña­dos por una sa­bro­sa gas­tro­no­mía. Aun­que es­ta ciu­dad ale­ma­na se nie­ga a de­jar de la­do la me­mo­ria his­tó­ri­ca. Por Sil­via Iz­quier­do

deViajes - - Punto De Partida -

Vo­la­mos has­ta tie­rras ale­ma­nas pa­ra ex­plo­rar Nú­rem­berg, con una car­ga his­tó­ri­ca y una gas­tro­no­mía que te ha­rán vi­vrar.

20:05 Sa­li­da des­de Ma­drid del re­cién inau­gu­ra­do vue­lo a Nú­rem­berg de la ae­ro­lí­nea Rya­nair (www.rya­nair.com), que tam­bién ofre­ce es­te tra­yec­to des­de Má­la­ga y Ali­can­te.

23:00 Lle­ga­da al ho­tel NH

Co­llec­tion Nürn­berg-City (www. nh-ho­te­les.es), ubi­ca­do en pleno cen­tro. Por la ma­ña­na, te es­pe­ra un nu­tri­do desa­yuno con­ti­nen­tal don­de no fal­tan pret­zels y sal­chi­chas.

9:00 Lo me­jor es que te ha­gas con la tar­je­ta Nürn­berg Card (https:// tou­ris­mus.nuern­berg.de). Por

25 €, ofre­ce ac­ce­so li­bre a to­dos los mu­seos y mu­chí­si­mas atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas; ade­más de in­cluir el trans­por­te pú­bli­co. Co­mien­za la vi­si­ta en Han­we­ker­hof, una de las puer­tas de la an­ti­gua mu­ra­lla de la ciu­dad, que se anun­cia con una for­mi­da­ble to­rre. Tras­pa­sa­rás un mu­ro de 7 m y ve­rás có­mo se arre­mo­li­nan tien­das de ar­te­sa­nos del cris­tal y el es­ta­ño, así co­mo res­tau­ran­tes don­de pro­bar las es­pe­cia­li­da­des fran­co­nas.

9:30 Con­ti­núa por Kö­nings­tras­se y al­za la vis­ta pa­ra ob­ser­var en las es­qui­nas de los edi­fi­cios imá­ge­nes de la Vir­gen que, cu­rio­sa­men­te, han so­bre­vi­vi­do a la arrai­ga­da tra­di­ción lu­te­ra­na de Nú­rem­berg. Si­gue has­ta la Igle­sia de San Lo­ren­zo y re­vi­sa ca­da hue­co de su fa­cha­da: una bi­blia es­cul­pi­da en pie­dra. En el in­te­rior, aguar­da un ejem­plo gó­ti­co alu­ci­nan­te con un des­co­mu­nal sa­gra­rio y vi­drie­ras de be­llos ro­se­to­nes.

10:30 Des­de es­te pun­to se avis­ta el per­fil del Cas­ti­llo Im­pe­rial. En­ca­ra Ka­ro­lins­tras­se has­ta lle­gar a la To­rre Blan­ca, otro de los an­ti­guos ac­ce­sos a la ciu­dad, cus­to­dia­da por la fuen­te Ehe­ka­rus­sel, don­de Jür­gen We­ber re­creó una di­ver­ti­da ale­go­ría de las fa­ses del ma­tri­mo­nio. A dos pa­sos se ob­ser­va la cú­pu­la ver­de del tem­plo ca­tó­li­co de San­ta Isa­bel. 12:00 Ba­jo la To­rre Blan­ca se en­cuen­tra la es­ta­ción de Me­tro que te lle­va­rá al Cas­ti­llo Im­pe­rial. Con­vie­ne re­cor­dar que du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial Nú­rem­berg su­frió 52 ata­ques aé­reos que la de­ja­ron prác­ti­ca­men­te des­trui­da. Por su­pues­to, la for­ta­le­za re­sul­tó he­ri­da de muer­te, así que ve­rás una es­tu­pen­da y fiel re­cons­truc­ción de es­ta im­por­tan­tí­si­ma for­ti­fi­ca­ción du­ran­te el Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano. So­lo la Ca­pi­lla Al­ta, una vir­gue­ría ro­má­ni­ca, y el po­zo de agua son ori­gi­na­les. En cual­quier ca­so, des­lum­bra la pa­no­rá­mi­ca des­de la to­rre Sin­well.

13:30 Uno de los pun­tos ca­lien­tes del turismo de Nú­rem­berg es, sin du­da, la Ca­sa Du­re­ro (www. mu­seen.nuern­berg.de). El pin­tor tu­vo la for­tu­na de que su maes­tría fue­ra re­com­pen­sa­da en vi­da y le per­mi­tió ad­qui­rir es­ta man­sión. En el in­te­rior hay una sa­la de co­pias de sus me­jo­res tra­ba­jos, aun­que los ori­gi­na­les se en­cuen­tran di­se­mi­na­dos en los gran­des mu­seos eu­ro­peos. Ve­rás una co­ci­na re­suel­ta­men­te am­bien­ta­da y una ha­bi­ta­ción que ha­ce las ve­ces de su ta­ller. A dia­rio rea­li­zan de­mos­tra­cio­nes de gra­ba­dos, la téc­ni­ca fa­vo­ri­ta de Du­re­ro, y de im­pre­sión en tin­ta.

14:30 Es ho­ra de al­mor­zar, así que acu­de a Gol­de­nes Post­horn (Glöc­kleins­gas­se 2). En es­te lo­cal tra­di­cio­nal pro­ba­rás las ex­cel­sas brat­wurst röes­lein. Las sal­chi­cas lo­ca­les tie­nen dos pe­cu­lia­ri­da­des: mi­den en­tre

7 y 9 cm y se ela­bo­ran a dia­rio. Se sir­ven en ban­de­jas de es­ta­ño acom­pa­ña­das de pu­ré de man­za­na o chu­crut. Jus­to en­fren­te, la Igle­sia de San Se­bal­do pre­sen­ta tra­zas gó­ti­cas y al­ber­ga una cu­rio­sí­si­ma es­cul­tu­ra del Prín­ci­pe del Mun­do.

15:30 Op­ti­mi­za el tiem­po con es­te li­ge­ro al­muer­zo pa­ra acu­dir a bor­do de los tran­vías 6 o 9 al Cen­tro de Do­cu­men­ta­ción (https://mu­seen.nuern­berg.de). La ar­qui­tec­tu­ra del Ter­cer Reich no se en­tien­de sin Al­bert Speer. En es­te re­cin­to ha que­da­do re­fle­ja­da la me­ga­lo­ma­nía de Hitler y su pa­sión por el Im­pe­rio Ro­mano, por eso fue es­ce­na­rio de la ma­qui­na­ria de la pro­pa­gan­da na­zi; y así se cer­ti­fi­ca en las ex­po­si­cio­nes in­ter­ac­ti­vas. Tras la pri­me­ra pie­dra, en 1935, se su­ce­die­ron edi­fi­cios co­mo el Cam­po Zep­pe­lin –des­de su tri­bu­na el lí­der na­zi sa­lu­da­ba a 60.000 jó­ve­nes na­cio­nal so­cia­lis­tas –, las rui­nas de un au­di­to­rio inaca­ba­do o el pro­yec­to de un gran es­ta­dio que aco­ge­ría las Olim­pia­das Ger­má­ni­cas.

18:30 Pa­ra se­guir la es­te­la de Al­ber­to Du­re­ro pue­des acer­car­te con el tran­vía 6 has­ta el his­tó­ri­co ce­men­te­rio Saint Johan­nis, que da­ta del si­glo XIII. Hay más de 6.000 lá­pi­das, una de ellas per­te­ne­ce al ar­tis­ta. Muy cer­ca, pue­des to­mar una cer­ve­za en la sim­pá­ti­ca te­rra­za del bier­gar­ten Ba­rock Haeus­le (Johan­niss­tras­se, 47), que da pa­so al agra­da­ble Jar­dín de las Hes­pé­ri­des.

20:00 Re­ser­va me­sa en el sin­gu­lar Das Stei­che­le (Knorrs­tras­se, 8). Em­pe­zó su an­da­du­ra co­mo ta­ber­na en 1897 y se ha es­pe­cia­li­za­do en ofre­cer re­ce­tas con pro­duc­tos de Ba­vie­ra y Ti­rol. Gus­ta su fi­ní­si­mo co­di­llo, aun­que Pa­co –un cor­do­bés que tra­ba­ja co­mo ca­ma­re­ro des­de ha­ce años– se­gu­ro que pro­po­ne la me­jor re­co­men­da­ción. La fa­mi­lia Stei­che­le lle­va cin­co ge­ne­ra­cio­nes re­gen­tan­do es­te ne­go­cio, in­clu­so tie­nen un bún­ker don­de se re­fu­gia­ron de las bom­bas has­ta un cen­ten­tar de per­so­nas y uti­li­zan co­mo bo­de­ga o ex­cep­cio­nal lu­gar pa­ra ca­tas de vi­nos. En sus pa­re­des hay un tes­ti­mo­nio de la eta­pa bé­li­ca que re­za: “Pa­se lo que pa­se, los ale­ma­nes sal­drán vic­to­rio­sos”.

22:00 De ca­mino al ho­tel atra­vie­sa la pla­za Haupt­markt y cum­ple uno de los ri­tos de la ciu­dad. Acér­ca­te has­ta la Fuen­te Her­mo­sa y bus­ca en su en­rre­ja­do un ani­llo do­ra­do, mien­tras lo gi­ras tres ve­ces has de pe­dir un de­seo. En el otro la­do de es­ta es­truc­tu­ra se ubi­ca otro ani­llo, es­ta vez de hie­rro, que al pa­re­cer ayu­da a las mu­je­res a te­ner des­cen­den­cia.

9:00 Es­ta ma­ña­na apre­mia dar un buen re­pa­so a la his­to­ria con la vi­si­ta al Me­mo­rium Nu­rem­berg (https:// mu­seums.nuern­berg.de). Im­pre­sio­na pi­sar la Sa­la 600, el lu­gar don­de du­ran­te 218 días fue­ron juz­ga­dos por un tri­bu­nal de los alia­dos al­gu­nos de los co­la­bo­ra­do­res del Ter­cer Reich acu­sa­dos de co­me­ter crí­me­nes y abu­sos con­tra la hu­ma­ni­dad.

12:00 A es­tas al­tu­ras ya te has he­cho una idea del bru­tal ase­dio que su­frió Nú­rem­berg du­ran­te la con­tien­da in­ter­na­cio­nal, pe­ro la vi­si­ta al His­to­ris­che Fel­sen­gän­ge (www. his­to­ris­che-fel­sen­gaen­ge.de) ofre­ce una sin­gu­lar pers­pec­ti­va, a 23 m de pro­fun­di­dad. Es­te tú­nel hi­zo las ve­ces de re­fu­gio de la po­bla­ción, pe­ro tam­bién fue una es­pe­cie de ca­ja fuer­te de las gran­des obras de ar­te de la ur­be: el glo­bo te­rrá­queo de Co­pér­ni­co, as­tro­la­bios me­die­va­les o un re­tra­to de Lutero fir­ma­do por Lu­cas Cra­nach. To­das las pie­zas se en­cuen­tran en el Museo Ger­má­ni­co (www. gnm.de) de la ciu­dad. Tam­bién se cus­to­dia­ron las jo­yas del Sa­cro Im­pe­rio Ger­má­ni­co ex­hi­bi­das aho­ra en el Kai­ser­li­che Schatz­kam­mer de Vie­na.

13:05 La es­ta­ción de tre­nes de Nú­ren­berg (www.bahn­hof.de) me­re­ce un apar­te, pues su fa­cha­da tie­ne un des­lum­bran­te por­te palaciego. Aquí se ini­cia el ca­mino a un nue­vo des­tino: Bay­reuth (www.bay­reuth-tou­ris­mus.de). En una ho­ra lle­ga­rás a la ca­pi­tal de la Al­ta Fran­co­nia y so­lo tie­nes que pa­sear por el agra­da­ble ver­gel de Hof­gar­ten has­ta lle­gar a la pea­to­nal Ma­xi­mi­lans­tras­se.

14:15 Al­muer­za en la te­rra­za de Oskar am Markt (www.oskar-bay­reuth.de). Si vas de abril a ju­nio apro­ve­cha la tem­po­ra­da del es­pá­rra­go, aun­que en Ale­ma­nia siem­pre es fá­cil acer­tar pi­dien­do un buen sch­nit­zel (fi­le­te em­pa­na­do).

16:00 Co­mo sa­brás, has ate­rri­za­do en el ho­gar de Ri­chard Wag­ner, com­po­si­tor ve­ne­ra­do y mo­tor tu­rís­ti­co de es­ta lo­ca­li­dad ale­ma­na. Pa­ra des­en­tra­ñar su mis­te­rio­sa per­so­na­li­dad di­rí­ge­te al Museo Ri­chard Wag­ner (www.wag­ner­mu­seum.de). Luis II de Ba­vie­ra, apo­da­do el Rey Lo­co, es­ta­ba ob­se­sio­na­do con su mú­si­ca, así que le re­ga­ló es­te te­rreno. La se­gun­da es­po­sa de Wag­ner, Co­si­ma –a la sa­zón hi­ja de Franz Listz–, era muy afín al na­cio­nal­so­cia­lis­mo, al igual que su hi­jo Sig­fri­do, así que la Ca­sa Wahn­fried era fre­cuen­ta­da por al­tos car­gos na­zis, in­clui­do Adolf Hitler. En el in­te­rior, se ven ele­gan­tí­si­mas es­tan­cias, re­cuer­dos y ves­ti­men­tas del ar­tis­ta; así co­mo su fla­man­te piano de co­la. En un edi­fi­cio mo­derno con­ti­guo hay una ex­po­si­ción con la sas­tre­ría de las pro­duc­cio­nes wag­ne­ria­nas re­pre­sen­ta­das en el Fes­ti­val de Bay­reuth; ade­más de sa­las in­ter­ac­ti­vas y ex­cep­cio­na­les rin­co­nes don­de es­cu­char sus par­ti­tu­ras.

18:00 Si pa­seas por el cen­tro de la po­bla­ción ve­rás la fa­cha­da de la Ópe­ra de Mar­gra­ve, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por ser un ex­qui­si­to ejem­plo del Ba­rro­co. Es­tá re­mo­zán­do­se des­de ha­ce va­rios años, aun­que pa­re­ce que es­te oto­ño abri­rá de nue­vo sus puer­tas. Si es así no pier­das la oca­sión de vi­si­tar­la.

19:30 Fran­co­nia es co­no­ci­da por sus 1.000 va­rie­da­des de cer­ve­za y, en Bay­reuth, Mai­sel’s (www.mai­sel. com) es al­go más que una mar­ca. En 1981 inau­gu­ró su museo cer­ve­ce­ro, que años des­pués ob­tu­vo un ré­cord Gui­ness por ser el más com­ple­to del mun­do en es­ta es­pe­cia­li­dad. Aquí se ex­pli­ca que es­tas cer­ve­zas cum­plen la Ley de Pu­re­za –ins­tau­ra­da en Ale­ma­nia en 1516– pa­ra que el bre­ba­je se ela­bo­re con agua, mal­ta y lú­pu­lo.

21:00 Des­pués de la vi­si­ta, lo me­jor es que ce­nes en el res­tau­ran­te cos­mo­po­li­ta de es­ta cer­ve­ce­ría. En Lie­bes­bier (www.lie­bes­bier. de) pro­ba­rás be­bi­das ar­te­sa­na­les pro­pias (5 ca­ñas por 6 €) y un cen­te­nar de in­ter­na­cio­na­les, pe­ro tam­bién ex­ce­len­tes re­ce­tas con pro­duc­tos de ki­ló­me­tro 0. Pa­ra des­can­sar, eli­ge el ho­tel Rhein­gold (www.ho­tel-rhein­gold-bay­reuth.de).

9:00 En Bay­reuth ca­si to­do tie­ne que ver con Wag­ner, pe­ro sin du­da el pun­to ca­lien­te es el Pa­la­cio de los Fes­ti­va­les (www.bay­reut­her-fes­ts­pie­le.de). Ca­da ve­rano reúne a unos po­cos afor­tu­na­dos que li­dian du­ran­te años por dis­fru­tar de la ex­cep­cio­nal acús­ti­ca de la sa­la de con­cier­tos di­se­ña­da al gus­to del com­po­si­tor.

10:30 El pa­so de la ca­sa real pru­sia­na por la vi­lla fran­co­na tu­vo con la prin­ce­sa Gui­ller­mi­na el me­jor aval del Ba­rro­co. Te agra­da­rán los edi­fi­cios pa­la­ti­nos y par­ques del Pa­la­cio Ere­mi­ta­ge (www.ere­mi­ta­ge-bay­reuth.de). Tras una agra­da­ble vi­si­ta al Pa­la­cio Vie­jo y un pa­seo por los jar­di­nes y sus or­na­men­ta­das fuen­tes lo ideal es co­mer en el res­tau­ran­te del re­cin­to, que se abas­te­ce de vi­nos y pro­duc­tos fres­cos re­gio­na­les.

15:30 De­ja­mos Bay­reuth pa­ra vol­ver a Nú­rem­berg, la ciu­dad más ger­ma­na de Ale­ma­nia. Haz­te en la es­ta­ción con al­gu­nos pretz­les an­tes de par­tir rum­bo al Ae­ro­puer­to Al­ber­to Du­re­ro (www.air­port-nuern­berg.de). ◆

Nú­rem­berg fue bom­bar­dea­da du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­ro ha con­se­gui­do re­crear el am­bien­te me­die­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.