RE­LA­TO

Luis Mel­gar es un jo­ven di­plo­má­ti­co es­pa­ñol ex­pa­tria­do en Ve­ne­zue­la. Aca­ba de pu­bli­car Los blan­cos es­táis lo­cos, un li­bro don­de des­cri­be sus an­dan­zas mien­tras es­tu­vo des­ti­na­do en la an­ti­gua co­lo­nia es­pa­ño­la.

deViajes - - Punto De Partida -

El di­plo­má­ti­co es­pa­ñol Luis Mel­gar es­cri­be una acer­ta­da cró­ni­ca via­je­ra so­bre los años que pa­só en Gui­nea Ecua­to­rial.

El Áfri­ca que yo he vi­vi­do no es la mis­ma que el de Meryl Streep. Cla­ro, que ni yo soy la ba­ro­ne­sa Ka­ren Di­ne­sen ni Gui­nea Ecua­to­rial es Ke­nia ni es­ta­mos en 1913. Mi his­to­ria no es la his­to­ria de Me­mo­rias de Áfri­ca. Mi ma­ri­do, Pa­blo, nues­tro pe­rro, Chur­chill, y yo lle­ga­mos a Ma­la­bo el 12 de ju­lio de 2013 y per­ma­ne­ci­mos allí du­ran­te tres años. Trein­ta y seis me­ses que nos per­mi­tie­ron des­cu­brir que en es­te des­tino lo fá­cil es di­fí­cil, lo di­fí­cil es muy sen­ci­llo y lo im­po­si­ble se con­si­gue sin pes­ta­ñear.

Gui­nea Ecua­to­rial fue la pe­núl­ti­ma co­lo­nia es­pa­ño­la. Al­can­zó su in­de­pen­den­cia en 1968 y, du­ran­te los pri­me­ros años de su his­to­ria, fue uno de los paí­ses más po­bres de to­do el con­ti­nen­te afri­cano. To­do cam­bió con el des­cu­bri­mien­to del pe­tró­leo. Los cen­te­na­res de mi­les de ba­rri­les de cru­do que se ex­traían de los po­zos si­tua­dos en las cos­tas de la is­la de Bio­ko no tar­da­ron en con­ver­tir­se en au­to­pis­tas, ras­ca­cie­los, hos­pi­ta­les, puer­tos de aguas pro­fun­das, puen­tes, pre­sas, ae­ro­puer­tos. In­fra­es­truc­tu­ras, in­fra­es­truc­tu­ras y más in­fra­es­truc­tu­ras. Una fie­bre de ce­men­to y hor­mi­gón que em­pe­zó a in­va­dir el, has­ta en­ton­ces, vir­gen ver­dor de la jungla gui­nea­na que, no obs­tan­te, sub­sis­te a día de hoy co­mo una de las más ri­cas re­ser­vas de bio­di­ver­si­dad de to­do el pla­ne­ta.

Cuan­do Pa­blo, Chur­chill y yo lle­ga­mos a Gui­nea, nues­tro pri­mer pa­so fue ex­plo­rar la ciu­dad en la que nos en­con­trá­ba­mos. Ma­la­bo no es muy gran­de. Ape­nas cuen­ta con 200.000 ha­bi­tan­tes y, si no fue­ra por el ca­lor y la hu­me­dad, se po­dría re­co­rrer a pie sin nin­gún pro­ble­ma. Con­ser­va un cen­tro co­lo­nial que es la jo­ya de la co­ro­na. La ca­te­dral de San­ta Isa­bel da­ta de fi­na­les del si­glo XIX y, an­ta­ño, sus dos to­rres de es­ti­lo neo­gó­ti­co aso­man­do en­tre las pal­me­ras cons­ti­tuían la pri­me­ra vi­sión del via­je­ro que lle­ga­ba en bar­co al puer­to ho­mó­ni­mo. Jun­to a ella, es­tá la Pla­za de la In­de­pen­den­cia, cons­trui­da con bal­do­sas ale­gó­ri­cas que re­pre­sen­tan mo­nos, co­co­te­ros, plá­ta­nos y pá­ja­ros mul­ti­co­lo­res.

El pa­la­cio ar­zo­bis­pal aca­ba de ser re­no­va­do y lu­ce unos co­lo­res dig­nos de un es­ta­lli­do cro­má­ti­co. El an­ti­guo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.